The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

lunes, 28 de marzo de 2011

Anécdotas y divagaciones baloncestísticas de un lunático: Oda a los 70 (de héroes y leyendas...)

Erase una vez una época que cambió nuestro deporte para siempre; una época repleta de héroes de leyenda que forjaron la historia a base de grandes hazañas y de talentos sin par... erase una vez los 70.

Justo antes de que diera comienzo la década, se retiraba de los campos de batalla un guerrero indómito que había sembrado el terror en los corazones de todos sus adversarios a lo largo y ancho de la anterior década, un tirano implacable que guió a su ejército hasta la victoria una vez tras otra; ningún otro guerrero ha conseguido ganar tantas guerras como él. Se decía que en su época existían otros guerreros más grandes que él, otros más rápidos, otros más diestros en el uso de ciertas armas, pero que ninguno poseía un corazón tan fuerte como el suyo y que con el corazón fue que guió a su ejército hasta la victoria tantas veces, hasta el día en que decidió retirarse a sus aposentos a descansar y a disfrutar el resto de su vida contando sus batallas a sus descendientes, rodeado de todos los tesoros que conquistó... tesoros por los que muchos guerreros darían su vida...

Y con su retirada comenzó una nueva era, una era donde algunos de los grandes guerreros contra los que él había combatido tantas veces, siguieron luchando durante algunos años más, tratando de conseguir victorias que anteriormente les habían sido negadas. El mayor de todos ellos fue un gigante mitológico llamado Goliat, forjador de leyendas y hacedor de milagros históricos y de gestas nunca más igualadas por el hombre. También se encontraba entre estos veteranos guerreros un veloz y mortífero lancero, cuya imagen en plena lucha fue adoptada como bandera y símbolo icónico de sus ejércitos durante muchos años. Un portentoso y temido dominador del ataque aéreo, creador de técnicas de ataque revolucionarias; técnicas que pese a ser perfeccionadas posteriormente, significaron un antes y un después en el arte de la guerra. Y un gladiador portentoso, dominador de todas las técnicas de lucha habidas y por haber, cuyo nombre de guerra, el Gran O, apenas era susurrado con temor por todos sus adversarios.

Todos estos veteranos guerreros siguieron escribiendo su nombre en la historia durante los primeros años de la década, pero a medida que la década avanzaba, fueron surgiendo nuevos guerreros, nuevas leyendas que sustituyeron a las anteriores y que siguieron forjando la historia. Probablemente la mayor de todas estas leyendas fue otro gigante, como Goliat; aunque en este caso, fue un gigante distinto, que también revolucionó a su manera el arte de la guerra, ya que pese a ser el mayor de todos los gigantes, se movía con una gracilidad y una técnica inauditas en un coloso de su tamaño y características... se dice de él, que creo la técnica de ataque más letal de todos los tiempos; tan grácil y bella como mortal e implacable.

Pero hubo más... por aquellos campos de batalla forjaron historias épicas guerreros de tez pálida y depuradas artes, como aquel hosco, irascible e impredecible lancero que tan mortífero fue desde la larga distancia, resultando verdaderamente letal para cualquier oponente. O aquel guerrero todoterreno, partícipe de, entre otras muchas, la batalla más larga jamás relatada. O aquel guerrero ilusionista, temido tanto por sus diestras artes como lancero, como por su capacidad para los trucos de magia, que desconcertaban por completo a los ejércitos rivales, pues ningún guerrero estaba preparado para sus trucos impredecibles.

De otras tierras más lejanas (donde había sido Rey) llegó un guerrero filósofo, que revolucionó definitivamente el arte de la guerra, elevando el arte de la batalla a cotas jamás vistas con anterioridad; cuentan las leyendas de él, que te mataba desde el aire, que sembraba siempre el terror entre sus adversarios con tez seria e imperturbable, letal e implacable, pero siempre educado y respetuoso; un auténtico hombre de honor... de ahí lo de guerrero filósofo.

