The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

martes, 30 de septiembre de 2008

Anécdotas y divagaciones baloncestísticas de un lunático: banda sonora para un día perfecto - una noche romántica

> BANDA SONORA PARA UN DIA PERFECTO

CAP. III - UNA NOCHE ROMANTICA: Después de una mañana tan relajante y una tarde llena de baloncesto y buenos momentos, ¿que más se puede pedir?; pues ni mas ni menos que una noche romántica, una velada con tu mujer, tu novia, tu pareja, o en su defecto, ...en buena compañía. Una buena cena, una copa en un lugar tranquilo, a ser posible donde suene buena música de fondo y después...., lo que surja:

Lyfe Jennings - Must be nice

Jaheim - Put that woman first

R. Kelly - When a woman's feds up

Alicia Keys - You don't know my name

Teddy Pendergrass - Close the door

Marvin Gaye - Sexual healing

Keith Sweat - Twisted

Shai - The place where you belong

Jodeci - Freek'n you

Boyz II Men - End of the road

sábado, 27 de septiembre de 2008

Jason Williams: el chocolate blanco que endulzó la NBA

Hacemos una pequeña pausa (teñida del color púrpura de los Kings de principios de esta década) en la banda sonora para un día perfecto, para rendir homenaje a un jugador emblemático que acaba de anunciar su retirada como jugador profesional, se trata ni mas ni menos que de Jason Williams y la causa alegada es la eterna tendinitis que lleva dos años amargándole la vida.

- HOMENAJE A UN JUGON -









Se ha retirado Jason "White chocolate" Williams.
Es cierto que no pasará a la historia como uno de los mejores bases de todos los tiempos, ni siquiera ha llegado a disputar el All-Star game de la NBA, pero ha sido un jugador que marcó una época; su juego de playground con genialidades dignas de Pistol Pete Maravich, marcó a toda una generación. Después trataron de convertirlo en un base "serio", se le criticó y casi obligó a cambiar su estilo de juego; como base "serio" pasó a ser un jugador mediocre, pese a algunos destellos de genialidad ocasionales, pero en Miami llegó a conseguir el preciado anillo que a tantos grandes jugadores les ha sido negado.
Jason ha sido un pájaro demasiado bonito para estar enjaulado, solo ha brillado cuando ha volado libre, cuando ha podido desplegar sus alas y maravillar a todo el mundo. Cual animal salvaje, cuando ha sido enjaulado y tratado de domesticar ha perdido su gracia y ha ido languideciendo en un rincón de su jaula; pero para mi, siempre perdurarán sus grandes jugadas de la época de Sacramento, cuando Jason era él mismo y maravillaba a todo el mundo con sus genialidades, ....si, a todo el mundo; incluso a muchos "puristas" del baloncesto que luego lo criticaron, porqué si algo bueno se puede decir de Jason, es que es uno de esos pocos jugadores que fue único, realmente único y que hizo levantar del asiento a todos y cada uno de los que le vieron jugar en la época en que se ganó el apodo de Chocolate blanco.

viernes, 26 de septiembre de 2008

Anécdotas y divagaciones baloncestísticas de un lunático: banda sonora para un día perfecto II - una tarde de baloncesto

> BANDA SONORA PARA UN DIA PERFECTO

CAP. II - UNA TARDE DE BALONCESTO: Si la mañana fue relajante y llegó acompañada de música Jazz, con pinceladas de Soul y Blues, la tarde llega rugiendo fuerte. Desde tu playground favorito, con el tacto del balón en tus dedos, las gotas de sudor descendiendo suavemente por tus mejillas y todos tus sentidos puestos en un pequeño pedazo de suelo rectangular y un círculo metálico; llega el Hip Hop:

Dilated Peoples - Worst comes to worst

Mos Def, Talib Kweli & Common - Respiration

Mobb Deep - Shook ones pt. II

Wu Tang Clan - C.R.E.A.M.

Xzibit - The foundation

Tupac Shakur - Keep ya head up

Nas & Lauryn Hill - If I ruled the world

The Roots - What they do

Kanye West, Rakim, Nas & KRS One - Classic

Wu Tang Clan - Triumph

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Anécdotas y divagaciones baloncestísticas de un lunático: banda sonora para un día perfecto I - una mañana relajada

Porqué lo habéis querido, aquí lo tenéis. Ahora mismo me viene a la memoria una frase que dice: cuidado con vuestros deseos, porqué pueden convertirse en realidad...., ja, ja, ja. Mas anécdotas y divagaciones, en este caso serían divagaciones; siguiendo con baloncesto y música, siguiendo con mucho feeling y mucho Soul.
Permitidme otra vez, divagar por los vastos terrenos de la música afro-americana (mi música), por el Jazz, el Blues, el Soul y el Hip Hop. Mi intención es confeccionar la banda sonora de un día perfecto, en tres entregas y dividiéndolo en mañana, tarde y noche; sin más preámbulos, vamos a por la primera.

> BANDA SONORA PARA UN DIA PERFECTO

CAP. I - UNA MAÑANA RELAJADA: Entiéndase una mañana tranquila, leyendo, paseando con tus hijos (el que los tenga, claro), o haciendo cualquier cosa que te relaje y te llene el alma (solo recordar que cada canción tiene su enlace con Youtube para poder escucharla y en la mayoría de casos ver el vídeo-clip o el vídeo de la actuación en directo; basta con hacer click sobre el nombre):

Dexter Gordon - Don't explain

Dave Brubeck - Take five

Sonny Rollins - Alfie's theme

Grover Washington Jr. - Let it flow

Sonja Marie - And I gave my love to you

Anita Baker - Body & soul

Alicia Keys - How come you don't call me

Lauryn Hill - Sweetest thing

Vargas Blues Band - Chill out (Sácalo)

Jimmy Hendrix - All along the watchtower

PD: No podía terminar sin comentaros que la pieza Let it flow de Grover Washington Jr., fue compuesta en honor del gran Dr. J y os recomiendo especialmente que miréis los primeros instantes del vídeo en Youtube, ya que aparecen algunos mates de Julius poco vistos (y en plena época del afro) y donde se aprecia de manera increíble lo sobrado que iba en los 70, aun en pleno apogeo físico.

domingo, 21 de septiembre de 2008

Los Philadelphia 76ers de los 80

Si anteriormente he publicado posts dedicados a dos equipos legendarios de la era dorada del baloncesto americano, los Boston Celtics y los Angeles Lakers de la década de los 80, hoy le toca el turno al tercero en discordia, los Philadelphia 76ers de la misma época; o tal vez sería mejor decir los Sixers de la era Erving.

