The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

sábado, 29 de diciembre de 2012

Face to face 05: Kevin McHale & Hakeem Olajuwon... Y los movimientos de espaldas al aro

Si de movimientos de pies y juego de espaldas al aro hablamos, está claro que hay dos nombres que toman fuerza de forma muy especial y que, de ningún modo, pueden ser obviados por alguien que se precie en la materia... Me refiero, por supuesto, a Kevin Edward McHale y Hakeem Abdul Olajuwon. No cabe duda que han habido otros grandes pívots y ala-pívots con gran variedad de recursos en el poste bajo, como el mismísimo Tim Duncan o el nunca suficientemente valorado Luis Scola, por poner solo dos ejemplos. Grandes aleros con un juego de pies temible, como Adrian Dantley y James Worthy. E incluso algunos bases y escoltas que han llegado a dominar de gran manera el juego de espaldas al aro, Michael Jordan y Kobe Bryant sin ir más lejos. Pero si hay que elegir dos nombres por encima de todos los demás, esos son, sin ningún género de dudas, los de estos dos portentos técnicos.

Han habido grandes jugadores que han dominado de forma muy especial un movimiento o tiro en particular. Célebres son los casos de Kareem Abdul-Jabbar y el gancho o Elvin Hayes y el tiro a la media vuelta, por citar solo dos ejemplos, pero en el caso de McHale y Olajuwon sería imposible atribuirles un movimiento en especial, pues su variedad y absoluto dominio de todos los movimientos los convertían en técnicamente sublimes y dificilísimos de defender cuando estaban en posesión del balón en el poste bajo.





El gran factor común entre ambos era la exquisitez técnica; esa variedad de recursos que los convertía en letales. La gran diferencia era la capacidad atlética, enorme también en el caso de Hakeem y normalita tirando a mediocre en el caso de McHale. Aunque eso sí, ambos con una gran envergadura de brazos y una inteligencia baloncestística bastante privilegiada.

La mayor rapidez y agilidad de Hakeem, unidas a su gran clase innata, hacían que sus movimientos fueran mucho más plásticos que los de Kevin. Ver a Hakeem fintando varias veces en décimas de segundo para terminar yéndose por donde menos se esperaba su defensor era tan excitante y plástico como contemplar las mejores asistencias de Magic Johnson o los mejores mates de Michael Jordan. Es, definitivamente, el jugador más sublime que haya jugado jamás de espaldas al aro. Kevin McHale, por su parte, con menor capacidad atlética y explosividad física, necesitaba de forma mucho más imperativa esos recursos técnicos para poder ser un jugador brillante en ataque... ¡Y Dios sabe que los logró dominar de forma exquisita! Y encima, haciendo gala de su famoso sentido del humor, les ponía nombre a cada uno de sus movimientos, tal y como acostumbraba a hacer Darryl Dawkins con los mates.

Aunque antes hemos dicho que a estos dos gigantes del baloncesto no se les podía atribuir ningún movimiento en particular, debido precisamente a su variedad, sí que es cierto que llegaron a poseer algunos movimientos que, por uno u otro motivo, se convirtieron en emblemáticos. En el caso de Kevin McHale deberíamos hablar del "Up and under", ese movimiento donde tomaba posición, fintaba para un lado, comenzaba la elevación de brazos como si fuera a tirar y, cuando el defensor saltaba o levantaba los brazos para puntear el tiro, él le pasaba literalmente por debajo del sobaco para terminar en una suave bandeja (o con un semi-gancho, dependiendo de la posición y/o distancia del aro). En el caso de Hakeem Olajuwon habría que hablar del "Dream-shake", ese sublime tiro a la media vuelta precedido de una ligera finta o golpe de cintura que siempre hacía dudar al defensor (en ocasiones las fintas o golpes de cintura eran dos o tres, para distintos lados, aunque tan sutiles que para apreciarlos bien tenías que esperar a ver la repetición). En definitiva, tanto Kevin como Hakeem fueron literalmente clínics de baloncesto vivientes, espejos donde deberían mirarse todos los pívots modernos, tan faltos de clase y movimientos en el poste bajo, para tratar de ser, en su medida posible, mejores jugadores de baloncesto.

