The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

domingo, 15 de junio de 2008

Bernard King: una leyenda cortada por las lesiones

Hoy me apetece hablar sobre Bernard King; quiero rendir tributo al que para mi es el mejor alero anotador de todos los tiempos. Es posible que sólo Michael Jordan y Wilt Chamberlain se pudieran situar a un nivel superior debido a todos sus increíbles récords y sinceramente, si alguien está pensando en Larry Bird lo entiendo, pero ese alguien debería ver vídeos y partidos de King de su época cumbre a mediados de los 80 y se daría cuenta de que tal vez Bird fue más completo, gano más títulos y galardones, incluso fue mejor jugador si me apuras, pero os aseguro que no fue mejor anotador que Nard King el hombre del rostro serio que nunca se permitía ni una sonrisa dentro de una cancha de baloncesto, su máxima era la concentración total y no cambiaba su semblante hasta que el partido había terminado.

La carrera de King empezó con altibajos, ya tuvo serios problemas extradeportivos en la universidad de Tennessee que arrastró hasta sus primeros años como profesional (sobretodo alcoholismo) mas alguna que otra lesión importante que frenó su progresión, fue integrante del quinteto ideal de rookies del 78 (promediando 24 p. y casi 10 reb. con los New Jersey Nets) aunque no pudo ser el rookie del año, galardón que fue para Walter Davis; en sus primeros años además de en los Nets jugó en los Jazz de Utah y en los Golden State Warriors donde por fin fue All-Star, pero su explosión absoluta una vez maduro y habiendo superado sus problemas personales llegó cuando fichó por los New York Knicks en la temporada 1982-83 elevando su nivel a cada temporada que pasaba hasta el fatídico 23 de Marzo de 1985 cuando se rompió el ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha. En su etapa en los Knicks, promedió 22 p. en la 82-83, 26 p. en la 83-84 y 33 p. en la 84-85 siendo el máximo anotador de la liga; durante este periodo hizo proezas como anotar 50 p. dos noches seguidas (contra Houston y Dallas ), anotar 60 puntos contra los Nets el día de Navidad del 84, vencer a los Pistons en primera ronda de playoffs del 84 superando los 40 p. de media en los cinco partidos de la serie incluido el 5º y definitivo en el que jugó con fiebre y con dos dedos dislocados y poner contra las cuerdas a los Celtics de Bird en la siguiente ronda llegando al 7º partido (gracias a mas soberbias actuaciones de King) contra los que días mas tarde serian campeones de la NBA.

Pero la antes mencionada lesión de rodilla truncó el momento álgido de su carrera, evitando que le arrebatara tal vez a Michael jordan alguno de sus primeros títulos de máximo anotador de la liga (yo estoy convencido de que lo hubiera hecho) y perdiéndose dos años enteros de su carrera rehabilitándose para poder volver a jugar al máximo nivel. En el 85 los Knicks se hicieron con los servicios del que sería su jugador franquicia durante los siguientes 15 años, Patrick Ewing y sabiendo que nunca ningún jugador de baloncesto ha podido volver a ser el mismo después de una lesión tan grave se deshicieron de Bernard en una lamentable decision que fue una verdadera falta de respeto hacia su estrella; pues bien, King ficho por los Washington Bullets y fue aumentando su nivel anotador temporada a temporada como había hecho ya antes de su grave lesión, empezando con 17 p. de media en la 87-88 y llegando a unos increíbles 28,4 p. en la 90-91 donde volvió a ser All-Star y jugó a un nivel impresionante para un jugador de 35 años, algo sobrenatural para un jugador tan veterano y que ha sufrido una lesión de ligamento anterior cruzado de rodilla. La mala suerte se volvió a cebar en el y a la siguiente campaña sufrió otra lesión de rodilla que para un jugador de su edad ya fue imposible de superar retirándose tras la temporada 92-93 en la que volvió a sus raíces jugando en los Nets.

Nunca sabremos hasta donde habría podido llegar sin tantas lesiones importantes a lo largo de su carrera, pero yo estoy convencido de que estaría como mínimo entre los 10 mejores jugadores de todos los tiempos y podeis estar seguros de que no exagero.