The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

lunes, 28 de marzo de 2011

Anécdotas y divagaciones baloncestísticas de un lunático: Oda a los 70 (de héroes y leyendas...)

Erase una vez una época que cambió nuestro deporte para siempre; una época repleta de héroes de leyenda que forjaron la historia a base de grandes hazañas y de talentos sin par... erase una vez los 70.

Justo antes de que diera comienzo la década, se retiraba de los campos de batalla un guerrero indómito que había sembrado el terror en los corazones de todos sus adversarios a lo largo y ancho de la anterior década, un tirano implacable que guió a su ejército hasta la victoria una vez tras otra; ningún otro guerrero ha conseguido ganar tantas guerras como él. Se decía que en su época existían otros guerreros más grandes que él, otros más rápidos, otros más diestros en el uso de ciertas armas, pero que ninguno poseía un corazón tan fuerte como el suyo y que con el corazón fue que guió a su ejército hasta la victoria tantas veces, hasta el día en que decidió retirarse a sus aposentos a descansar y a disfrutar el resto de su vida contando sus batallas a sus descendientes, rodeado de todos los tesoros que conquistó... tesoros por los que muchos guerreros darían su vida...

Y con su retirada comenzó una nueva era, una era donde algunos de los grandes guerreros contra los que él había combatido tantas veces, siguieron luchando durante algunos años más, tratando de conseguir victorias que anteriormente les habían sido negadas. El mayor de todos ellos fue un gigante mitológico llamado Goliat, forjador de leyendas y hacedor de milagros históricos y de gestas nunca más igualadas por el hombre. También se encontraba entre estos veteranos guerreros un veloz y mortífero lancero, cuya imagen en plena lucha fue adoptada como bandera y símbolo icónico de sus ejércitos durante muchos años. Un portentoso y temido dominador del ataque aéreo, creador de técnicas de ataque revolucionarias; técnicas que pese a ser perfeccionadas posteriormente, significaron un antes y un después en el arte de la guerra. Y un gladiador portentoso, dominador de todas las técnicas de lucha habidas y por haber, cuyo nombre de guerra, el Gran O, apenas era susurrado con temor por todos sus adversarios.

Todos estos veteranos guerreros siguieron escribiendo su nombre en la historia durante los primeros años de la década, pero a medida que la década avanzaba, fueron surgiendo nuevos guerreros, nuevas leyendas que sustituyeron a las anteriores y que siguieron forjando la historia. Probablemente la mayor de todas estas leyendas fue otro gigante, como Goliat; aunque en este caso, fue un gigante distinto, que también revolucionó a su manera el arte de la guerra, ya que pese a ser el mayor de todos los gigantes, se movía con una gracilidad y una técnica inauditas en un coloso de su tamaño y características... se dice de él, que creo la técnica de ataque más letal de todos los tiempos; tan grácil y bella como mortal e implacable.

Pero hubo más... por aquellos campos de batalla forjaron historias épicas guerreros de tez pálida y depuradas artes, como aquel hosco, irascible e impredecible lancero que tan mortífero fue desde la larga distancia, resultando verdaderamente letal para cualquier oponente. O aquel guerrero todoterreno, partícipe de, entre otras muchas, la batalla más larga jamás relatada. O aquel guerrero ilusionista, temido tanto por sus diestras artes como lancero, como por su capacidad para los trucos de magia, que desconcertaban por completo a los ejércitos rivales, pues ningún guerrero estaba preparado para sus trucos impredecibles.

De otras tierras más lejanas (donde había sido Rey) llegó un guerrero filósofo, que revolucionó definitivamente el arte de la guerra, elevando el arte de la batalla a cotas jamás vistas con anterioridad; cuentan las leyendas de él, que te mataba desde el aire, que sembraba siempre el terror entre sus adversarios con tez seria e imperturbable, letal e implacable, pero siempre educado y respetuoso; un auténtico hombre de honor... de ahí lo de guerrero filósofo.

