The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

jueves, 22 de abril de 2010

Por encima del resto de los mortales (4 de una especie)

Este post está dedicado a analizar la figura de cuatro grandes leyendas de la historia del baloncesto que han dominado sus respectivas épocas a base de talento, elegancia y un físico privilegiado. Cuatro grandes leyendas que se han ido sucediendo en el tiempo casi de manera cíclica, dominando épocas diferentes, pero seguidas, como si uno cogiera el testigo del otro; desde finales de los 50 hasta la actualidad y sin apenas intervalos de tiempo entre uno y otro reinado... me estoy refiriendo a Elgin Baylor, Julius Erving, Michael Jordan y LeBron James.

Cada uno de ellos ha representado lo mismo en su propia época, cada uno de ellos se ha convertido en modelo a imitar por los demás y cada uno de ellos ha tenido como ídolo propio al anterior cronológicamente. Baylor irrumpió en la NBA en 1958 y su carrera duró hasta finales de 1971, cuando su físico dijo basta. Erving debutó en la ABA justo cuando Baylor se retiraba y su carrera (repartida entre la ABA y la NBA) terminó en 1987. Dos años antes, en la temporada 1984-85 debutaba como profesional Michael Jordan, que pese a retirarse en 1998, volvió a las canchas en el 2001 para dar una cuantas lecciones de baloncesto a los más jóvenes con 40 años y se retiraría definitivamente al final de la temporada 2002-03. En la 2003-04 debutaba LeBron James... y hasta ahora.

Es casi algo cíclico, como tejido artesanalmente por las manos del destino. Los cuatro cambiaron el baloncesto a su manera y lo hicieron evolucionar, los cuatro fueron obsequiados con unas cualidades físicas que los situaban por encima del resto de los mortales en sus respectivas épocas, los cuatro han sido (y son) ídolos de masas... y no sólo por su juego, si no por muchas cosas más, por intangibles que los sitúan como iconos del baloncesto, del espectáculo e incluso de su propia raza. Cada uno de ellos ha contribuido a su manera a la evolución de nuestro deporte.

Primero nos centraremos en los puntos que tienen en común, que no son pocos. Después ya veremos las diferencias que lógicamente ha habido entre ellos.
Los cuatro han sido (o son) jugadores adelantados a su tiempo (de ahí que hayan hecho evolucionar tanto este deporte), con unas condiciones atléticas por encima del resto de jugadores de su época, pero aderezadas con un gran talento y una mentalidad fuerte y centrada (cuantos grandes físicos hemos visto que se han quedado en nada por no tener la cabeza bien amueblada). Su profesionalidad y talento innato está fuera de toda duda, los cuatro han sido grandes voladores, jugadores que han ido inventando o reinventando el mate y las entradas a canasta y que han contribuido también de forma muy especial al legado más bello y espectacular que nos ha dado el baloncesto, esos vuelos sin motor que han creado escuela y que desafiando la ley de la gravedad, han convertido al baloncesto en el deporte más espectacular que existe y que ha existido jamás; pero no sólo eso, nunca han descuidado lo demás amparándose en su sobrado físico, los cuatro han sido jugadores completos, capaces de tirar bien, pasar bien, defender bien, rebotear bien... o dicho de otra manera, jugadores definitivos, los cuatro han sido en su época el jugador definitivo, aquel al que se querían parecer todos los jóvenes y al que idolatraban incluso muchos de sus rivales. Y los cuatro han jugado siempre de aleros o escoltas, o de ambas cosas.

Pero evidentemente no todo son similitudes y coincidencias en su juego, también hay diferencias entre ellos, que son las que los definen individualmente y los diferencian mejor entre sí, dándonos una mejor imagen de lo que fueron o son como jugadores y como personas.

