The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

martes, 9 de julio de 2013

The II Fo Fo Fo's Fantasy All-Time Tournament (part 4): cuartos - 2ª jornada

La segunda jornada de cuartos, aparte de dejar decididas las semifinales, nos volvió a brindar un par de partidos para el recuerdo. Vamos a ver lo que dieron de sí:

PHILADELPHIA 76ers '83 108 - DETROIT PISTONS '89 103: Un partido tremendo, con muchos cambios de líder en el marcador, que comenzó con los Pistons golpeando primero, gracias a un primer cuarto excepcional de Isiah Thomas y Joe Dumars. Mientras que el backcourt de los de Detroit lideraba su gran comienzo, los Sixers aguantaban el tipo gracias al dominio de Moses Malone en los tableros (atrapó ni más ni menos que 8 rebotes en el primer cuarto). En el segundo, los Pistons veían como Thomas y Dumars bajaban ligeramente el ritmo, mientras que por parte de los Sixers empezaban a aparecer unos Andrew Toney y Julius Erving que habían estado muy grises en el primero. Al final del primer tiempo, 49 a 54 para los Pistons.

Durante el tercer cuarto, los Pistons optaron por tratar de frenar a Moses Malone, que había sido quién les había infligido un mayor daño durante la primera mitad. Le llegaron a defender hasta cuatro jugadores distintos (Bill Laimbeer, Rick Mahorn, James Edwards y John Salley), logrando menguar su producción anotadora, pero no la reboteadora. Por otro lado, los Pistons conseguían frenar a Erving cuando lo emparejaban con Dennis Rodman, pero perdían toda la capacidad anotadora de Mark Aguirre, con lo cual iban alternando a ambos aleros según dictaba el ritmo del partido. Al final del tercer cuarto, seguían mandando los Pistons por un ajustado 76 a 78, a pesar de los, ya, 16 rebotes de Malone.

El último y decisivo cuarto comenzó, de nuevo, con el acierto en el tiro de Thomas y Dumars, pero en los Sixers apareció definitivamente (apenas había aparecido fugazmente en momentos del segundo y tercer cuarto) Andrew Toney, que de repente comenzó a reclamar protagonismo y se erigió en el principal estilete de los de Philadelphia en el tramo final del encuentro. La batería al completo de jugadores interiores de los Pistons iban rotándose para aprovechar todas las faltas posibles y no dejar anotar con facilidad bajo ningún concepto a Malone, pero a Moses le daba igual ir asiduamente a la línea de tiros libres, pues desde allí también se mostraba intratable (13 de 15 al final del encuentro).

Los últimos instantes del partido vieron como los emparejamientos en las posiciones de alero conseguían una anulación mutua, con Rodman secando a Erving y Bobby Jones secando a Aguirre respectivamente. Mo Cheeks lograba contener un poco a Thomas, y Dumars y Toney se mostraban como los jugadores más acertados en el tramo final. Con el marcador 103 a 101 para los Sixers, Thomas lograba zafarse de Cheeks para lanzar en carrera desde cuatro metros y situar el empate en el marcador a falta de 53 segundos. En el siguiente ataque, los Sixers volvían a ampararse en la inspiración de Toney, a quién le daba igual quién le defendiera, pues recibía, daba dos botes rápidos y se levantaba lanzando por encima de quién se le pusiera por delante, que en este caso fue Mark Aguirre; canasta y falta... Y 2+1 convertido (106 a 103). Seguidamente Thomas volvió a intentarlo, pero esta vez Cheeks lo defendió mucho mejor y optó por doblar el balón a un Bill Laimbeer que en ataque estuvo jugando muy abierto durante todo el partido; el tiro de Bill, punteado por Malone, dio en el aro y salió rebotado hacia las manos de Erving, quién automáticamente recibió una falta rápida por parte de Dumars. Julius no falló los tiros libres y con nueve segundos por jugar, los Pistons volvieron a intentarlo a la desesperada, pero ya no había mucho que hacer; Dumars falló un intento de triple forzadísimo y el marcador ya no volvió a moverse. 108 a 103 para los Sixers.

