The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

domingo, 15 de enero de 2012

Reivindicando al gran Andrew Toney: the real killer

Tanto éste post como el siguiente (que bien podrían formar una miniserie, por su clara relación), van a estar centrados en la figura de dos grandes escoltas de la NBA de los 80; dos enormes jugadores que jamás han contado con el reconocimiento que realmente merecían por su enorme talento. Lesiones y otras cosas se han mezclado para restarles importancia histórica, a pesar de que, como veremos a continuación (y en el siguiente post), fueron auténticos cracks de esto.

Este post va a estar centrado en Andrew Toney, uno de los mejores "shooting guards" puros de la historia del baloncesto y uno de los mayores killers que la NBA ha visto a lo largo de toda su historia.


El principal problema de Toney fueron las lesiones, que en realidad apenas le dejaron, más o menos, en paz durante sus primeras cinco temporadas (de la 1980-81 hasta la 1984-85); a partir de ahí, la desolación... solo 6 partidos en la siguiente (1985-86) y 52 y 29 en las posteriores, pero sin poder volver a su nivel habitual y terminando en retirada forzada demasiado prematuramente, apenas cumplidos los 30 años.

El problema que básicamente terminó cercenando la carrera de Toney, fue una especie de fascitis plantar, lesión que hoy en día se puede tratar bastante mejor, pero que en su momento la medicina deportiva todavía no había conseguido tratar adecuadamente. Scottie Pippen, por ejemplo, sufrió una lesión parecida durante el segundo reinado de los Bulls de Michael Jordan (concretamente en la temporada 1997-98), llegando a perderse bastantes partidos, pero consiguió recuperarse bien.

Las estadísticas anotadoras del gran Andrew Toney (que siempre jugó en los Philadelphia 76ers) no fueron siderales como las de Michael Jordan o George Gervin, pero es que compartiendo equipo con dos mitos vivientes tales como Julius Erving y Moses Malone, muchísimo mérito tenía estar rondando los 20 puntos de media. En realidad sus estadísticas fueron bastante parecidas a las de otro gran escolta de los 80, Joe Dumars (prácticamente en todos los aspectos). Solo que "The Smooth Criminal", debido al éxito y al factor mediático de los Bad Boys de Detroit y a pertenecer a una época (finales de los 80/principios de los 90) donde la NBA ya contaba con una mayor repercusión mundial, sí que ha terminando teniendo un mayor (y mejor) reconocimiento en general.

Las estadísticas de Andrew Toney no fueron espectaculares, pero el verdadero valor de este killer no radicaba en que metiera 30 puntos por noche, sino en que cuando llegaba la hora de la verdad era capaz de subir sus prestaciones y provocar auténtico pánico en sus rivales, que centrados especialmente en defender a Moses Malone y Julius Erving, terminaban sufriendo en sus carnes el factor clutch de este "real killer".

Moses Malone dijo una vez sobre Andrew Toney, que era, junto a Calvin Murphy, el mejor tirador puro que había visto jamás sobre una cancha de baloncesto.


A continuación unos vídeos sobre Andrew Toney:



> Mix de Andrew Toney (a cargo de nuestro apreciado compañero Costalgaraldals).


18 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Lo habitual en Fo Fo Fo es que en el día de hoy (MLK Day) publiquemos un post centrado en Martin Luther King. No se me ha olvidado, solo que la falta de tiempo ha provocado que este año el post sobre el Dr. King se retrase un poco...

...De todos modos será en esta misma semana, con el aniversario del Dr. King todavía vigente.

Mientras, os emplazo a disfrutar con "the real killer".

Fat Lever dijo...

Magnífico jugador, Mo, un anotador que supo buscarse la vida en una plantilla eclipsada por dos portentos como Malone y Erving. Como bien dices, jugador muy parecido a Joe Dumars, quizás con más clase que el Bad Boy pero algo menos completo en mi opinión.
Alguna vez hemos comentado que seguramente una de las claves para que los Sixers del 83 no repitieran anillo fue la eterna ausencia por lesión de Toney: su equipo se quedaba sin tiro exterior (ni Cheeks ni Dr. J eran unos portentos tirando) y las defensas se cerraban sobre Malone y compañía.
Qué bueno que alguien se acuerde de él. Un saludo.

costalgaraldals dijo...

Primero Mo, gracias por enlazar el video.
Este señor era todo un portento, un anotador como la copa de un pino. Vivió la peor pesadilla que pueda tener un deportista ... una grave lesión fisica que le aparte de su trabjo y pasión.
Viendo los reportajes para hacer el video, alucinaba con su facilidad de anotar.
Todos los comentarios de entrenadores, jugadores y comentaristas de la NBA lo calificaban como un superclase.
Dany Ainge dijo "Que era peor que enfrentarse a Michael Jordan", Barkley lo bautizó como uno de los mejores anotadores de la historia.

tomas dijo...

Que pasa Mo,sigo leyendo y al tanto.Que bueno era Toney,y que puta mierda su lesion,para mi cambio el signo de la franquicia(posteriores trades).Fijate si era bueno,que Boston ficho a un rebelde del peor barrio de los eeuu para frenarle.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Fat.

Veo necesario recordar a un jugador como Andrew; demasiado grande como para permitir que siga permaneciendo siempre tan olvidado.