También fue temido durante toda su era otro guerrero duro y rocoso; Gran E lo llamaban y todo ejército temblaba sólo de pensar en él y en su furia arrolladora. Tras él llegó un guerrero de los hielos, diestro en todas las artes de ataque y perfeccionador del toque letal, disciplina donde ha sido el guerrero más estudiado y admirado por todos los demás. También llegó el gran gigante pelirrojo, guerrero fuerte y disciplinado, duro de roer por cualquier rival, al que sólo las secuelas de una terrible herida de guerra pudieron alejarlo de los campos de batalla antes de tiempo. Posteriormente y sin hacer demasiado ruido, llegó otro duro y poderoso guerrero que desde la humildad y la determinación, llegó progresivamente a convertirse en el más temido de su época; se dice de él que en el campo de batalla dominaba por completo a todos los gigantes de su era, aunque fueran más grandes que él; debido a eso, los escribanos de la historia lo apodaron el guerrero que perdió varias guerras, pero que ganó todas y cada una de las batallas.

Hay innumerables episodios épicos grabados a fuego en las escrituras; como aquel que habla sobre un guerrero que venció al enemigo desde el corazón, saltando al campo de batalla medio muerto y sin apenas poder moverse, cual Cid Campeador. O aquel que habla del batallón del antes citado gigante pelirrojo, que desde la más pura estrategia, no exenta de valor y coraje, venció a un ejército mucho más numeroso y repleto de grandes guerreros.

A finales de esta gran y legendaria era, se gestaron nuevos y jóvenes guerreros que estudiando a todos estos grandes maestros de la batalla, fueron abriéndose camino poco a poco, revolucionando de nuevo el arte de la guerra; fue una nueva época forjada con magos y leyendas, pero eso ya es otra historia...

jueves, 24 de marzo de 2011

Desde la HRMSJ: Nate Dogg, el gurú del G-Funk - Descanse en paz

Malas noticias, otro grande de la música que nos ha dejado demasiado temprano. La semana pasada, concretamente el día 15, falleció Nathaniel Dwayne Hale, más conocido como Nate Dogg, icono del G-Funk y del West Coast Rap.

Nate tenía una salud delicada desde que a finales del 2007 sufrió un accidente cerebrovascular; patología con la cual continuó teniendo problemas. Finalmente falleció el pasado día 15, a los 41 años de edad, de un paro cardíaco relacionado con estos problemas.


Nate Dogg ha sido un artista único; y no lo digo como tópico, si no porque fue diferente en todos los sentidos. Ha sido un icono del Hip Hop sin rapear y un abanderado del Gangsta Rap de la Costa Oeste cantando R&B. Nate ha sido, sin ninguna duda, la voz Soul por excelencia del Hip Hop; realizando coros en clave R&B para multitud de temas de muchos de los más grandes artistas Hip Hop de los últimos 20 años.

Si Nate ha sido famoso por algo, es por sus ilustres colaboraciones con artistas de la talla de Snoop Dogg, Warren G, 2 Pac, Dr. Dre o 50 Cent, entre muchos otros; aun así, Nate también publicó discos en solitario; concretamente tres, más uno como componente del grupo 213.


Mención aparte merece la formación 213, grupo fundado a principios de los 90, mucho antes de que ninguno de ellos llegara a la fama, por Nate Dogg, Warren G y Snoop Dogg. El descubrimiento de sus talentos por parte de Dr. Dre (hermanastro de Warren G), propició el comienzo de sus carreras en solitario antes de que llegaran a publicar ningún trabajo como 213. Finalmente, en 2004, y ya con sus carreras más que consolidadas, se unirían de nuevo (aunque nunca dejaron de colaborar juntos) para grabar un disco como 213.

Os dejo con tres de los mejores temas del gran Nate Dogg; el primero perteneciente a uno de sus trabajos en solitario, el segundo es un temazo en colaboración con el rapero Ludacris que pertenece a la banda sonora de la película Rush hour 2 (Hora punta 2); y el último es un auténtico himno de la historia del Hip Hop, probablemente el mayor éxito tanto de su carrera como de la de Warren G (y tendría que añadir que uno de mis temas fundamentales):

> These days (Nate Dogg featuring Daz Dillinger)
> Area codes (Ludacris & Nate Dogg)

> Regulate (Warren G & Nate Dogg)

Descansa en paz, homie.

PD: Prometo un próximo post homenaje a Nate Dogg, con una recopilación de sus famosas colaboraciones con varios artistas de Hip Hop.

lunes, 21 de marzo de 2011

(Colección fotográfica) Grandes del baloncesto femenino I

> LISA LESLIE: A.k.a. Wonder Woman, una de las jugadoras más dominantes de todos los tiempos y la primera mujer en realizar un mate en un partido oficial de la WNBA.