También fue temido durante toda su era otro guerrero duro y rocoso; Gran E lo llamaban y todo ejército temblaba sólo de pensar en él y en su furia arrolladora. Tras él llegó un guerrero de los hielos, diestro en todas las artes de ataque y perfeccionador del toque letal, disciplina donde ha sido el guerrero más estudiado y admirado por todos los demás. También llegó el gran gigante pelirrojo, guerrero fuerte y disciplinado, duro de roer por cualquier rival, al que sólo las secuelas de una terrible herida de guerra pudieron alejarlo de los campos de batalla antes de tiempo. Posteriormente y sin hacer demasiado ruido, llegó otro duro y poderoso guerrero que desde la humildad y la determinación, llegó progresivamente a convertirse en el más temido de su época; se dice de él que en el campo de batalla dominaba por completo a todos los gigantes de su era, aunque fueran más grandes que él; debido a eso, los escribanos de la historia lo apodaron el guerrero que perdió varias guerras, pero que ganó todas y cada una de las batallas.

Hay innumerables episodios épicos grabados a fuego en las escrituras; como aquel que habla sobre un guerrero que venció al enemigo desde el corazón, saltando al campo de batalla medio muerto y sin apenas poder moverse, cual Cid Campeador. O aquel que habla del batallón del antes citado gigante pelirrojo, que desde la más pura estrategia, no exenta de valor y coraje, venció a un ejército mucho más numeroso y repleto de grandes guerreros.

A finales de esta gran y legendaria era, se gestaron nuevos y jóvenes guerreros que estudiando a todos estos grandes maestros de la batalla, fueron abriéndose camino poco a poco, revolucionando de nuevo el arte de la guerra; fue una nueva época forjada con magos y leyendas, pero eso ya es otra historia...

15 comentarios:

ERNESTO dijo...

dime que te esta pasando y si necesitas tratamiento o estas comodo asi! jaja.esta bien,original y diferente!!!!!!!!!!!

Mo Sweat dijo...

Saludos, Ernesto.

¡¡Que me pasa, Doctor!!... no lo sé, aun no lo sé, esperaba que alguien me lo dijera...

En serio, gracias, crack.

Anónimo dijo...

Maverik says:

Muy grande Mo. Yo lo he encontrado maravilloso.

Aunq no sé si he identificado a todos los guerreros de tez pálida: ¿Barry, Havlicek y Pistol? Creo q Barry ha sufrido un poco lo mismo q Moses Malone. Por no ser carismáticos, ni políticamente correctos, se les ha negado la gloria suprema. Verdad es q cambiaron de equipos y ligas, y q sólo ganaron un anillo cada uno, pero por dios, Rick Barry y Moses Malone no merecen esa indiferencia generalizada...

Como siempre, me voy de tema jeje

Mo Sweat dijo...

Saludos, Mav.

Muchas gracias, sabía que te gustaría...

...Como sabía que acertarías con el quién es quién.

Por supuesto, los tres guerreros de tez pálida son los que citas; Barry, Hondo y Pistol.

Sin duda, estoy contigo, tanto Rick Barry como Moses Malone no siempre han contado con todo el reconocimiento que merecen... que es mucho.

Jorge (alerotirador) dijo...

Bonito y diferente relato Mo.

Me ha gustado un montón.

Gracias.

sraly dijo...

En este mundillo del internete en el que cada vez veo más cosas fotocopiadas, leer un pieza llena de originalidad como esta y diferente resulta glorioso.

Gracias, amigo, por el regalo

Mo Sweat dijo...

Gracias a ti por tus palabras, Jorge.

Saludos.

Lo mismo te digo, Sraly, gracias a ti.

Saludos.

Celebro que os haya gustado.

Almanzor dijo...

Precioso Mo. Amo los 70, la época más infravalorada de la historia de la NBA.

Gracias por estas palabras.

Mo Sweat dijo...

Gracias a ti por las tuyas, Almanzor.

