The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

jueves, 31 de diciembre de 2015

Anécdotas y divagaciones baloncestísticas de un lunático: Carta a Moses Malone

"""Más que algún resumen con lo más destacado del año o, simplemente, un post cualquiera, de trámite, lo único que pura y simplemente mi cuerpo me ha pedido publicar como última entrada del año es lo siguiente... las líneas que podéis leer a continuación"""

La llama de mi amor por el baloncesto se encendió un fin de semana cualquiera de 1987, mientras estaba viendo, en diferido, el partido All-Star de ese año, disputado en Seattle, en el cual brillasteis por encima de todos un chaval llamado Tom Chambers y tú. Chambers lo hizo muy bien, Magic repartió juego y dio espectáculo, Julius dejó muestras de una clase incomparable en su último año profesional, Larry brilló en el concurso de triples, Michael asombró en el de mates, pero fuiste tu quién te alojaste para siempre jamás en lo más profundo de mi alma y mi pasión por el deporte de la canasta... tú fuiste quién prendió con más fuerza la llama.

Muchos aficionados al baloncesto que comenzaron a seguir la NBA en aquella época se definen como seguidores acérrimos de los Lakers, otros como incondicionales de los Celtics e incluso muchos como fieles seguidores de los Bulls... yo siempre fui del equipo donde tú jugaras. Fui de los Bullets durante dos temporadas, de los Hawks durante tres e incluso cuando ya muy mayor fichaste por los Bucks fui de los cerveceros de Milwaukee.

Recuerdo como si fuera ayer mismo cuando pude ver, por primera vez, un partido tuyo en directo a altas horas de la madrugada, justo un año después, cuando disputaste el partido de las estrellas de Chicago 1988. Recuerdo como si fuera ayer mismo el momento en el cual me enteré de que finalmente no habías sido seleccionado, injustamente, para disputar el All-Star de Miami 1990, y recuerdo como le di un puñetazo a la pared de mi habitación rebosante de ira. Recuerdo como si fuera ayer mismo el día en que tuve la oportunidad de verte en persona en Girona... también recuerdo como si fuera ayer mismo aquel último año en San Antonio, en el que simplemente desapareciste a media temporada sin dejar rastro, después de anotar un triple desde prácticamente el otro lado de la cancha en tu último partido como profesional. Así debía ser, completamente distinto de como había sido con Julius y con Kareem apenas unos años antes. A ti no te iba mucho la parafernalia; simplemente un buen día desapareciste, como Batman cuando termina una misión, sin más.

Ahora te has ido para siempre, para no volver, dejando un vacío en mi alma que jamás volverá a ser llenado... ni siquiera Olajuwon, Webber o Pau, con todo el aprecio que les he tenido, y les tengo, y lo de cerca que he llegado a seguir también sus carreras, pueden llenarlo; es algo absolutamente irreemplazable que no puede ser explicado con simples palabras.

Añadir, como simple y absurda curiosidad personal, que siempre me jodió no haber sido nunca un gran reboteador, como tú, jugando al baloncesto. Para más inri, un amigo mio con el que siempre jugaba, sí era reconocido por ser un buen reboteador, especialmente ofensivo, pero mis circunstancias físicas y eternos problemas de rodillas nunca me permitieron ser un gran reboteador... yo siempre fui reconocido por mi gancho, además de destacar más como taponador y pasador desde el poste que como reboteador, lo cual me emparentaba mucho más con Kareem que contigo en ese aspecto... curiosidades de la vida.

Cuando durante estos últimos días he estado viendo resúmenes con lo más destacado del año, no he podido evitar mandarlo todo al carajo y decir: ¡A la mierda! para mi este año solo ha habido una noticia... Moses Malone nos ha dejado... y demasiado pronto, pues nadie, en mi humilde opinión, debería morir tan joven.

Nunca dejaré de darle las gracias a Pau por haber hecho un poco más llevadera mi pena en aquella triste semana de Septiembre. Cuando cuajó aquella asombrosa actuación contra Francia, y más concretamente cuando explotó con aquel mate decisivo por encima de su defensor, estallé en gritos y lágrimas sacando toda la rabia y pena acumuladas... algo que solo pueden entender los que me conozcan bien y saben que no soy una persona muy dada a exteriorizar mis sentimientos. Pau, en cierto modo, te hizo el mejor homenaje posible.

Que se preparen Wilt y compañía, pues ya no van a poder dominar los tableros como acostumbraban por allí arriba... ahora los rebotes van a ir a precio de oro... y qué pena la necedad de los Sixers; ahora dicen que van a retirar tu dorsal, pero para mi es demasiado tarde... la han jodido y es una de esas cosas sin posibilidad de ser enmendada, hagan lo que hagan, para mi ya no es lo mismo...