Elgin Baylor pertenece a una época muy convulsa y fue uno de los afro-americanos pioneros en la NBA, una de las primeras grandes estrellas negras del baloncesto, que junto a Bill Russell, Wilt Chamberlain y Oscar Robertson cambiaron para siempre nuestro deporte y lo hicieron evolucionar a pasos agigantados. Llevó a los Lakers a 8 finales de la NBA (aunque desafortunadamente las perdió todas) y formó junto a Jerry West la mejor pareja anotadora de toda la historia del baloncesto. La carrera de Elgin transcurrió paralelamente a muchos grandes acontecimientos de la historia de los USA y de su raza; la lucha por los derechos civiles, Martin Luther King, Malcolm X, el movimiento de los Panteras Negras. Fue uno de los primeros iconos deportivos afro-americanos en una época en que la gente de su raza aun tenía que entrar por la puerta de atrás en algunos locales o sólo podían sentarse en determinados asientos en ciertos lugares públicos de algunos estados.

Julius Erving pertenece a una época ligeramente posterior, pero ya muy diferente a la de Baylor en muchos aspectos; el Dr. J de los 70 es blaxploitation pura y dura (con afro incluido), es la sublimación de lo que antes ya comenzaron pioneros como Connie Hawkins o el propio Baylor, la ascensión definitiva del mate a la categoría de arte. Julius fue la imagen de la ABA hasta su desaparición en 1976 y no tuvo rival en esa liga, pero su paso a la NBA (y muy especialmente su experiencia en la final de 1977) lo cambió un poco como jugador y a pesar de ser perfectamente capaz de conseguir registros en anotación como los de Baylor, se convirtió en un jugador mucho más de equipo (en muchos aspectos) y también fue dominante durante otra fase de su carrera, pero de otro modo, sin tirar tantas veces a canasta ni acaparar tanto juego; fue una estrella humilde.

Michael Jordan ya fue hijo de la época dorada del baloncesto norteamericano, irrumpió en la NBA a mediados de los 80, en pleno auge y crecimiento de la liga (gracias en parte a dos muchachos llamados Larry y Earvin) y su espectacular estela y hambre de gloria aun aumentaron mucho más la popularidad de esta; la NBA (y en consecuencia el baloncesto) ya no iba a ser la misma nunca más. Michael, a su enorme talento y capacidad física sin igual, les añadió una determinación y un instinto asesino sin parangón a lo largo de la historia de este deporte. Para ser feliz, Air debía ser el mejor jugador noche sí y noche también, debía ganar noche sí y noche también, debía ser al máximo anotador temporada sí y temporada también y debía demostrar (y demostrarse) noche tras noche que era simplemente el mejor, jugara contra quién jugara. Para bien o para mal, Michael es el padre de la filosofía que reina en el baloncesto americano actual, de los Dwyane Wade, LeBron James, Carmelo Anthony... e incluso de Kobe Bryant y Allen Iverson; tal vez se ha tergiversado su carácter, se ha profanado su legado, al fin y al cabo él era un ganador antes que nada (muchos anillos le contemplan), pero al fin y al cabo, ese me, myself & I que tienen por bandera muchas de las estrellas actuales de la liga comenzó con él.

Y llegamos al más actual, a LeBron James, el Elegido, sucesor de Jordan como Jordan lo fue de Erving y como Erving lo fue de Baylor. LeBron representa un paso más en la evolución física; si Elgin comenzó a realizar rectificados en el aire y a machacar el aro cuando nadie más lo hacía, si Julius consiguió hacer poesía con un balón en las manos y aunó atleticismo y capacidad de salto con una elegancia nunca más vista en una cancha de baloncesto, si Michael aun consiguió llevar todo eso a otro nivel más y ha llegado a ser definido incluso como un Dios por muchos, LeBron ha conseguido convertirse en el siguiente eslabón natural de la cadena evolutiva, ha conseguido aunar esa capacidad sobrehumana que ya tenían los otros tres (mezcla de portento físico y talento natural) con un cuerpo y una fuerza propios de un power-forward; algo así como una extraña mezcla entre Michael Jordan y Charles Barkley. Además, LeBron también posee una enorme ambición que lo va a llevar probablemente a ser el mejor durante años... sólo un pero (que enlaza con lo dicho antes), LeBron pertenece a esta nueva era, a esta nueva generación de jóvenes estrellas influidas por el legado de Jordan y enmarcadas en el contexto actual de la NBA, que cada vez es más negocio que baloncesto, con lo que tiene todo el talento para ser, no el mejor de hoy, si no uno de los mejores de todos los tiempos, pero hay ciertos detalles que a día de hoy me crean ciertas dudas. El tiempo lo aclarará...

