The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

sábado, 14 de junio de 2008

Los Boston Celtics cerca del 17º anillo

Los Celtics de Boston están a un partido de ampliar su palmarés de títulos de campeón de la NBA hasta los 17, récord absoluto de la historia. Después de ver el 4º partido las sensaciones que me han quedado son de que los Celtics están haciendo lo que mejor saben hacer y lo están haciendo bien, al contrario que los Lakers, que no están al nivel de las semis o las finales del Oeste donde jugaron a un gran nivel y superaron a dos durísimos rivales como son los Utah Jazz y los San Antonio Spurs por 4-2 y 4-1 respectivamente, por no hablar de la primera ronda (4-0) contra los Nuggets; lo cierto es que yo no me esperaba el 3-1 a estas alturas de las finales viendo como se han desenvuelto los Lakers en el Oeste y sobretodo viendo lo que les ha costado a los Celtics en el Este (teóricamente mas débil que el Oeste), donde ya sufrieron mucho en 1ª ronda para eliminar a los Atlanta Hawks (4-3), después disputaron otros 7 partidos a muerte contra Cleveland y por último vencieron en la final del Este a los Pistons por 4-2.

Viendo todo esto la conclusión que yo he sacado es que ni los Lakers son tan buenos como había parecido hasta llegar a la final ni los Celtics van tan justillos como algunos pueden pensar, los Lakers han estado jugando en un estado de gracia anímico que aun les dura desde que ficharon a Pau, haciendo un juego fácil basado en una buena circulación del balón (apartado donde Pau les ha ayudado mucho), pases rápidos y un Kobe Bryant impresionante que les saca las castañas del fuego a base de genialidades individuales cuando todo lo anterior falla; solo que contra los Celtics todo esto ha empezado a fallar, el estado de gracia ha empezado a desaparecer, la circulación del balón no ha conseguido ser tan fluida contra la defensa de los Celtics y Kobe hasta ahora tampoco ha estado al nivel de las anteriores eliminatorias (posiblemente debido a los varios problemas físicos que arrastra); y los Celtics por su parte están haciendo exactamente lo que tienen que hacer, conscientes de donde son superiores (y donde no) a los Lakers, están consiguiendo llevar los partidos al terreno que les favorece, jugando duro (magnífico P. J. Brown desde el banquillo) y sin perder los nervios en ningún momento, cosa que no se puede decir de los Lakers que cada vez que se les ha puesto el partido cuesta arriba o los Celtics se les han acercado peligrosamente en el marcador han perdido los papeles y han cometido demasiados fallos. Incluso aunque parezca blasfemia, habría que decir que hasta el duelo en los banquillos ha sido ganado claramente por Doc Rivers en varios momentos de la final, donde Phil Jackson ha sufrido sus carencias en el banquillo (especialmente en las rotaciones interiores) donde tiene que jugar con Pau de 5 aunque es un 4, con Lamar Odom de 4 y con Ronny Turiaf como única aportación interior desde el banquillo que todo hay que decirlo, no esta aportando mucho en estos playoffs.

Dicho esto y conscientes de que ningún equipo en la historia de las finales ha conseguido remontar un 3-1 en contra, la conclusión es que estamos a punto de ver de nuevo a los Celtics campeones de la NBA después de 22 años.