...cuenta una leyenda urbana de Philadelphia que jamás retiraron tu dorsal porque tú exigiste que se retiraran los de todo el equipo que fue campeón en 1983... de ser cierto vendría a demostrar tu enorme capacidad humana; esa calidad humana que tanto te agradece siempre Charles Barkley, entre muchos otros, y que te llevó a ser la más humilde de entre todas las superestrellas de la NBA... ¿O acaso no es ser terriblemente humilde, siendo el mejor jugador del mundo, llegar a los Sixers diciendo a tus compañeros que no se preocupen por hacerte llegar balones, que tiren a canasta y que tú ya te encargarás de ir a por los rebotes?

Si a menudo no has sido tan reconocido como otros gigantes de la historia de la NBA es por un único y simple motivo; porque tu legado es tan grande que no puede ser medido con los mismos parámetros con los que muchos aficionados miden al resto... además de los puntos, los rebotes y los trofeos, tú cambiaste las reglas del juego, impartiste muchas lecciones... y no solo de baloncesto, y fuiste la estrella más rutilante durante varios años jugando con la mentalidad de un obrero que simplemente va a fajarse y a hacer su trabajo... incomparable, ejemplar, inapreciable por muchos simples aficionados... y como dijo una vez de ti Ramón Trecet, y a mi se me quedó grabado por los siglos de los siglos, demoledor.

En algún momento llegué incluso a plantearme cerrar el blog, aunque finalmente decidí seguir, pues todavía quedaban cosas que publicar, pero está claro que este año ha sido un punto de inflexión para este humilde blog... ya nada volverá a ser lo mismo.

Otra confesión inconfesable... para mis adentros pensaba que algún día, antes de que el blog llegara a su décimo aniversario, intentaría, y tal vez lograría, realizarte una entrevista... ahora esto suena un poco absurdo, pero es un ejemplo perfecto de aquella frase que dice que en esta vida, si deseas algo de verdad, hazlo, no te lo pienses mucho, pues el tren puede irse y no volver a pasar otra vez.

Sin más, muchas gracias por todo; te deseo lo mejor allá donde estés... y si allí también juegas a baloncesto, compadezco a los demás jugadores, aunque en realidad debería alegrarme por ellos, pues como dijo Charles Barkley, todo aquel que ha jugado contigo ha terminado siendo mejor persona de lo que era antes.


Lo que cuenta no es la fuerza del cuerpo, sino la fuerza del espíritu (J.R.R. Tolkien)


No vayas donde guía el camino, ve donde no hay camino y deja huella (Ralph Waldo Emerson)


El trabajo y la lucha llaman siempre a los mejores (Séneca)

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Feliz Navidad... ¡De espaldas al aro!: porque no solo los pívots deben saber jugar en el poste bajo

Fo Fo Fo os desea felices fiestas con una selección de movimientos de espaldas al aro ejecutados por jugadores exteriores. Si a principios de este año dedicamos una entrada a los dos mayores maestros del arte del juego de pies en el poste bajo, ahora toca otro post complementario, que puede venir de perlas a los jugadores jóvenes que piensen que las posiciones exteriores no tienen porque saber jugar de espaldas al aro...

...Se trata de tres jugadores: un base, un escolta y un alero bajo, para más variedad, que fueron auténticos maestros jugando de espaldas al aro. Gary Payton fue un base realmente sensacional posteando, que a menudo llevaba a su defensor al poste bajo, especialmente si era más bajo o menos fuerte que él. Tampoco es que Payton fuera un base de más de dos metros, a lo Magic Johnson (medía poco más de 1,90), pero era un auténtico maestro en estas artes.

> Gary Payton:


Poco se puede decir de Michael Jordan que no se haya dicho ya cientos de veces, pero entre muchísimas otras cosas, His Airness también fue un auténtico genio llevando a sus defensores al poste bajo y anotando una y otra vez desde esa posición sin que pudieran hacer nada para pararle, especialmente con su letal fade away.

> Michael Jordan:


Y por último Bernard King, jugador al que nunca nos cansaremos de reivindicar en este blog... en mi humilde opinión la más pura esencia del anotador letal; un competidor nato que cuando saltaba a la cancha se autoprohibía la más mínima sonrisa y se convertía en una auténtica pesadilla para sus defensores, a los que le encantaba llevar al poste bajo, donde era un maestro insuperable.