martes, 25 de diciembre de 2012

Desde la HRMSJ: Feliz Navidad a todos... con un poco de Bebop

Lo cierto es que llevaba mucho tiempo sin emitir desde la HRMSJ... Básicamente porque he estado buena parte de este año 2012 trampeando con un ordenador que me tenía muy limitado, especialmente a la hora de ver vídeos... Pero no os voy a aburrir con estos detalles personales, la HRMSJ vuelve a emitir y para estas Navidades os brinda una selección de temas de Jazz... Puro Bebop.*

*(Se le llama Bebop a un movimiento, dentro del propio Jazz, que lo revolucionó por completo a mediados del S. XX, alejándolo del estilo que predominaba hasta aquellos momentos (Big bands, Swing) y llevándolo hasta su era de mayor esplendor, con mayor improvisación y un estilo, para entendernos, más de "Jam session". Thelonious Monk, Charlie Parker y Dizzie Gillespie fueron los nombres más importantes en esa revolución del Jazz)

¡¡¡Felices Fiestas a todos!!!

> Charlie Parker - Groovin' high

> Thelonious Monk - Epistrophy

> Dexter Gordon - Willow weep for me

> Dizzie Gillespie - And then she stopped

> Dave Brubeck - Koto song

> Miles Davis - Autumn leaves

martes, 18 de diciembre de 2012

Face to face 04: Oscar Robertson & Magic Johnson... Y el arte del triple-doble

En el capítulo anterior de esta colección de posts ya tocamos el tema de los all-around players, esos jugadores totales capaces de dominar prácticamente todas las facetas del juego; pero dentro de los all-around players existen un grupo de jugadores con una facilidad especial para materializar triples-dobles... O lo que es lo mismo, sumar 10 o más en tres categorías estadísticas distintas en un mismo partido. A pesar de que la entrega anterior estaba centrada en Larry Bird y LeBron James, ya añadimos que tanto Magic Johnson como Oscar Robertson podían entrar perfectamente en esa categoría de mejores all-around players de todos los tiempos. Si decidí centrar dicho post en Bird y LeBron, fue porque creí oportuno ver la figura del jugador todoterreno desde la perspectiva del alero anotador que, a pesar de seguir siendo un jugador de gran peso ofensivo y uno de los mejores anotadores de la competición, poseía una calidad, un talento y un dominio mental del juego tales, que lo convertían en dominador de todas las principales facetas estadísticas del juego.

Pero si de dominio total de los tres principales apartados estadísticos del baloncesto hablamos, es decir: puntos, rebotes y asistencias, antes que nada debemos hablar de Oscar Palmer Robertson y Earvin Effay Johnson Jr., dos jugadores que, partiendo de la posición de base y con una altura considerablemente por encima de lo habitual en un playmaker, podían jugar en prácticamente cualquier posición sobre la cancha.





La altura de ambos (1,96 m. para Robertson y 2,05 m. para Magic) fue sin duda un dato relevante y muy influyente en el devenir de su colosal juego y legado, pues ambos, a pesar de su altura, no tenían ningún problema a la hora de enfrentarse a otros bases mucho más pequeños y (en teoría) rápidos y, aunque parezca una tontería, más cercanos al suelo, lo cual es determinante a la hora de hablar del dribling y el dominio de balón... Y del robo de balón, por supuesto (recordemos que medir 1,96 en los 60 era más o menos el equivalente a medir más de dos metros en los 80). Tanto Oscar como Magic lograron paliar muy bien sus supuestas desventajas en cuanto al bote de balón y, a su vez, sacar toda la ventaja posible a su altura en otras facetas del juego, como en el caso del tiro por encima del defensor (especialmente en el caso de Robertson) o del juego de espaldas al aro en los postes (especialmente en el caso de Magic).

A pesar de estas coincidencias entre ambos, absolutamente necesarias para que unos jugadores de sus características pudieran llegar a triunfar de un modo tan grande y convertirse en auténticos all-around players, existen diferencias sustanciales entre los dos. Primero: Oscar era más anotador que Magic y poseía uno de los mejores tiros que ha visto la historia del baloncesto, difícil de defender por bases más pequeños. Aun así, era también un gran creador de juego y sus medias de asistencias hablan por si solas. Segundo: Magic probablemente sea el pasador más fantástico que el baloncesto nos haya brindado jamás, pero comenzó su carrera con ciertas carencias en el tiro exterior que mejoró sustancialmente a medida que avanzaba su carrera, hasta llegar, incluso, a ser un clutch player y uno de los mejores lanzadores de tiros libres del la liga (en 1989 incluso la lideró). Tercero: Big O era un gran atleta; es más, probablemente sea uno de los mayores atletas que hayan jugado nunca en la NBA (algo parecido a lo que es LeBron ahora, pero en el contexto de la NBA de su época), mientras que Magic era poseedor de un físico mucho más normalito. Cuarto: Si la capacidad atlética fue fundamental para Big O, en el caso de Magic sería necesario hablar de uno de los talentos puros más sublimes y fantásticos que hayan existido jamás, capaz de convertirse en el único jugador de la historia con capacidad real para jugar en las cinco posiciones sobre la cancha (aunque tal vez LeBron ya pueda comenzar a ser considerado el segundo).