A mediados de los 70, los Sixers eran un equipo perdido que deambulaba por la liga sin llegar ni siquiera a los play-offs, la pérdida progresiva de todas sus estrellas de los 60 (Hal Greer, Billy Cunningham, Wilt Chamberlain) les llevó a una época oscura que poco a poco fue recuperando esplendor; se empezó a mejorar en la temporada 1975-76 con jugadores como Doug Collins y George McGinnis, pero el espaldarazo definitivo llegó al año siguiente con la llegada de Julius Erving, el gran Dr. J, procedente de los New York Nets de la ABA. El primer año de Julius en Philly ya se vio recompensado con la llegada del equipo a la final de la NBA, solo que la terminaron perdiendo contra unos Portland Trail Blazers liderados por Bill Walton y que eran el paradigma del juego de equipo, en contra de unos Sixers que pese a tener mucho talento, eran un equipo lleno de individualidades, jugadores como los propios Erving o McGinnis estaban acompañados por otros grandes jugadores como World B Free o Darryll Dawkins, pero faltó la química. Las dos temporadas siguientes fueron un tanto erráticas, se fue deshaciendo aquel equipo finalista de la liga pero carente de química para ir conjuntando un equipo más sólido alrededor del Dr. J, fueron llegando piezas que poco a poco formaron la base del equipo que triunfaría en la siguiente década, especialmente el base Maurice Cheeks. El proyecto se confirmó en la temporada 1979-80, con la vuelta de los Sixers a la final, pero de nuevo la perdieron, esta vez frente a los Lakers de Kareem Abdul-Jabbar y Magic Johnson, siendo memorable la actuación de un novato Magic, que jugó el sexto y definitivo partido de pívot (por lesión de Kareem) y que cuajó una de las actuaciones individuales más memorables de la historia de la NBA. Durante los siguientes años, los 76ers de Julius Erving disputaron varias finales de la conferencia Este frente a los Boston Celtics de Larry Bird, tan duras o más que las propias finales de la NBA; en el 81 triunfaron los Celtics, pero en el 82 los Sixers se impusieron gracias a una actuación legendaria de Andrew Toney (a partir de entonces, apodado el estrangulador de Boston), llegando nuevamente a la final de la NBA, pero perdiéndola otra vez contra los Lakers de Magic Johnson.

Los Sixers eran un gran equipo, pero siempre les faltaba algo para terminar de conseguir el deseado anillo; y una de las posiciones más débiles del equipo era sin duda la de pívot; se alternaban en la posición, un veterano Caldwell Jones (jugador de oficio y buen defensor, pero con limitadísima aportación ofensiva) y Darryll Dawkins (jugador de tremendo potencial, pero que nunca llegó a triunfar como se esperaba de él, por sus excentricidades y poca cabeza). En Philadelphia se propusieron conseguir un gran pívot y desde luego la operación no les pudo salir mejor, en verano del 82 se hicieron con los servicios del por aquel entonces mejor pívot del mundo y vigente MVP de la NBA, Moses Malone,..... y todo cambió.

La siguiente temporada, la 1982-83 es la más mítica de la historia de la franquicia; el quinteto inicial formado por Maurice Cheeks, Andrew Toney, Julius Erving, Mark Iavaroni y Moses Malone, con Bobby Jones de sexto hombre, hizo historia ganando 65 partidos en temporada regular y "casi" cumpliendo los pronósticos de Moses Malone para los play-offs, cuando al ser entrevistado y preguntado por los medios de comunicación sobre el desenlace de aquellos play-offs, se limitó a responder fo, fo, fo, refiriéndose a que iban a ganar todas las eliminatorias 4-0, sin perder un solo partido; y solo perdieron uno contra los Bucks en las finales del Este. Aun a día de hoy, es la más aplastante actuación de un equipo durante unos play-offs de la NBA, siendo la eliminatoria más recordada, la final, de nuevo contra los Lakers pero esta vez con resultado muy distinto, 4-0 para los Sixers, MVP de la temporada y de las finales para Moses Malone y por fin el anillo tan merecido y largo tiempo pospuesto para el gran Dr. J.

Este equipo estaba destinado a seguir dominando, pero una extraña combinación de despropósitos, lesiones inoportunas y mala suerte propició que a la temporada siguiente protagonizaran una gran sorpresa, al ser eliminados en 1ª ronda por los New Jersey Nets, la siguiente temporada volvieron a llegar a la final de conferencia, pero la terminaron perdiendo contra los Celtics; otro año más tarde, en 1986 todo el mundo esperaba la venganza en una nueva final de conferencia Celtics-Sixers, pero poco antes de llegar a los play-offs, Moses Malone sufrió una importante lesión en el ojo que le hizo perderse toda la segunda fase, echando al traste cualquier esperanza de los 76ers de volver a disputar la final. Ese verano fue fatídico para el equipo; en la peor decisión de la historia de la franquicia, los Sixers se deshicieron de Malone, traspasándolo a los Bullets junto a Terry Catledge y a cambio de Jeff Ruland (buen pívot, pero lejos del nivel de Moses y que encima terminó lesionándose de gravedad), Roy Hinson y Cliff Robinson. Ese fue el principio del fin, Julius Erving terminó retirandose tras una temporada 1986-87 en la que fue homenajeado en todas y cada una de las canchas de la liga en que jugó; a partir de entonces, el equipo cayo sobre los hombros de un joven Charles Barkley, que pese a su gran calidad, no pudo hacer mucho más que clasificar a los Sixers para los play-offs durante todas las temporadas que permaneció en el equipo, poco más se podía esperar de los Sixers tras ir perdiendo progresivamente a Moses, Julius, Bobby Jones, Toney y quedándose solo con un veterano Mo Cheeks y un emergente Sir Charles.

