The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

domingo, 7 de julio de 2013

The II Fo Fo Fo's Fantasy All-Time Tournament (part 3): cuartos - 1ª jornada

Pues bueno, aquí lo tenéis, al fin dio comienzo el largo tiempo esperado II Fo Fo Fo's Fantasy All-Time Tournament y lo cierto es que la primera jornada de cuartos no decepcionó a nadie y brindó a los espectadores dos encuentros realmente memorables. Sin más preámbulos, vamos con la crónica de ambos encuentros:

BOSTON CELTICS '65 100 - CHICAGO BULLS '96 101: Este era uno de los partidos más esperados y no cabe duda que no decepcionó a nadie, pues la igualdad en el marcador duró hasta el último segundo del partido. El vendido como "duelo de los señores de los anillos", fue un combate a muerte desde el inicio del primer cuarto, con un Michael Jordan que se mostraba absolutamente intratable, superando una y otra vez a todos sus defensores para acabar anotando nada más y nada menos que 27 puntos entre los dos primeros cuartos. Mientras, Bill Russell se hacía fuerte en su zona y no permitía apenas anotación interior de los Bulls más allá de algunas penetraciones ocasionales de Air tras dejar atrás a sus defensores. El resultado al descanso era de 47 a 55 a favor de los Bulls.

En el tercer cuarto, Jordan estuvo mejor defendido y falló más tiros de los que había errado en toda la primera mitad; y mientras Michael se volvía humano, Scottie Pippen tomaba la riendas para sumar 9 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias en dicho cuarto, que fueron balsámicos para unos Bulls que veían como los Celtics llegaban a ponerse por delante en el marcador (73 a 72) a falta de poco más de un minuto para finalizar el tercer cuarto. La principal razón de dicha remontada de los Celtics fue el acierto exterior de sus tiradores, especialmente de Sam Jones y John Havlicek, que al final del tercero ya llevaban 22 y 19 puntos respectivamente.

El último cuarto fue una auténtica batalla, mucho más defensiva que ofensiva, con una gran defensa de K.C. Jones sobre Michael Jordan y un Bill Russell que tras anotar los 6 primeros puntos de su equipo en el cuarto decisivo (en los tres anteriores cuartos había estado centrado en labores más defensivas que ofensivas), vio como Phil Jackson le ponía a Dennis Rodman encima, cual perro de presa, jugando buena parte del cuarto final con un quinteto formado por Ron Harper, Jordan, Pippen, Toni Kucok y Rodman. El emparejamiento entre Russell y Rodman fue simplemente aterrador... Pocas veces en la historia del baloncesto se ha visto un espectáculo defensivo/batallador/competitivo de tal magnitud, con Rodman atrapando rebotes a diestro y siniestro, Russell taponando a todo el que se acercara a su zona, incluido His Airness, y saltando auténticas chispas cada vez que sus cuerpos se encontraban en la zona.

El final del partido no desmereció para nada a todo lo anterior sucedido, con unos Bulls que entraban en el último minuto con ventaja de un punto (95 a 96). Boston atacó realizando una gran circulación de balón, que terminó con un buen tiro abierto de (una vez más) Sam Jones (97 a 96). Chicago trató de buscar una penetración de Jordan o Pippen; finalmente fue Scottie quién realizó una penetración algo forzada tratando de hacer valer su superioridad física ante Havlicek. La jugada terminó en falta de Hondo, con los consiguientes tiros libres anotados por Pippen (97 a 98). A falta de trece segundos para el final del partido, Jones volvía a atacar el aro de los Bulls con su espléndido tiro a tabla, ejecutado por encima de los brazos de Jordan; pero esta vez el balón daba en el hierro y salía rebotado hacía una zona que estaba literalmente ardiendo. Allí, Russell se hacía con el balón tras ganarle la posición en el último segundo a Rodman, para terminar levantándose y hundiéndola con una rapidez inusitada a pesar de la falta desesperada de Dennis. Russell anotó el 2+1 y puso el marcador 100 a 98 para los Celtics a falta de diez segundos para el final del partido. Tras el tiempo muerto oportuno, los Bulls sacaron; el balón a Jordan, que dribló rápidamente a su defensor, miró a la derecha por si veía a Pippen desmarcado, pero éste estaba defendido al borde de la ilegalidad por Havlicek. Aprovechado un bloqueo de Rodman, viró en sentido contrario para situarse en la línea de tres, frontalmente al aro; se levantó, elegante como siempre, y el balón terminó entrando mientras el electrónico señalaba el final del partido. 100 a 101 para los Bulls.

El jugador clave: Michael Jordan En un partido repleto de grandes actuaciones individuales, nadie fue tan decisivo como His Airness, que terminó el encuentro con 44 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias y 5 robos de balón. Además del triple decisivo que sentenció el partido en el último segundo.

