The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

viernes, 16 de septiembre de 2016

Monográfico 24: Bill Walton

William Theodore Walton III - La Mesa (California) 5-11-1952 - Pívot - 2,11 m. - UCLA (NCAA) - Portland Trail Blazers, San Diego Clippers, Los Angeles Clippers & Boston Celtics (NBA) - Campeón de la NCAA con UCLA en 1972 & 73 - Campeón de la NBA con los Trail Blazers en 1977 - Campeón de la NBA con los Celtics en 1986 - 1 MVP de la NBA - 1 MVP de las finales NBA - 1 vez mejor sexto hombre del año - 1 vez en el equipo ideal del año - 1 vez en el 2º equipo ideal del año - 2 veces en el equipo ideal defensivo del año - 2 veces All-Star












Portadas famosas de Sports Illustrated:

martes, 13 de septiembre de 2016

Moses Malone, por siempre en nuestros recuerdos

Hoy hace exactamente un año que nos dejó inesperadamente Moses Eugene Malone. No me gusta demasiado recordar a nadie por la fecha de su muerte, pues siempre resulta más gratificante recordarlo por la de su nacimiento, que es lo que se acostumbra a celebrar generalmente, pero en el día de hoy me resulta imposible no pensar en el torrente de sentimientos y sensaciones que me invadieron a lo largo de todo el día, tal día como hoy, del pasado año 2015.

Dejando aparte mis sentimientos personales, y mencionando algo relacionado con el anterior post publicado, hoy, más que nunca, se echa en falta a un jugador de sus características; ya no hay pívots como él, ya no hay dominadores del poste bajo como él, ya no quedan apenas estrellas de la liga con su carácter humilde y ejemplar... hoy, más que nunca, te añoramos Chairman of the Boards.


miércoles, 7 de septiembre de 2016

Reflexiones desde Springfield: varias sensaciones surgidas de los JJ.OO. de Río

Todo lo visto y acontecido a lo largo de los JJ.OO. de Río 2016, me ha dado mucho que pensar, tanto por lo que respecta a la selección española de baloncesto como a la norteamericana... vamos con todas esas sensaciones y reflexiones que me provocó el baloncesto olímpico en Río:

1º. En primer lugar, antes de saltar a otros temas, quiero destacar el maravilloso papel de la selección española femenina, que logró una plata absolutamente histórica. Me atrevería a decir que la diferencia entre la selección USA femenina y el resto de selecciones del mundo es, a día de hoy, más grande incluso que en el caso de la masculina. Tal es la diferencia que existe entre las WNBA y el resto del mundo... poseen una combinación de talento y físico que, a día de hoy, es inalcanzable para cualquier otra selección. Precisamente por eso disfruté enormemente de todos esos minutos en que España conseguía jugarles un poco de tú a tú e impedía que se fueran por demasiada diferencia en el marcador, aunque, evidentemente, al final lo terminaran haciendo.

Todo el equipo estuvo sensacional, desde la pequeñita Silvia Domínguez hasta la dura y bregadora Laura Nicholls, pero permitidme que destaque a tres jugadoras que son las que más me apasionaron a nivel personal durante todo el torneo; Alba Torrens, un talento descomunal que no necesita presentación, al nivel de las mejores jugadoras del mundo. En ocasiones me recuerda al Navarro de las grandes épocas, por su desparpajo y clase sin par. Laia Palau, una base que me transmite las mismas sensaciones que me transmitían jugadores como Nacho Solozábal o Chichi Creus en su época, liderazgo, sobriedad, inteligencia, saber estar, habilidad y, sobre todo, mucha seguridad... todos esos atributos que hacen perfecto a un base. Y Astou Ndour, de quién me llamó la atención su asombrosa facilidad para sumar para su equipo en ambos lados de la cancha. Presencia interior importante en defensa y en el rebote, facilidad para anotar cerca del aro y, por si fuera poco, un gran tiro exterior que machacó las defensas rivales en muchas ocasiones... sky is the limit.


2º. En cuanto al baloncesto masculino, a esa sensación de que España podría haber ganado a los USA de haber estado sólo un poquito mejor, le he dado muchísimas vueltas, pues no se trata únicamente de una vez más quedándonos a las puertas (como en las finales de Pekin 2008 y Londres 2012), sino que en esta ocasión, al contrario que en los partidazos de las dos anteriores finales olímpicas, España ni tan siquiera jugó bien, Pau Gasol aparte. Mirotic no estuvo, lastrado por problemas de faltas, Llull no encaja en la selección por más años que pasen, Ricky no estuvo bien, El Chacho no tuvo su mejor día, Calderón no tuvo ni la oportunidad de jugar... y al final se perdió de seis puntos.