Los máximos exponentes de esta época dorada del equipo fueron Moses Malone, 3 veces MVP de la NBA, 6 veces máximo reboteador de la liga, máximo reboteador ofensivo de la historia y uno de los mejores centers de todos los tiempos. Julius Erving, uno de los iconos más grandes de la historia de este deporte, uno de los más grandes aleros de todos los tiempos, 3 veces MVP de la ABA y 1 de la NBA y dos veces campeón de la ABA, además del anillo con los Sixers. Andrew Toney, uno de los mejores escoltas de los años 80 y un gran tirador, si este jugador no ha sido más conocido es por su prematura retirada, provocada por una lesión que nunca terminó de superar. Y por último Maurice Cheeks, un gran base que fue durante varios años el líder histórico de la liga en robos de balón (hasta que fue superado por John Stockton) y que representó durante muchos años el prototipo de base perfecto, cerebral, jugador de equipo pero con calidad para decidir si era necesario; en definitiva, el base ideal que cualquier entrenador desearía en su equipo.

jueves, 18 de septiembre de 2008

Dos jugadores legendarios llamados Olajuwon

Entre la década de los 80 y la de los 90, jugaron en la mejor liga de baloncesto del mundo dos grandes jugadores apellidados Olajuwon y de origen nigeriano. El que debutó primero se llamaba Akeem y el otro Hakeem, los dos jugaron en los Houston Rockets, eran pívots, median unos 2,08 m. y fueron auténticas estrellas de la liga, grandes defensores y reboteadores y anotadores versátiles.

Pero si como jugadores de baloncesto tenían mucho en común, como personas eran dos polos realmente opuestos. Akeem era muy egocéntrico, tuvo varios problemas con árbitros, jugadores rivales e incluso con sus propios compañeros, criticando a menudo a los Rockets por no reforzar debidamente al equipo y no tratar de hacer una plantilla campeona alrededor suyo. Por el contrario, Hakeem era una persona culta, tranquila y muy religiosa; musulmán devoto, practicaba el Ramadán estrictamente cada año, pese al ritmo de partidos y desgaste físico que hay en la NBA. Muy respetado por sus compañeros de equipo, era una estrella que ejercía de lider espiritual sin llamar mucho la atención, un líder callado (como Kareem Abdul-Jabbar).

Akeem Olajuwon junto a David Stern

Akeem tuvo varios problemas personales, generalmente asociados a su egocentrismo... ahora mismo recuerdo cómo dejó a la que había sido su novia durante bastante tiempo, alegando de forma frustrada que no le podía dar hijos altos como él. Dentro de la cancha protagonizó algunas de las tanganas más famosas de la década de los 80 y llegó a coleccionar una gran cantidad de técnicas. Por su parte, Hakeem fue un ejemplo de profesionalidad, un jugador comprometido y capaz de demostrar al mundo entero que él era el mejor jugador de la NBA, como cuando en los playoffs de 1995 humilló al recientemente elegido MVP de la temporada, David Robinson, a base de talento y una calidad sin igual, pero siempre educadamente y sin aspavientos.

Incluso como jugadores de baloncesto poseían ciertas diferencias. Akeem era más físico, más duro y con más masa muscular. Por su parte, Hakeem era más técnico, más cerebral y más ágil. Akeem era un poderosísimo defensor, un enorme reboteador y un gran jugador ofensivo, con una gran mezcla de potencia y talento en el poste bajo. Hakeem también fue muy buen defensor y un enorme jugador ofensivo, pero menos físico y más talentoso; lo cierto es que sus movimientos de pies son considerados por muchos como los mejores de la historia del baloncesto.

Hakeem Olajuwon

Dicho todo esto y por si hay alguien que todavía no lo sepa, aclarar que Akeem y Hakeem son la misma persona... aunque todo lo dicho anteriormente es cierto. Al introducirse de forma más seria en la religión musulmana, allá por 1991, se cambió el nombre por Hakeem (o como él dice, lo corrigió), cambió totalmente su filosofía de la vida y se entregó espiritualmente a Dios, pasando de tener la personalidad problemática que hemos descrito antes como Akeem, a ser una persona mucho más centrada y ejemplar, tanto en la vida personal como deportivamente hablando. Sus mayores éxitos le llegaron ya como Hakeem: 1 trofeo de MVP de la temporada (1994), 2 trofeos al mejor jugador defensivo (1993 & 1994), 2 anillos de campeón (1994 & 1995) y 2 MVP's de las finales (1994 & 1995).

Olajuwon es un ejemplo inmejorable de como puede llegar a cambiar una persona, centrándose en la vida y tomando un camino más espiritual... por cierto, las pequeñas diferencias físicas mencionadas anteriormente entre Akeem y Hakeem también son ciertas, seguramente favorecidas por su cambio de hábitos. Hakeem pasó de ser un jugador con mayor masa muscular y más potencia, a ser un jugador con menos volumen pero más fibroso, perdiendo tal vez un poco de fuerza bruta, pero ganando en agilidad y rapidez y mejorando más, si cabe, su ya de por si impresionante técnica individual.

Añadir que es uno de los cuatro únicos jugadores de la historia de la NBA que han conseguido sumar un cuádruple-doble; fue en 1990 y lo logró tras sumar 18 puntos, 16 rebotes, 11 tapones y 10 asistencias. También es el máximo taponador de la historia de la NBA, con 3.830 tiros bloqueados. Jugó en la universidad de Houston entre 1980 y 1984 y, durante el verano de 1982, se enfrentó varias veces en un gimnasio de la ciudad tejana al que por aquel entonces era el mejor pívot del mundo, Moses Malone. El legendario Moses lo tomó como su pupilo y viendo que el jovencito Akeem tenía un potencial increíble, se empeñó en hacerlo trabajar duro y jugó contra él como si estuviera jugando los play-offs de la misma NBA. Olajuwon siempre ha mantenido que aquel verano con Moses fue un punto de inflexión en su carrera... como Malone le decía: si puedes cogerme un rebote a mí, ganarme la posición a mí y anotar jugando contra mí, vas a ser capaz de hacerlo contra cualquiera en la NBA ¡Y así fue!

Para concluir, citar que Olajuwon fue el pívot más dominante en una década repleta de grandes pívots; los 90 fueron testigos de grandes duelos entre Olajuwon y auténticas figuras en la posición de center tales como Patrick Ewing, David Robinson, Shaquille O'Neal, Dikembe Mutombo o Alonzo Mourning... en esa década repleta de tantos pívots de calidad, él fue simplemente el mejor de todos ellos.