> Bernard King:

domingo, 20 de diciembre de 2015

Desde la HRMSJ: Mis 101 temas favoritos de todos los tiempos 050

JAHEIM: COULD IT BE - 2001


SPARKLE & R. KELLY: BE CAREFUL - 1998


WARREN G & NATE DOGG: REGULATE - 1994


LUNIZ (Con Michael Marshall): I GOT 5 ON IT - 1995


KOOL & THE GANG: CHERISH - 1985

lunes, 23 de noviembre de 2015

Una noche cualquiera en la vida de Hakeem Olajuwon (11 de Noviembre de 1989)

Temporada 1989-90, 11 de Noviembre, los Houston Rockets (3-2) recibían a los Utah Jazz (3-1) a principios de la temporada regular. Hakeem Olajuwon fue la gran estrella del encuentro ganado por los Rockets (100-92). Aparte de Olajuwon, también destacaron Otis Thorpe (14 puntos, 12 rebotes y 4 asistencias), Mitchell Wiggins (16 puntos y 5 rebotes), Buck Johnson (16 puntos y 4 rebotes) y Sleepy Floyd (14 puntos y 7 asistencias) por parte de los Rockets y Karl Malone (21 puntos y 10 rebotes), Darrell Griffith (20 puntos, 5 rebotes y 3 robos de balón) y John Stockton (11 puntos y 15 asistencias) por parte de los Jazz.


Hakeem Olajuwon dió un verdadero clínic de baloncesto sobre la cancha, terminando el encuentro con 24 puntos (en una serie de 10 de 22 en tiros de campo), 21 rebotes, 12 tapones, 5 robos de balón y 2 asistencias.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Big M's corner: las actuaciones de Moses Malone en los playoffs de la década de los 80

Dicen que para evaluar debidamente el nivel de un gran jugador es casi más importante comprobar sus prestaciones en playoffs (cuando llega la hora de la verdad) que sus estadísticas de temporada regular. El caso de Moses Malone es difícil de ser comparado con otros colosos de primer nivel como Magic Johnson, Larry Bird, Michael Jordan o Bill Russell, por poner cuatro ilustres ejemplos, puesto que todos ellos estuvieron prácticamente siempre en equipos candidatos al anillo o, al menos, muy poderosos. Moses, lamentablemente, pasó algunos de sus mejores años a nivel individual en equipos con pocas aspiraciones, aunque se las apañara para, prácticamente él solo, llevar a unos "mediocres" Houston Rockets hasta la mismísima final de la NBA en 1981... y digo todo esto porque a nivel de computar estadísticas de carrera en playoffs, Moses está en desventaja con todos estos astros por el simple motivo de que "gastó" demasiadas temporadas en equipos sin aspiraciones al anillo, con lo cual su número de partidos de playoffs disputados es bastante inferior al de jugadores como Kareem Abdul-Jabbar o Tim Duncan.

En ese aspecto son más fieles a la realidad las estadísticas de temporada regular, pues ahí todos estos colosos de la historia de la NBA juegan en igualdad de condiciones, por razones obvias, pero dejando aparte el volumen de partidos de playoffs disputados, siempre nos queda poder echar un vistazo a lo que Moses hizo en playoffs durante la gloriosa década de los 80. En los 70 ya disputó algunos partidos de playoffs, pero pocos debido a la floja plantilla que tenía alrededor. En los 90 ya estaba al borde de la retirada y además muy diezmado por una hernia discal de la que fue operado en 1992. Con lo cual si queremos evaluar sus principales actuaciones en los playoffs de la NBA debemos irnos irremediablemente a la década de los 80... y eso es lo que vamos a hacer a continuación, desde los playoffs de 1980, todavía en los Houston Rockets, hasta los de 1989, ya en las filas de los Atlanta Hawks. Una década de los 80 donde Moses Malone fue, sin ninguna duda, el center más grande.

CON LOS HOUSTON ROCKETS

NBA Playoffs 1980


Primera ronda: Houston Rockets 2 - San Antonio Spurs 1

Moses Malone promedió 27,0 puntos por partido en esta serie (10 puntos en el primer partido, 34 en el segundo y 37 en el tercero). No existen datos sobre los rebotes y otros apartados estadísticos.

Segunda ronda: Boston Celtics 4 - Houston Rockets 0

Moses Malone promedió 25,0 puntos por partido en esta serie (27 puntos en el primer partido, 17 en el segundo, 28 en el tercero y 28 de nuevo en el cuarto). No existen datos sobre los rebotes y otros apartados estadísticos.

En el global de los playoffs Moses Malone promedió 25,9 puntos, 13,9 rebotes (líder de los playoffs), 2,3 tapones y 1,0 asistencias.

NBA Playoffs 1981


Primera ronda: Los Angeles Lakers 1 - Houston Rockets 2

Moses Malone promedió 31,3 puntos por partido en esta serie (38 en el primer partido, 33 en el segundo y 23 en el tercero). No existen datos sobre los rebotes y otros apartados estadísticos.

Segunda ronda: San Antonio Spurs 3 - Houston Rockets 4

Moses Malone promedió 28,1 puntos por partido en esta serie (27 puntos en el primer partido, 21 en el segundo, 41 en el tercero, 17 en el cuarto, 34 en el quinto, 36 en el sexto y 21 en el séptimo). No existen datos sobre los rebotes y otros apartados estadísticos.