> TERESA EDWARDS: Pura clase y talento. Cinco JJ.OO. la contemplan (casi nada) y posee el récord de puntos en un partido de baloncesto profesional femenino americano (46).





> ELISABETH CEBRIAN: Una de las mejores pívots de nuestra historia, Cebrián ha sido baluarte indiscutible de la selección española durante casi dos décadas.




miércoles, 16 de marzo de 2011

Reflexiones desde Springfield: ausencias ilustres en el Basketball Hall of Fame

Lo prometido es deuda. Aquí tenéis un repaso a todos los jugadores incluidos en el Basketball Hall of Fame a lo largo de la historia. Sólo he incluido a los jugadores; recordad que a lo largo de la historia del baloncesto, también han recibido ese honor muchos otros personajes en calidad de entrenador o contribuyente; e incluso algunos equipos de forma colectiva.

Para que quede algo menos confuso (con tantos nombres), lo he separado en tres bloques; jugadores incluidos entre 1959 y 1990, entre 1991 y 2000 y por último, entre 2001 y 2010.

Entre 1959 y 1990: En este primer bloque, notaréis que el principio de la lista está repleto de nombres completamente desconocidos para el público general; e incluso para gente entendida en la historia de la NBA. Lo cierto es que más allá de algunos nombres ilustres como los de George Mikan, Ed Macauley o John Wooden, el resto son verdaderos desconocidos para la mayoría de los mortales. A partir de la mitad ya van apareciendo progresivamente nombres más conocidos (Cousy, Pettit, Schayes...) y hacia el final de la lista (finales de los 70 y década de los 80), ya fueron recibiendo tal honor nombres como Chamberlain, West, Baylor, Reed, Maravich, Robertson o Frazier, entre otros.

John Schommer, George Mikan, Hank Luisetti, Charles Hyatt, John Wooden, Charles Murphy, Ed Macauley, Branch McCracken, Victor Hanson, Edward Wachter, Christian Steinmetz, John Roosma, Andy Phillip, Bob Kurland, Forrest DeBernardi, Bernard Borgmann, John Thompson, Barney Sedran, Harlan Page, Jack McCracken, Robert Gruenig, John Russell, Nat Holman, Harold Foster, Joe Lapchick, Dutch Dehnert, Bob Davies, Bob Cousy, Bob Pettit, Max Friedman, Paul Endacott, Dolph Schayes, John Beckman, Ernest Schmidt, Robert Vandivier, Bill Russell, Joseph Brennan, Bill Sharman, Ed Krause, Tom Gola, William Johnson, Lauren Gale, Charles Cooper, Elgin Baylor, Jim Pollard, Cliff Hagan, Joe Fulks, Paul Arizin, Wilt Chamberlain, Jerry West, Oscar Robertson, Jerry Lucas, Thomas Barlow, Frank Ramsey, Slater Martin, Willis Reed, Hal Greer, Jack Twyman, Dave DeBusschere, Bill Bradley, Sam Jones, John Havlicek, Nate Thurmond, Al Cervi, Tom Heinsohn, Billy Cunningham, Rick Barry, Walt Frazier, Bob Houbregs, Pete Maravich, Bobby Wanzer, Wes Unseld, Clyde Lovellette, Bob McDermott, Pop Gates, K.C. Jones, Lenny Wilkens, Dave Bing, Elvin Hayes, Neil Johnston y Earl Monroe.

Entre 1991 y 2000: He marcado este punto de inflexión, porque como podréis apreciar, a partir de comienzos de los 90, el mundo del baloncesto americano se abrió mucho más al mundo; así comenzaron a ingresar en el Hall of Fame, poco a poco, nombres de jugadores europeos y de jugadoras ilustres.

Nate Archibald, Dave Cowens, Harry Gallatin, Sergei Belov, Lusia Harris-Stewart, Connie Hawkins, Bob Lanier, Nera White, Walt Bellamy, Julius Erving, Dick McGuire, Dan Issel, Ann Meyers, Calvin Murphy, Bill Walton, Uljana Semjonova, Buddy Jeannette, Carol Blazejowski, Kareem Abdul-Jabbar, Anne Donovan, Vern Mikkelsen, Cheryl Miller, Kresimir Cosic, George Gervin, Gail Goodrich, David Thompson, George Yardley, Nancy Lieberman-Cline, Bailey Howell, Alex English, Denise Curry, Joan Crawford, Arnie Risen, Marques Haynes, Larry Bird, Kevin McHale, Isiah Thomas y Bob McAdoo.