Big O y Magic, dos bases, dos all-around players, dos jugadores totales capaces de pasar como los bases, anotar como los aleros y rebotear como los pívots... Y ya de paso, jugar como los ángeles.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Anécdotas y divagaciones baloncestísticas de un lunático: en respuesta a Wert

Poco de anécdotas y divagaciones, nada de baloncestísticas, pero mucho de lunático, aunque en este caso sería más acertado buscar algunos de los "sinónimos" de lunático que aparecen en el diccionario de sinónimos y antónimos, como perturbado... Simplemente unas cuantas frases en respuesta a la reforma educativa de José Ignacio Wert.

Xavi Hernández (futbolista del F.C. Barcelona): Me parece mal que se nos exija no hablar en catalán. Es nuestro derecho y me gustaría que se respetara nuestra lengua y nuestra filosofía de vida. No estoy de acuerdo con el ministro.

Alfredo Pérez Rubalcaba (Secretario general del PSOE): La reforma educativa de Wert es la demostración de que Rajoy utiliza la crisis como coartada para imponer una ideología de derechas.

Josep Antoni Duran i Lleida (Portavoz de CiU): Es el peor ataque al catalán desde el franquismo. Desde 1978 no se había menospreciado tanto la lengua catalana como en el texto de este anteproyecto.

Foro Sevilla (Congregación de expertos, profesores y catedráticos con sede en la Universidad Pablo Olavide de Sevilla): Necesitamos un auténtico debate nacional que permita la reconstrucción, en su caso la refundación del sistema educativo, sobre la base de un amplio acuerdo social y no, tras la negativa a un pacto de estado, una ley revanchista e ideológica, sin diálogo con la oposición ni con el mundo de la educación, apenas maquillada con un nada fiable foro en la red.

Arantza Tapia (Portavoz del Grupo Vasco en materia de educación): La reforma educativa que propone el ministro Wert condena a las lenguas como el catalán y el euskera a la postración y a la marginalidad.

Alfred Bosch (diputado de ERC): No acataremos; ¿pondrán un guardia civil en cada aula?

Platón: La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo.

Mahatma Gandhi: En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle.

Mahatma Gandhi: Recordad que a lo largo de la historia, siempre ha habido tiranos y asesinos, y por un tiempo, han parecido invencibles. Pero siempre han terminado cayendo. Siempre.

Mahatma Gandhi: No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias.

Martin Luther King: Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda.

Dead Prez (en el vídeo del tema "Hip Hop"): Juntas las hormigas... Derrotarán al elefante.

domingo, 9 de diciembre de 2012

(Colección fotográfica) Grandes del baloncesto femenino IV

> BECKY HAMMON: Famosa por nacionalizarse rusa en 2008, en protesta por no haber sido seleccionada por la USA Basketball para disputar los JJ.OO. de Beijing, Becky es una de las mejores bases/escoltas que ha dado la historia del baloncesto femenino y fue elegida entre las 15 mejores jugadoras de la historia de la WNBA.





> SHERYL SWOOPES: Llegó a ser catalogada como "la Michael Jordan del baloncesto femenino". Tres medallas de oro olímpicas, cuatro anillos de campeona de la WNBA, tres MVP's de la WNBA, tres trofeos como mejor defensora del año y dos como máxima anotadora la contemplan. Probablemente sea la jugadora más completa de todos los tiempos.