Hakeem "The Dream" Olajuwon contra Shaquille O'Neal

martes, 16 de septiembre de 2008

Extranjeros en la mejor liga del mundo y leyendas ajenas

En este post quiero hablar sobre los extranjeros que han jugado en la NBA y sobre todo en la evolución de estos a través de las décadas; también de las leyendas ajenas, léase grandes jugadores que por diferentes motivos no llegaron a jugar en la NBA.

De la década de los 70 para atrás no hay mucho que comentar, los Estados Unidos de América eran el mundo y todo lo que existiera fuera de sus fronteras no tenía ni el más mínimo interés para ellos (al menos baloncestísticamente hablando).

Los primeros extranjeros en la NBA se empezaron a ver en los años 80, solo que los únicos que triunfaron fueron jugadores que pese a haber nacido fuera, se habían formado deportivamente en los USA, casos como los de Akeem Olajuwon (Nigeria), Detlef Schrempf (Alemania), Patrick Ewing (Jamaica) o un Dominique Wilkins que pese a ser de padres americanos, nació en Francia. El resto de jugadores extranjeros no pasaban de ser habituales del banquillo o como mucho jugaban algunos minutos para dar descanso a algún titular, entre estos jugadores figuraron nombres como Uwe Blab y Christian Welp (Alemania), Georgi Glouchkov (Bulgaria), que por cierto, fué el primer europeo que jugó en la NBA, Fernando Martín (España), Tito Horford (República Dominicana) o Piculín Ortiz (Puerto Rico), casi todos terminaron regresando a sus países o fichando por algún equipo europeo importante.

Pero todo cambió al entrar en los 90, por fin llegaron a triunfar varios jugadores europeos que no se habían formado en universidades norteamericanas, fue el "boom" de los Drazen Petrovic, Dino Radja, Vlade Divac, Sarunas Marciulionis o Toni Kukoc, que pese a las primeras adversidades, lograron imponer su calidad y hacerse un sitio en la mejor liga del mundo; también es cierto que otros se quedaron por el camino, algunas estrellas europeas como Alexander Volkov o Zarko Paspalj no terminaron de ganarse a sus entrenadores y pronto volvieron a Europa. Pero el camino ya estaba abierto, se había demostrado a los americanos que en el viejo continente también había jugadores con potencial NBA; después llegó el "gran Zar", Arvydas Sabonis, lástima que con 30 años y demasiados impedimentos a nivel físico, no pudiera llegar a demostrar todo su potencial; de estar bien físicamente, sus duelos con los Olajuwon, Ewing o Robinson de la época podrían haber sido épicos.

Y llegamos a la década actual, la de la apertura total de fronteras; de llegar a la NBA unos pocos elegidos y pese a ser estrellas en Europa, tener que sudar sangre para triunfar allí, pasamos a una época en que llegan a la NBA extranjeros desde todos los países del mundo, algunos ni tan solo han llegado a triunfar en su propio país, solo con apuntar maneras y un buen futuro ya son elegidos en el draft y se les ofrecen buenos contratos, ni que decir que muchos terminan regresando a los pocos años, pero también es cierto que algunos han llegado a triunfar de manera espectacular, no hace falta ni nombrar a los Dirk Nowitzki, Pau Gasol, Tony Parker, Peja Stojakovic, José Manuel Calderón o Andrei Kirilenko (todos europeos), a los que habría que añadir a varios jugadores argentinos entre los que sobresalen Manu Ginóbili y Luís Scola, a los brasileños Nené Hilario y Leandro Barbosa, al canadiense Steve Nash, al dominicano Al Horford, al australiano Andrew Bogut, al......., en fin, que la NBA ya es totalmente universal, y no solo eso; porqué una cosa es llegar y hacerse un sitio, o incluso triunfar, pero hay un dato increíble, de los 4 últimos trofeos de MVP, 3 han sido para jugadores extranjeros (dos para el canadiense Steve Nash y uno para el alemán Dirk Nowitzki); es más, de los últimos 7 trofeos, 5 han sido para jugadores no nacidos en los USA, los anteriormente citados, mas 2 MVP's de Tim Duncan, jugador nacido en Islas Vírgenes, aunque él, si que fue formado en los USA, además de nacionalizado y de haber jugado en la selección.

La conclusión es que los tiempos cambian de forma continua, se va avanzando poco a poco, pero de forma constante, en apenas tres décadas se ha pasado de haber pocos extranjeros en la liga y ninguno que triunfe, a que consigan triunfar varios jugadores en los 90, para llegar a la actualidad, donde hay auténticas estrellas de la liga que son extranjeras, una situación que solo ha sido posible gracias al gran talento de algunas estrellas europeas que les han abierto los ojos y a la vez han allanado el camino a los que van llegando después. También es cierto que la liga ha pasado por un cierto estancamiento, debido a la mala combinación de grandes mitos retirados (Magic, Jordan, Bird,...), conjuntado con nuevas generaciones que no terminaban de cuajar (basta con ver la evolución de la USA Basketball en los últimos años), todo ello ha favorecido a que los ojeadores americanos dirigieran la mirada a otros países, buscando jugadores de calidad.

