The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

miércoles, 4 de mayo de 2016

Una noche cualquiera en la vida de Kevin Johnson (17 de Marzo de 1989)

Temporada 1988-89, 17 de Marzo, los Phoenix Suns (40-23) recibían a los Portland Trail Blazers (31-31). Kevin Johnson fue la estrella más rutilante de un partido igualado y de muy alta anotación que terminó con victoria de los Suns (129-124). Aparte de KJ, también destacaron Tom Chambers (34 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias) y Eddie Johnson (30 puntos, 5 rebotes y 3 robos de balón) por parte de los Suns y Clyde Drexler (21 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias), Kevin Duckworth (25 puntos y 9 rebotes), Terry Porter (15 puntos y 8 asistencias) y Richard Anderson (19 puntos y 6 rebotes) por parte de los Blazers.


El pequeño pero explosivo Kevin Johnson cuajó una gran actuación individual, terminando el encuentro con 39 puntos (en una serie de 12 de 23 en tiros de campo), 12 asistencias y 6 rebotes.

2 comentarios:

Jaime Sirvent dijo...

Grandísimo Kevin Johnson,base quizás un poco olvidado hoy en día tras los grandísimos bases de su época (Magic, Stockton, Thomas...),pero que nos dio muchas tardes de gran baloncesto. Un base muy anotador que también sabía hacer jugar a su equipo. Su tiro en carrera me sigue pareciendo un clásico de la nba de los 80 y los 90.Me encantaban esos Suns con KJ,Hornacek,Chambers,Eddie Johnson,Majerle,Rambis,Gilliam,West,etc.incluso más que con Barkley en sus filas,los resultados fueron mejores al conseguir llegar a las Finales del 93,pero quizás se perdió un pequeño trocito de la esencia de este equipo.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jaime.

Cierto, en ocasiones también parece un base bastante infravalorado. En aquella época, con Stockton, Hardaway, Payton, etc... tal vez no destacaba tanto, pero me atrevería a decir que hoy en día bien podría ser el mejor base puro de la liga, si dejamos un poco aparte a ese loco incomparable que es Westbrook, difícil de comparar con los demás bases, y al fenómeno Stephen Curry.

Aquellos Suns fueron un equipo mítico, sin duda, uno de tantos equipos maravillosos de aquella época que se tuvieron que quedar sin anillo.