Algunos dirán que esto son meras especulaciones, que si los USA lo hubieran necesitado hubieran puesto una marcha más, etc... pero yo digo que si esta selección norteamericana llega a enfrentarse contra la España de la final de Londres o la de Pekín, pierden, la palman, y estoy completa y absolutamente seguro de ello... lo que España hizo en esta semifinal de Río está muy, muy, muy, muy lejos de lo que hicieron en las finales de Pekín y Londres... y perdieron de seis.

Pau jugó bien, como siempre, pero estuvo demasiado solo. Willy Hernangómez realizó un gran torneo, la verdad, pero solo jugó para darle minutos de descanso a Pau (yo hubiera probado con los dos juntos, especialmente contra los USA) y Felipe Reyes demostró lo mismo que en Londres, que a pesar de ser un jugador genial y de un mérito enorme, no es el jugador interior que España necesita frente a los USA, por puras cuestiones físicas. Nikola Mirotic tuvo algún encuentro flojo, pero en los importantes jugó muy bien (excepto contra los USA), de todos modos, sin Marc Gasol, creo sinceramente que sería incluso más necesario Serge Ibaka y su capacidad defensiva e intimidadora, especialmente frente a los estadounidenses.

La verdad es que el tema Ibaka o Mirotic puede dar mucho juego en el futuro, pues España tanto necesitará de los puntos y el tiro exterior de Niko (especialmente tras el declive físico de Navarro, principalmente, y Rudy y lo poco que logra encajar Sergio Llull en esta selección) como de la defensa y la capacidad de intimidación de Serge (especialmente si falla alguno de los hermanos Gasol... y a Pau, lamentablemente, ya no lo vamos a tener durante muchos años más en la selección)... el factor determinante puede ser el hecho de que Mirotic se lleve mucho mejor con Sergio Scariolo que Serge, quién se fue bastante enfadado con el entrenador italiano tras los juegos de Londres en 2012.


3º. Lo mencionado anteriormente sobre la poca diferencia en el marcador final de la semi entre España y los USA, a pesar del mal juego de los nuestros, me lleva directamente a reflexionar sobre la actualidad de, no solo la selección estadounidense, sino de la NBA en general. Físico, defensa, tiro exterior y algunas individualidades puntuales; con estos cuatro puntos podemos definir a la perfección como ha jugado Estados Unidos en estos juegos olímpicos de Río. Poco espectáculo, más allá de algún mate tras robo de balón provocado por la presión defensiva, y un juego, para mi, bastante aburrido, que contrasta con el espectáculo que llegaban a dar las selecciones USA años atrás... pero es que es un poco lo mismo que le está ocurriendo a la NBA actual, con un abuso aberrante del tiro de tres, una exigencia física defensiva que relega al banquillo a jugadores más talentosos en favor de jugadores más atléticos, aunque sean toscos en ataque, y un estilo de juego extremadamente individual donde los jugadores franquicia se tiran hasta las zapatillas, simplemente porque así debe ser, porque lo dice su contrato... y su sueldo, aunque en ocasiones tengan a compañeros mejor situados. La verdad es que éste no es el baloncesto NBA del que me enamoré.

Y no hablemos del juego interior, claro, ya que el hecho de que un tipo que técnicamente es un auténtico cero a la izquierda sea el pívot más importante de la selección USA, deja bastante claro hacia donde ha evolucionado la posición de pívot en la NBA actual... y con eso no quiero desmerecer las cualidades defensivas de DeAndre Jordan, que son enormes, pero me da hasta grima que un tipo que no sabe ni jugar de espaldas al aro sea el center más importante del baloncesto americano actual... y no sé qué me da más grima, si ésto o que la única posible alternativa a todo esto, el talentoso DeMarcus Cousins (el único pívot USA actual con auténtica clase jugando de espaldas al aro) se nos vaya a quedar por el camino debido a que tiene tanto talento como serrín dentro de la cabeza... una auténtica pena.