Y les llegó el turno a las leyendas ajenas, quiero hacer una mención especial a algunos jugadores que han sido auténticos mitos en el baloncesto europeo o mundial, pero que por uno u otro motivo, nunca llegaron a jugar en la NBA. No voy a empezar a citar a estrellas de los 60 o 70, porqué en aquellas épocas (como ya hemos dicho antes, Europa no existía para ellos); o sea, que vamos directamente con jugadores a partir de la década de los 80: Oscar Schmidt Becerra (Brasil), el máximo anotador de la historia del baloncesto mundial, Dejan Bodiroga (Serbia), un auténtico mito en Europa, Juan Antonio San Epifanio (España), el mejor jugador europeo de la década de los 80 según el periódico francés l'Equipe, Jordi Villacampa (España), un físico portentoso conjuntado con una calidad, que a día de hoy le hubiera asegurado un sitio en la NBA, Nikos Gallis (Grecia), uno de los más grandes mitos de la historia del baloncesto europeo y por último Richard Dacoury (Francia), una verdadera leyenda en su país y un jugador muy completo. Todos ellos serian jugadores NBA hoy en día, pero en su época no bastaba con ser los mejores en el resto del mundo, la NBA no necesitaba estrellas foráneas, ¿para que, si era la era dorada de la liga?, por ahí brillaban Magic, Bird, Kareem, Moses, Jordan, Olajuwon, Barkley,..., tal vez el caso de Bodiroga sea un poco diferente, por ser el más reciente de todos los mencionados; en su época ya era más fácil jugar en la NBA, solo que él prefirió ser "Rey" en Europa antes que "escudero" en la NBA.

domingo, 14 de septiembre de 2008

Anécdotas y divagaciones baloncestísticas de un lunático: baloncesto y música

Con el título "anécdotas y divagaciones baloncestísticas de un lunático", quiero inaugurar una nueva sección que va a ir apareciendo muy de cuando en cuando, básicamente para darle un toque informal al blog y para comentar, explicar o recordar pequeñas cosas relacionadas con el baloncesto, solo que en vez de estar relacionadas con jugadores famosos van a ser personales. Se van a tocar temas tan diversos como el de este primer post, en que haré una selección musical (muy personal) para grabar en un hipotético CD; o el de un futuro post en que explicaré una serie de anécdotas relacionadas con el día en que pude ver en persona y conseguir el autógrafo de mi ídolo baloncestístico de todos los tiempos, Moses Malone.

Me apetece empezar esta sección realizando una selección de canciones que a mi personalmente, me motivaría escuchar antes de ir a jugar a basket. ¿Quien no relaciona a menudo el baloncesto con la música?, ¿quien no tiene esas canciones que le motivan especialmente antes de jugar un partido de baloncesto (aunque sea una simple pachanga)?, ¿Quien no se imagina todos esos vídeos de baloncesto que corren por youtube, blogs y sitios web varios sin la música de fondo que los caracteriza y que quien los confecciona ha seleccionado especialmente para acompañar sus imágenes?. El baloncesto y la música siempre han estado relacionados y como todo el mundo (o casi), yo también he tenido siempre una serie de canciones que me han inspirado en el baloncesto.
Sin más, a continuación una selección musical formada por 16 cortes, que bien podría ser un CD para escuchar en el coche mientras uno se dirige a un "playground" cualquiera para pasar un buen rato jugando al baloncesto. Por cierto, cada canción tiene su vínculo con youtube (solo clickando sobre el nombre), para que quien quiera pueda escucharla y en la mayoría de casos ver el video-clip.

- Personalmente, empezaría el CD con algo lento y espiritual, algo que relaje mente y cuerpo pero con el feeling de los grandes clásicos del Soul:

Sam Cooke - A change is gonna come

Marvin Gaye - What's going on

Stevie Wonder - Dancing to the rhythm

- Seguiría aumentando revoluciones con un poco de Funk:

The Whispers - And the beat goes on

Kool & the Gang - Straight ahead

- Después, con un poco de Old School, Hip Hop de la vieja escuela:

KRS One - Step into a world

Public Enemy - Don't believe the hype

Kool Moe Dee - They want money

- Seguiríamos con un poco de R&B de principios de los 90, la época del New Jack Swing:

Boyz II Men - Sympin' (ain't easy)

Johnny Gill - Fairweather friend

- Aquí llegaría a mi canción favorita de siempre para escuchar antes de jugar un partido de basket, Regulate:

Warren G & Nate Dogg - Regulate

Outkast - Player's ball

- Y entraría de lleno en Hip Hop puro y duro:

Tupac Shakur - Pain

Mobb Deep - Quiet storm

Nas - Nas is like

- Para terminar con una de las más grandes de Tupac, un "Me against the world" que no solo marcó su carrera, sino que marcó y motivó la de muchos afro-americanos, que con su mensaje hace subir la adrenalina y te prepara para enfrentarte al mundo entero o a lo que haga falta.

Tupac Shakur - Me against the world

Esto es todo, si a alguien le ha gustado la selección o tan solo le he hecho reflexionar sobre esa música que nos motiva a todos en esto del baloncesto, ya me doy por satisfecho.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Un pequeño homenaje para un gran hombre

El pasado 7 de Septiembre murió un mito, o mejor dicho, murió un gran hombre, porqué el mito sigue vivo.
Don Haskins, ex-jugador de baloncesto y ex-entrenador durante la friolera de 38 años de la Universidad de Texas-El Paso (antiguamente Texas Western), falleció a los 78 años de edad debido a un ataque al corazón. Don "el Oso" Haskins es famoso por haber roto las reglas establecidas, que no escritas, en la América segregacionista de la década de los 60; sus Miners de Texas llegaron a la final de la NCAA en 1966 y Don, por primera vez en la historia del baloncesto estadounidense, colocó en cancha un quinteto inicial formado al completo por jugadores afro-americanos, dato aun más significativo si tenemos en cuenta que se enfrentaban a una Universidad de Kentucky formada al cien por cien por jugadores blancos; vencieron 72 a 65 e hicieron historia. Siempre que Don ha sido preguntado al respecto, ha respondido que él nunca se fija en si un jugador es blanco o negro, siempre ha puesto en cancha a sus mejores hombres.
Señalar que el campeonato del 66, es el único en la historia de la universidad y que tal hazaña fue llevada al cine por Disney hace pocos años en la película Glory road.
Por último, destacar un comentario del también legendario entrenador universitario Bobby Knight sobre Haskins: El mito que rodea a Don Haskins y lo que hizo por los jugadores negros, no es nada si tenemos en cuenta lo mucho que se preocupaba por sus jugadores. Para mi eso lo define más que ninguna otra cosa, nunca ha habido ni habrá otro como él.


El equipo campeón de 1966

Periódico de la época donde se habla de la hazaña

Portada de la prestigiosa Sports Illustrated, dedicada al título de los Miners

Don "el Oso" Haskins, que en paz descanse

martes, 9 de septiembre de 2008

Los Angeles Lakers de los 80

Si por los alrededores de la pasada final de la NBA, publiqué un artículo dedicado a los Celtics de los 80, ahora le toca el turno a sus máximos rivales, los Lakers de la era del Showtime.