Finales de Conferencia: Kansas City Kings 1 - Houston Rockets 4

Moses Malone promedió 27,4 puntos por partido en esta serie (29 puntos en el primer partido, 18 en el segundo, 12 en el tercero, 42 en el cuarto y 36 en el quinto). No existen datos sobre los rebotes y otros apartados estadísticos.

Finales NBA: Boston Celtics 4 - Houston Rockets 2

Moses Malone promedió 22,2 puntos, 16,3 rebotes, 2,2 tapones y 1,3 asistencias por partido en esta serie (13 puntos en el primer partido, 31 en el segundo, 23 en el tercero, 24 en el cuarto, 20 en el quinto y 23 en el sexto). No existen datos sobre los rebotes y otros apartados estadísticos partido a partido.

En el global de los playoffs Moses Malone promedió 26,8 puntos14,5 rebotes, 1,7 asistencias, 1,6 tapones y 0,6 robos de balón.

NBA Playoffs 1982


Primera ronda: Seattle Supersonics 2 - Houston Rockets 1

Moses Malone promedió 24,0 puntos, 17,0 rebotes, 3,3 asistencias, 0,7 tapones y 0,7 robos de balón por partido en esta serie (20 puntos en el primer partido, 28 en el segundo y 24 en el tercero). No existen datos sobre los rebotes y otros apartados estadísticos partido a partido.

En el global de los playoffs Moses Malone promedió 24,0 puntos, 17,0 rebotes (líder de los playoffs), 3,3 asistencias, 0,7 tapones y 0,7 robos de balón. Además tuvo el tercer mejor porcentaje de tiros libres de los playoffs (93,3%).

CON LOS PHILADELPHIA 76ers

NBA Playoffs 1983


Primera ronda: los Sixers estaban automáticamente clasificados para la segunda ronda por haber terminado la temporada regular como líderes de conferencia.

Segunda ronda: Philadelphia 76ers 4 - New York Knicks 0

Moses Malone promedió 31,3 puntos, 15,5 rebotes, 2,0 tapones y 2,0 asistencias en esta serie (37 puntos, 17 rebotes, 4 asistencias y 3 tapones en el primer partido, 30 puntos, 17 rebotes, 3 tapones y 1 asistencia en el segundo, 28 puntos, 14 rebotes y 2 asistencias en el tercero y 29 puntos, 14 rebotes, 2 tapones y 1 asistencia en el cuarto).

Finales de Conferencia: Philadelphia 76ers 4 - Milwaukee Bucks 1

Moses Malone promedió 22,0 puntos, 14,4 rebotes, 2,2 tapones y 0,8 asistencias en esta serie (14 puntos, 12 rebotes, 2 tapones y 2 robos de balón en el primer partido, 26 puntos, 17 rebotes, 1 tapón, 1 asistencia y 1 robo de balón en el segundo, 25 puntos, 14 rebotes, 2 tapones y 1 asistencia en el tercero, 17 puntos, 12 rebotes, 2 tapones, 2 asistencias y 2 robos de balón en el cuarto y 28 puntos, 17 rebotes, 4 tapones y 2 robos de balón en el quinto).

Finales NBA: Philadelphia 76ers 4 - Los Angeles Lakers 0

Moses Malone promedió 25,8 puntos, 18,0 rebotes, 2,0 asistencias, 1,5 tapones y 1,5 robos de balón en esta serie (27 puntos, 18 rebotes, 3 tapones y 2 robos de balón en el primer partido, 24 puntos, 12 rebotes y 1 asistencia en el segundo, 28 puntos, 19 rebotes, 6 asistencias y 3 robos de balón en el tercero y 24 puntos, 23 rebotes, 3 tapones, 1 asistencia y 1 robo de balón en el cuarto).

En el global de los playoffs Moses Malone promedió 26,0 puntos, 15,8 rebotes (líder de los playoffs), 1,9 tapones, 1,5 asistencias y 1,5 robos de balón.

NBA Playoffs 1984


Primera ronda: Philadelphia 76ers 2 - New Jersey Nets 3

Moses Malone promedió 21,4 puntos, 13,8 rebotes, 2,2 tapones y 1,4 asistencias en esta serie (20 puntos, 11 rebotes, 1 tapón y 1 asistencia en el primer partido, 25 puntos, 12 rebotes y 2 asistencias en el segundo, 21 puntos, 17 rebotes, 5 tapones y 1 asistencia en el tercero, 22 puntos, 15 rebotes, 3 tapones y 1 asistencia en el cuarto y 19 puntos, 14 rebotes, 2 tapones y 2 asistencias en el quinto).