Entre 2001 y 2010: Estos son los jugadores (y jugadoras) que han recibido el honor durante la última década. Muchos nombres ilustres; desde Moses Malone hasta Scottie Pippen, pasando por Magic, Dominique, Worthy, Olajuwon, Barkley, Jordan o Stockton, entre otros...

Moses Malone, Drazen Petrovic, Magic Johnson, James Worthy, Robert Parish, Dino Meneghin, Lynette Woodard, Maurice Stokes, Clyde Drexler, Drazen Dalipagic, Hortencia Marcari, Dominique Wilkins, Joe Dumars, Charles Barkley, Hakeem Olajuwon, Patrick Ewing, Adrian Dantley, John Stockton, David Robinson, Michael Jordan, Cynthia Cooper, Dennis Johnson, Gus Johnson, Karl Malone, Maciel Pereira y Scottie Pippen.

Ausencias más destacadas: Es el momento de la polémica, de comprobar si lo que comentamos en el anterior post sobre las ausencias, todavía a día de hoy, de jugadores como Bernard King o Artis Gilmore, tiene o no fundamento.

Sólo he puesto una selección con los "aun no Hall of Famers" retirados más ilustres; algunos, evidentemente, aun llevan muy poco tiempo retirados de las canchas, con lo que no hay mucho que objetar, pero hay otros que ya llevan demasiado tiempo, ¿Que opináis?:

Artis Gilmore, Spencer Haywood, Bernard King, Sidney Moncrief, Chris Mullin, Reggie Miller, Chet Walker, Jamaal Wilkes, Mitch Richmond, Gus Williams, Arvydas Sabonis, Paul Westphal, Kevin Johnson, Mark Price, Dennis Rodman, Oscar Schmidt, Tim Hardaway, Chris Webber, Gary Payton, Ralph Sampson, Shawn Kemp y Alonzo Mourning.

¿Mi opinión?: Pues que teniendo en cuenta que muchos de los más ilustres aun no llevan mucho tiempo retirados y que dos jugadores no norteamericanos como son Oscar y Sabas tampoco es que lleven excesivo tiempo; a tenor del nivel real de los jugadores, opino (o sigo opinando) que las ausencias más sangrantes don las de Bernard King y Artis Gilmore, seguidos muy de cerca por Spencer Haywood y Paul Westphal.

Principales logros de Bernard King: Máximo anotador de la NBA en 1985, 2 veces integrante del 1º equipo ideal del año y uno de los anotadores puros (y competidores) más grandes que ha dado la historia del baloncesto.

Principales logros de Artis Gilmore: MVP de la ABA en 1972, 5 veces integrante del equipo ideal del año de la ABA, líder histórico de la NBA en % de tiros de campo y uno de los pívots más grandes de todos los tiempos (unánimemente reconocido como el mejor center de la historia de la ABA).

sábado, 12 de marzo de 2011

Sensaciones acumuladas sobre y alrededor del All-Star... y más

Este post trata básicamente de sensaciones, no de noticias. Las estadísticas de Kobe o de LeBron en el partido de las estrellas las podéis encontrar en muchos sitios, los registros en rebotes de Kevin Love también y los puntos que metieron Navarro, Anderson o Tomic en la final de la Copa del Rey, por supuesto, también... pero esto va de otras cosas; va de opiniones personales y, muy especialmente, de ese tipo de cosas que no siempre quedan suficientemente reflejadas en otros medios de comunicación. Debido a que a lo largo de todo el mes de Febrero, Fo Fo Fo ha estado exclusivamente inmerso en el Black History Month y en los African-american music portraits, aprovecho ahora para desahogarme y dar rienda suelta a todos aquellos temas que en algún momento del mes pasado me apeteció tocar y no pude... Todo gira alrededor del All-Star, pero no todo tiene que ver con el partido de las estrellas.