4º. Por último, agradecer a José Manuel Calderón todo lo que ha aportado a la selección española durante todos estos años, que es mucho, y añadir que me queda una sensación bastante amarga de su último torneo defendiendo los colores de la selección, puesto que el flojo nivel de Ricky Rubio en varios partidos y la intermitencia de Sergio Rodríguez (a pesar de que siempre tenga momentos buenos), me hicieron desear que Scariolo decidiera darle la oportunidad a Calderón en muchas ocasiones... siempre en vano. Scariolo tenía bien claro que se lo quería jugar todo con Ricky y el Chacho y creo, sinceramente, que se equivocó. José Manuel Calderón es el mejor base de nuestra historia, le pese a quién le pese, y precisamente sus principales virtudes son de lo que más adolecen Ricky y Sergio; sobriedad, un gran basketball IQ (como dirían los americanos) y un control total de la situación sobre la cancha, aunque sus piernas ya no sean las de cuando jugaba en los Raptors... y la verdad es que todas esas virtudes le hubieran ido de maravilla a la selección en muchos momentos, incluido contra los USA.

Sergio Scariolo ha ganado varias medallas y lleva muchos años al frente de la selección (aunque no sean consecutivos), aparte de que con el tiempo se ha ido ganando al núcleo duro del equipo, pero Ibaka llegó a pensar en dejar de ir a la selección por su culpa (y la verdad es que con él en el banquillo todavía no ha vuelto... en el mundial estaba Orenga) y Calderón se ha retirado de la selección porque Scariolo ya no cuenta con él, a pesar de que nos hace falta un base con sus virtudes... puedo decirlo más alto pero no más claro y no quiero quitarle sus méritos, que los tiene, pero a mi Scariolo NO-ME-GUS-TA.


PD: La próxima semana hablaremos del gobier... digo de Pau Gasol... o no.. pa' que, si Pau, con 36 tacos, ni siquiera se plantea dejar la selección. Algún día se le dará la dimensión que realmente tiene, la que merece, la del mejor jugador de la historia del baloncesto FIBA, porque espero que a estas alturas no me venga nadie diciendo que si Petrovic, o Sabonis... seamos serios, nadie, absolutamente nadie ha ejercido un dominio a nivel internacional como Pau Gasol durante tantos años, sea en juegos olímpicos, mundiales o europeos. Lo dicho, el tiempo pondrá las cosas en su lugar, espero, aunque siempre saldrá alguien para tratar de rebatirlo. Por más pasión que sintamos por jugadores como Drazen Petrovic, Oscar Schmidt o Toni Kukoc, ninguno de ellos ha sido tan dominador y demoledor a lo largo de la historia del baloncesto FIBA como Pau Gasol... el único con quién se le podría comparar de verdad sería Arvydas Sabonis (a Sabas se le puede comparar con Pau y con cualquier otro pívot de la historia del baloncesto), pero en caso de dudas, las lesiones que lastraron al gran Zar lituano y lo mermaron durante gran parte de su carrera, devienen determinantes y ayudan a situar a Pau Gasol en lo más alto del trono... y a sus 36 años, todavía sigue dominando como el que más. La leyenda continúa.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Basketball landscapes (basketball clinic special)

Para ir volviendo a la actividad blogueril poco a poco, después de las vacaciones, he pensado en realizar uno de esos basketball landscapes especiales, fuera de numeración, que hace muuuuuuucho tiempo que no hacía... se trata de un clínic de baloncesto fotográfico a cargo de algunos ilustres (la mayoría, al menos) maestros de cada especialidad: clínic de tiros libres a cargo de Wilt Chamberlain (esta tiene un poco de guasa, vale, lo admito), clínic de tiro exterior a cargo de Reggie Miller, clínic de pase a cargo de Magic Johnson, clínic de mates a cargo de Kobe Bryant, clínic de tapones e intimidación a cargo de Serge Ibaka, clínic de pick & roll a cargo de Karl Malone y John Stockton, clínic de bote y dribbling a cargo de Allen Iverson y clínic de lanzamiento de gancho a cargo de... ejem, un tal Mike... tenía que hacerlo ¿que pasa?









miércoles, 27 de julio de 2016

Lil' Mo en el 9º Campus Rafa Martínez... ¡Y felices vacaciones!