Estoy contigo, a pesar de las similitudes con Dumars, yo también veo las mismas diferencias entre ambos. Toney era más "jugón", todavía más letal y clutch player que Dumars, pero por otro lado Joe era mejor defensor y me atrevería a decir que también mejor pasador; más capaz de jugar de base puro en un momento dado, algo que en realidad ya hacía en muchas ocasiones.

De todos modos sus estadísticas, sean en puntos, en asistencias o en robos de balón eran muy parecidas en todos los sentidos.

Totalmente de acuerdo en que Toney fue el factor principal por el que los Sixers de Moses y Julius no consiguieron revalidar título. Había muchísima competencia en aquella época, especialmente con Lakers y Celtics y al perder al único tirador de verdad que tenían, perdieron mucho más incluso de lo que parecía a simple vista.

Mo Sweat dijo...

De nada, Costas, gracias a ti por el vídeo tan grande sobre Toney.

Las alabanzas sobre Andrew Toney eran muchas, especialmente de parte de quienes tuvieron que jugar con y contra él. Lo malo es la memoria histórica por parte del público generalista, que deja a un tipo como Toney prácticamente en el olvido a pesar de su enorme talento.

Malditas lesiones...

Mo Sweat dijo...

Saludos, Tomás.

Ahora me has pillado, ¿a que jugador te refieres?... No creo que te refieras a Ainge ¿no?, dudo que el peor barrio de los USA esté en Eugene (Oregon)... ¿Len Bias?

tomas dijo...

Me referia Dennis Johnson.Un saludo

Mo Sweat dijo...

¡Como no había caído!... Supongo que al mencionar la palabra rebelde no me vino para nada a la cabeza el bueno de D.J., un jugador siempre sobrio y serio, pero sí, sin duda era de uno de los barrios más peligrosos de todos los USA, y eso quiere decir muuuuuyyy peligroso...

Saludos.

Jorge (alerotirador) dijo...

Excelente tiro de dos tras bote. Un ejemplo a enseñar a los chavales.

Cuando estaba físicamente bien, como bien dices, realmente era difícil de parar por su velocidad.

Saludos.

JR Sanchis dijo...

Muchos fans de los Sixers sienten gran devoción por este jugador. No sé si incluso más que por el Dr.J. y eso dice muchísimo de Toney.

sraly dijo...

Quizá sepultado en la memoria por la imagen trascendental de Doctor J volando con sus astas en acción, pero no podrían ser esos Sixers campeones si la grandísima aportación de jugadores como Toney o Bobby Jones. Gran recuerdo, Mo!!!

Fat Lever dijo...

Pese al magnífico equipo que tenían los Sixers (luego reforzado con Barkley), no consiguieron esos años disputar la hegemonía a Celtics y LA. La recurrente ausencia del amigo Toney es una de las claves, está claro, pero creo que también el tipo de liderazgo que ejercían Malone y Julius, tan diferente al de Larry y Magic, es otra de las respuestas.
Mira que soy fan de Moses Malone, y el Dr J es otra de las leyendas de la NBA, pero el ascendente que tenían Bird y Johnson sobre sus compañeros, la manera en que los hacían mejores nunca será igualada, por eso son los más grandes junto a Jordan. Jugadores como Ainge, Parish, Byron Scott o los mismísimos McHale y Worthy jamás hubieran alcanzado ese nivel de no haber estado arropados por estos dos genios, esa es mi opinión. Un saludo y perdonar por la parrafada.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jorge.

Totalmente y muchas veces por encima de jugadores bastante más altos... Un crack total.

De clínic, si señor.

Saludos, J.R.

Bueno, el Dr. J es un icono, vendría a ser como Patrick Ewing en los Knicks de los 90, pero Andrew Toney bien podría ser como el John Starks... vaya comparación. XD

Mo Sweat dijo...

Saludos, Sraly.

Totalmente de acuerdo, impagable el concurso tanto de Bobby Jones como de Andrew Toney en los éxitos de aquellos Sixers. Fueron la defensa y el killer instinct de aquel equipo respectivamente.

Está claro que un equipo no gana anillos solo con una o dos estrellas y nada más... los Bulls, aparte de Jordan y Pippen tenían a Rodman y a un buen montón de jugadores sacrificados y especialistas en el tiro, los Lakers de Magic y Kareem a Scott, Worthy, Cooper, etc... y así todos los grandes campeones.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Fat.

Es cierto que Moses no fue nunca totalmente un líder. Era muy tímido, introvertido y poco hablador, con lo cual no era el prototipo perfecto de líder. Y Julius tampoco era un tipo muy hablador, era, en todo caso, un líder al estilo de Kareem, callado y predicando más con el ejemplo que con la lengua; muy distinto de Larry, Magic o Jordan, que nunca callaban...

Sobre lo último que comentas, tengo mis dudas en el caso de Worthy, un superclase, una auténtica estrella en North Carolina y un tipo que tal vez en otro equipo no hubiera ganado anillos, pero hubiera metido muchos más puntos.

Anónimo dijo...

Era un artista, me recuerda a Kobe , muy habilidoso y encestaba muy limpio, saludos, Manuel

Mo Sweat dijo...

Saludos, Manuel.

Un poco más bajito y menos explosivo en cuanto a penetrar a canasta y machacar, pero el mismo instinto asesino... Un crack.