The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

domingo, 10 de febrero de 2013

Celebrating Black History Month 2013: Hip Hop y NBA, paralelismos inequívocos

Tanto el baloncesto NBA como el Hip Hop son dos elementos fuertemente arraigados en la cultura afroamericana. Llevan mucho tiempo de la mano, especialmente desde la explosión mediática del streetball y la expansión global de la cultura urbana durante la década de los 90. Pero... ¿Habría que limitar dicha relación a jugadores tipo Allen Iverson o Stephon Marbury? ¿Es esa relación algo particular de las últimas generaciones de jugadores, mucho más cercanas a la música y cultura Hip Hop que otras anteriores?... No... O al menos no exactamente. Vamos a profundizar un poco más en ello...

Existe un cierto paralelismo entre la NBA (y el baloncesto americano en general) y el Hip Hop desde prácticamente el periodo de gestación de ambos, o al menos desde la gestación del baloncesto moderno allá por mediados de la década de los 60 (la NBA existe desde 1946), lo cual inevitablemente expande dicho paralelismo hacia la propia evolución de la sociedad afroamericana, cuyo punto de inflexión más importante también se encuentra en esa misma época, con la revolución social llevada a cabo a través de la lucha por los derechos civiles.

Bill Russell, Lew Alcindor, el actor Jim Brown y varios
atletas afroamericanos de la época en un acto en defensa
de Muhammad Ali, tras haberle sido arrebatado el título
de campeón al negarse a ir a la guerra del Vietnam.

Prácticamente podríamos decir que la comunidad afroamericana comenzó su particular revolución (y evolución definitiva) a partir de Martin Luther King y todos los sucesos históricos y sociales acontecidos durante los años 60 (protagonizados por nombres propios como el del mismo Dr. King, Malcolm X, Rosa Parks o el Black Panther Party), que desembocaron en la abolición de la segregación racial y el comienzo de una nueva era que, aunque lentamente, inició el camino de la libertad para toda una comunidad hasta ese momento humillada y vilipendiada de mil y una formas distintas en el día a día del "sueño americano".

La NBA, o mejor dicho el baloncesto americano, también vivió una gran revolución durante esa misma década, especialmente gracias al impacto de jugadores como Bill Russell, Wilt Chamberlain, Oscar Robertson o Elgin Baylor (afroamericanos todos ellos), que hicieron evolucionar el baloncesto a pasos agigantados, revolucionando filosofías establecidas, provocando cambios en las reglas, estableciendo récords imposibles y expandiéndolo mediáticamente.

Tupac Shakur, una de las mayores
leyendas de la historia del Hip Hop,
sentado encima de una canasta de
baloncesto.

El Hip Hop, por otro lado, comenzó a gestarse en los barrios más humildes y con mayor índice de población negra de Nueva York entre finales de los 60 y principios de los 70. Al contrario de lo que algunos cuentan de forma generalizada, no comenzó de repente en 1979 con la publicación del considerado como primer disco de Hip Hop de la historia (Rapper's Delight de Sugarhill Gang), sino que se gestó, evolucionó y se consolidó durante los 70 en entornos urbanos y actuaciones en directo, lejos de grabaciones y grandes focos, a partir de otros estilos musicales como el Funk, y con una clara influencia de artistas "poético-musicales" como Gil Scott-Heron o The Last Poets, de fuerte carácter reivindicativo y con raíces claramente ancladas en los griots africanos(*).

Entrada la década de los 70, podemos comprobar como dicha evolución continuó paralela, con una sociedad afroamericana consciente de que tras ciertas libertades logradas gracias a toda la lucha y los sacrificios de los 60, todavía quedaba mucho camino por recorrer y mucho por lo que luchar, pues a pesar de haber terminado técnicamente con la segregación racial, ésta continuaba de manera natural en forma de ghettos, marginalidad, pobreza, drogas, etc... Y el Hip Hop, poco a poco, iba erigiéndose como la banda sonora de todo ello. Mientras, la NBA (y la ABA) ya contaba con otra generación de jugadores que, tras los Russell y cia. antes citados, le brindaba al público nuevos matices... Matices claramente anclados en la realidad afroamericana de la época y en el baloncesto que se jugaba en los playgrounds de las esquinas de Harlem, el Bronx, Brooklyn y Queens... Jugadores como Julius Erving, Earl Monroe o Connie Hawkins no solo continuaban haciendo evolucionar el baloncesto, sino que establecían ciertas directrices que ya jamás volverían a cambiar.

Imagen de uno de los míticos torneos de streetball
veraniegos del Rucker Park de Harlem, a principios
de la década de los 70.