A mediados de la década de los 70, Los Angeles Lakers eran un equipo desahuciado, poco a poco se habían ido retirando todas sus grandes estrellas de los 60, Elgin Baylor, Jerry West, Wilt Chamberlain,...; y tras una era de grandeza llegaron las vacas flacas, llegaron a ser últimos en la clasificación; hasta que en un gran golpe de efecto, en 1975 los Lakers se hicieron con los servicios del mejor jugador del mundo, Kareem Abdul-Jabbar; a cambio de Junior Bridgeman, Dave Meyers, Elmore Smith, Brian Winters y una suma de dinero. En las temporadas siguientes, el equipo mejoró y Kareem fue recolectando MVP's de la NBA, pero no terminaban de conseguir ser candidatos al anillo, faltaba algo. Y ese algo llegó en la temporada 1979-80, en forma de rookie polivalente y capaz de hacer cosas que nunca se habían visto antes, como jugar de base con 2,05 m. y a la vez jugar de pívot cuando el gran Kareem se lesionó, por supuesto estamos hablando de Earvin "Magic" Johnson, con él llegó lo que ha pasado a la historia como la era del Showtime, debido al espectacular juego de contraataque con el que dominaron la liga.

Ya en la primera temporada de Magic, consiguieron el anillo de campeón, superando en la final a los Philadelphia 76ers de Julius Erving, a lo largo de la década, llegaron a ganar 5 veces el anillo, a lo que habría que sumar 3 presencias mas en la final; algo impresionante, en total estuvieron presentes en 8 de las 10 finales de los 80.

En la primera mitad de la década, la columna vertebral del equipo estaba formada por el base Norm Nixon, el escolta Michael Cooper, el alero Jamaal Wilkes, el veterano de lujo Bob McAdoo y por supuesto Abdul-Jabbar y Magic Johnson, a mediados de los 80 fueron desapareciendo poco a poco algunos veteranos como Wilkes, Nixon o McAdoo y llegó savia nueva en forma de James Worthy, uno de los mejores aleros de la época, Byron Scott, un gran escolta que injustamente nunca llegó a ser All-Star (sufrió bastante el hecho de tener tanto mega-crack a su lado) y el batallador ala-pívot A.C. Green, estos tres jóvenes jugadores mas los eternos Kareem y Magic formaron el mítico quinteto inicial que tanto recuerdan muchos aficionados y que ganó los dos últimos anillos (87 y 88) de forma consecutiva, rompiendo una maldición que provocaba que desde finales de los 60, ningún equipo era capaz de ser campeón dos años seguidos.

A esta pléyade de estrellas y grandes jugadores, hay que añadir a varios especialistas y jugadores sacrificados que ayudaron lo suyo a hacer grande a este equipo, el más importante y emblemático es (por supuesto) el ala-pivot Kurt Rambis, al que acompañaron jugadores como Mitch Kupchak, Maurice Lucas o Mychal Thompson (aunque en diferentes fases de la década).

Añadir que fueron legendarios los enfrentamientos entre los Lakers de Magic Johnson y los Celtics de Larry Bird a lo largo de toda la década, traspasando a la NBA su rivalidad ya comenzada en la NCAA, donde la Michigan State de Magic venció en la final a la Indiana State de Larry. Estos duelos rememoraron los eternos Lakers-Celtics de los 60 y subieron la popularidad de la NBA hasta límites nunca imaginados, que sumados a la llegada de Michael Jordan a mediados de la década, convirtieron la NBA en la liga (de cualquier deporte) más popular del mundo.

Si en los Celtics, el tridente principal a lo largo de todos los 80 fueron tres de los nombrados en 1997 entre los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA (Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish), en los Lakers ocurrió exactamente lo mismo, Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson y James Worthy fueron All-Stars a lo largo de toda la década y los tres fueron elegidos entre los 50 mejores en 1997.

De Jabbar ya hemos dicho que cuando lo ficharon los Lakers era el mejor jugador del mundo, de hecho es el jugador que posee más trofeos de MVP de la liga (6), a lo largo de los 80 fue bajando sus estadísticas por la edad y cediendo el liderazgo del equipo a Magic, que a su vez fue la inversa, a medida que Kareem fue envejeciendo, fue tomando mas responsabilidades y no solo era el mejor pasador de la liga, sino que era capaz de anotar más de 20 puntos de media y coger un montón de rebotes para un base, llegó a conseguir muchos triples-dobles por ese motivo y es el paradigma del jugador total.

El tercero en discordia, James Worthy, fue un gran alero que pese a jugar de tres, tenía movimientos de cuatro y un primer paso increiblemente rápido, posiblemente el mejor primer paso de la historia de un jugador que no fuera base o escolta. Siempre estuvo a la sombra de Magic y Kareem, pero eso no le impidió un merecido reconocimiento debido sobre todo a la fama (totalmente justa) de jugador que se crecía en los play-offs, era una especie de Reggie Miller, que al contrario de muchos jugadores, si en temporada regular promediaba 19 puntos, en los play-offs subía a 24, se crecía ante la adversidad, lo que le mereció el apodo de Big Game James.

sábado, 6 de septiembre de 2008

ESPECIAL: Tributo a Chris Webber II (Anexo fotográfico)


Chris Webber en high school

Machacando el aro con la mítica camiseta de Michigan

Los Fab Five marcaron una época

Con los Golden State Warriors, su primer equipo NBA

Fue Rookie del año jugando buena parte de la temporada como pívot

Hablando con Don Nelson, su mala relación terminaría con la marcha de Chris

Machacando el aro con la camiseta de los Washington Bullets

Otra espectacular imagen de C-Webb con los Bullets

Ya con la camiseta de los Kings

Los Sacramento Kings de la era Webber, dieron mucho que hablar

Entrando a canasta

Webber llegó a su máximo esplendor en Sacramento

Un gran equipo, que la mala suerte dejó sin anillo de campeón

Elegante dentro y fuera de la cancha

Con la que fue su novia durante varios años, la supermodelo Tyra Banks

Fotografía correspondiente a un mítico reportaje sobre Webber de la revista Slam

Lanzando en suspensión

Obsequiando a Shawn Bradley con un "in your face"