> LAIA PALAU: Una de las mejores jugadoras de nuestra historia, Laia es una escolta con una gran capacidad tanto para penetrar como para lanzar de fuera. En 2005 llegó a ser candidata al trofeo a la mejor jugadora FIBA del año.




martes, 4 de diciembre de 2012

Face to face 03: Larry Bird & LeBron James... Y el all-around player

El término "all-around player" no es algo relativo al baloncesto moderno, por más que algunos jovencitos pudieran llegar a pensarlo, pues a lo largo de la historia de la NBA han existido varios jugadores que han acuñando este término y que han terminado convirtiéndose en paradigmas del juego total y el baloncesto todoterreno. De entre todos ellos, destacaría de forma especial cuatro nombres verdaderamente históricos: Oscar Robertson, Magic Johnson, Larry Bird y LeBron James. Aunque sin despreciar en absoluto a un puñado de auténticos genios del baloncesto tales como Rick Barry, John Havlicek, Scottie Pippen o Lafayette Lever, entre otros... De todos modos aquí vamos a centrarnos en dos de ellos en particular, Larry Joe Bird y LeBron Raymond James.

Tanto Oscar Robertson como Magic Johnson jugaban de base y eran jugadores con unas cualidades físicas muy especiales que los convertían en absolutamente únicos. Big O medía 1,96 m. en una época en la cual vendría a ser el equivalente a si un base actual midiera aproximadamente 2,05. Y además era poseedor de unas cualidades atléticas que lo situaban muy por encima de cualquier jugador de su época y características. Magic, pues eso, era precisamente un base de 2,05 m. con una capacidad inaudita para poder jugar en cualquier posición sobre la cancha. Precisamente por eso, hoy aquí, nos centramos en dos aleros que han sido (LeBron sigue siendo, por supuesto...) muchísimo más que el típico prototipo de tres anotador.





La principal, típica y tópica característica del alero estrella a lo largo de la historia del baloncesto ha sido la capacidad anotadora. ¡Cuantos grandes aleros con esa gran virtud podemos recordar en un apenas un momento!... Unos de ellos grandes tiradores, otros grandes penetradores y matadores, algunos incluso anotadores muy completos, tanto lanzando desde larga distancia como penetrando o jugando en el poste bajo... Tanto "Larry Legend" como "The Chosen One" han sido eso... Y mucho más...

Ambos juegan, o han jugado, oficialmente de tres, con una altura suficiente como para poder llegar a jugar de cuatro, unas cualidades técnicas excelentes, una visión de juego superior a la de la mayoría de bases de la liga, una gran capacidad reboteadora a pesar de jugar en posiciones exteriores, temibles también jugando de espaldas al aro y, en definitiva, una capacidad tremenda para poder realizar cualquier cosa sobre una cancha de baloncesto... No hace falta decir que tanto Bird como LeBron, a pesar de jugar técnicamente de tres, han sido habitualmente los verdaderos bases de sus respectivos equipos, pasando los bases oficiales a desempeñar otras funciones de apoyo, pero dejando que la verdadera creatividad fluyera de las portentosas manos de estos dos privilegiados del deporte de la canasta.

Hasta ahora hemos mencionado todos los puntos en común entre Larry y LeBron, pero ¿y las diferencias? Si hay una diferencia sustancial entre ellos radica, sin ninguna duda, en el físico, pues mientras Bird era un jugador con un físico, por decirlo de algún modo, mediocre, comparado al de otros grandes aleros de su época, James es poseedor de uno de los físicos más portentosos que ha visto la historia del baloncesto en cualquier lugar y época. Algo parecido a una extraña amalgama entre Michael Jordan y Karl Malone, capaz de saltar como Air (sin su clase, eso sí...) y de resultar poderosamente difícil de parar en carrera (masa x aceleración... ya sabéis) como el "bueno" del Cartero.

Tal vez las carencias físicas de Larry Bird fueran un factor determinante en el tremendo desarrollo de su visión de juego (la mejor que he visto jamás junto a la de Magic y la de Stockton) y de sus inmensas cualidades técnicas, probablemente las más sublimes de la historia del baloncesto. Me atrevería a decir que es imposible que surja otro jugador que contando con las cualidades físicas de Larry sea capaz de llegar a un nivel tan inmensamente alto, pues algo así solo puede darse una vez cada varios siglos, si es que llega a darse alguna otra vez...

Uno aventajando al resto de los mortales con su físico de otro planeta, el otro digno de establecer cierto paralelismo con el título de la película "Una mente maravillosa", ambos con unas cualidades técnicas excepcionales y un descomunal talento innato... Larry Bird & LeBron James, los dos all-around players por excelencia de la historia de nuestro amado deporte (Magic aparte, claro, pero eso es otra historia...).

lunes, 26 de noviembre de 2012

Javi & Zach... O el alma de sus respectivos equipos

Este es un post absolutamente improvisado, pero con un objetivo muy claro y conciso, reivindicar la influencia, insuficientemente mencionada, de dos jugadores de baloncesto para con sus respectivos equipos. Me refiero a dos casos tan diametralmente opuestos como son Zach Randolph y Javi Rodríguez. El primero, ala-pívot de uno de los mejores (si no el mejor) equipos de la NBA en este inicio de temporada, los Memphis Grizzlies. El segundo, base de uno de los equipos colistas de la ACB, el Assignia Manresa.

