The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

domingo, 21 de septiembre de 2008

Los Philadelphia 76ers de los 80

Si anteriormente he publicado posts dedicados a dos equipos legendarios de la era dorada del baloncesto americano, los Boston Celtics y los Angeles Lakers de la década de los 80, hoy le toca el turno al tercero en discordia, los Philadelphia 76ers de la misma época; o tal vez sería mejor decir los Sixers de la era Erving.

A mediados de los 70, los Sixers eran un equipo perdido que deambulaba por la liga sin llegar ni siquiera a los play-offs, la pérdida progresiva de todas sus estrellas de los 60 (Hal Greer, Billy Cunningham, Wilt Chamberlain) les llevó a una época oscura que poco a poco fue recuperando esplendor; se empezó a mejorar en la temporada 1975-76 con jugadores como Doug Collins y George McGinnis, pero el espaldarazo definitivo llegó al año siguiente con la llegada de Julius Erving, el gran Dr. J, procedente de los New York Nets de la ABA. El primer año de Julius en Philly ya se vio recompensado con la llegada del equipo a la final de la NBA, solo que la terminaron perdiendo contra unos Portland Trail Blazers liderados por Bill Walton y que eran el paradigma del juego de equipo, en contra de unos Sixers que pese a tener mucho talento, eran un equipo lleno de individualidades, jugadores como los propios Erving o McGinnis estaban acompañados por otros grandes jugadores como World B Free o Darryll Dawkins, pero faltó la química. Las dos temporadas siguientes fueron un tanto erráticas, se fue deshaciendo aquel equipo finalista de la liga pero carente de química para ir conjuntando un equipo más sólido alrededor del Dr. J, fueron llegando piezas que poco a poco formaron la base del equipo que triunfaría en la siguiente década, especialmente el base Maurice Cheeks. El proyecto se confirmó en la temporada 1979-80, con la vuelta de los Sixers a la final, pero de nuevo la perdieron, esta vez frente a los Lakers de Kareem Abdul-Jabbar y Magic Johnson, siendo memorable la actuación de un novato Magic, que jugó el sexto y definitivo partido de pívot (por lesión de Kareem) y que cuajó una de las actuaciones individuales más memorables de la historia de la NBA. Durante los siguientes años, los 76ers de Julius Erving disputaron varias finales de la conferencia Este frente a los Boston Celtics de Larry Bird, tan duras o más que las propias finales de la NBA; en el 81 triunfaron los Celtics, pero en el 82 los Sixers se impusieron gracias a una actuación legendaria de Andrew Toney (a partir de entonces, apodado el estrangulador de Boston), llegando nuevamente a la final de la NBA, pero perdiéndola otra vez contra los Lakers de Magic Johnson.

Los Sixers eran un gran equipo, pero siempre les faltaba algo para terminar de conseguir el deseado anillo; y una de las posiciones más débiles del equipo era sin duda la de pívot; se alternaban en la posición, un veterano Caldwell Jones (jugador de oficio y buen defensor, pero con limitadísima aportación ofensiva) y Darryll Dawkins (jugador de tremendo potencial, pero que nunca llegó a triunfar como se esperaba de él, por sus excentricidades y poca cabeza). En Philadelphia se propusieron conseguir un gran pívot y desde luego la operación no les pudo salir mejor, en verano del 82 se hicieron con los servicios del por aquel entonces mejor pívot del mundo y vigente MVP de la NBA, Moses Malone,..... y todo cambió.

La siguiente temporada, la 1982-83 es la más mítica de la historia de la franquicia; el quinteto inicial formado por Maurice Cheeks, Andrew Toney, Julius Erving, Mark Iavaroni y Moses Malone, con Bobby Jones de sexto hombre, hizo historia ganando 65 partidos en temporada regular y "casi" cumpliendo los pronósticos de Moses Malone para los play-offs, cuando al ser entrevistado y preguntado por los medios de comunicación sobre el desenlace de aquellos play-offs, se limitó a responder fo, fo, fo, refiriéndose a que iban a ganar todas las eliminatorias 4-0, sin perder un solo partido; y solo perdieron uno contra los Bucks en las finales del Este. Aun a día de hoy, es la más aplastante actuación de un equipo durante unos play-offs de la NBA, siendo la eliminatoria más recordada, la final, de nuevo contra los Lakers pero esta vez con resultado muy distinto, 4-0 para los Sixers, MVP de la temporada y de las finales para Moses Malone y por fin el anillo tan merecido y largo tiempo pospuesto para el gran Dr. J.

