The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

lunes, 8 de abril de 2013

Face to face 11: Earl Monroe & Isiah Thomas... Y el dribling

A lo largo de la historia del baloncesto, y muy especialmente del norteamericano, han habido grandísimos dribladores, jugadores con una capacidad tremenda para poner el balón en el suelo y hacer maravillas con él. Igual que comentábamos en el anterior "Face to face", dedicado al primer paso de arrancada, el dribbling es un aspecto del juego que debido a sus características, y a que está muy ligado a la velocidad, a la explosividad y al propio primer paso de arrancada antes mencionado, aparte del dominio del balón, por supuesto, muchos de los más grandes dribladores que se han visto a lo largo de la historia pertenecen al baloncesto más contemporáneo... Chris Paul, Steve Nash, Derrick Rose, Kobe Bryant... Y por supuesto también grandes e ilustres nombres de los 90 o de la pasada década como Allen Iverson, Michael Jordan, Tim Hardaway, Jason Williams...

De todos modos, a diferencia del post anterior, donde tomaban mayor importancia la explosividad del primer paso y la velocidad más vertiginosa, aquí tendremos en cuenta en mayor medida el dominio del balón puro y duro, el talento y la magia botando el balón por encima de la velocidad y el físico... Y ahí surgen con mucha fuerza nombres como el pionero Bob Cousy, el malabarista Pete Maravich, el vertiginoso Nate Archibald o el inaudito Magic Johnson. Aunque los nombres que, por encima de todos los demás, van a presidir esta entrada, son los de Vernon Earl Monroe y Isiah Lord Thomas III.





Cada uno a su manera, Monroe y Thomas representaron una auténtica revolución para sus respectivas épocas, pues el primero hizo que el estilo de los playgrounds llegara a la NBA, con una forma de driblar repleta de reversos y cambios de ritmo, algo que aunque en la actualidad nos parezca muy corriente, a finales de los 60 no se veía... El segundo, por su parte, significó un paso más en el arte del dominio del balón; fue casi como una versión mejorada, o simplemente modernizada, de lo que había sido el pequeño Nate Archibald en la década de los 70.

En este caso que nos ocupa existen diferencias sustanciales en el estilo de ambos magos del balón, comenzando por el hecho de que Monroe (a.k.a. The Pearl, a.k.a. Black Jesus), de 1,91 m., era un escolta, mientras que Thomas (a.k.a. Zeke, a.k.a. The Magic Pocket), de 1,85 m., jugaba de base. Earl era rápido, pero por encima de todo era talento y magia, y disfrutaba como nadie botando el balón y realizando reversos que una y otra vez burlaban a sus defensores. The Pearl, junto a jugadores como Connie Hawkins y Julius Erving, introdujo el baloncesto de la calle (el más puramente afroamericano) en la NBA, cambiando el devenir del baloncesto profesional americano y revolucionándolo por completo. Isiah, por su lado, era la combinación perfecta de rapidez, dominio, talento puro e instinto competitivo, algo que provocó otra revolución en el baloncesto norteamericano, pues así como él podría decirse que había surgido a partir del "Tiny" Archibald de la década de los 70, a partir del propio Isiah comenzaron a proliferar los bases mucho más anotadores y con una velocidad y un dominio de balón terroríficos... No cabe duda que sin Isiah Thomas no hubieran surgido durante la década de los 90 bases como Tim Hardaway, Kevin Johnson, Kenny Anderson o Nick Van Exel, por no hablar de los posteriores Allen Iverson, Stephon Marbury o Steve Francis.

Monroe y Thomas, dos maneras algo distintas de entender el baloncesto, pero con un denominador común, el talento... El talento de crear magia con un balón en las manos, de mantener a los espectadores en vilo cada vez que ponían el balón en el suelo y de propiciar toda una revolución de estilo en la propia NBA, algo al alcance de muy pocos elegidos.

20 comentarios:

Jaime Sirvent dijo...

Vaya dos que has mencionado, talento puro y el dominio del balón elevado a la enésima potencia. Monroe y Thomas elevaron el bote a la categoría de arte.

Saludos.

costalgaraldals dijo...

Buffff ¡¡¡ Todavia estoy conmocionado por las jugadas de Monroe, ahora toca decir ..."peeeero", Zeke es uno de mis bases favoritos. Tenia una magia especial en sus movimientos, sumando el talento descomunal, su pasión, sus ganas de romper la dictadura de los LAKERS y CELTICS que reinaban por esas epocas,por todo eso y por ser corazón y alma de los Bad Boys. Me quedo con Zeke.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jaime.

Tu lo has dicho... El bote elevado a la categoría de arte.

Saludos, Costas.

Bueno, estoy de acuerdo contigo, Monroe es un mito, una leyenda, pero Isiah uno de los mejores entre los mejores... Irrepetible.

Nique_is_better dijo...

Isiah.....de esos tipos que es peligroso encontrárselos en un ascensor.....

Grandísimo jugador: talento, aptitudes, actitud... ¡Todo!. Lástima que no supiese/quisiese manejarse mejor con la prensa, puesto que más vale caer en gracia que ser gracioso, creo que su carácter contestatario, "problemático" por querer ocupar el lugar que por juego y talento le correspondía... El enfriamiento de la relación con Magic, los piques y desplantes a Jordan, las humillaciones a Stockton en el '92, el ser la mano que mece la cuna en Pistons... amén de su "controvertido" paso por los despachos....

Fat Lever dijo...