En el global de los playoffs Moses Malone promedió 21,4 puntos, 13,8 rebotes, 2,2 tapones y 1,4 asistencias. Además tuvo el tercer mejor porcentaje de tiros libres de los playoffs (96,9%).

NBA Playoffs 1985


Primera ronda: Philadelphia 76ers 3 - Washington Bullets 1

Moses Malone promedió 17,8 puntos, 8,3 rebotes, 2,3 tapones, 2,3 asistencias y 2,3 robos de balón en esta serie (26 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 6 robos de balón y 1 tapón en el primer partido, 10 puntos, 14 rebotes, 5 tapones y 1 robo de balón en el segundo, 17 puntos, 6 rebotes, 2 tapones, 2 robos de balón y 1 asistencia en el tercero y 18 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 1 tapón en el cuarto).

Segunda ronda: Milwaukee Bucks 0 - Philadelphia 76ers 4

Moses Malone promedió 25,0 puntos, 9,5 rebotes, 1,5 tapones, 1,3 asistencias y 0,8 robos de balón en esta serie (27 puntos, 6 rebotes y 2 tapones en el primer partido, 25 puntos, 6 rebotes, 2 asistencias, 1 tapón y 1 robo de balón en el segundo, 17 puntos, 13 rebotes y 1 tapón en el tercero y 31 puntos, 13 rebotes, 3 asistencias, 2 tapones y 2 robos de balón en el cuarto).

Finales de Conferencia: Boston Celtics 4 - Philadelphia 76ers 1

Moses Malone promedió 18,2 puntos, 13,4 rebotes, 2,0 asistencias, 1,4 tapones y 1,0 robos de balón en esta serie (19 puntos, 10 rebotes, 1 tapón y 1 robo de balón en el primer partido, 20 puntos, 13 rebotes, 1 tapón y 1 asistencia en el segundo, 18 puntos, 16 rebotes, 4 robos de balón y 3 asistencias en el tercero, 21 puntos, 13 rebotes, 4 tapones y 3 asistencias en el cuarto y 13 puntos, 15 rebotes, 3 asistencias y 1 tapón en el quinto).

En el global de los playoffs Moses Malone promedió 20,2 puntos, 10,6 rebotes, 1,8 asistencias, 1,7 tapones y 1,3 robos de balón.

NBA Playoffs 1986


Moses Malone se perdió los playoffs por lesión.

CON LOS WASHINGTON BULLETS

NBA Playoffs 1987


Primera ronda: Detroit Pistons 3 - Washington Bullets 0

Moses Malone promedió 20,7 puntos, 12,7 rebotes, 1,7 asistencias y 1,0 tapones en esta serie (14 puntos, 12 rebotes, 3 asistencias y 2 tapones en el primer partido, 17 puntos y 10 rebotes en el segundo y 31 puntos, 16 rebotes, 2 asistencias y 1 tapón en el tercero).

En el global de los playoffs Moses Malone promedió 20,7 puntos, 12,7 rebotes, 1,7 asistencias y 1,0 tapones. Además tuvo el quinto mejor porcentaje de tiros libres de los playoffs (95,2%).

NBA Playoffs 1988


Primera ronda: Detroit Pistons 3 - Washington Bullets 2

Moses Malone promedió 18,6 puntos, 11,2 rebotes, 1,4 asistencias, 0,8 tapones y 0,6 robos de balón en esta serie (21 puntos, 13 rebotes y 1 robo de balón en el primer partido, 12 puntos, 14 rebotes y 3 asistencias en el segundo, 23 puntos, 9 rebotes, 2 tapones y 1 asistencia en el tercero, 22 puntos, 8 rebotes y 1 robo de balón en el cuarto y 15 puntos, 12 rebotes, 3 asistencias, 2 tapones y 1 robo de balón en el quinto).

En el global de los playoffs Moses Malone promedió 18,6 puntos, 11,2 rebotes, 1,4 asistencias, 0,8 tapones y 0,6 robos de balón.

CON LOS ATLANTA HAWKS

NBA Playoffs 1989


Primera ronda: Atlanta Hawks 2 - Milwaukee Bucks 3

Moses Malone promedió 21,0 puntos, 12,0 rebotes, 1,8 asistencias, 1,4 robos de balón y 0,8 tapones en esta serie (23 puntos, 13 rebotes, 2 robos de balón y 1 asistencia en el primero, 19 puntos, 8 rebotes, 2 robos de balón, 1 tapón y 1 asistencia en el segundo, 14 puntos, 6 rebotes y 1 robo de balón en el tercero, 24 puntos, 17 rebotes, 2 tapones y 2 asistencias en el cuarto y 25 puntos, 16 rebotes, 5 asistencias, 2 robos de balón y 1 tapón en el quinto).