Vamos a comenzar con el propio All-Star game, donde Kobe Bryant fue el flamante MVP por cuarta vez en su carrera (igualando la marca histórica de Bob Pettit). Todo han sido alabanzas para Bryant; por sus 37 puntos, por ser en Los Angeles, por su tremenda hambre competitiva... pero a nivel personal hubo algo que no me gustó; me refiero a su ego y a esa sensación de que estaba jugando para él por encima de todo. Kobe estaba jugando al lado de los mejores jugadores de la conferencia Oeste, pero en algunos instantes parecía que estaba jugando en los Lakers... o peor aun, en un equipo de la CBA, donde se las tenía que tirar él y punto...

Kevin Durant entendió rápido de que iba el rollo y se las apañó para tirar también bastante. Sus 34 puntos también fueron muy meritorios; y sin acaparar tanto el juego como Kobe (sólo le lacró un poco el mal porcentaje desde la línea de 3 puntos). Mientras que Pau Gasol, por ejemplo, que estuvo sensacional en la primera parte, con 12 puntos en 12 minutos y 100 % en tiros de campo; se las vio y se las deseó para conseguir balones en condiciones en la segunda.

Quién me conozca o lleve tiempo leyéndome, sabe de sobras que en el eterno debate Kobe-LeBron, yo siempre me he quedado con el primero; que me parece más jugador de baloncesto, más determinante y en definitiva, mejor jugador. Pues bien, MVP's aparte, debo decir que en este partido fue el mundo al revés; me gustó más LeBron, jugó mas en equipo (sí, he dicho en equipo) y me pareció más consciente de donde estaba jugando; al lado de los mejores jugadores de la liga. Anotó 29 puntos, pero porque los tenía que anotar; penetró de maravilla, reboteó (Kobe también) y asistió a sus compañeros, logrando el segundo triple-doble de la historia del All-Star game.

Partido All-Star aparte, vamos a centrarnos en los seleccionados para el evento y las inevitables y eternas polémicas sobre las ilustres ausencias. Primero me gustaría criticar abiertamente el sistema de votación; está claro que el tema ya huele y que lo de Yao Ming como titular este año, sin apenas haber disputado partidos, demuestra que el sistema está completamente obsoleto... El marketing, el mercado chino y todo eso está muy bien, Mr. Stern, pero no violemos el auténtico espíritu del All-Star, donde deben ir siempre los mejores.

Y hablando de mejores; si ha habido una ausencia destacable este año, para mi, esa ha sido sin ninguna duda la de Zach Randolph. El talentoso power-forward de los Grizzlies lo fue el año pasado por primera vez en su carrera (ya era hora...), pero parece que fue flor de un día y que sigue perteneciendo a la clase non grata de la liga. Estoy completamente de acuerdo en que haya ido Kevin Love (tengo claro que tenía que estar, sus increíbles logros individuales lo merecen), pero Blake Griffin y Tim Duncan no, o al menos no por delante de Zach Randolph. Griffin ya va a ir muchos años y a día de hoy no es mejor jugador de baloncesto que Zach; pero claro, posee la imagen de chico bueno que no tiene Randolph (mates aparte). En cuanto a Duncan, que a nivel estadístico está ya por detrás de los demás en cuestión, me vale que haya sido seleccionado como reconocimiento a su carrera (merece eso y más...), pero no por delante de Zach, que se va a retirar con muchas menos presencias en el All-Star de las que hubiera merecido... como Chris Webber, que en su día fue un rebelde ¿sin causa?...

Encadenando temas, vamos con Kevin Love, que está sorprendiendo a propios y extraños con sus estratosféricas estadísticas de rebotes. No le bastó aquella locura prácticamente imposible de lograr hoy en día, de alcanzar los 30 puntos y 30 rebotes en un mismo partido (concretamente 31 y 31), algo que no realizaba nadie desde Moses Malone en 1982 (nada más y nada menos que 28 años antes), si no que acaba de batir un récord histórico también del gran Moses; el de más partidos consecutivos sumando dobles-dobles. El récord de Moses estaba en 51; Kevin, a día de hoy ya lleva 52... y sumando. Kevin está siendo como un oasis en el desierto, un tipo que apenas llega a los 2,08 m. (que no tiene nada que ver con un portento físico como Dwight Howard) y que aparece en la época de mayor declive de los jugadores interiores dominantes, para lograr récords de este tipo y alcanzar medias de rebotes no vistas desde la época de Dennis Rodman.

