The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

lunes, 13 de julio de 2015

Big M's corner: antes del anillo de 1983...

Dicen que para llegar a alcanzar el triunfo es necesario conocer (y aprender de) la derrota... Bien, Moses Malone es un ejemplo perfecto de ello, pues antes del "fo, fo, fo", antes de las legendarias finales NBA de 1983, ya había disputado otras finales, en este caso perdiéndolas; las de 1981 jugando todavía en las filas de los Houston Rockets.

En 1981 los Houston Rockets se clasificaron para los playoffs por los pelos, después de terminar la temporada regular con un mediocre balance de 40 victorias y 42 derrotas. Lo cierto es que era un equipo algo diezmado que se basaba principalmente en el mejor jugador del mundo en aquellos momentos, Moses Malone (a pesar de que ese año en concreto no fue elegido MVP), en un veterano Calvin Murphy que realizó una gran temporada, batiendo varios records de tiros libres, y en poco más, incluyendo a un Rudy Tomjanovich que ya estaba muy lejos de su mejor versión y un puñado de jugadores que no pasaban de correctos, destacando especialmente el buen hacer de Robert Reid.

En primera ronda se enfrentaron a los vigentes campeones, Los Angeles Lakers, batiéndolos contra todo pronóstico (1-2) en un duelo encarnizado entre los dos mejores pívots del mundo en aquellos momentos, Moses Malone y Kareem Abdul-Jabbar. Moses terminó la serie con 31,3 puntos de media, destacando especialmente los 38 del primer encuentro, que fue fundamental, arrebatándoles el factor cancha a los angelinos desde el primer momento.


En segunda ronda se enfrentaron a los San Antonio Spurs de George Gervin, en el clásico duelo texano, venciéndolos tras una igualadísima serie (3-4), con una antológica y determinante actuación de Calvin Murphy en el 7º partido (42 puntos).

En las finales de conferencia se encontraron dos auténticas cenicientas, puesto que los rivales de los Rockets fueron los Kansas City Kings, un equipo con buenos jugadores (Otis Birdsong, Reggie King, Scott Wedman...) pero sin ninguna estrella, que también se habían clasificado por los pelos para los playoffs para después eliminar contra todo pronóstico a Portland y Phoenix. Si Moses y los Rockets habían logrado vencer a Lakers y Spurs en unas eliminatorias durísimas, contra los Kings lo tuvieron mucho más fácil, superándolos con relativa facilidad (1-4) a pesar de tener también el factor cancha en contra.

Aparte de los Rockets de 1981, solo los Minneapolis Lakers de la temporada 1958-59 lograron llegar a la final de la NBA tras terminar la temporada regular con más derrotas que victorias. En 1969, los Celtics de Bill Russell fueron campeones tras clasificarse en última posición para los playoffs, pero en aquella época solo se clasificaban los cuatro primeros de cada conferencia. En 1995, los Rockets de Hakeem Olajuwon lograron ser campeones tras disputar todas las eliminatorias con el factor cancha en contra; habían sido sextos en la conferencia Oeste... Nadie, jamás, ha logrado el anillo de campeón de la NBA tras clasificarse octavo para los playoffs y con un balance negativo en regular season... Los Rockets de Moses Malone estaban a un paso de hacer auténtica historia.

Pero el cuento de hadas terminó aquí, puesto que en las finales de la NBA los Rockets perdieron frente a los Boston Celtics de un jovencito Larry Bird (4-2), no sin plantar cara, pero cediendo finalmente frente a un equipo mucho más profundo y compensado.

A continuación las seis actuaciones de Moses Malone en unas finales de la NBA previas al añorado anillo de 1983 con los Sixers:


1º Partido: Celtics 98 - Rockets 95

Moses Malone cuajó una actuación mediocre en ataque, terminando el encuentro con 13 puntos y 15 rebotes. El mejor del partido fue Larry Bird (18 puntos, 21 rebotes y 9 asistencias) y de los Rockets, Robert Reid (27 puntos).

2º Partido: Celtics 90 - Rockets 92

Moses Malone fue el MVP del partido, con 31 puntos y 15 rebotes y Larry Bird el mejor de los Celtics, con 19 puntos y 21 rebotes.

3º Partido: Rockets 71 - Celtics 94

Malone terminó el encuentro con 23 puntos y 15 rebotes. Cedric Maxwell (19 puntos) fue el mejor de los Celtics y Larry Legend se quedó a 2 puntos del triple-doble (8 puntos, 13 rebotes y 10 asistencias).


4º Partido: Rockets 91 - Celtics 86

Moses Malone (24 puntos y 22 rebotes) y Mike Dunleavy (28 puntos) lograron empatar la serie de nuevo. Por los Celtics brillaron los 24 puntos y 14 rebotes de Cedric Maxwell.

Inciso: Antes del quinto partido, Moses llegó a realizar unas declaraciones poco habituales en él (vaya usted a saber por qué... Tal vez para motivar a sus compañeros frente a un equipo en teoría superior), diciendo que si pillara a cuatro chavales de la calle en su Petersburg natal y jugara con ellos contra los Celtics, probablemente también les ganaría... Estas declaraciones fueron usadas por el entrenador de los Celtics, Bill Fitch, para añadir un poco de motivación extra a sus hombres.