Este equipo estaba destinado a seguir dominando, pero una extraña combinación de despropósitos, lesiones inoportunas y mala suerte propició que a la temporada siguiente protagonizaran una gran sorpresa, al ser eliminados en 1ª ronda por los New Jersey Nets, la siguiente temporada volvieron a llegar a la final de conferencia, pero la terminaron perdiendo contra los Celtics; otro año más tarde, en 1986 todo el mundo esperaba la venganza en una nueva final de conferencia Celtics-Sixers, pero poco antes de llegar a los play-offs, Moses Malone sufrió una importante lesión en el ojo que le hizo perderse toda la segunda fase, echando al traste cualquier esperanza de los 76ers de volver a disputar la final. Ese verano fue fatídico para el equipo; en la peor decisión de la historia de la franquicia, los Sixers se deshicieron de Malone, traspasándolo a los Bullets junto a Terry Catledge y a cambio de Jeff Ruland (buen pívot, pero lejos del nivel de Moses y que encima terminó lesionándose de gravedad), Roy Hinson y Cliff Robinson. Ese fue el principio del fin, Julius Erving terminó retirandose tras una temporada 1986-87 en la que fue homenajeado en todas y cada una de las canchas de la liga en que jugó; a partir de entonces, el equipo cayo sobre los hombros de un joven Charles Barkley, que pese a su gran calidad, no pudo hacer mucho más que clasificar a los Sixers para los play-offs durante todas las temporadas que permaneció en el equipo, poco más se podía esperar de los Sixers tras ir perdiendo progresivamente a Moses, Julius, Bobby Jones, Toney y quedándose solo con un veterano Mo Cheeks y un emergente Sir Charles.

Los máximos exponentes de esta época dorada del equipo fueron Moses Malone, 3 veces MVP de la NBA, 6 veces máximo reboteador de la liga, máximo reboteador ofensivo de la historia y uno de los mejores centers de todos los tiempos. Julius Erving, uno de los iconos más grandes de la historia de este deporte, uno de los más grandes aleros de todos los tiempos, 3 veces MVP de la ABA y 1 de la NBA y dos veces campeón de la ABA, además del anillo con los Sixers. Andrew Toney, uno de los mejores escoltas de los años 80 y un gran tirador, si este jugador no ha sido más conocido es por su prematura retirada, provocada por una lesión que nunca terminó de superar. Y por último Maurice Cheeks, un gran base que fue durante varios años el líder histórico de la liga en robos de balón (hasta que fue superado por John Stockton) y que representó durante muchos años el prototipo de base perfecto, cerebral, jugador de equipo pero con calidad para decidir si era necesario; en definitiva, el base ideal que cualquier entrenador desearía en su equipo.

11 comentarios:

Bias dijo...

Gran resumen.
La final del 76 no se debió de haber perdido. Y menos después de ir ganando 2-0. Es curioso, pero si no me ekivoco(hablo de memoria) hemos ganado tres finales(una como Syracuse) y perdido 6, el doble, de las cuáles ¡5! fueron contra los Lakers. La única ke no perdimos contra ellos fue la arriba comentada.
Una pena, porque podíamos tener un pálmares mucho más amplio.
No me gusta nada el amarillo xDxD

Bias dijo...

La final del 76, no, la del 77, se me fue la pinza con el nombre del ekipo xDxD

Maverik dijo...

Me encantan estos artículos pq se hace "justicia histórica" ;-)

En mi humilde opinión, los Sixers del 83 son el mejor equipo de la historia pq en TODAS las posiciones, y hasta el sexto hombre, eran jugadores de gran calidad. Un equipo tremendamente compensado.

Los Bulls de Jordan, por no tener ni siquiera tenian un buen pivot, lo q pasa es q estaba Dios... Los Lakers del Showtime eran brutales pero nunca tan compensados como los Sixers del 83 (los Lakers más míticos, los del 87 y 88 tampoco tenían pivot, a no ser q consideremos a un Kareem de 40 años un buen pivot...). Los Celtics del 86 son mi otro equipo aunq la posicion de escolta flojeaba (Ainge era infinitamente inferior a Tooney...). Y así un largo etc. jeje

Saludos

ERNESTO dijo...