También destacaron especialmente: Bill Russell (18 puntos, 19 rebotes, 10 tapones y 5 asistencias), Sam Jones (28 puntos, 4 asistencias y 4 rebotes) y John Havlicek (23 puntos, 7 asistencias y 3 rebotes) por los Celtics y Scottie Pippen (22 puntos, 10 rebotes, 8 asistencias y 3 robos de balón) y Dennis Rodman (7 puntos, 22 rebotes y 4 asistencias) por los Bulls.

PHILADELPHIA 76ers '67 106 - BOSTON CELTICS '86 112: Y por si había alguien a quién el primer partido no le hubiera colmado todas las expectativas, el segundo encuentro de cuartos vino a ofrecer otro espectáculo baloncestístico repleto de clase, magia y buen juego, con un Wilt Chamberlain que comenzó el encuentro de forma absolutamente imparable, cargando a Robert Parish con 3 faltas antes de que concluyera el primer cuarto. 16 de los 27 puntos anotados por los Sixers en el primer cuarto fueron suyos (y eso que falló 5 de los 9 tiros libres que intentó). En el segundo cuarto, Larry Bird destapó el tarro de las esencias y fue casi el único protagonista sobre la cancha, anotando, reboteando y asistiendo a partes iguales. Se llegó al descanso con el marcador favorable a los Celtics por 54 a 58, con 16 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias de Larry Legend hasta ese momento. Wilt Chamberlain ya sumaba 24 en esos momentos, con 10 rebotes.

El tercer cuarto vio como la defensa de los Celtics sobre Chamberlain mejoraba sustancialmente, pero el engranaje de los Sixers, por su parte, comenzó a funcionar en otra dirección, con mayor anotación de los exteriores y un Wilt que realizaba más labores de poste distribuidor que de anotador. En este cuarto también destacó especialmente la labor ofensiva de Kevin McHale, que realizó un verdadero clínic de movimientos de pies en el poste bajo ante la defensa de Luke Jackson. El momento adrenalínico del encuentro llegó a finales de éste cuarto, cuando Danny Ainge obsequió a Hal Greer con una durísima entrada para impedir que lograra dos puntos fáciles tras haberle superado. Al final, pese a un conato de tangana, la sangre no llegó al río, pero la acción terminó con una técnica señalada a cada uno y el pertinente aviso de los árbitros a Ainge para que este tipo de acciones no volvieran a repetirse en el último cuarto, bajo amenaza de expulsión. Al final del tercero, 81 a 82 para los Celtics.

El último cuarto comenzó de forma parecida al tercero, con defensas muy duras y momentos brillantes en ataque de Bird y McHale por parte de los Celtics y de Chamberlain, Chet Walker y Billy Cunningham por parte de los Sixers. A medida que el juego avanzaba, la defensa sobre Chamberlain iba volviéndose más dura, con Parish y Bill Walton turnándose como muros contenedores y sin escatimar a la hora de cargarse de faltas y enviar a Wilt a la línea de tiros libres. Dennis Johnson, por su parte, también realizó un último cuarto muy completo, defendiendo buena parte del tiempo a Hal Greer, mientras que Ainge se quedaba con el base Wali Jones. Se entró en los últimos dos minutos del encuentro con un marcador de 101 a 105 favorable a Boston y a partir de ahí, los Celtics le hicieron falta a Wilt cada vez que tocó el balón (2 de 4 en tiros libres) y se ampararon en las genialidades de Bird en ataque, que anotó dos tiros (uno triple) absolutamente demoledores que sentenciaron el partido. 106 a 112 para los Celtics.

El jugador clave: Larry Bird El de French Lick realizó un partido completísimo, terminando con 37 puntos, 14 rebotes, 11 asistencias y 2 robos de balón. Además de unos instantes finales para enmarcar, con dos lanzamientos exteriores que terminaron sentenciando el partido.

También destacaron especialmente: Wilt Chamberlain (41 puntos, 20 rebotes, 7 asistencias y 6 tapones), Chet Walker (21 puntos y 7 rebotes) y Hal Greer (17 puntos, 7 asistencias y 5 rebotes) por parte de los Sixers y Kevin McHale (23 puntos, 9 rebotes y 3 tapones) y Dennis Johnson (17 puntos, 8 asistencias y 4 robos de balón) por parte de los Celtics.

Y me despido hasta la crónica del resto de partidos de cuartos de final... ¡¡I love this game!!

10 comentarios:

Carlos dijo...

Dios! que narración más espectacular: un enorme resumen de una de las más grandes jornadas en la historia de la liga... me asusta pensar qué sucederá en las finales!!

Gracias y un abrazo!

Mo Sweat dijo...

De nada, Carlos, gracias a ti.