Mucho se está hablando del buen inicio de temporada de los Grizzlies y, evidentemente, del gran papel que sigue realizando Marc Gasol en el equipo, pero apenas veo mencionar la verdadera clave de todo ello, el resurgir de Zach Randolph tras una temporada deshauciado por las lesiones. El gran año de los Grizzlies fue, sin ninguna duda, la temporada 2010-11, probablemente la mejor de la carrera de Z-Bo, donde culminaron con aquella apoteósica serie de playoffs en la que eliminaron, contra todo pronóstico, a los Spurs de Duncan y cia. La temporada pasada todo el mundo se hizo eco de la evolución de Marc (All-Star incluído), pero lo cierto es que la temporada de los de Memphis fue decepcionante. Por más bien que jugaran Marc, Gay o Conley, los Grizzlies no estuvieron nunca al nivel del año anterior y la culpa principal de ello fue la lesión que sufrió Randolph, que lo mantuvo apartado de las canchas durante buena parte de la temporada, pudiendo volver a jugar poco antes de que llegaran los playoffs, pero sin poder estar a su nivel habitual.

Este año, tras un enorme comienzo de temporada regular, parece que vuelven al nivel de hace dos temporadas... ¿Cual es la auténtica diferencia con respecto a la temporada anterior?: Zach Randolph, que tras haberse podido recuperar satisfactoriamente durante el pasado verano ha vuelto a su nivel habitual, dando lecciones de clase y fundamentos en el poste bajo noche si y noche también.

El Assignia Manresa está peleando en la ACB con un equipo prácticamente de LEB Oro, lo cual tampoco es un drama en una ciudad que está acostumbrada a vivir auténticos milagros en temporadas pasadas con plantillas que, jugador por jugador, eran las más flojas de la liga. De todos modos este año son muchos los que piensan que si tanto va el cántaro a la fuente... Al final se acaba rompiendo, especialmente tras el negativo arranque de temporada de los de Manresa. No cabe duda que en este equipo tan joven e inexperto (al menos a nivel ACB) la presencia de dos veteranos de la casa como Javi Rodríguez y Josh Asselin toma muchísima importancia.

Y yo, por lo que he visto, destacaría especialmente la importancia de Javi Rodríguez, cuyos problemas físicos a lo largo de este inicio de temporada han sido trascendentales para la mala racha del equipo. Ayer, por fin, llegó la tan necesaria primera victoria de la temporada, coincidiendo con el mejor partido de Javi, libre al fin (al parecer) de sus problemas, aunque la mala fortuna quiso que al final del partido volviera a lesionarse.

Con Javi Rodríguez (en condiciones) en la cancha el equipo juega mucho mejor, Josh Asselin encuentra su lugar bajo el sol y los tiradores están seguros de que tarde o temprano les llegarán buenos balones... Muchos se quejan de que no tiene tiro (precisamente por eso lo podemos seguir disfrutando en Manresa), pero Javi Rodríguez es uno de los mejores pasadores que he visto en nuestro baloncesto desde hace mucho tiempo, aparte de un jugador fuerte en defensa y muy luchador.

El mayor elogio que podemos decir sobre Javi Rodríguez es que (igual que se dijo en ocasiones de jugadores como Bill Russell o Dennis Rodman... Y salvando evidentemente mucho las distancias) es uno de esos pocos jugadores de baloncesto capaces de marcar el transcurso de un partido y de forjar la victoria de su equipo sin necesidad de anotar un solo punto... Y eso es decir mucho.