22 comentarios:

Jorge (alerotirador) dijo...

Lamento no haber podido ver a Baylor más que en reportajes, así que intentaré encontrar algún partido se su época estelar con los Lakers.

Totalmente de acuerdo en cuanto a que Jordan quería ser el mejor un día sí y otro también. Es verdad que en los 80 no disponiamos del caudal informativo que existe ahora, pero tenía la sensación de que siempre jugaba bien pasara lo que pasara. Era una delicia quedarse a ver sus partidos.

Lebron tendrá que mejorar su carácter porque esos gestos "chulescos" que a veces saca no tienen parangón con la clase que siempre exhibieron Jordan, e incluso el propio Erving que siempre fue considerado un caballero del baloncesto. Gente que cuidaba los detalles al máximo.

Saludos.

Maverik dijo...

Un artículo extraordinario. Me ha encantado.

Magnífico poker de cracks y sobretodo de ídolos e íconos como muy bien dices.

Todos ellos brillaron (o brillan en el caso de James) por esa extraña mezcla de físico superior y técnica particular a la hora de entrar a canasta. Sin embargo, estrictamente, no sé si James debe compararse con los otros tres. Creo q James no tiene la elegancia y la estética sublime de los otros tres. Por cotra, James es el único q ha jugado y podría jugar de base, lo q le convierten en un jugador todavia más completo y total q los otros tres.

Por dichos motivos, siempre he creído q más q a Jordan, James se parece a Magic y Oscar, especialmente al segundo. Los tres formarían el trio de jugadores totales. Pero leyendo tu artículo quizás deberia decir q James es ua mezcla de atleta volador y jugador total.

Nique is better dijo...

Yo creo que con Jordan se tocó techo: talento, instinto, ambición, profesionalidad ... y esa chuleria que solo él y los otros "dos chicos" que has mencionado se podían permitir. ¿quién no recuerda los gestos y miradas en el primer partido de las finales del '92?.

Respecto a James, yo lo veo mas como un Larry Johnson joven con mas repertorio y una zona de juego mayor. Si bién reconozco que está por encima del resto, hay aspectos de su juego/actitud que, creo, le penalizan. ¿Qué pasará cuando su físico ya no sea suficiente?. Haciendo una analogia con el futbol diria que es el Cristiano Ronaldo de la NBA

Jacobo Rivero dijo...

Un cuarteto de lujo. LBJ es una máquina, de hacer dinero y de capacidad física. Está por encima de todo lo visto anteriormente. Quizá sea el principio de un nuevo modelo de jugador total. La diferencia más evidente entre el baloncesto FIBA y la NBA. Con una superioridad física tan apabullante, y una técnica individual extraordinaria, marca la línea de un modelo de jugador global del futuro. Si MJ, que sin duda es el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, hubiera competido contra LBJ habría ganado, pero habría sufrido...

PAblo dijo...

Cuatro nombres míticos del baloncesto mundial está claro.

A Baylor yo tampoco le he visto jugar más allá de algún reportaje pero los otros tres son excepcionales jugadores.