5º Partido: Celtics 109 - Rockets 80

Los 20 puntos y 11 rebotes de Moses Malone poco pudieron hacer frente al mucho mejor juego coral de los orgullosos verdes, en los que destacó de nuevo Cedric Maxwell (28 puntos y 15 rebotes).


6º Partido: Rockets 91 - Celtics 102

Los mucho más limitados Houston Rockets lucharon hasta el último aliento, con 27 puntos de Robert Reid y 23 con 16 rebotes de Moses Malone, pero hasta aquí llegaron. En frente, 27 puntos y 13 rebotes de Larry Bird, 19 puntos de Cedric Maxwell, 18 de Robert Parish y 13 con 12 asistencias de Nate Archibald.

Cedric Maxwell sería elegido MVP de las finales por encima del joven y emergente Larry Bird, en claro premio a su seriedad, regularidad y buenas actuaciones en los partidos más decisivos de la serie.

Moses Malone en las finales NBA de 1981: 22,3 puntos y 15,7 rebotes de media.

Dos años más tarde, ya con la camiseta de los Sixers, Moses lograría el ansiado anillo de campeón de la NBA... Pero eso ya es otra historia... ¡Fo Fo Fo!

2 comentarios:

Ernesto dijo...

Hola MO.
me extraña que nadie haya comentado me parece muy bueno el artículo que hiciste.
Como disparador propongo una comparación entre los Malone, que seguro ya se habra hecho pero nunca pude escuchar, me gustaría saber tu punto de vista.
Son muy semejantes me parece en lo posicional, en que estuvieron muchos años en la liga con mucha vigencia, ambos con menos títulos de los que merece un jugador de su calibre, karl con ninguno, y ambos me parece que subvalorados moses mas subvalorado que karl.
Pero tipos que tanto en físico y en mentalidad muy ganadores muy fuertes, que cuando hay que elegir dificil saber con cual quedarse.
Para vos en un manos a mano aunque me parece cantado tu elección, quien ganaría y por que?
no es esta actuación de Moses parecida a las actuaciones de Karl en las finales de Utah contra los Bulls?
Un saludo!

Mo Sweat dijo...

Saludos, Ernesto y gracias.

Yo ya hace tiempo que dejé de darle vueltas a estas cosas; a veces te curras un post que te parece genial y apenas ni un comentario y otras publicas cualquier chorrada hecha en cinco minutos y 12 comentarios de golpe... Aunque en esta época también es posible que haya mucha gente de vacaciones y desconectados de todo...

Interesante lo de la comparación entre Moses y Karl, aunque en realidad el primero jugaba de pívot y el segundo de ala-pívot, el principal handicap a la hora de compararlos, pues Moses se enfrentaba, noche tras noche, a los Jabbar, Parish, Gilmore, Laimbeer, Olajuwon, etc., mientras que Karl hacía lo propio con los Barkley, McHale, Rodman, Nance, Buck Williams, etc.

Por lo demás, Moses era un jugador de una fuerza natural tremenda (tipo leñador, para entendernos, que sin ser tan musculado de gimnasio podía físicamente con tipos mucho más atléticos) y con un tesón incomparable, mientras que Karl, como todo el mundo sabe, era un tipo mucho más musculado (pura carne de gimnasio), que incluso se llegó a plantear tratar de ser Mr. Olimpia cuando dejara el baloncesto.

En cuanto a las similitudes, dos auténticas scoring-rebounding machines de la historia del baloncesto y mucho, mucho, mucho talento y calidad en el poste bajo y a la hora de encarar el aro rival... Tal vez Karl llegara a tener un mejor tiro de media distancia, aunque Moses no era manco tampoco, algo más de capacidad de pase y, debido a su movilidad y capacidad atlética, era un mejor finalizador de jugadas viniendo en carrera y terminando con esos mates imparables, aunque los pases de Stockton también tenían mucho que ver en ello... Moses era mejor reboteador, especialmente ofensivo (bueno, en cuanto al rebote ofensivo es el mejor de la historia del baloncesto) y poseía una capacidad tremenda para hacerse un sitio debajo del aro, donde no lo había, fuera para capturar el rebote o para anotar. Tal vez también tuviera más variedad de recursos de espaldas al aro (ganchos, tiros a la media vuelta).

Ambos eran duros, muy duros, pero Karl llegó a tener más fama de sucio, mientras que Moses, batallador como nadie, era más admirado por sus rivales por su constancia y dureza sin acostumbrar a ser tildado de sucio.

Karl fue considerado por muchos, durante una cierta época, como el mejor 4 de la historia, hasta que Tim Duncan le arrebató esa primera posición según la opinión de muchos expertos. Moses lo tiene durísimo en su posición con mitos del calibre de Wilt Chamberlain, Bill Russell o Kareem Abdul-Jabbar, pero está ahí, entre los mejores de siempre... En mi humilde opinión Jabbar, Russell, Chamberlain y Moses, junto con Hakeem Olajuwon y Shaquille O'Neal, son los mejores cincos de todos los tiempos... Cualquier otro, por más bueno que sea, se queda algún escalón por detrás de ellos.