Y aquí, tras diez años y dos meses de actividad ininterrumpida, termina la andadura de Fo Fo Fo... (Moses take us to the promised land). Solo agradecer de todo corazón vuestro interés en mi humilde trabajo, vuestra compañía y añadir que me siento feliz por la experiencia y por todas las amistades fraguadas gracias a esta actividad bloguera. Sed felices, disfrutad del baloncesto y, si todavía no os habéis cansado de mi, emplazaros, después del verano, a otro sitio que espero que también sea de vuestro interés, Fo Fo Fo 2.0:


http://fofofo2.blogspot.com/


Será distinto, sin las secciones habituales de este blog, con artículos más elaborados pero mucho más espaciados en el tiempo; todo más pausado, pero, en definitiva, con el mismo espíritu, con la misma alma.


Y recordad siempre que la vida puede ser maravillosa.


domingo, 15 de julio de 2018

Una noche cualquiera en la vida de Lafayette Lever (2 de Marzo de 1988)

Temporada 1987-88, 2 de Marzo, los Denver Nuggets (34-21) recibían a los Cleveland Cavaliers (28-30) con la importante baja de Alex English, uno de los mejores anotadores de la competición. Ante la baja de English, Fat Lever se echó el equipo a las espaldas, logrando la victoria para su equipo (99-81). Además de Lever, también brillaron Michael Adams (23 puntos y 7 asistencias) y Danny Schayes (13 puntos, 10 rebotes, 2 tapones y 2 robos de balón) por parte de los Nuggets y Ron Harper (13 puntos, 8 asistencias, 6 rebotes y 3 robos de balón), Larry Nance (15 puntos, 8 rebotes y 2 tapones) y Brad Daugherty (15 puntos y 3 rebotes) por parte de los Cavaliers.


Lafayette Lever volvió a demostrar su dimensión de all-around player total y de reboteador excepcional para sus escasos 1,90 m., terminando el encuentro con 20 puntos (en una serie de 10 de 23 en tiros de campo), 20 rebotes, 11 asistencias y 6 robos de balón.

2 comentarios:

Hector Neira dijo...

Impresionante. 20 rebotes con 1.90.

El jugador más infravalorado de los 80. Único en su especie. Una debilidad personal.

Ni mi amado Magic cogió nunca 20 rebotes. Lever era especial y lo tenía todo. Lástima que nadie lo recuerde pero fue uno de los más grandes de su tiempo.

Un saludo

Mo Sweat dijo...

Saludos, Héctor.

A mi me ocurre los mismo, por eso decidí dedicarle uno de los últimos "Una noche cualquiera" de la historia del blog... aunque ya le hubiera dedicado otros en el pasado.