Cuanta razón tienes, los 70 es una década demasiado infravalorada, quizás por la falta de una dinastía con que relacionarla (no hubo ningún equipo capaz de ganar el anillo dos años seguidos), por el glamour de los 80, cuya sombra es muy alargada, o por lo que sea...

...lo cierto es que fue la época de la evolución total en el baloncesto, de la auténtica llegada del playground a la NBA y del talento puro y duro.

Saludos.

Anónimo dijo...

Maverik says,

Discrepo parcialmente con tu opinión Mo. Yo creo q los 70 fueron una época de transición entre los míticos 60 y los no menos míticos 80. La revolución ofensiva de finales de los 50, cuya eclosión se daría en los 60 ( con Pettit, Baylor, Big O, West, Chamberlain, Rick Barry, etc) dio paso a una década más oscura: los 70. Cierto q la ABA era una liga espectacular, pero no sólo era menos rica q la NBA, tb era menos seria y menos competitiva. En la NBA la defensa y el juego equipo eclipsaron toda la magia de los 60. Hubo algunas excepciones, evidentemente, pero sólo teneis q mirar los puntos por partido de los equipos. En los 70 bajaron las anotaciones. Entonces la NBA se quedó con las estrellas de la ABA y todo cambió... pq entró en escena Julius Ervig, el Doctor J, y sus "secuaces" como Iceman y Skywalker. Había vuelto el espectáculo... pero sólo en cuentagotas. La NBA era una liga madura y muy competitiva, motivo por el cual ni siquiera las estrellas de la ABA podían remediar la situación. El baloncesto se estaba transformando por momentos en un deporte un poco aburrido...

Y entonces llegaron los juagdores q mezclaban el talento y el espectáculo de los jugadores de la ABA, y la seriedad y la rigurosidad táctica de la NBA. Entonces llegaron Larry y Magic, y muchos otros, y las defensas ferreas no pudieron con ellos. El baloncesto volvió a ser espectáculo. Y por si esto fuera poco, Lakers y Celtics se convirtieron en superequipos cuya rivalidad tan sana como brutal, convirtió el baloncesto de los 80 en el deporte rey.

Por eso los 70 no están infravalorados en mi opinión. Pq son una década intermedia, y aunq muy imporante y necesaria para entender el baloncesto posterior, siempre inferiores a los 80.

Mo Sweat dijo...

Bueno, bueno, bueno... esto sí que es Maverik en estado puro.

Está claro que los 70 fueron una época de transición en varios aspectos, principalmente entre los grandes duelos de los 60 (Celtics-Lakers, Chamberlain-Russell) y los de los 80 (Lakers-Celtics, Magic-Larry), ya que en los 70 no existieron dinastías, ni duelos tan marcados como los antes citados; aun así, creo que fue una época repleta de evolución, donde los aspectos técnicos del juego siguieron evolucionando mucho de la mano de jugadores tan grandes como Kareem, el Dr. J, Black Jesus, Pistol Pete, etc... y donde se llegó a un grado de excelencia que desembocó en los 80 y en lo que todos ya sabemos...

...Si te detienes a pensar en ello, la mayor parte de principales y más relevantes protagonistas de los 80 fueron puros hijos de los 70: Moses Malone, Kareem, Julius, Bernard King, Dennis Johnson, Gervin, Alex English, Parish, Walton... incluso Magic y Larry son hijos de los 70 en cierto modo.

Los hijos de los 80 serían los que dominarían los 90: Jordan, Hakeem, Barkley, Karl Malone, Stockton, Drexler...

Saludos, crack.

Jaime Sirvent dijo...

Bonito post, de verdad, me ha encantado, un saludo.

Mo Sweat dijo...

Muchas gracias, Jaime.

Saludos.

costalgaraldals dijo...

Sieeempre llego tarde a tus mejore posts ... y este, amigo mio ... es muy bueno.
Felicidades épicas Mo ¡¡¡

Mo Sweat dijo...

Muchas gracias, Costas.

¡¡Que la épica nos acompañe!!

Saludos.