No estoy de acuerdo con que MJ no jugara de base. Podía adaptarse perfectamente a esa posición lo único que no hacia tanto uso de la visión de juego ni del pase porque solía empezar y terminar él las jugadas (había muchas veces que tipos como Perdue le estropearon maravillosas asitencias). De hecho, en los Bulls creaba muchos desequilibrios en las posiciones exteriores con Pippen y Paxson (que fuera después sustituidos por Kerr).

Lo que tiene Lebron que no tienen los otros es que puede jugar en cuatro posiciones. Es un malote en plena evolución y el cielo es su límite pero su evolución dependerá más que de su juego de su cabeza. Otra cosa que se le nota a LJ respecto a los otros es que no ha pasado por la Universidad y tiene un menor conocimiento del juego que añadido a su ego le hace en ocasiones tomar decisiones equivocadas. ¿Madurará? Ni idea, pero está claro que es un jugadorazo.

Impacientes Saludos.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jorge.

Eso nos pasa a todos, es muy difícil poder encontrar grabaciones de Baylor, Oscar, Russell... más allá de los típicos reportajes sobre sus carreras. Algo hay, pero muy poquito.

Tanto Jordan como Julius fueron grandes caballeros, sólo que Jordan era más soberbio y altivo y Erving más sencillo y humilde.

Saludos, Mav.

Celebro que te haya gustado. Estoy totalmente de acuerdo en que a LeBron le falta esa elegancia innata de los otros tres... es más, en este aspecto diría que Julius y Air se desmarcan claramente por encima de los otros dos.

En lo que no estoy de acuerdo es en lo de que James es el único que ha jugado o puede jugar de base. Jordan llegó a jugar de base y podía encajar en esa posición tan bien o más que LeBron. Erving era más tres, aunque en algún momento de su carrera también llegó a jugar de dos y en los 70 hubiera podido jugar incluso de 4 si hubiese querido (en su primer año en la ABA promedió 15,7 rebotes !!!) y Baylor creo que en los 60 podía jugar de lo que quisiera (como Big O), tal vez excepto de center.

A mí me es muy difícil comparar a LeBron con Magic, ya que James es un superdotado físicamente (como Jordan) y sin su físico sería muchísimo peor jugador, mientras que Magic siempre fue un físico más normalito (exceptuando el dominio de balón para con su altura, claro) y todo lo que ha sido es gracias a la clase y al talento. Por eso comparo más a LeBron con Jordan o Erving.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Nique.

Ahora mismo veo a LeBron (como tu bien apuntas) como a un jugador muy dependiente de su físico, aunque claro está, el que tiene un gran físico tiene que jugar su baza... eso sí, lo veo bastante diferente de LJ, el gran Larry no tenía esa capacidad para jugar de base o de escolta, era un 4 muy físico que con el tiempo y las circunstancias fue cogiendo también muy buena mano.

Saludos, Jacobo.

Estoy seguro de que Jordan hubiera ganado a LeBron (y Magic a los dos, ja, ja, ja, ja, ja... XD). Lo cierto es que LeBron es el icono alrededor del cual va a girar la NBA del futuro y las próximas generaciones, para bien o para mal...

Mo Sweat dijo...

Impacientes saludos, Pablo.

Cierto que Michael podía jugar de base y no sólo eso, si no que llegó a jugar... tal vez muchos no lo recuerden (o no lo sepan), pero en la temporada 1988-89 llegó a jugar de base y acumuló unos cuantos triples-dobles.

Yo también pienso que LeBron puede jugar en 4 posiciones. Eso sí, Magic sigue siendo el único que ha podido jugar realmente en las 5.

Almanzor dijo...

Bueno, la verdad es que hay que rendirse a la evidencia de que Lebron es la sucesión de estos 3, ya que supone una evolución en el juego, algo que no aporta Kobe Bryant, un jugador más de los 90 por estilo.