El jugador clave: Andrew Toney Los Sixers tuvieron varios protagonistas dependiendo del momento del encuentro, pero no cabe duda que el más decisivo en el último cuarto, y muy especialmente en los instantes más decisivos, fue Toney, autor de 32 puntos (19 en el 4º), 4 asistencias y 3 rebotes.

También destacaron especialmente: Moses Malone (21 puntos, 21 rebotes y 2 tapones) y Julius Erving (17 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias) por los Sixers y Joe Dumars (29 puntos, 5 asistencias y 3 robos de balón), Isiah Thomas (23 puntos, 13 asistencias y 6 rebotes) y Bill Laimbeer (15 puntos, 9 rebotes y 2 tapones) por los Pistons.

LOS ANGELES LAKERS '87 120 - LOS ANGELES LAKERS '01 113: El duelo generacional de los Lakers también resultó apoteósico, a la par que vibrante y repleto de acciones espectaculares. Empezaron golpeando primero los Lakers '87, con un juego de pases rapidísimos que apenas permitían que la defensa de sus rivales se situara. Magic Johnson fue el principal artífice de esta vorágine de juego ofensivo desplegada por los creadores del "Showtime", terminando el primer cuarto con 7 puntos y 8 asistencias y regalando a la grada un par de pases sin mirar para la posteridad.

Durante el segundo cuarto, los Lakers '01 consiguieron, al fin, imponer su ritmo durante bastantes minutos seguidos... Y se notó, pues del 37 a 25 al final del primer cuarto se pasó a un mucho más ajustado 57 a 56 a poco más de un minuto para el descanso, aunque un triple de Byron Scott y un sky-hook de Kareem Abdul-Jabbar a falta de dos segundos terminaron dejando el resultado en 62 a 57 al final de la primera mitad. El principal culpable de la remontada de los Lakers '01 fue, sin ninguna duda, Shaquille O'Neal, quién se mostró intratable bajo el aro rival, machacándolo sin piedad cada vez que tuvo ocasión.

El tercer cuarto discurrió con mucha igualdad en el electrónico, sin que ningún equipo lograra irse por más de seis puntos de ventaja. En este periodo brilló con luz propia James Worthy, quién lograba irse de sus defensores una vez tras otra, sin que nadie pudiera parar su juego de pies en el poste bajo; solo fue detenido en alguna ocasión gracias a las ayudas de O'Neal. También en este cuarto disfrutamos de unos minutos absolutamente sublimes de Kobe Bryant, quién anotó 11 puntos durante los tres últimos minutos del periodo, incluidos los últimos 8 de su equipo, para dejar el marcador en 87 a 88.

Durante el último y definitivo cuarto, Magic Johnson logró que el partido volviera por momentos a la vorágine ofensiva del primero, haciendo levantar al público de sus asientos en varias ocasiones, pero al final las defensas se impusieron un poco a la inspiración ofensiva y el último tramo volvió a estar condicionado por el juego en los postes, por la incontenible fuerza de Shaq, que a falta de tres minutos para el final mandó a Jabbar al banquillo con seis faltas (Kareem, de 40 años, se las vio y se las deseó para tratar de contener a O'Neal, siendo superado muchas veces por la juventud y la fortaleza de Shaq), y por el acierto exterior de Kobe Bryant y Byron Scott. Los últimos tres minutos del partido podrían resumirse de la siguiente forma: falta a Shaquille cada vez que recibía el balón en el poste (9 de 17 tiros libres al final del partido), defensa asfixiante de Michael Cooper sobre Kobe, a pesar de que éste último logró meterle dos canastones "in your face" apoteósicos, y Magic controlando completamente el tempo del partido. Al final, 120 a 113 para los Lakers '87.

El jugador clave: Magic Johnson Earvin Johnson Jr. lideró un rapidísimo juego ofensivo siempre que el partido se lo permitió, pero también supo controlar a la perfección el tempo cuando las defensas tomaban mayor protagonismo y el juego se hacía más farragoso. Terminó con 23 puntos, 19 asistencias, 7 rebotes y 3 robos de balón.