Con la camiseta retro de los Kings

Bella imagen de Chris penetrando, ya en los Sixers

Machacando con la camiseta de los Philadelphia 76ers

Recién llegado a los Detroit Pistons

En acción con los Pistons

Imagen de su última temporada como profesional, empezó y terminó en los Warriors

Recién terminada la rueda de prensa de su retirada oficial

Ejerciendo de maestro de ceremonias en su Bada Bling

Con su amigo, el rapero Nas

En un acto benéfico, junto a Moses Malone, su padre Mayce Webber y el actor Joe Torry

En un acto de homenaje a Kareem Abdul-Jabbar

¡¡¡ Thanks for the memories !!!

lunes, 1 de septiembre de 2008

ESPECIAL: Tributo a Chris Webber

Antes de nada, decir que el objetivo de este artículo es rendir homenaje a la figura de Chris Webber. Esta temporada que próximamente va a comenzar, será la primera después de la retirada oficial de C-Webb, momento ideal para repasar lo que este jugador de baloncesto ha representado, dentro y fuera de las canchas.

Mayce Edward Christopher Webber III, nacido en Detroit el 1 de Marzo de 1973, ha sido una estrella del baloncesto, un All-Star de la NBA y uno de los mejores power-forwards de todos los tiempos; pero también ha sido muchas otras cosas mas:

I - Chris Webber: el jugador.

Como jugador de baloncesto, Chris Webber fue una rutilante estrella en la universidad de Michigan, formó los llamados Fab Five junto a sus compañeros de equipo Juwan Howard, Jalen Rose, Jimmy King y Ray Jackson, uno de los equipos más seguidos y que han levantado más expectación de la historia de la NCAA. Fueron temibles, candidatos a todo y disputaron dos años seguidos la final universitaria, pero la suerte no les acompaño, perdieron las dos y fue especialmente dura la segunda, ya que la perdieron gracias a un tiempo muerto que pidió Chris cuando a su equipo ya no le quedaba ninguno, esta acción le ha perseguido a lo largo de toda su carrera y ha sido muy recordada por ciertos sectores de la prensa americana a los que nunca les ha caído muy bien Chris.

Fue elegido número 1 del draft de 1993 por los Orlando Magic, pero como Orlando tenia a un jugador de 2º año llamado Shaquille O'Neal, lo traspasaron a Golden State a cambio de Anfernee Hardaway, un jugador exterior que se suponía mejor complemento para Shaq (jugador exterior & jugador interior). En los Warriors fue Rookie del año, con promedios de 17,5 p., 9,1 reb., 3,6 as. y 2,2 tap.; todo apuntaba a que Webber sería el jugador franquicia y la máxima estrella de los Golden State Warriors durante muchos años, pero después de varios problemas personales con el entrenador (Don Nelson), toma una actitud también muy criticada por sus detractores y pide el traspaso, sus deseos fueron concedidos y terminó en los Washington Bullets, reencontrándose con su ex-compañero en Michigan, Juwan Howard. Permaneció en el equipo de la capital desde la temporada 1994-95 hasta la 1997-98, formando un joven y competitivo conjunto donde además de C-Webb y Howard, destacaron jugadores como Calbert Cheaney, Rod Strickland o el gigante Gheorghe Muresan; aquellos Bullets (posteriormente Wizards) apuntaban alto, pero pese a llegar a disputar los playoffs (algo que no conseguían desde hacía años) y protagonizar muchas jugadas espectaculares (eran asiduos a las 10 mejores jugadas de la semana de aquella época, como Shawn Kemp o los Bulls de Jordan y Pippen), no terminaron de cuajar y una de las principales causas fueron los varios problemas de lesiones que sufrió Chris, sobretodo una grave lesión en el hombro que le apartó de las canchas durante casi toda la temporada 1995-96.

Sin ninguna duda, lo mejor de su carrera llegó en verano de 1998, cuando fue traspasado a los Sacramento Kings a cambio de Mitch Richmond y Otis Thorpe; Con él como piedra angular y un grupo de jugadores de mucho talento, mitad jóvenes como Jason "Chocolate blanco" Williams o Peja Stojakovic y mitad veteranos como Vlade Divac o Nick Anderson, los Kings comenzaron una progresión imparable (tanto a nivel de juego como de resultados), que los llevó de jugar los playoffs, ya en la primera temporada (1998-99), a disputar las finales de conferencia contra los Lakers de Shaq & Kobe en la 2001-02, después de algunas nuevas incorporaciones como Mike Bibby o Doug Christie. A lo largo de todas estas grandes temporadas de los Kings, C-Webb desplegó su mejor juego y llegó a ser fijo en el All-Star, máximo reboteador de la NBA en 1999 (13 reb.), incluido en el equipo ideal del año en el 2001 (27,1 p., 11,1 reb. 4,2 as. y 1,7 tap.) y en el segundo equipo en tres ocasiones mas y cerca del MVP en dos ocasiones, pero aun faltaba la mejor, la temporada 2002-03. Esta temporada tenía que ser la definitiva, fue el punto culminante del gran juego de los Kings y llegaron a los play-offs como favoritos indiscutibles al título, comenzaron los play-offs arrasando, pero en el segundo partido de las semi-finales de conferencia, Webber sufrió una grave lesión de rodilla, que no solo lo dejó fuera de juego en los play-offs que tenian que ser los de "su" anillo de campeón, sino que tardó casi un año en poder volver a jugar. Al año siguiente, pese a llevar pocos partidos de rodaje desde su vuelta al equipo y de ver su capacidad física muy limitada, Webber y sus Kings llegaron otra vez a las semis de conferencia y estuvieron a punto de volver a jugar las finales del Oeste, pero se interpusieron los mejores Timberwolves de la historia, en el año del MVP de Kevin Garnett.