martes, 20 de noviembre de 2012

Face to face 02: Bill Russell & Alonzo Mourning... Y el instinto taponador

El máximo taponador de la historia de la NBA es Hakeem Olajuwon (aunque habría que añadir que los tapones comenzaron a contabilizarse estadísticamente a partir de 1972, con lo cual jamás sabremos los que llegaron a colocar jugadores como Bill Russell, Wilt Chamberlain o Nate Thurmond), quién en su momento superó a Kareem Abdul-Jabbar como líder histórico de esta especialidad. Ambos eran jugadores con una agilidad y envergadura de brazos prodigiosas, cualidades ambas que potenciaban claramente su capacidad taponadora. Otros jugadores como Mark Eaton o Dikembe Mutombo, auténticos muros infranqueables en la zona defensiva pero jugadores muy limitados ofensivamente, también fueron ilustres taponadores. Y probablemente el más grande taponador que el mundo haya podido ver jamás sea Manute Bol, gigantesco pívot de 2,31, aderezados también con una impresionante envergadura de brazos, cuyo talón de aquiles fue su tremenda e incorregible endeblez física, que le condicionó hasta el punto de convertirlo en apenas un especialista de 20 minutos por partido.

Pero como en esta segunda entrega de "Face to face" hablamos de talento natural e instinto taponador puro, hay que citar como los dos mejores de todos los tiempos a William Felton Russell y Alonzo Harding Mourning Jr. (quizás, eso si, junto al antes mencionado Hakeem Olajuwon).





Tanto Bill Russell como Alonzo Mourning eran pívots de apenas 2,08 justitos, pero con unas cualidades atléticas tremendas y una agresividad y entrega sobre la cancha sin parangón. Incluso por lo que respecta a su juego ofensivo poseían ciertas similitudes, puesto que aunque ninguno de los dos fue un portento técnico jugando de espaldas al aro, ambos lo suplieron a base de movilidad, cualidades atléticas y carácter luchador. A pesar de lo que acabo de comentar de sus virtudes técnicas, llegaron a poseer ciertos recursos ofensivos entre los que destacaba, en ambos casos, un solvente gancho que usaban bastante a menudo (Mourning también poseía un tiro bastante correcto desde la media distancia).

Hablar de Russell y Mourning es, como hemos podido comprobar, hablar de lucha, entrega, sacrificio y tesón, lo cual nos demuestra cuan grande y fuerte era su corazón. Bill y Zo han sido los dos mejores taponadores puros de la historia del baloncesto... Por puro deseo de serlo; por tratar siempre, hasta el mismo límite de sus posibilidades, de frustrar todos y cada uno de los tiros de sus rivales... No cabe duda que, a no ser que midas de 2,15 para arriba, el deseo incesante es uno de los factores fundamentales para llegar a ser un gran taponador.

Hemos mencionado carácter, deseo y cualidades atléticas, pero hay otro factor que unido a los demás es el principal catalizador de todo ello; un factor que, sin duda, se daba de forma sublime tanto en Bill como en Zo: el timing de salto. Puedes saltar mucho y no ser un gran taponador (tenemos muchos ejemplos de ello a lo largo de la historia del baloncesto) o ser una torre de 2,20 m. y tampoco serlo (también hay claros ejemplos), pero si tienes un buen timing de salto ya tienes mucho ganado.

En cierto modo podríamos decir que el timing de salto está estrechamente relacionado con la lectura del juego, puesto que si saltas mucho pero te precipitas llevado más por las ganas que por la cabeza, corres el riesgo de comerte muchas fintas e incluso cometer muchas faltas personales no deseadas. Con templanza, una correcta lectura del juego y un buen conocimiento/observación de tus rivales, tu capacidad para taponar puede subir enteros... Y si a esto le añades las grandes cualidades atléticas y el corazón de Bill y Zo, pues eso, tienes a los dos mejores taponadores puros que el baloncesto ha llegado a ver jamás.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Big M's corner: the offensive rebound master

Si existió una virtud especial en el juego de Moses Malone, que predominara por encima de todas las demás, esa fue, sin ninguna duda, el rebote ofensivo, pues Moses es el más grande reboteador en ataque que ha visto la historia del baloncesto en cualquier época.

No deja de ser curioso que tras varias entregas de esta sección dedicada a la figura de Moses todavía no hubiera centrado ningún capítulo en el tema del rebote ofensivo en particular... Ahora ya no lo podréis decir, pues este post viene a demostrar con datos y números que jamás ha existido mejor reboteador ofensivo en la historia del baloncesto que el gran M.