También destacaron especialmente: James Worthy (27 puntos, 8 rebotes y 2 asistencias) y Byron Scott (22 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias) por los Lakers '87 y Shaquille O'Neal (32 puntos, 18 rebotes y 6 tapones), Kobe Bryant (30 puntos, 6 asistencias y 4 rebotes) y Derek Fisher (15 puntos, 6 asistencias y 3 robos de balón) por los Lakers '01.

Y eso es todo lo que ha dado de sí este segunda jornada de cuartos, dejando las semifinales decididas de la siguiente forma: Chicago Bulls '96 vs. Boston Celtics '86 y Philadelphia 76ers '83 vs. Los Angeles Lakers '87... ¿Se puede pedir más?... Solo una cosa: que sigan atentos a la pantalla... ¡¡I love this game!!

8 comentarios:

Carlos dijo...

Estupenda narración! y doy fe de ello puesto que tuve ocasión de sintonizar el Canal Internacional Deportes de la Tierra Prometida...
Mi pronóstico para el emparejamiento final: Celtics '86 vs. Lakers '87

Gracias Mo!!

Mo Sweat dijo...

Gracias a ti, Carlos.

Buen canal, sin duda, aunque lo diga alguien que no escucha mucho la radio...

Pronto veremos si se cumple tu pronóstico; la verdad es que puede ganar cualquiera.

Saludos.

costalgaraldals dijo...

Ostras¡¡¡¡ Inocente de mí ... como no podía contar con el factor Tooney ... he perdido todos mis ahorros apostando por los Pistones ¡¡¡
Ahhhhh ¡¡¡¡ The Magic´s Moments ¡¡¡¡

Mo Sweat dijo...

Saludos, Costas.

Es que en esa época estaba pletórico... Justo antes de que comenzaran las lesiones... Cuando fue apodado el Estrangulador de Boston.

We lo-lo-lo-lo-lo-lo-love this game!!

Anónimo dijo...

Maverik says,

Si ha habido jamás un equipo que pudiera vencer a los Bad Boys, los Sixers de 1983 seguramente son los candidaros número 1, siendo los Bulls de Jordan el candidato número 2.

El estangulador es temible y laimbeer no creo q pudiera con Moses.,, aunq no sé si Mo sabía q Laimbeer fue el rey del rebote defensivo... Q duelo pues entre el rey del rebote ofensivo y el rey del rebote defensivo.

Mi única duda es: ¿y microwave? ¿Vinnie johnson estaba lesionado? :-P

Saludos

Mo Sweat dijo...

Saludos, Mav.

No, no estaba lesionado. Anotó 14 puntos, con 4 asistencias, 2 rebotes y 1 robo de balón. Simplemente no apareció entre los grandes destacados, quedando por detrás de Thomas, Dumars y Laimbeer.

Hombre, uno de los más grandes sí, sin duda, pero tanto como el Rey del rebote defensivo no se yo... Es el 18 de la historia de la liga y los tres primeros (y aquí no entran las estadísticas cósmicas de la época Chamberlain y Russell) son Karl Malone, Kevin Garnett y Robert Parish, seguidos por Duncan, Hakeem, el propio Moses, Shaquille... Incluso Buck Williams, otro ilustre reboteador defensivo, está por delante de Laimbeer.

Anónimo dijo...

Maverik says,

Juas. Me refería al rey del rebote defensivo... en los ochenta.

Laimbeer jugó "pocos" años en la NBA para poder competir en la categoría rebotes defensivos totales. Pero si miramos sus cinco o seis mejores años, Laimbeer está por encima de gente como Shaq O'Neal, Parish y al nivel de Karl Malone y Moses. Y todo eso teniendo en cuenta q Laimbeer nunca jugó más de 35 minutos por partido.

Dicho esto, por supuesto si tuviera q elegir a un reboteador me quedo con Moses Malone (the best of all them all). Pero si tuviera q elegir el mejor reboteador teniendo en cuenta sus condiciones físicas, Laimbeer gana de calle ja ja ja ja ;-)

Saludos crack!

Mo Sweat dijo...

Ahí la has clavado, Laimbeer es el mejor reboteador teniendo en cuenta su físico justito justito para la NBA. Aunque en ese sentido yo también le doy muchísimo mérito a Barkley, que a pesar de ser más atlético y explosivo ¡solo medía 1,93 más o menos!

Saludos.