La gran diferencia aparte del físico y las épocas, es la persona, y en eso Lebron anda muy por detrás de Baylor, Erving y Jordan, auténticos señores, cada uno con sus manías y personalidades peculiares, sobretodo Jordan. A Lebron le faltan muchas cosas por aprender del juego, pero tiene que aprender a ganar y a perder (esto ya le ha dado tiempo a aprenderlo), para llegar siquiera a la altura de los zapatos de los 3 cracks.

Dicho esto, el mejor jugador del Mundo actualmente.

Almanzor dijo...

Por cierto, excelente post, que no lo he comentado antes :)

Maverik dijo...

Pablo y Mo, el espíritu de la ley q se dice en derecho... Es cierto q Jorda jugó de base, como tb q Baylor jugó de 4 y West de 3 en algunas Finales contra los Celtics... No se si me explico: por poder todos podemos.

Por otro lado discrepo de la gente q dice q Magic no tenia físico. Q el físico de LeBron sea superior no significa q Magic no tuviera un físico absolutamene privilegiado.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Almanzor y gracias.

Estoy de acuerdo contigo, lo que más le falta a LeBron en comparación a los otros tres es esa clase y ese saber estar tanto en la victoria como en los momentos difíciles.

Y sí, definitivamente ya es el mejor jugador del mundo.

Mav. Magic tenía un físico privilegiado en comparación a cualquiera de nosotros, pero para la NBA de la época yo diría que estaba en la media o como mucho en la media tirando para arriba, pero nunca fue un físico por encima del resto de jugadores de su época como sí lo fueron Baylor, Robertson, Erving o Jordan. Magic se hacía el mate, pero no volaba como Erving, Jordan o Nique, se lo hacía como se lo podían hacer Marques Johnson, Alex English o Bobby Jones (por citar jugadores de esa época y de alrededor de 2 m.)... no se si me explico, si reboteaba muy bien no era porque tocara el aro con la cabeza al saltar, si penetraba de maravilla no era porque saltara por encima de todos los centers rivales, si era tan polivalente no era porque fuera más fuerte y más veloz que cualquier otro jugador de la liga... en su caso era principalmente por clase y talento; y ahí sí, una clase y un talento superiores a los del resto de los mortales.

Charlie9908 dijo...

Totalmente de acuerdo con el comentario de Almanzor. Lebron tiene grandes cualidades físicas y técnicas para ser el número uno, pero nunca lo será de verdad; tendrá el reconocimiento pero nunca el cariño y el respeto de los medios y del público (quizás lo más importante), le falta humildad.

Cuando mi ídolo Magic regalaba una asistencia, hacia felices al público, a sus compañeros, e incluso a sus rivales; cuando asiste Lebron pienso que sólo está buscando inflar sus número. También debería entender que Magic, además, vendía más con una sonrisa que con una asitencia, que ya es decir.

Resumiendo y hablando claro: que no me cae muy bien.

Un saludo y felicidades por el post

Jaime Sirvent dijo...

De Elgin Baylor únicamente he podido ver vídeos, y me parece un jugador elegantísimo, aparte de un atleta soberbio.

De Julius y Michael poco más puedo añadir a lo ya dicho, y que todos sabemos, dos fueras de serie que tenían algo que Lebron nunca tendrá, elegancia, y no me refiero a elegancia como personas, sino como jugadores dentro de la pista, en sus acciones. Un vuelo de Michael y de Julios era poesía, era un latido, un mundo, una emoción, una sutil mezcla de potencia, elegancia y fragilidad, de sentimiento, todo ello en armonía.

Con Lebron no veo eso, simplemente veo potencia, es como si un programa informático hubiera diseñado al jugador perfecto, pero le falta la emoción. Lebron podrá hacer triples dobles, podrá dar muchas asistencias, pero ninguna de ellas será bella, todas tendrán un gesto forzado y nunca serán mágicas, siempre denotarán impostura y falta de naturalidad, ...nunca podrán ser como las de Magic.

Lebron es potencia y físico sin alma, lo cual no quita que sea el mejor jugador de la NBA ahora mismo, y por supuesto el más determinante.