Simplemente desearos unas felices vacaciones, a los que las tengáis al menos, y dejaros un par de recomendaciones y unas cuantas fotos. Las recomendaciones son el blog de un viejo conocido del lugar, Jorge, llamado acertadamente BA-LON-CES-TO, en cuyas entradas siempre nos deja buenos deseos y consejos veraniegos, en forma de vídeos, frases y ejercicios de baloncesto para realizar durante el verano; y también el Campus Rafa Martínez, que se celebra en Artés (Barcelona), al cual ha asistido por primera vez mi hijo pequeño, llegando a disfrutar tanto con la experiencia que, tras participar inicialmente en el primer turno, decidí apuntarlo también para el segundo... lo cierto es que es un campus de baloncesto que cuenta con un gran personal humano detrás, lo cual siempre es muy importante, aparte de que Rafa Martínez no es el típico jugador que aparece un día por el campus para hacerse la fotito y punto, sino que pasa varios días con los chavales e interactúa mucho con ellos. Además, el campus también contó con varias visitas importantes, como las de los jugadores Román Montáñez, Guillem Vives, Pierre Oriola, Ivan Garcia y Miquel Feliu o los entrenadores Jaume Ponsarnau, Xavi Garcia y Josep Riera. Un campus de baloncesto que os recomiendo, al menos a quienes os lo podáis plantear por temas de proximidad, y que de cara al año que viene anuncia cosas muy especiales, ya que va a cumplir su 10º aniversario.

Sin más, solo desearos lo mejor para este caluroso mes de Agosto que se nos avecina y despedirme de vosotros hasta finales de Agosto o principios de Septiembre, no sin antes dejaros una selección de fotos de Lil' Mo disfrutando del 9º Campus Rafa Martínez, incluidas las de las entregas de trofeos de la competición de 3x3, que su equipo ganó en ambos turnos, y la del sorteo de la camiseta firmada por Rafa, que tuvo la suerte de ganar en el primer turno.














jueves, 21 de julio de 2016

Adiós a Tim Duncan

Una vez terminado el homenaje fotográfico, en dos partes, a Tim Duncan, hoy, por fin, toca hablar de él...

Recuerdo que cuando se retiró Shaquille O'Neal, leímos por ahí, incluso en este blog, expresiones del tipo "se fue el último gran pívot" o "se fue el último gran dinosaurio", haciendo referencia a que Shaq ha sido el último de los grandes pívots de la historia del baloncesto... tras él, como ya hemos comentado muchas veces por aquí, poca cosa, muy poca cosa; basta con ver los pívots que han ocupado los quintetos ideales de la temporada en la NBA durante estos últimos años para hacerse una idea. Pero la verdad es que el auténtico punto de inflexión para los grandes jugadores interiores bien podría ser la retirada de Tim Duncan, más incluso que la de Shaquille O'Neal.

Aunque Duncan siempre haya sido considerado un ala-pívot, es más, el mejor ala-pívot de la historia, en mi humilde opinión siempre ha sido más un pívot que un ala-pívot, solo que por sus enormes condiciones técnicas (uno de los jugadores interiores con más y mejores fundamentos técnicos que ha visto la historia del baloncesto) y la época en la que le tocó vivir, especialmente durante la primera parte de su carrera (la que yo siempre llamo "la era de los grandes cuatros", con jugadores como el propio Duncan, Garnett, Nowitzki, Webber, Wallace...), además de jugar junto a David Robinson durante los primeros años de su carrera, se acostumbró a jugar de cuatro y como cuatro ha quedado para el imaginario colectivo para siempre jamás, aunque haya terminado jugando como pívot la parte final de su carrera y, en realidad, siempre haya sido un pívot que se acostumbró a jugar de ala-pívot al compartir equipo con el "Almirante" Robinson durante varios años.

Independientemente de que consideremos a Duncan como un cuatro o como un cinco, la verdad es que ha sido uno de los jugadores más grandes de todos los tiempos, tanto en defensa como en ataque, tanto dentro como fuera de las canchas; un auténtico ejemplo para todos aquellos jugadores jóvenes que llegan a la NBA, aunque no haya sido precisamente un jugador mediático ni excesivamente popular a pesar de su grandeza. Precisamente esta misma temporada hemos visto los dos polos opuestos con las retiradas de Kobe Bryant y el propio Timmy D... mientras que para Kobe toda la temporada ha sido un auténtico espectáculo, con homenajes hacia su persona en todas y cada una de las canchas de la liga y una traca final, en el último partido de la temporada, donde acaparó todos los focos, tuvo la visita de muchos ilustres de los Lakers para hacer la fiesta aún más grande, se tiró hasta las zapatillas y terminó anotando, nada más y nada menos, que 60 puntos, aunque fuera lanzando la friolera de 50 tiros de campo, algo que no había ocurrido desde hacía 33 años (y mira que ha llegado a haber chupones en estas últimas tres décadas)... Tim simplemente se fue; jugó su última temporada con total tranquilidad, lo meditó unos días una vez terminado el curso y simplemente se fue, como Batman cuando termina una misión, perdiéndose en la oscuridad de la noche, sin necesitar bombos ni platillos.