Grandísimo Isiah, y ambicioso, quizás demasiado. De Monroe sólo conozco sus referencias, pero debió ser pura magia. ¿Alguien puede aclararme los menosprecios a Stockton que menciona Nique?.
Un saludo.

Anónimo dijo...

I like the vаluable info you provide in your articles.
I will bookmarκ your blog and cheсk аgaіn herе regulаrlу.
I am quite sure I wіll lеarn plenty of nеw ѕtuff right herе!
Best of luck for the next!

My web blog payday loans

Mo Sweat dijo...

Saludos, Nique.

La mano que mece la cuna, si señor, un modo perfecto de definir lo que Zeke era en aquellos Detroit Pistons. Laimbeer era el matón de guante blanco, Mahorn el matón descerebrado, a cada cual más violento, Dumars el asesino elegante y silencioso, el resto la banda de apoyo... Y Isiah el capo, "Babyface", la mano que mece la cuna.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Fat.

Después de haberse realizado la selección de jugadores que conformó el mítico Dream Team, que como todos sabemos causó controversia dejando a Isiah fuera en favor de John Stockton, Thomas esperó con ansia el día en que Detroit se enfrentaba a los Jazz y cuajó ante Stockton una actuación soberbia, pero no contento con simplemente realizar un partidazo, aprovecho para tratar de humillar a John en cada jugada que pudo, rompiéndole la cintura siempre que podía e incluso esperando a que recuperara (en el más puro estilo And1) para volver a humillarlo de nuevo... Y así reiteradamente... Luego, en la siguiente ocasión en la que se enfrentaron, ocurrió aquel célebre placaje de Karl Malone que le costó a Isiah unos 40 puntos de sutura en la cabeza.

Mo Sweat dijo...

Greetings, anonymous.

Thank you and welcome here.

Fat Lever dijo...

Muchas gracias por la aclaración, Mo, la verdad es que ese episodio le pega a Isiah, es su faceta oscura como jugador y que tanto me desagradaba. Recordemos también su boicot a Jordan, sus menosprecios a Larry Bird.. Si supiérais de algún enlace para ver el pique con Stockton, ya sería la rehostia, jeje.
Un saludo.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Fat.

Intentaré buscarlo, aunque ahora tengo un poco de prisa... Miraré a ver si encuentro algo de todo eso por ahí.

Mo Sweat dijo...

Creo que este es el partido donde lo borda ante Stockton:

http://www.youtube.com/watch?v=CSxmr0YywM0

Y esto lo que le hizo Karl Malone en su siguiente enfrentamiento:

http://www.youtube.com/watch?v=6bM-Y4UoiAY

Pasiego dijo...

Estoy de acuerdo , en España el canario Carmelo Cabrera fue una revolución , en tiempos en que la NBA era una anécdota para los aficionados.
Saludos

Mo Sweat dijo...

Saludos, Pasiego.

Grande que nombres a Carmelo Cabrera, uno de los jugadores más revolucionarios del baloncesto español de los 70 y 80.

Anónimo dijo...

Maverik says,

Poco q decir cuando veo el nombre de Isiah thomas. Creo q solo Magic consigue q mi cara tenga una sonrisa mayor.

Isiah thomas era un jugon en toda regla. Sus movimientos puede q ahora parezcan poca cosa pero en los ochenta eran la ostia. Esteticamente sublime para mi paladar. Y ademas de jugon, lider y letal enmlos,playoffs. Un grande entre los grandes, un lider entre los,liders.

Sobre Earl no puedo opinar.


Saludos cracks

Mo Sweat dijo...

Saludos, Mav.

Es que las palabras Magic y sonrisa siempre van de la mano... La sonrisa más grande de la historia del baloncesto.

¿Que vamos a decir de Zeke que no hayamos dicho ya? Un genio absoluto del baloncesto a la altura de los mejores, pero con un carácter que le ha granjeado numerosas enemistades y le ha perjudicado muchísimo a nivel de popularidad...

Daniel L. dijo...

Elegir entre Earl Monroe e Isiah Thomas es difícil. Al primero no lo vi jugar en su momento. al segundo mucho. Todo lo que pude. Me quedo con Isiah. Para mí mejor jugador que Earl.

La capacidad de liderazgo de Thomas, su afán de superación, su calidad técnica. Fue -siendo base- jugador franciquica de los Pistons. Uno de los mejores jugadores que yo he visto en mi vida.

Monroe fue un malabarista. Con una gran calidad técnica sí pero, en mi opinión, sin llegar a poseer las características de Thomas en lo referente a liderazgo. Jugó en aquellos legendarios New York Knicks donde se acopló perfectamente al juego de conjunto de aquellos grandes jugadores.

Son sólo opiniones, como siempre, pero yo tengo que dar la mía.

Mo Sweat dijo...

Bueno, yo opino igual que tu, Monroe fue un gran jugador, un pionero del malabarismo y el arte del dribbling, pero sin llegar a la altura de Thomas, que es uno de los talentos más grandes que he visto jamás. Para mi es el mejor base de la historia del baloncesto tras Magic Johnson y Oscar Robertson, en dura pugna con John Stockton.

Daniel L. dijo...

Desde luego que es uno de los mejores. Yo añadiría a tu lista a Bob Cousy y para mí el quinteto estaría completado.

Cierto es que un jugador como Jerry West jugó con frecuencia haciendo funciones de base pero sus características y su cometido más habitual fueron los de escolta. No fue, como dirían allí en Estados Unidos, un playmaker.

Mo Sweat dijo...

Sí, es verdad, y aun así cuando jugaba de base daba muchas asistencias... Era un superclase, eso es evidente.