No son pocas las veces que he visto citar a Dennis Rodman como el mejor... Pero ese es un tema que ya habíamos debatido por aquí en otras ocasiones y al cual no tengo intención de volver esta vez, pues me repetiría en los argumentos y encima es un tema al cual volveremos próximamente en una futura entrega de la recientemente estrenada nueva colección de posts titulada "Face to face". Tampoco tiene mucho sentido entrar en si tal vez Wilt Chamberlain o Bill Russell y sus estratosféricas medias de rebotes en la década de los 60, a tenor de que en aquella época no existían estadísticas que diferenciaran los rebotes defensivos de los ofensivos. A principios de los 70 las medias de rebotes se "humanizaron", lo cual en mi humilde opinión demuestra perfectamente que es dicha época la que debemos nombrar, y tener en cuenta, como el verdadero comienzo del baloncesto moderno.

Así que aquí solo vamos a repasar todos los datos que demuestran tal afirmación; que Moses Malone es el mejor reboteador ofensivo de la historia de nuestro deporte... Al lío:

> Lista de los máximos reboteadores ofensivos de la historia de la NBA:

1º - Moses Malone: 6731
2º - Robert Parish: 4598
3º - Buck Williams: 4526
4º - Dennis Rodman: 4329
5º - Charles Barkley: 4260

Destaca de forma tremenda que haya tan pocos rebotes de diferencia entre el 2º y el 3º, entre el 3º y el 4º o entre el 4º y el 5º, mientras que Moses le lleva 2129 de ventaja a Robert Parish, el segundo.

Si a esta lista le añadimos los rebotes ofensivos capturados en la ABA, el tremendo récord absoluto de Moses se dispara todavía más.

> Lista de los máximos reboteadores ofensivos de la historia de la NBA/ABA (combinadas):

1º - Moses Malone: 7382
2º - Artis Gilmore: 4816
3º - Robert Parish: 4598
4º - Buck Williams: 4526
5º - Dennis Rodman: 4329

Pero por si os queda algún tipo de duda, y teniendo en cuenta que estas listas históricas totales acostumbran a favorecer a jugadores que permanecieron más temporadas en activo con respecto a otros que tuvieron que retirarse antes, por el motivo que fuera, vamos con los récords individuales de rebotes ofensivos en un solo partido o temporada.

> Más temporadas liderando la NBA en rebotes ofensivos: Moses Malone (8)

> Más temporadas consecutivas liderando la NBA en rebotes ofensivos: Moses Malone (7)

> Media de rebotes ofensivos por partido (carrera) más alta de la historia: Moses Malone (5,1)

> Más rebotes ofensivos en una temporada: Moses Malone (587) en la temporada 1978-79

> Más rebotes ofensivos en un solo partido: Moses Malone (21) el 11 de Febrero de 1982

Como curiosidad añadir este par de récords que curiosamente no pertenecen a Moses.

> Más rebotes ofensivos en una media parte: Charles Barkley (13) el 4 de Marzo de 1987

> Más rebotes ofensivos en un solo cuarto: Charles Barkley (11) el 4 de Marzo de 1987 y Larry Smith (11) el 23 de Marzo de 1986

¿Todavía hay alguien que dude?

lunes, 5 de noviembre de 2012

Face to face 01: Magic Johnson & John Stockton... Y la visión de juego

Pocos jugadores han habido a lo largo de la historia del baloncesto, por no decir ninguno, con una visión de juego tan grande y absolutamente sublime como la de Earvin Johnson Jr. y John Houston Stockton. En mi opinión solo ha existido otro jugador que se les pueda llegar a comparar: Larry Joe Bird... Aunque no jugara de base. Luego, evidentemente, están jugadores como Steve Nash, Oscar Robertson o Jason Kidd, por poner solo tres ejemplos, pero en mi humilde opinión, por más grande que fuera su visión de juego, están situados en un segundo peldaño, tras el don innato y absolutamente descomunal de los tres primeros mencionados.

Aquí, en esta primera entrega de "Face to face", vamos a dejar aparte a Larry Legend y nos vamos a centrar en Magic y Stockton, puesto que ambos ocupaban la misma posición en la cancha, la de base, y centraban prioritariamente su juego en asistir y crear opciones de tiro fáciles para sus compañeros.





Tanto Earvin como John poseían una visión de juego privilegiada, que les otorgaba un control de la situación sobre la cancha prácticamente inhumano... O al menos fuera del alcance de los meros mortales. Iban siempre un paso por delante del resto y mientras otros bases ordenaban colocarse correctamente a sus compañeros, intentaban meter balones a los pívots o penetraban para tratar de romper defensas y así poder doblar balones a los tiradores o a algún compañero que quedara en buena posición cerca del aro, Earvin y John sacaban pases literalmente de una chistera y conseguían, a menudo, hacer llegar el balón al mejor destino posible haciéndolo pasar a través de toda la defensa rival. Ambos poseían una precisión tremenda y actuaban con una rapidez de manos tal que apenas le daban opción a las defensas rivales de poder cortar sus pases.