La temporada 2003-04 fue la confirmación de que la gran era Webber había terminado, los propietarios de Sacramento, viendo los continuos problemas físicos y la progresiva pérdida de rapidez y movilidad en las piernas de Chris, decidieron traspasarlo a los Sixers de Philadelphia.
Lo que hizo C-Webb en Philly a nivel individual, es impresionante; con la rapidez de piernas y el desplazamiento lateral muy mermados y habiendo perdido bastante capacidad de salto, promedió cerca de 20 puntos y 10 rebotes, demostrando que estaba tan sobrado de clase y talento que era uno de los pocos jugadores de la historia del baloncesto capaces de lograrlo en su estado físico, lástima que los resultados del equipo no fueron muy buenos y propiciaron el fin de una era en Philadelphia, culminada con la marcha del equipo de Allen Iverson y de un ya veterano Chris Webber, que terminó la campaña 2006-07 jugando en Detroit y disputando otra vez las finales de conferencia, esta vez no como estrella del equipo sino como veterano de lujo en un equipo candidato a todo, por enésima vez en su carrera tuvo mala suerte y los "veteranos" Pistons se quedaron a las puertas de la final de la NBA, perdiendo las series frente a la pujante juventud de los Cavaliers de LeBron James.

Durante el verano del 2007, estuvo esperando la oferta de renovación de los Pistons, llegando a rechazar una oferta del Olympiakos de Atenas que lo hubiera convertido en el fichaje más caro de la historia del baloncesto europeo. Finalmente la oferta de los de su ciudad natal no llegó y Chris comenzó la siguiente temporada sin equipo, hasta que a mitad del curso, los Warriors de Don Nelson se pusieron en contacto con él y le ofrecieron un contrato para que aportara su veteranía y capacidad de pase a un equipo joven, rápido y un tanto inexperto; su cada vez peor estado físico frustró la intentona y se retiró oficialmente después de unos pocos partidos. El destino quiso que terminara su carrera profesional donde la había empezado y con el mismo entrenador con el que había tenído problemas en su año de rookie.

Para concluir, mencionar lo que no revelan los simples datos y estadísticas, que Chris Webber ha sido uno de los mejores jugadores de los últimos 15 años, uno de los mejores ala-pívots de la historia, posiblemente el mejor hombre alto pasador de la historia del baloncesto y un enorme jugador de basket deshauciado por la suerte, que cada vez que ha estado cerca de conseguir sus sueños alguna lesión inoportuna o simplemente la mala suerte se han interpuesto en su camino.

II - Chris Webber: la persona.

Aparte de por su condición de estrella del baloncesto, Chris ha sido un personaje muy influyente en la cultura americana (y sobre todo afro-americana) por otras razones, desde el estilo que él y sus Fab Five de Michigan popularizaron (pantalones anchos, zapatillas negras, cabeza afeitada) y que poco a poco fue adoptado por muchos jugadores de la NBA, hasta su famoso noviazgo de varios años con Tyra Banks, la más famosa modelo negra del mundo después de Naomi Campbell, pasando por haber sido uno de los primeros jugadores NBA abanderados de la cultura Hip Hop. Todo esto le ha proporcionado una serie de detractotres, especialmente en los sectores más conservadores de la sociedad americana, que han aprovechado cada derrota, cada lesión, cada polémica o cada declaración suya para intentar hundirlo.

En su contra hay que mencionar algunos problemas que tuvo a lo largo de su carrera, especialmente una detención por posesión de marihuana y un escándalo que lo salpicó, al igual que a varios ex-compañeros de la universidad de Michigan, por ser acusados de haber recibido dinero de un mafioso amañador de partidos, finalmente el caso no llegó a aclararse, pero lo dicho antes, los sectores conservadores anti-Webber presionaron y ante la duda, la universidad de Michigan borró todos los récords de Chris de su historia.

Escándalos aparte, hay que mencionar que Chris, a la vez que iba haciéndose mayor, dejaba de ser simplemente un abanderado de la emergente cultura Hip Hop y un jugador un tanto rebelde, para convertirse en una de las estrellas de la historia de la NBA que ha hecho mas cosas por su raza y por los desfavorecidos. Ya en sus primeros años como profesional, creó la Timeout Foundation, organización dedicada a promover la lectura y la educación en los barrios más pobres y proporcionar libros y material escolar a centros y colegios humildes. Años más tarde protagonizó un caso bastante curioso, al repudiar un gran contrato con una famosa marca de zapatillas alegando que no deberían ser tan caras y que no estaban al alcance de muchos jóvenes de los barrios humildes, que al fin y al cabo eran los que más practicaban el baloncesto. Más recientemente y vinculado con su fundación, creó el Bada Bling anual, torneo de poker y de golf, con fiestas y conciertos incluidos, donde se citan cada año grandes personalidades de la sociedad afro-americana (deportistas, cantantes, actores, etc.) y cuyos beneficios van también destinados a los desfavorecidos.

Aparte de todo esto, señalar que Chris Webber posee la que probablemente sea la mayor colección de objetos y documentos de la historia negra americana, en la que están incluidos varios documentos y cartas firmados por Martin Luther King Jr. o Malcolm X, entre otros.

III - Chris Webber: conclusiones.

Tras todo lo expuesto, hay que hacer una pregunta, ¿como puede ser que la misma sociedad que encumbra a verdaderos iconos de la cultura Hip Hop dentro de la NBA, como Allen Iverson o Carmelo Anthony por poner solo dos ejemplos, siempre ha intentado hundir a Chris Webber?, total, Chris también lo fue, solo que de una generación anterior, incluso me atrevería a decir que más auténtico, ya que a él le interesa un Hip Hop menos comercial (como por ejemplo, su amigo Nas), en cambio los artistas favoritos de Vince Carter y de muchos jugadores actuales, son iconos muy comerciales del Hip Hop, tales como Nelly que lo que han hecho ha sido convertir al Hip Hop en Pop.

Voy a concluir este artículo, respondiendo a la anterior pregunta con un comentario que hizo Antoni Daimiel hace algunos años, comentando la injusta no-presencia de Webber en un All-Star, dijo algo así: Algunos jugadores y estrellas de la liga como Iverson, pese a su look Hip Hop y su estilo "ghetto", no son una amenaza para algunos sectores de la sociedad americana, representan lo mismo que cualquier negro del ghetto, en cambio Chris Webber les da miedo, Chris es un afro-americano culto, muy bien educado desde niño y asiduo lector de libros y visitante de museos, pero a la vez rebelde y comprometido con su raza, un tipo de persona que no interesa a ciertos sectores conservadores.

PD: Gracias Chris, por deleitarme durante tantos años con tu juego y por ser la clase de persona que hace falta en la sociedad.