En primer lugar gracias por tu visita...como ya me conoces, aunque sea via web, sabras lo mal (pero a la vez bien) que lo paso con estos blogs,estos jugadores y estos recuerdos...me traen demasiada nostalgia.
jugaba yo en granada y paseando por la ciudad un viernes previo al partido con John Ebeling,jugadorazo,nos damos de morros con Kenny Sky Walker...que yo casi ni me acordaba que le acababa de fichar un equipo catalan de ACb.Solo recordaba ganador de Slam DUnk,los Nicks...etc...me quede impactado.Se saludaron y nos fuimos de paseo los tres por granada.Aparte de con mis hijos,no recuerdo ir nunca mas orgulloso por la calle...era encantador,educado,americanazo pero sin estridencias,y hablaban ingles facilon para incluirme en la conversacion...no sigo que ya me esta dando el yuyu del tiempo que ha pasado.debia ser 1991 o 1992.uf!!! en fin.me voy a por el kleenex.Un gran saludo

Mo Sweat dijo...

Saludos y gracias a todos.
Bias, tienes toda la razón, ese equipo del 77 era impresionante en cuanto a talento, pero como muchas otras veces a lo largo de la historia, un equipo con menos talento individual pero más conjuntado y más "equipo" se ha cargado a otro teóricamente más talentoso y lleno de estrellas. En fin, menos mal que la química llegó unos pocos años más tarde.
Maverick, de acuerdo contigo, relacionado con esto que dices, ahora mismo recuerdo unas declaraciones del gran Julius (allá por 1997), donde decía que estaba seguro de que los Sixers del 83 hubieran vencido con total seguridad a los Bulls de aquella época (la dorada de los 3 últimos anillos), por un simple motivo, que en aquellos Bulls no había nadie capaz de enfrentarse (ni mucho menos parar) a Moses Malone; y por eso, pese a tener un gran juego exterior (con Jordan, Pippen y cia.), Moses les hubiera hecho una auténtica sangría.
Saludos Ernesto. Y gracias también por la tuya, hablando de Skywalker, ahora mismo recuerdo de aquella temporada que jugó en el Granollers, como en el programa Basketmanía de TV3 hicieron un especial (no recuerdo muy bien si era de final de temporada o por el All-Star, en fin..), que fue presentado de manera especial y a medias, por él y Harold Pressley (entonces en la Penya), montándose un numerito inolvidable los dos, bailando una canción de Prince que sonó mucho por aquel entonces y haciendo el show, ¡vaya cracks!.

Alexpunzi dijo...

Me reafirmo en las felicitaciones de lso demas...

una cosa Mo, podrias ponerlo por parrafos... ha si se hace mas facil al lectura ;)

saludos!

BigBen dijo...

una vez mas: tremendo. la verdad es que como dice alguien mas arriba, recordando estas cosas parece que se hace justicia, y al mismo tiempo se puede ver la evolucion de un equipo mediocre hasta uno campeon

True Wolf dijo...

Llevo mucho tiempo desconectado de blogger, y seguramente por esto me encuentro con una agradable novedad de uno que no conocía. Te pongo en blogs recomendados crack, y tras gozar de este artículo delicioso echaré la vista atrás para ver si tienes algún otro de estos vintage tan interesantes.

Un saludo crack ;)

Mo Sweat dijo...

Saludos y gracias a todos.
Tendré en cuenta lo de los párrafos, Alexpunzi. Por cierto, bienvenido al blog y bienvenido también, True Wolf.

costalgaraldals dijo...

lo que más me duele es la lesión de Toney, ver la impotencia del jugador, querer jugar y que tu cuerpo diga "no" es muy duro, hace poco volví a ver un resumen, en el que salia Andrew pidiendo el cambio y dirigiendose al banquillo, que me partió el alma, su cara lo decia todo.
Grandes Sixers de los 80´s la MEJOR DECADA DE LA HISTORIA.

Juanejo dijo...

4-0 barrieron los sixers a los lakers n las finales del 83. aun recuerdo el mate de cheeks y que no se jugo el ultimo segundo por la invasion. qeu equipazo...