Pero con todas estas coincidencias entre ellos ¿cual era la diferencia?... Básicamente existen dos grandes diferencias, siempre refiriéndonos a su visión de juego y capacidad de pase (aquí no estamos comparando otros aspectos de su juego).

La primera y más obvia: la espectacularidad de Magic frente a la sobriedad de Stockton. No hace falta decir que Magic ha sido uno de los jugadores que más espectáculo ha dado sobre una cancha de baloncesto... Y como espectáculo me refiero a magia pura, no a despliegue de poderío físico en forma de mates demoledores o acrobacias infinitas en el aire. Magic podía realizar las acciones más espectaculares del partido sin despegar apenas los pies del suelo, basándose simplemente en su don innato para el espectáculo y esa capacidad inaudita para realizar el pase más preciso mientras miraba (y sonreía) a la octava fila del Great Western Forum. John Stockton, por su lado, era la antítesis del espectáculo. Jamás arriesgó lo más mínimo en acción alguna y si daba un pase sin mirar (que también los daba), era lo justo para engañar al defensor, pero de forma tan sutil que el público apenas apreciaba que había acabado de presenciar un "no looking pass".

La segunda y no tan obvia: la espontaneidad de Magic frente a la mayor y más estructurada lectura del juego de Stockton. Sí, en realidad esos dones innatos tan sensacionales de ambos partían de unas bases ciertamente distintas. Magic era, como su apodo bien indica, la magia pura. Agarraba el balón, lo comenzaba a botar y simplemente dejaba fluir su talento innato para crear juego. En ocasiones penetraba o realizaba sus típicos reversos y en plena carrera decidía, según las circunstancias, si culminar la penetración en forma de bandeja, doblar el balón a algún jugador interior bien situado, soltar el balón para un alley-oop de algún compañero o simplemente terminar la acción con un pase nunca visto que dejaba absolutamente vendidos a los defensores, pues por más empeño que ellos pusieran, eran simples humanos a merced de un don celestial. Tampoco es que Magic fuera todo improvisación, pues su conocimiento y capacidad de lectura del juego eran privilegiados, pero sí que es cierto que le daba mucha más cancha a la creatividad y a la fantasía.

Stockton, mucho más calculador y estratega, contemplaba su entorno cual mariscal de campo y en unas décimas de segundo comprendía perfectamente lo que allí iba a suceder y decidía cual era el sitio idóneo donde colocar el balón. Tal vez esto también podría considerarse improvisación, pero no lo era, simplemente su mente iba a más revoluciones que las del resto de jugadores (¡qué bien lo definía Andrés Montes!) y era capaz de adelantarse casi siempre a los demás. Precisamente por culpa de ese don (aunque dije que nos ceñiríamos exclusivamente a la visión de juego y capacidad de pase) Stockton es el líder histórico de la NBA en robos de balón, por delante de otros ilustres "ladrones" con físicos mucho más atléticos.

Dos grandes pasadores con estilos muy distintos, aunque igual de efectivos. Dos genios del baloncesto. Uno siempre al servicio de su equipo. El otro al servicio de su equipo y del público por igual... Y siempre con una sonrisa en la cara. Ambos, a su manera, han contribuido a hacer más grande nuestro deporte, pues la historia del baloncesto está forjada por mitos y leyendas.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Monográfico 15: Tim Duncan

Timothy Theodore Duncan - Christiansted (Islas Vírgenes) 25-4-1976 - Ala-pívot - 2,11 m. - Wake Forest (NCAA) - San Antonio Spurs (NBA) - Campeón de la NBA con los Spurs en 1999, 03, 05, 07 y 14 - Rookie del año de la NBA en la temporada 1997-98 - 2 MVP's de la NBA - 3 MVP's de las finales NBA - 10 veces en el equipo ideal del año - 3 veces en el 2º equipo ideal del año - 2 veces en el 3º equipo ideal del año - 8 veces en el equipo ideal defensivo del año - 7 veces en el 2º equipo ideal defensivo del año - 15 veces All-Star - Bronce Olímpico en Atenas '04












Portadas famosas de Sports Illustrated: