The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

domingo, 14 de julio de 2013

The II Fo Fo Fo's Fantasy All-Time Tournament (part 5): semifinales

Y llegaron las esperadísimas semifinales del II Fo Fo Fo's Fantasy All-Time Tournament, que enfrentaban a Celtics '86, Bulls '96, Sixers '83 y Lakers '87 con un único y claro objetivo: que quedaran únicamente dos equipos; los que van a disputar muy pronto la gran final... Sin mucho más que añadir, así transcurrieron las dos semifinales:

BOSTON CELTICS '86 115 - CHICAGO BULLS '96 116 (prórroga): Tremendísimo encuentro, con prórroga incluida, para la más absoluta posteridad. El encuentro estuvo igualado de principio a fin, con un primer cuarto que vivió muchos cambios de líder en el marcador, un segundo cuarto dominado principalmente por los Bulls, un tercero de los Celtics y un último periodo de nuevo con tremenda igualdad en el marcador. Tanto Larry Bird como Michael Jordan estuvieron colosales; literalmente imparables durante muchos momentos del encuentro.

Scottie Pippen trató con todas sus fuerzas de parar a Bird, pero era como si Larry le leyera la mente y si Pippen trataba de adelantarse a sus movimientos, él realizaba justo todo lo contrario. Jordan, por su lado, terminó desquiciando a todos sus defensores, llamáranse Danny Ainge, Dennis Johnson, Scott Wedman o Jerry Sichting. El duelo anotador fue brutal e incluso las canastas decisivas llegaron de sus manos, pues Larry anotó un triple a falta de tres segundos para el final del tiempo reglamentario que mandó el partido a la prórroga, mientras que Jordan anotó el tiro decisivo que dio la victoria a su equipo al final del tiempo extra. Bird terminó con 44 puntos (15 en el último cuarto y 5 en la prórroga) y Jordan con 47 (17 en el segundo cuarto, 10 en el cuarto y 6 en la prórroga, incluido el fade-away decisivo).

También hay que destacar especialmente la actuación de los dos pívots verdes: el Jefe, Robert Parish y Bill Walton, que fueron importantísimos, tanto en ataque como en defensa, durante los momentos más críticos para los Celtics; cuando la impresionante defensa de Dennis Rodman conseguía secar a Kevin McHale y el poderío físico de los Bulls se lo ponía muy difícil al backcourt de los Celtics.

Por parte de los Bulls, además de la exhibición de His Airness, destacar el enorme trabajo defensivo y reboteador de Rodman, el acierto desde la línea de tres del reserva Steve Kerr (3 de 4, y en momentos importantes) y el completo juego mostrado por Pippen, que aunque no estuvo muy acertado de cara al aro, sumó en todos y cada uno de los aspectos del juego.

El jugador clave: Michael Jordan El genio de Brooklyn consiguió llevarse el duelo de grandes anotadores que protagonizó junto a Larry Bird, terminando con 47 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias y 3 robos de balón, más el lanzamiento decisivo por encima de los largos brazos de McHale que situó el definitivo 115 a 116 en el marcador.

También destacaron especialmente: Larry Bird (44 puntos, 12 asistencias y 7 rebotes), Robert Parish (21 puntos, 10 rebotes y 3 tapones) y Bill Walton (13 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias y 2 tapones) por los Celtics y Dennis Rodman (9 puntos, 19 rebotes y 4 asistencias) y Scottie Pippen (15 puntos, 10 asistencias, 8 rebotes y 6 robos de balón) por los Bulls.

PHILADELPHIA 76ers '83 135 - LOS ANGELES LAKERS '87 130 (2 prórrogas): Si la primera semifinal, aparte de ser un encuentro muy espectacular, se decidió dramáticamente tras una prórroga... ¡Qué podemos decir de la segunda semi! Resuelta tras dos prórrogas y con un ritmo de juego vertiginoso, tan o más espectacular que la anterior.

Para tratar de definir este encuentro, me atrevería a decir que fue como un All-Star game pero con más defensa e intensidad. Los contraataques y mates espectaculares se sucedían de forma brillante, mientras por otro lado saltaban chispas en la pintura entre Moses Malone y, especialmente, Kareem Abdul-Jabbar y A.C. Green. Kareem, de 40 años, se veía superado constantemente por un Moses Malone absolutamente imparable, y cuando Pat Riley situaba a A.C. (o incluso a Kurt Rambis) sobre Moses, cual perro de presa, la batalla se convertía en algo más que baloncesto... Era la guerra.

Julius Erving jugó mucho mejor que en el partido de cuartos, y sus mates y finger-rolls hicieron levantar al público en multitud de ocasiones. El rápido ritmo de juego potenciado por Magic Johnson y sus Lakers, también terminó beneficiando al Dr. J, que se sintió como pez en el agua y tuvo un día excelso en los lanzamientos de campo (15 de 22). El sensacional partido del Dr. J, junto al avasallador dominio en los tableros de Moses, el clutch factor de Andrew Toney (autor del tiro que mandó el partido a la segunda prórroga) y a la completa actuación de Mo Cheeks, lograron mantener vivo el sueño para su equipo durante todo el encuentro y terminaron por decantar definitivamente la balanza durante la segunda y definitiva prórroga, cuando James Worthy y Abdul-Jabbar fueron eliminados por faltas al tratar de frenar dos enérgicas embestidas de Erving y Malone respectivamente.

Mención aparte merece la actuación individual de Magic Johnson, capaz por sí sola de vencer prácticamente a cualquier equipo, solo que en esta ocasión la actuación coral del "big four" de Philadelphia fue también sensacional. El genio de Lansing anotó, asistió, reboteó e hizo todo lo que fuera preciso para su equipo y factible de realizar sobre una cancha de baloncesto... Y los espectadores allí presentes jamás de los jamases lo olvidarán.

El jugador clave: Julius Erving & Moses Malone (compartido) la combinación/compenetración entre el juego interior de Moses y el exterior de Julius fue la auténtica clave del partido. Erving terminó con 37 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias y 3 tapones. Malone terminó con 26 puntos, 23 rebotes y 3 tapones.

También destacaron especialmente: Maurice Cheeks (21 puntos, 13 asistencias, 5 rebotes y 5 robos de balón) y Andrew Toney (22 puntos, 6 asistencias y 3 rebotes) por los Sixers y Magic Johnson (33 puntos, 16 rebotes, 14 asistencias y 4 robos de balón), James Worthy (25 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias) y Kareem Abdul-Jabbar (18 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 2 tapones) por los Lakers.

Y ya solo nos queda la gran final... Pronto en Fo Fo Fo... ¡¡I love this game!!

4 comentarios:

costalgaraldals dijo...

Como le gusta a Jordan machacar a los Celtics, siempre juega bien contra ellos.
Moses-Erwing, puntos+rebotes
Mo Cheeks, liderazgo
Tooney, tiro exterior .... ¿demasiado para los Bulls? ... siempre se ha dicho que no hay dos sin tres ... AIR lo sabe y Pippen tiene que dar un paso adelante en anotación si quieren competir contra los Sixers.
Vaya final nos espera ¡¡¡

Mo Sweat dijo...

Saludos, Costas.

Estoy seguro de que no nos defraudará... El espectáculo está asegurado... ;¬)

Anónimo dijo...

Hola Mo.
Si Parish se ha salido contra Chicago, ¿qué será capaz de hacer Moses en la gran final? Mi duelo preferido y mas esperado será el de Dr J contra Pippen. Scottie es mi jugador nba preferido. Verle correr y terminar contrataque de triple, finta y bandeja ó machacando sin inmutarse siempre me impresionó. Parecia que iba sobrado. Solo espero que Michael no tenga su dia porque los escoltas sixers no son muy fisicos (que se lo digan a los Celtics, verdad Ainge?).
Saludos.
Dani.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Dani.

Bueno, no cabe duda que ese era prácticamente el único punto débil de los Bulls de la era Jordan. Encuentro perfectamente lógico que Parish realizara un gran encuentro ante la defensa de Luc Longley o Bill Wennington.

Durante los actos de celebración del 50º aniversario de la NBA, allá por 1997, Julius Erving fue preguntado por un periodista sobre si pensaba que sus Sixers del 83 podrían haber batido a los Bulls de las 72 victorias en regular season... Y el Dr. J, hombre siempre educado y ajeno a vacilar y chulear, contestó que pensaba sinceramente que sí, pues en ese gran equipo de Chicago no había nadie capaz de detener a aquel Moses Malone de 1983...

...Dentro de muy poquito sabremos si Erving tenía razón en lo que argumentó.

De todos modos tienes razón, Toney lo tendrá muy difícil ante Jordan, aunque solo sea por la altura y el tema físico.