Moses Malone ha sido noticia a través de varios frentes, ya que no sólo ha visto superado su récord de dobles-dobles consecutivos por Kevin Love, si no que acaba de ser desbancado de la sexta plaza histórica de anotadores por Kobe Bryant. En relativamente poco tiempo, Kobe ha ido superando a históricos como Dominique Wilkins, Oscar Robertson, Hakeem Olajuwon, Elvin Hayes y ahora Moses Malone. El siguiente en la lista es Shaquille O'Neal, aún en activo.

Y hablando de históricos, recientemente se ha hecho pública la elección de los 12 aspirantes a entrar en el Hall of Fame este año. Están, entre otros, Dennis Rodman, Ralph Sampson, Chris Mullin y Mo Cheeks... pero una vez más se han olvidado de ¡¡¡Bernard King y Artis Gilmore!!!

A nadie que lleve tiempo siguiendo éste blog se le escapa que Bernard King es uno de mis máximos favoritos de todos los tiempos; no voy a ponerme ahora a argumentar de nuevo algo que no lo necesita... Bernard King debería llevar años en el Hall of Fame... y punto... ¿que por qué no está?, ¿que por qué una vez mas no aparece ni entre los candidatos?... desgraciadamente no tengo la repuesta; sólo puedo decir que me huele a mierda, como lo de Zach Randolph, como lo de Chris Webber...

Pero ¿y Gilmore?... ¿que haría Artis en su momento?, ¿tirarse a la mujer del comisionado?, ¿a la hija?... por amor de Dios, hace muchísimos años que Artis Gilmore debería de ser Hall of Famer. Sólo un par de datos: 1º- lider histórico en rebotes defensivos de la historia, juntando NBA y ABA (se comenzaron a contabilizar en 1973), Artis Gilmore con 11514. 2º- Quinto máximo reboteador de la historia, juntando NBA y ABA (los rebotes totales se contabilizaron desde siempre), Artis Gilmore con 16330.

No me gustaría terminar sin hablar de Víctor Sada, base del F.C. Barcelona descubierto por muchos en esta pasada Copa del Rey. En mi caso particular, debo decir que ya hace tiempo que me vengo fijando en Víctor, pero también es cierto que este torneo no ha hecho más que confirmar las sensaciones. El MVP de la Copa recaló en Alan Anderson, que cuajó una gran final. En el antrior partido, el héroe del F.C. Barcelona había sido Juan Carlos Navarro. Pero es que si del global de la Copa debemos hablar (3 partidos), sólo hubo un MVP, Víctor Sada. Si a día de hoy yo tuviera que escoger a los jugadores que van a integrar la próxima convocatoria de la selección española, el primer base que elegiría sería José Manuel Calderón; el segundo sería Víctor Sada.

Por ciero, no pienso hablar del tema Ettore Messina y el Real Madrid; ya hay bastantes blogs que hablan de ello. No voy a entrar a valorar al técnico italiano (al fin y al cabo ya sabéis mi postura al respecto)... pero sí que me apetece mencionar un fragmento de una supuesta conversación privada entre Florentino Pérez y Sandro Rosell que pude conocer a través de un programa de radio. Decían que a raíz del buen momento que está pasando la sección de fútbol sala del Barça, Rosell le preguntó a Florentino que por qué el Real Madrid no creaba una sección de dicho deporte, ya que una rivalidad como la Real Madrid-Barça podría hacer crecer la popularidad del fútbol sala... dicen que la repuesta de Florentino fue: ¿sección de fútbol sala?, pero si por mi fuera me cargaría la de baloncesto.

Esto sólo demuestra una cosa, que los problemas del Real Madrid de baloncesto van mucho más allá de Ettore Messina.

Sólo un pequeño detalle antes de terminar. Ahora que Sudán del Sur acaba de conseguir la largo tiempo pretendida independencia, necesito mencionar al hombre que más hizo por ella, el tristemente fallecido Manute Bol. En estos últimos días, la figura de Manute ha estado más vigente que nunca en la mente de todos sus paisanos; no en vano sacrificó hasta su salud (y en consecuencia su vida) para el bienestar de su gente. Sólo lamento que no lo haya podido ver en vida. Manute Bol, el taponador más infranqueable de la historia de la NBA, también fue una luz de esperanza para muchos jóvenes de Sudán y un tipo al que hay que honrar las veces que haga falta... sin duda el mundo sería muchísimo mejor con más Manutes Bols.