En la década de los 80 la NBA vivió una de sus épocas más gloriosas, en gran parte por la rivalidad Magic Johnson (Lakers) vs. Larry Bird (Celtics) y al talento de muchas de las estrellas que se habían fraguado en los 70 (Jabbar, Erving, Malone, Gervin...), pero también debido a una nueva generación de jugadores que, claramente influidos por los Erving y cia. de los 70, popularizó de forma universal la cultura del mate y provocó que el baloncesto NBA se volviera cada vez más físico. Paralelamente, el Hip Hop estaba arraigando de forma imparable en la sociedad afroamericana y comenzaban a surgir artistas y discos verdaderamente influyentes... Y no solo a nivel de los Estados Unidos de América.

Los 90 significaron la sinergia total y definitiva entre todos los elementos, primero con los Jordan, Drexler, Olajuwon, Ewing, Barkley, etc., que continuaron la grandeza de los 80, pero después también con la llegada de la generación Hip Hop, formada por jugadores como Shaquille O´Neal, Chris Webber, Latrell Sprewell o Gary Payton y que significó el desembarco total y definitivo en la NBA del Hip Hop como forma de cultura (algunos jugadores de esta generación incluso se aventurarron a grabar discos de Rap(**)). El Hip Hop estaba viviendo la mayor era dorada de su historia, comparable a la gran época que vivió la NBA en los 80 (muchos de los mejores discos del género pertenecen a esta época), lo cual provocó que progresivamente fuera copando listas de ventas, en detrimento de otros estilos musicales que antaño eran mucho más populares. Incluso el R&B, o al menos una buena parte del él, tomó influencias del Hip Hop y eran habituales las colaboraciones y/o duetos entre artistas de R&B y Hip Hop... Como consecuencia de todo ello, el Hip Hop dejó de ser la música de los negros para pasar a ser tanto música de negros como de blancos... Y Eminem vino a ser como una especie de confirmación pseudo-oficial al respecto.

Shaquille O'Neal rapeando.

Pero como ocurre a menudo cuando algo sale de su terreno y pasa a convertirse en un fenómeno de masas, pierde parte de su esencia, de su personalidad... Y eso es lo que le ocurrió al Hip Hop en la pasada década. A medida que iban apareciendo nuevas estrellas que copaban listas de ventas y sonaban en los mejores clubes, el sonido del Hip Hop iba haciéndose más banal, más comercial, más intrascendente. Incluso me atrevería a decir que la propia NBA reflejó parte de eso, mediante una generación de jugadores de gran talento pero todavía mayor ego, de un juego, salvando ilustres excepciones, cada vez más individual y de ciertas reminiscencias de un tipo de streetball que triunfó en la época (con el "movimiento AND1"), repleto de malabarismos con el balón, pero carente de la competitividad del estilo tradicional de baloncesto de los playgrounds... De repente todos los chavales blancos querían imitar los malabarismos de los ballers de AND1, tener una camiseta de Allen Iverson y escuchar Hip Hop, pero tanto la NBA como el Hip Hop estaban perdiendo magia, esencia, naturalidad (salvo ilustres excepciones, claro...) de forma progresiva... ¿Fracaso?... No, o al menos no en ciertos parámetros, pues en el fondo tanto una cosa como la otra son ante todo un negocio y como tal lo primero que importa son las ventas, los beneficios; no la integridad o la calidad intrínseca.

En medio de todo este escenario la sociedad afroamericana vivió un auténtico sueño personificado en la figura de Barack Obama, el primer presidente negro de la historia de los Estados Unidos de América, señal inequívoca de la evolución lograda tras tantos años de luchas y sacrificios. Este hecho, sin duda, demuestra lo positivo de la globalización de la cultura afroamericana y de la popularidad y comercialización del Hip Hop y otras formas de cultura popular negra. Ahora, curiosamente, el Hip Hop duro, reivindicativo o simplemente mas puro y deudor de los grandes clásicos, apenas se encuentra en circuitos underground, es decir, en su propio ghetto, mientras que el "Hip Hop de 40 Principales" sigue triunfando en las listas, e incluso fusionándose con dance y música electrónica para acabar convirtiéndose en, directamente, otra cosa... Paradojas de la vida.

Jay-Z, artista de Hip Hop, productor, empresario y ahora
también copropietario de los Brooklyn Nets.

Baloncesto, Hip Hop y sociedad afroamericana; elementos con pasado, presente y futuro comunes y en constante evolución... Sabemos como se forjaron, como evolucionaron y donde están ahora mismo, pero no hacia donde se dirigen ¿o si?... Ya habrá tiempo para seguir elucubrando sobre estos temas, aquí, en Fo Fo Fo, a su debido momento. Peace.

* Los griots africanos son una curiosa mezcla entre poetas, trovadores, sátiros y músicos callejeros, especializados tanto en cantar/contar temas de actualidad como en abordar chismorreos de ámbito más local, así como realizar crítica política o incluso sátiras en una línea algo parecida a las chirigotas de Cádiz.