En el global de los playoffs Moses Malone promedió 21,0 puntos, 12,0 rebotes, 1,8 asistencias, 1,4 robos de balón y 0,8 tapones.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Desde la HRMSJ: Mis 101 temas favoritos de todos los tiempos 045

STEVIE WONDER: MASTER BLASTER (JAMMIN') - 1980


BOB MARLEY: THREE LITTLE BIRDS - 1977


TRIANA: LUMINOSA MAÑANA - 1975


PACO DE LUCIA: ENTRE DOS AGUAS - 1975


KENNY G & BRIAN McKNIGHT: CARELESS WHISPER - 2004

sábado, 31 de octubre de 2015

domingo, 25 de octubre de 2015

lunes, 12 de octubre de 2015

Big M's Corner: muere el hombre, nace el mito

Se acostumbra a pronunciar frases tipo "el tiempo lo pone todo en su lugar", "todo termina cayendo por su propio peso"... Tal vez ahora, tras el fallecimiento de Moses Malone, la muerte del hombre, nazca el mito, la leyenda, con toda la fuerza y magnitud que realmente merece...

Siempre he dicho, o escrito, que Moses Malone es la superestrella más infravalorada de la historia de la NBA. Todos sabemos que hay otros grandes jugadores excesivamente infravalorados, incluso más infravalorados que Moses; desde Fat Lever hasta Artis Gilmore, pasando por Andrew Toney o Gus Johnson, pero a lo que yo me refiero es al más infravalorado de entre los 15 o 20 más grandes de todos los tiempos... Y ahí está claro que Moses es el más infravalorado, el que siempre acostumbra a aparecer en posiciones más bajas de las que merece en todo tipo de rankings y el más olvidado cuando se habla de los cinco o seis mejores de siempre en su posición.

Una prueba concluyente: buscamos a las únicas leyendas de la historia de la NBA que han logrado tres o más trofeos de MVP de la temporada a lo largo de sus carreras y analizamos su reconocimiento... Kareem Abdul-Jabbar con 6, Michael Jordan y Bill Russell con 5, Wilt Chamberlain y LeBron James con 4 y Moses Malone, Magic Johnson y Larry Bird con 3.

¿Cual es el más infravalorado de todos ellos? Moses Malone, sin ninguna duda. Todos estos jugadores aparecen siempre entre los 10 mejores de todos los tiempos en cualquier ranking (con la única excepción muy ocasional de LeBron, puesto que al ser un jugador todavía en activo hay quién puede omitirlo en favor de otros con sus carreras ya completadas... Pero todos sabemos que está), menos Moses, que a menudo es colocado de la doceava posición para abajo, llegando a haberlo visto incluso más abajo de la veinteava posición... Tremendo.

¿Cuales son las razones de sus detractores? ¿O de quienes simplemente lo acostumbran a omitir en favor de otros jugadores?... Que no era un gran taponador, que no era un pívot con un físico tan poderoso como el de Wilt o Shaq, que tampoco tenía unas condiciones atléticas como las de Abdul-Jabbar o David Robinson, que tenía las manos pequeñas, que simplemente era un gran anotador y reboteador, pero no era tan completo como otros centers, que no era un jugador espectacular, que no le gustaba hablar demasiado ni conceder muchas entrevistas, que no era mediático, que no era glamuroso, que no era simpático... ¡Al carajo todos!

Hay casos de jugadores que no son ni glamurosos ni mediáticos, pero que siempre han estado valorados en su justa medida, como Tim Duncan.

Hay casos de pívots que sin ser grandes taponadores han estado incluso sobrevalorados, o cuanto menos muy bien valorados en comparación a otros, como Wes Unseld en los 70 o Marc Gasol en la actualidad.

Hay casos como el de Darryl Dawkins (que en paz descanse también), que teniendo las manos mucho más grandes que las de Moses, un físico mucho más atlético, un salto mucho más poderoso, un estilo mucho más espectacular, e incluso siendo mucho más mediático, glamuroso y simpático que Moses, no le llegaba ni a la suela de los zapatos... Y no es una exageración.

¿Que no le gustaba hablar demasiado ni era muy simpático con la prensa? Cuando se convirtió en el primer jugador de la historia en llegar a ser profesional sin pasar por la NCAA, todo ello aderezado por el hecho de ser un muchacho introvertido y de origen humilde, tuvo que aguantar muchísima mierda por parte de aquella sociedad a la que un muchacho negro de pueblo acababa de romperle sus sagradas reglas... Muchas críticas que lo tildaban de paleto, de profesional poco formado y de falto de educación... Son cosas que ahora mismo nadie recuerda, pero que él tuvo que sufrir durante mucho tiempo... Posteriormente los tiempos fueron cambiando y con Shawn Kemp, Kevin Garnett, Kobe Bryant, LeBron James y tantas otras estrellas que también se saltaron el baloncesto universitario, ya nadie se atrevió a difamar a un jugador por ese motivo, pero aquí quiero dejar constancia de que a Moses, en su momento, se le difamó, y mucho, a lo cual no ayudó demasiado su carácter introvertido, su voz gutural, y su escaso "don de gentes". Con todo esto, es normal que terminara siendo un poco arisco con la prensa y se limitara a cumplir con algunas ruedas de prensa y poco más... Yo hubiera hecho lo mismo.

