The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

viernes, 25 de julio de 2008

Michael Jordan: o la diferencia con el resto de los mortales

Michael Jordan ha sido grande, ¡¡muy grande!! pero ¿cual es la diferencia entre él y otros grandes jugadores que también han tenido un físico portentoso y unas cualidades técnicas impresionantes?, la respuesta solo puede ser una, la mentalidad. Jordan volaba pero no nos engañemos, han habido jugadores que también han sido capaces de poner la cabeza a la altura del aro o de hacer escarceos imposibles en el aire y no le han llegado ni a la suela de los zapatos (¿alguien se acuerda de Harold Miner?). En poderoso salto vertical hacia el aro Air no era mejor que Dominique Wilkins, en elegancia en el aire y capacidad de decidir allí arriba riéndose del defensor cuando este empezaba a descender no era mejor que el Dr. J y como quintaesencia del mate y plasticidad total al machacar el balón no ha sido mejor que Vince Carter. Entonces pasemos a planos mas técnicos; era genial en cuanto a manejo del balón, cambio de ritmo, parada y tiro o suspensión por encima del rival, pero no nos engañemos, ¿se puede decir que fuera mejor en esos campos que por ejemplo, Iverson, Isiah Thomas o Kobe?; no, la diferencia definitiva de Michael Jeffrey Jordan con el resto de los mortales ha sido su ambición, su mentalidad de superación (incluso a los 40 años con los Wizards) y su enfermiza obsesión de ganar siempre.

Siempre me acuerdo de una anécdota con Gary Payton a mediados de los 90, cuando el jugador de los Sonics era considerado el mejor defensor de la NBA; en un Seattle-Chicago Payton defendió buena parte del partido a Michael y este acabó con su peor anotación de la temporada; terminado el partido Payton hizo unas declaraciones diciendo que él era el único ser humano capaz de defender y anular a Jordan; al leerlo, Michael recortó el artículo del periódico y lo colgó en la pared de su habitación, mirándolo cada día al acostarse o al levantarse hasta que llegó el día en que se volvieron a enfrentar a los Sonics. Ni que decir que la actuación de Jordan fue de las mejores de la temporada, destrozando a Gary Payton jugada tras jugada. Esta anécdota es solo una entre tantas del mismo estilo que han caracterizado a Michael Jordan a lo largo de su vida, tiene un carácter competitivo tan grande que incluso apostando en casinos (algo a lo que es bastante aficionado) se resigna a perder y cuando lleva una gran cantidad de dinero perdida, sigue y sigue hasta que consigue recuperar al menos buena parte de lo perdido, arriesgando lo que sea. Otra anécdota relacionada con esto fue el día de su debut con los Washington Wizards en su vuelta a las canchas, era en New York y se cuenta que ese día durmió muy poco porque la noche anterior se encontraba en un casino de la Gran Manzana apostando y perdiendo grandes cantidades de dinero y no se fue de allí hasta altas horas de la madrugada, después de que a base de seguir apostando y apostando recuperó todo lo que había perdido, cosa que le costó mucho aquella noche.

Resumiendo, que lo que ha situado a Jordan por encima del resto (aparte de sus grandes cualidades físicas y técnicas) ha sido su enfermiza obsesión en ser siempre el mejor, de ganar siempre, de vencer en cada partido o en cada campeonato que jugara (a nivel colectivo), y de ser siempre el máximo anotador, el mejor jugador o directamente el MVP de cada partido que jugara (a nivel individual). Es el "Me, myself and I" del sistema americano llevado al máximo, la ambición de ser el nº 1 propia del sueño americano conjuntada con las cualidades necesarias para poder serlo. Michael Jordan es el perfecto ejemplo de que no basta con tener talento o ser un portento, para ser el mejor tienes que ponerte retos más altos cada vez y tener una capacidad de trabajo y de sacrificio llevada al límite.

4 comentarios:

costalgaraldals dijo...

Lo de este sñor no tiene palabras, superase una y otra vez, es increible... pero lo mágico, es seguir en lo más alto tanto tiempo. Con Jordan se me acaban los adjetivos, no se como más se le puede llamar.
Mo Sweat, has buscado a Michael en baloncestistas??? si no es así, te lo recomiendo.

Mo Sweat dijo...

Muy bueno, tanto en la recopilación de datos como en los vídeos, donde se agradece que aparezcan grandes jugadas de Air que no sean las típicas que aparecen en todos los reportajes.
Por cierto, muy buena la que le hace a Barkley en plan "bailarín de claqué".

STRATOS dijo...

¿¿En poderoso salto vertical hacia el aro Air no era mejor que Dominique Wilkins, en elegancia en el aire y capacidad de decidir allí arriba riéndose del defensor cuando este empezaba a descender no era mejor que el Dr?? Me dejas perplejo. Dominique medía 5cm más que él. Jordan era quien se ha movido mejor en el aire que nadie en este deporte, es precisamente "su terreno", por encima del Dr.J

Mo Sweat dijo...

Hombre, Stratos, Jordan se aguantaba más en el aire que Nique, pero como salto vertical a dos piernas para destrozar el aro con fuerza felina yo no he visto a nadie como Wilkins.

Y, ¿has visto vídeos del Dr. J en sus mejores años?, además yo apuntaría una cosa, la era de Jordan ya fue una era en que todas (o casi todas) las mejores jugadas y mates que ha realizado a lo largo de su carrera NBA están grabadas e inmortalizadas; en cambio, la época de Julius Erving no era así (por desgracia), ya que si miras los típicos vídeos de sus mejores jugadas siempre suelen salir las mismas, por que la mayoría de sus mejores mates y jugadas ¡¡seguro que no se han grabado nunca!!... y aún así es escalofriante ver alguna como la del aro pasado de la final de 1980...

Saludos.