** De entre todos los jugadores NBA que se aventuraron a grabar discos de Rap... Algunos de ellos corales... Varios de ellos lamentables... (Chris Webber, Kobe Bryant, Cedric Ceballos, Dana Barros, Gary Payton...), ninguno se acerca ni de lejos al éxito de Shaquille O'Neal, autor de cuatro discos y dos recopilaciones, aparte de algún que otro tema en discos de bandas sonoras.

10 comentarios:

Marcos dijo...

Interesante entrada. Yo soy un fanático de la música blues, R&B y soul, pero de lo viejos maestros: motown, stax, northernsoul, blueyedsoul, southernsoul ....llego hasta algo de funky pero poco más. El Hip-hop muy poco, si acaso algo de la vieja escuela (los 80) por aquello de pillarme en la edad adecuada y en pleno boom del break dance. De todas maneras no cabe duda del paralelismo con el baloncesto y que además está suponiendo una puerta de entrada de este deporte en países como Inglaterra, con nula tradición de basket pero con mucha población negra.

Mo Sweat dijo...

Gracias, Marcos... De un Soulman a otro Soulman... ;¬)

Yo también soy un amante del Soul; y del Blues, Jazz, Funk... Y también me ha gustado siempre el Hip Hop, aunque no demasiado el que se hace últimamente.

En República Dominicana, por ejemplo, y sabiéndolo bien por la parte que me toca, también hay mucha cultura de baloncesto, especialmente en la calle... Allí el equivalente al fútbol de aquí sería el béisbol, auténtico deporte nacional, pero inmediatamente después lo que más gusta es el baloncesto.

Saludos.

Marcos dijo...

Si, todo va de la mano. Béisbol, baloncesto ...hiphop. Yo jugué al béisbol 3 años a principios de los 90. Si ahora es un deporte minoritario en España imagina entonces ... Pero todos los que estábamos jugando lo hacíamos influenciados sin duda por la cultura norteamericana.

Mo Sweat dijo...

Algo parecido a lo que ocurrió, también a principios de los 90, con el fútbol americano... Incluso con más apoyo mediático, especialmente por lo de los Barcelona Dragons, pero finalmente todo fue pasajero... Sin duda este es un país de fútbol y las migajas ya están cogidas por deportes como el baloncesto... Y es casi imposible que deportes como el béisbol y el fútbol americano terminen cuajando.

Saludos.

Marcos dijo...

Bueno deportes como el fútbol sala y el balonmano tienen gran tirón en muchos sitios. ¿y qué me dices del hockey patines? en Cataluña o Asturias hay gran tradición. Si se hicieran las cosas bien...pero ese es otro debate.
¿ Fútbol Americano?, si, recuerdo lo que dices, se le dió bastante bombo. Ahora está también un poco más accesible gracias a que se emite en diferido por Sportmanía, pero chico, qué quieres que te diga yo he intentado ver algún partido y no puedo con ello, me desespera. Y encima los comentaristas no ayudan demasiado. Teniendo en cuenta que es un deporte minoritario y desconocido para la gran mayoría debieran de ser más didácticos y no estar contándose chiste privados entre ellos...

Mo Sweat dijo...

La verdad es que casi todo el mundo con quién recuerdo haber hablado sobre eso (lo del fútbol americano) me ha dicho lo mismo, que ver un partido entero es tremendamente aburrido, que se hace eterno... Sin duda no es un deporte para nuestra filosofía.

Sobre lo de las retransmisiones de Sportmanía no puedo opinar, pues no las he visto.

Saludos.

Anónimo dijo...

Maverik says,

Artículo muy interesante. Es curioso como música/sociedad afroamericana y baloncesto NBA están tan íntimamente relacionados.


Saludos

Mo Sweat dijo...

Saludos, Mav.

Gracias. Supongo que es producto de una evolución natural y paralela con muchos puntos en común.

Pasiego dijo...

Creo que el origen del Basquet está en los colegios religiosos europeos que se asentaron en U.S. , los negros pioneros se convierten en figuras de relumbrón y lógicamente el nexo se hace inseparable . Si en U.S. Salieran jugadores como Messi o un Cristiano Ronaldo la afición al fútbol competiría contra todo . Buen post.
Saludos

Mo Sweat dijo...

Gracias, Pasiego.

Bueno, el baloncesto fue creado por el Dr. Naismith en la escuela YMCA (asociación de jóvenes cristianos) de Springfield, con lo cual tienes razón, surgió en los colegios católicos de origen europeo de los USA.

En cuanto a los jugadores negros, en la época en que fue creado el baloncesto todavía eran poco más que esclavos, con lo cual tuvo que pasar mucho tiempo hasta que pudieron comenzar a jugar en, más o menos, igualdad de condiciones.

Saludos.