The Virus dijo...

Gran artículo, pero yo creo que por su físico , Chamberlain debería estar entre los 4.

General Espartero dijo...

Clave tu comentario sobre Jordan. El basket americano de hoy día bebe de una herencia de Jordan mal entendida. Los grandes anotadores no necesitan 30 tiros para anotar 20 puntos, ni necesitan toda la parafernalia de estrella, ni tantas otras cosas que a Jordan le llegaron DESPUÉS de romper los moldes. Si Jordan necesitaba 30 tiros para meter 20 puntos era porque su equipo necesitaba que él tirara los 10 tiros del final pero eso se interpretó como 'pásamela que sois unos necios y el único bueno aquí soy yo'.

Gran artículo. Un saludo!

Maverik dijo...

Gran aportación de The Virus. ¿Q dices Mo de Wilton Norman Chamberlain? Quizás un fisico aún más increíble q los 4 anteriores, ¿no?

Yo a Chamberlain lo incluiría e el trio siguiete: Mikan, Chamberlain, y Shaq. Los dos primeros eran los más altos y fuertes en su tiempo, Shaq era el más fuerte y el más gordo jajaja

Bob Lanier, ex Pistons dijo: "¿lo más increíble q me ha pasado en toda mi carrera? El día q me enfrenté a Chamberlain. Me sentí como un niño ante la fuerza y la potencia descomunal de Wilt Chamberalin." Lanier mide 210 cm y pesa 120 kg.

PAblo dijo...

Lo que ocurre es que Chamberlain es que jugaba únicamente en posiciones interiores, más allá que su físico fuese privilegiado para su época (que lo era).

Respecto al físico de Magic, yo creo que sí fue privilegiado pero siempre en contraposición con el contrario. No se si me explico...Objetivamente había jugadores más potentes, más altos y más fuertes pero él era capaz de entender el juego para buscar siempre posiciones en las que poder prevalecer con su físico respecto a sus contrincantes (ej típico: cuando llevaba a los bases bajos al poste para repartir juego o jugársela él o cuando le defendían jugadores más fuertes y salía para romperle con su rapidez. Ya no hablo del juego de transición que lo ha interpretado como nadie). Es cierto que Magic jugó en 5 posiciones pero como 5 creo que iba muy muy justito (incluso Lebron podría jugar mejor hipotéticamente en esa posición que Magic por fortaleza).

Impacientes Saludos.

Mo Sweat dijo...

Problemas tecnicos me estan teniendo alejado del blog. Estoy escribiendo esto desde la play de mis hijos pero me agobia mucho ya que es como estar escribiendo sms desde un movil

costalgaraldals dijo...

Felicidades ¡¡¡ otro post trenmendo, un genial análisis de los 4 magnificos. Visto desde un punto (para mí) impensable.
Como siempre voy tarde ... todo dicho.
Creo que, hoy por hoy la GRADIOSA diferencia que existe entre los tres primeros y Lebron ... es la mentalidad de "equipo", que tanto falta a las Superestrellas de la NBA.
Saludos Mo, y a ver si estoy más "al loro" de tus posts ...

Mo Sweat dijo...

Sere escueto.

Charlie. Grandes y acertadas tus palabras sobre Magic.

Jaime. Tus palabras sobre la elegancia de Michael y Julius también son poesía.

Virus. Wilt no encaja en este grupo, mas bien estaria en otro grupo con los grandes centers que han tenido también un fisico y unas condiciones superiores al resto, como Kareem y Shaq.

Mo Sweat dijo...

Gracias General. Totalmente de acuerdo en lo que dices de Michael.

Mav.Como tu bien apuntas Wilt estaria en otro grupo,es otro tipo de jugador.

Pablo. Como bien dices Magic sabia sacar siempre lo mejor de su ventaja fisica gracias a su inteligencia.