Celebro que te haya gustado... Entre tanto rumor veraniego este tipo de ejercicios vienen muy bien... O al menos a mi me gustan... :¬)

Abrazos.

Anónimo dijo...

Gracias Mo por tu tiempo y tu trabajo. Además, en el segundo partido estaban dos de mis jugadores preferidos. Wilt siempre será el pivot más dominante que ha tenido la liga, lo que no significa que sea el mejor o el más importante como demuestran sus anillos de campeón (o mejor dicho, la falta de ellos). Que habria hecho ante Hakeem, Robinson y Ewing! Al menos ahora sabemos que ante una de las parejas mas importantes de la historia (Parish-McHale) fue capaz de meter 41 puntazos!! Solo el gran Larry era capaz de superar tal castigo como siempre demostró con su determinación. Aunque bueno, si tu muñeca es la mejor de la historia también tendra algo que ver... Gracias de nuevo.

Mo Sweat dijo...

Gracias a ti, anónimo.

Yo no tengo ninguna duda de que Wilt sería perfectamente capaz de anotar 40 puntos, o más, ante cualquier rival de ahora... Y si tenemos en cuenta que de jugar en la actualidad tendría el físico a la par de los jugadores de ahora, mucho más musculado, aterra solo de pensarlo... Dwight Howard bien haría en apartarse de en medio.

Su única lacra, al igual que con Shaq, serían los tiros libres.

Saludos.

Anónimo dijo...

Maverik says,

Brutal Mo. Simplemente brutal.

Aunq... ahí van mis apuntes:

1) estoy seguro q el dúo Jorda-Pippen hubieran asfixiado a los exteriores de los Celtics. No entiendo como un enano lento como Sam Jones se ha podido cascar 28 puntos.

2) tampoco veo como los Celtics iban a parar al gran Tony Kukoc... a no ser q Rusell se dedicara a defenderlo. Pq el croata, con 209 cm de talento (tiro, pase, movimientos, etc), lo veo francamente ideal para machacar a los Celtics de los 60.

3) Bill Walton es el candidato ideal para "parar" a Chamberlain. Creo q Chamberlain no hubiera podido marcarse estos numerazos con Walton en la cancha... aunq tb es cierto q el Walton de 1986 estaba medio cojo...

En fin, a seguir soñando...

:-D

Saludos cracks

Mo Sweat dijo...

Saludos, Mav.

1) Es que el bueno de Sam no se lo pensó dos veces y armó el brazo cada vez que tuvo ocasión, aparte de que tuvo un día muy acertado en el tiro. También habría que añadir que la gran circulación de balón que realizaron los Celtics tuvo bastante que ver en la buena selección de tiro de Jones.

2) Kucok jugó bien cuando estuvo en cancha, especialmente en el último cuarto, pero durante buena parte del partido los dos forwards en cancha fueron Pippen y Rodman.

3) Walton no lo hizo mal, pero como tu bien dices el del 86 no era el de los Blazers de los 70... Hizo lo que pudo.

Anónimo dijo...

Hola Mo!!!

Que lindos ejercicios te mandas!

Respecto del primer partido me quedo con el choque entre Rusell y el “Gusano” Rodman. Simplemente cierro los ojos e intento imaginar ese épico duelo. La competitividad y su brutal defensa contra la porfía y el tesón de “Cruella de Vil”. Además tu relato ayuda mucho en la tarea.

Respecto del segundo partido… que decir: los Celtics del 86 son mis favoritos de todos los tiempos. Pero vaya que tuvieron que esforzarse al máximo para detener “la fuerza imparable” de la NBA, el Sr. Chamberlain. Y qué bueno que recuerdes los movimientos de pies del gran McHale. Y me gustaría pensar que el paleto de French Lick le soltó alguna frasecita a algún sixers después de aquel triple final (haciéndole honor a ser uno de los más legendarios “trash talker”).

Espero con ansias los siguientes encuentros.

Saludos de Chile.

Leonardo.-

costalgaraldals dijo...

El duelo Russell-Rodman ha sido histórico.
Hubiera apostado todo mi dinero a un tiro en los últimos segundos de s.Kerr, ya que el dos contra uno sobre Jordan era inevitable.
El orgullo Celtico en el segundo partido ha sido clave ... eso y los tiros libres.
Menudo comienzo ¡¡¡

Mo Sweat dijo...

Gracias, Leonardo.

Celebro que te haya gustado.

Algunos dicen que la soltó, pero fue tan sutil que apenas la escucharía su defensor y tal vez algún otro de los jugadores que había sobre la cancha... ¿Que diría?

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Costas.

Kerr fue puesto en cancha por Phil Jackson para jugar esos últimos segundos, pero no fue capaz de zafarse de la defensa de Sam Jones.

Veremos qué ocurre en los próximos partidos...