A Moses se le critica que jamás fuera un excelso taponador, cuando medía 2,08 m. y no poseía un físico de superatleta precisamente, mientras que al dominante e imparable Shaquille O'Neal nunca se le critica por no haber logrado jamás, en ninguna temporada, ser máximo reboteador de la NBA... Bueno, ni máximo taponador tampoco.

Tal vez Moses no fuera tan buen pasador, ni taponador, como Jabbar, Russell, Chamberlain, Walton, Olajuwon o Robinson... Pero es el mejor reboteador ofensivo de todos los tiempos, tal vez el mejor reboteador, en términos generales, de todos los tiempos, a pesar de tener un físico menos prodigioso que el de la mayoría de otros centers ilustres. Fue el mejor de todos ellos provocando faltas y yendo a la línea de tiros libres... Solo Karl Malone ha anotado más tiros libres que él en toda la historia de la competición. En libres lanzados también lo superan (si no contamos los dos años de la ABA) Chamberlain y O'Neal, por razones evidentes, pues ambos recibieron multitud de faltas por parte de sus defensores con el único motivo de mandarlos a la línea de tiros libres (donde eran muy malos) antes que dejarlos anotar con facilidad... El mérito de Moses en este aspecto es doble, pues no solo lograba provocar tantas faltas sin ser enviado adrede como los otros, sino que en cuanto a porcentaje es el mejor lanzador de tiros libres entre todos los grandes centers de la historia de la NBA.

Su dominio ofensivo del poste bajo prácticamente no tiene parangón en la historia del baloncesto, si dejamos aparte a unos pocos elegidos como Hakeem Olajuwon, Kevin McHale (dos auténticos estilistas del juego de pies), Kareem Abdul-Jabbar o Tim Duncan, lo cual nos remite a otra injusticia habitual, pues a menudo se le cataloga como un gran reboteador ofensivo, muy duro bajo el aro (lo cual es cierto, sí), que tampoco era manco en el poste bajo... Cuando la realidad es que poquísimas veces en mi vida he visto a un jugador con más recursos jugando de espaldas al aro, a pesar de no ser un atleta portentoso, que Moses, que poseía un gran juego de pies (sin ser tan plástico como Hakeem), un tiro a la media vuelta muy peligroso, buenos ganchos y semi-ganchos y una gran capacidad para ponerse de cara al defensor e irse por velocidad y recursos técnicos cuando este era más grande o lento que él... En realidad yo solo he visto a un jugador que se le pueda comparar en ese aspecto, tal vez incluso superar: Hakeem Olajuwon. También está Jabbar, aunque de su época más dominante en el poste bajo tampoco he podido ver tantos partidos, y supongo que Chamberlain, pero eso ya no lo he visto en realidad... Todo son imágenes sueltas, suposiciones y sensaciones de que era un jugador con un físico de los 90 que jugaba contra pívots que le llegaban al sobaco... Y luego también está Shaq, por supuesto, pero es que O'Neal siempre me ha dejado esa sensación de que su gran baza era una combinación de tamaño, fuerza y agilidad sin comparación en la historia del baloncesto, pero que a nivel técnico (sin ser malo) estaba muy lejos de Hakeem o Moses.


El pasado 19 de Septiembre, durante el funeral de Moses en la Lakewood Church de Houston, el entrenador de su etapa en los Rockets, Del Harris, pronunció unas palabras que me hicieron emocionar, puesto que yo las vengo diciendo y/o escribiendo desde hace muchísimo tiempo: "Moses en realidad jamás fue tan reconocido como el resto de las 10 o 20 grandes superestrellas de la historia de este juego".

Luego prosiguió: "Nunca se autopromocionó ni se puso por delante de nada ni de nadie. Hizo tantas cosas que nadie sabe... Todo el mundo conoce sus números, pero pocos conocen al hombre, lo divertido que era, lo listo que era y lo buena persona que era", lo cual entronca con lo que escribí más arriba; desde el principio se le quiso dar una imagen de bruto y maleducado que su propio carácter introvertido no ayudó a disipar, pero que ahora, con declaraciones de personas como Del Harris o Charles Barkley, queda patente que eran mentira y que Moses debería ser el espejo donde se miraran todas las estrellas jóvenes de la actualidad... Humilde, poco dado al protagonismo, trabajador duro e incansable y un excelente compañero de equipo y mentor para los novatos.