Todo esto me recuerda irremediablemente a Moses Malone, otro gigante de la historia del baloncesto de carácter introvertido, poco amante de los focos y de hablar con la prensa, humilde fuera de las canchas y apreciado por sus ex-compañeros de equipo, lo cual no pueden decir muchas otras grandes estrellas de este deporte, siempre con su gran ego por bandera. Mientras que apenas unos años antes dos leyendas como Julius Erving y Kareem Abdul-Jabbar habían vivido sus respectivas últimas temporadas como profesionales repletas de homenajes (un poco como Kobe, solo que sin la "traca final"), Moses fue alargando su carrera de equipo en equipo hasta los 40 años de edad (como Tim), aunque las tres últimas fueron más en calidad de mentor y ejemplo para los jugadores jóvenes, debido a una hernia discal que a los 37 lo fulminó, a pesar de haber mantenido todavía un gran nivel hasta ese momento. Pasados dos días de la Navidad de 1994, Moses vistió por última vez la camiseta de los San Antonio Spurs (¡que casualidad!), su último equipo profesional, debido a otra lesión y nada más se supo de él... muchos fueron los que ni se dieron cuenta de que Moses Malone se había retirado, simplemente se fue, una vez terminada su última misión, como Batman, perdiéndose en la oscuridad de la noche, sin más.

La única diferencia entre ambos jugadores ejemplares, dentro y fuera de la cancha, es que mientras Tim Duncan cayó, desde el primer momento, en el equipo adecuado, pudiendo contar con grandes compañeros durante la mayor parte de su carrera y con el mejor entrenador posible, Moses Malone solo estuvo en el equipo adecuado y contó con los compañeros adecuados en los Sixers de Philadelphia, equipo que cuando Moses llegó ya era bastante veterano y que una combinación de veteranía y mala suerte con las lesiones terminó muy rápido con su era de dominio.

En una época en la cual los jugadores de la NBA cada vez ganan más millones, en la cual los egos cada vez están más crecidos y en la cual falta humildad que encauce debidamente sus talentos, al menos en muchos casos, Tim Duncan debería ser puesto habitualmente como ejemplo para todos ellos, debería ser usado como espejo en el que mirarse... ¡Qué bien les hubiera ido, por ejemplo, a los Houston Rockets durante esta temporada! ¡Qué bien le iría a DeMarcus Cousins! ¡Qué bien le iría su ética de trabajo a DeAndre Jordan! ¡Y a Andre Drummond!... y podríamos seguir un buen rato.

Si con Shaq se nos fue el último gran dinosaurio, como pívot puro absolutamente dominante, con Duncan se nos va el último gran jugador interior, independientemente de que jugara de cuatro o de cinco, y la última gran megaestrella de carácter ejemplar dentro y fuera de las canchas... sí, todavía falta Kevin Garnett, quién también tiene pinta de que va a terminar yéndose un poco a lo Moses, pero su mal carácter y su eterno trash talking no lo sitúan precisamente como un jugador ejemplar en esos aspectos, aparte de que, por más grande que sea, que lo es, no está en el Top 10/Top 15 de la historia del baloncesto como Moses o Tim... algo parecido podemos decir de Dirk Nowitzki, que aunque también esté dejando un gran legado de grandeza, yo siempre lo sitúo al menos un peldaño por detrás de Duncan, aparte de que nunca lo he visto como un auténtico jugador interior, aunque siempre haya ocupado oficialmente la posición de cuatro... también está Pau Gasol, probablemente el jugador más equiparable a Duncan en todos esos aspectos de humildad y saber estar, dentro y fuera de las canchas, pero difícilmente podemos incluir a Pau en ese selecto grupo al que pertenecen Moses, Shaq y Duncan, es decir, al grupo de los mejores entre los mejores... y tras Garnett, Nowitzki y Gasol, un solar, pues el mejor jugador interior que quede todavía en activo, aparte de ellos, esta a años luz, al menos por ahora, de Tim Duncan.

Con Tim Duncan no solo se va un gran jugador, no solo se va el mejor Spur de la historia, no solo se va el mejor cuatro de todos los tiempos, no solo se va uno de los mejores jugadores que ha visto la historia del baloncesto... se va una parte de nosotros, al menos de los que coincidimos con él en el tiempo y lo supimos apreciar, se va el último vestigio, aunque no hubiera coincidido con ellos en el tiempo, de los Magic, Erving, Moses o Kareem... se va, en cierto modo, una parte del alma de este deporte.

Gracias por todo Tim, que te vaya muy bien.

martes, 19 de julio de 2016