Charles Barkley, también en su funeral, dijo: "Cuando llegué a los Sixers, en 1984, tuve un buen puñado de hermanos mayores en ese equipo. Yo los veía como hermanos mayores, pero hubo uno de ellos, y a día de hoy todavía sigo sin entender por qué, que me puso bajo su ala. Y ese fue Moses Malone. Me trató como a un hijo".

Barkley prosiguió comentando que tras varios partidos de su temporada rookie se sentía frustrado, pues no conseguía que el entrenador le diera más minutos de juego y en una ocasión le dijo a Moses: "Ya no sé que hacer... Dame un consejo", a lo que Moses le contestó: "Bueno amiguito, estás gordo y eres un vago". Tras esto, Moses lo acogió bajo sus alas, se lo llevó al gimnasio y le hizo perder cinco quilos en una semana. Posteriormente, cuando Barkley le dijo que estaba jugando más y mejor, Moses le contestó: "Pues ahora pierde diez más y ya verás", hasta que Barkley terminó su temporada de novato como titular y siendo elegido en el quinteto ideal de rookies.


Barkley concluyó: "Cada vez que le veía le llamaba papá, le daba un fuerte abrazo y le decía que apreciaba muchísimo todo lo que había hecho por mi. Siento una profunda tristeza porque no voy a poder verlo y llamarle papá ni Big Mo nunca más. Creo que jamás he escuchado a ninguna persona hablar mal sobre Moses en mis viajes. Personalmente me siento bendecido por haber podido conectar con él. Podéis estar seguros de que cualquiera que conectó con él, es ahora una mejor persona".

El gran Julius Erving también le dedicó palabras muy bonitas durante la ceremonia: "Moses lo hizo a su manera. Hay que compararlo con Frank Sinatra, un tipo que lo hizo a su manera y que en el proceso lo cambió todo. Moses no era el más suave ni el más elocuente, pero hay una pequeña lista de cosas que no hizo y otra enorme de cosas que sí pudo hacer. Siento que completó su misión. Siempre tenía una misión, el mensaje que llevaba alrededor de su biblia. Moses hacía lo que predicaba. Amaba a su familia, amaba la vida al máximo y obtuvo el máximo provecho de su tiempo aquí".

Y termino el post con unas palabras de su hijo, Moses Jr., también en el día de su funeral: "Nunca quiso que nos creyéramos más que nadie. Siempre quería asegurarse de que mi hermano y yo ayudáramos a la gente menos afortunada. Eso le hacía muy especial. Mi padre fue mi jugador de baloncesto favorito, pero nunca se lo pude decir. A mi hermano le encanta Shaq y cuando Shaq surgía en una conversación, él decía: Shaq no podría conmigo ¡Aniquilaría a Shaq!... Siempre será el número 1 en mi vida. Fue nuestro mentor, un líder, nos dio orientación. Solo quería que fuéramos mejores personas. Yo creo que incluso nos preparó a mi y a mi hermano para la vida después de él. Siempre será recordado".

martes, 6 de octubre de 2015

El quinteto que fundamentó mi pasión por el baloncesto

Allá entre mediados y finales de la década de los 80, nació una pasión, en lo más profundo de mi corazón, que todavía perdura hoy en día... Y que muy probablemente me llevaré a la tumba. Esta pasión fue fundamentada por un quinteto inigualable que dominó por completo su era, la era más grande que ha conocido la historia del baloncesto.

Posteriormente llegaron otros que también dejaron profunda huella en mi... Hakeem Olajuwon, Shawn Kemp, Chris Webber y Pau Gasol principalmente... Incluso en la época del quinteto en cuestión también hubieron otros que estuvieron ahí y que ayudaron a forjar esa pasión (Dominique Wilkins, Charles Barkley, James Worthy, Patrick Ewing, Kevin McHale...), pero dicho quinteto fue la base de cemento armado sobre la cual se edificó todo lo demás... Y sin la cual probablemente todo hubiera sido muy distinto.

En realidad se trata de un quinteto y un sexto hombre, al que no podía dejar fuera de ninguna de las maneras, puesto que incluso me gusta más que alguno de los que están en el quinteto, pero que debe figurar como sexto hombre porque en el momento de la explosión de mi mencionada pasión, él justo se estaba retirando de la practica profesional de baloncesto y, aunque por los pelos, jamás pude llegar a ver un partido suyo en directo.

Sin más, este es mi homenaje sentido y sincero al quinteto (y el sexto hombre) que fundamentó mi pasión por el baloncesto, y que ahora, al menos en el plano terrenal, ya está incompleto... Gracias por los recuerdos.

El quinteto:

EARVIN JOHNSON JR.


MICHAEL JEFFREY JORDAN


LARRY JOE BIRD


MOSES EUGENE MALONE


KAREEM ABDUL-JABBAR


Y el sexto hombre:

JULIUS WINFIELD ERVING II