The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

miércoles, 15 de junio de 2011

Shaquille O'Neal - Adios al último gran pívot II: Reflexiones sobre la carrera de uno de los más grandes

Si en el anterior post pudimos disfrutar del lado más divertido y bizarro de Shakatak, ahora ha llegado el momento de la reflexión, de realizar un repaso a la figura y la trascendencia de uno de los jugadores más grandes de la historia del baloncesto; porque creo sinceramente que a estas alturas del juego ya podemos situar, sin temor a equivocarnos, a Shaquille O'Neal entre los 10 o 12 jugadores más grandes que ha dado la historia del baloncesto.

I. PARALELISMOS CON WILT CHAMBERLAIN:

Es evidente que el jugador más parecido que podemos encontrar a Shaquille O'Neal a lo largo de la historia del baloncesto es Wilt Chamberlain; probablemente no haya habido otro como ellos dos. Bill Russell fue otra cosa distinta, Kareem Abdul-Jabbar hizo evolucionar la posición de pívot hacia otros campos y Moses Malone, a pesar de su poder reboteador y su juego muy físico, fue bastante distinto a ellos por varios motivos, especialmente por carecer del físico privilegiado y superdotado de Wilt y Shaq.

Más o menos la misma altura, misma corpulencia (aunque en sus primeros años Wilt estaba más delgado en proporción a Shaq) salvando el siempre mayor desarrollo muscular de la NBA actual y reciente, mismo físico privilegiado y velocidad inaudita para unos tipos de sus características, coordinación y capacidad de bote absolutamente brutal para unos pívots tan grandes y (sí, eso también) mismo talón de aquiles, los tiros libres.

Probablemente hayan sido los dos jugadores más absolutamente imparables debajo del aro, con permiso de Moses Malone, que una vez cogida la posición siempre conseguía algo, fuese canasta, rebote ofensivo o falta (y él sí que metía los tiros libres). Pero lo de Moses era distinto, era una combinación mortal y única en la historia del baloncesto de determinación, instinto, perseverancia y talento puro. Wilt y Shaq literalmente estuvieron siempre en otro escalón por encima de los demás, eran fuerzas de la naruraleza dispuestas a machacar el aro se pusiera quién se pusiera enfrente... y Dios sabe que lo conseguían, salvo falta flagrante del defensor.

Precisamente por ello, y aprovechando sus malos porcentajes en los tiros libres, sufrieron innumerables faltas por parte de sus rivales, ya que siempre era mejor mandarlos a la línea de tiros libres que dejarlos machacar libremente. Ambos cambiaron varias veces de mecánica de tiro, tuvieron a profesores particulares que les intentaron ayudar a mejorar sus porcentajes y sufrieron sendas críticas por no conseguir nunca mejorar ese apartado de su juego... Tal vez el destino fue algo compasivo con sus rivales y les dejó ese talón de aquiles perenne y eterno para que fuera su kriptonita particular, porque ¿que hubiera pasado si hubiesen tenido un gran porcentaje de tiros libres y los defensores hubiesen tenido siempre que pensárselo mucho antes de hacerles falta?... Sin duda hubiese sido algo muy injusto para el resto de los mortales.

Ambos son los jugadores que más veces lideraron la NBA en porcentaje de tiros de campo; Chamberlain lo logró en 9 ocasiones y finalmente Shaq lo superó por una temporada, quedándose en 10.

II. ENTRE WILT CHAMBERLAIN Y DARRYL DAWKINS:

Se podría decir que la figura de Shaq está entre Wilt Chamberlain (por todo lo antes citado) y Darryl Dawkins. Con Dawkins guarda también ciertas similitudes; por su violencia machacando el aro (ambos son los dos rompetableros más célebres de todos los tiempos), por su carácter "cachondo" y por sus excentricidades, cada uno a su manera. Dawkins era famoso por sus extraños apodos (muchos de ellos creados por él mismo), como Chocolate Thunder, Baby Gorilla, Dr. Dunkenstein o Sir Slam. La colección de apodos de Shaquille la conocemos todos (Diesel, Shaq-Fu, Shakatak, Superman, Gran Aristóteles, The Big Shaqtus...), la mayoría también creados por él mismo. Darryl les ponía nombres curiosos a todos sus mates y contaba que provenía de un planeta llamado Lovetron, entre otras cosas, mientras que a Shaq ya lo hemos visto realizando frikadas de todos los colores (sin ir más lejos, algunas de ellas ya aparecieron en el post anterior).

III. UN GOLIATH DISTINTO:

Precisamente su carácter bromista y algo freak es lo que lo convirtió en un Goliath diferente a los demás. Es muy famosa la frase que un día pronunció Wilt Chamberlain: "nadie quiere a Goliath", haciendo referencia a que nadie simpatizaba con un gigante de sus características, por más bueno y determinante que fuera; el publico prefería a jugadores como Oscar Robertson, Jerry West o Elgin Baylor. En los 70, Kareem Abdul-Jabbar sufrió más de lo mismo; podía ser el mejor jugador del mundo, pero los favoritos del público eran jugadores como Julius Erving, Walt Frazier o Earl Monroe... Kareem, además, ayudaba a potenciar este hecho debido a su carácter extremadamente introvertido y en ocasiones incluso arisco.

Shaquille, por el contrario, se ganó al público de su época con esa combinación de fuerza implacable, carácter bromista y don natural para el espectáculo. Era como una apisonadora humana que de repente se quitaba las zapatillas de baloncesto y se convertía en un enorme osito de peluche dispuesto a cualquier cosa con tal de llamar la atención y pasárselo bien. Sin duda ha sido el pívot más popular de entre todos los grandes centers de la historia.

IV. ¿EL MAS DETERMINANTE DE LA HISTORIA?:

En varias ocasiones se ha hablado sobre si el Shaq de los mejores años (especialmente su etapa en los Lakers) ha sido el jugador más determinante e imparable de la historia del baloncesto. Bien, eso es muy difícil de decir, especialmente si tenemos que compararlo con jugadores de otras épocas, que jugaban en equipos distintos y con sistemas de juego diferentes. Lo que está claro es que ha sido uno de los más imparables, junto a un puñado de nombres ilustres como los del propio Wilt Chamberlain o Michael Jordan.

Desde mi humilde punto de vista pongo eso en duda, ya que Hakeem Olajuwon le ganó la partida en las finales de 1995, gracias a, especialmente, su superioridad técnica. Luego, cuando Shaquille llegó a su época más dulce (MVP en el año 2000 y siguientes años en los Lakers), no había otro center dominante en la liga; simplemente no había rival para él. Lo mejor contra lo que se tenía que enfrentar era un mucho más lento Dikembe Mutombo, un ya deshauciado por problemas de salud Alonzo Mourning, un ya bastante veterano David Robinson o un Arvydas Sabonis que a su edad y con todas sus lesiones, poco podía hacer para parar a Shaq.

La era de los grandes pívots se estaba terminando y sólo quedaba él como último eslabón. Bill Russell, Wilt Chamberlain, Kareem Abdul-Jabbar, Bob Lanier, Bill Walton, Moses Malone o Robert Parish ya eran historia y los Hakeem Olajuwon, Patrick Ewing y David Robinson, o estaban retirándose o les quedaba poca carrera por delante; en todo caso ya eran apenas sombras de lo que habían sido.

Quizás este sea el único pero que se le pueda llegar a encontrar en ese sentido... Chamberlain tuvo que sacar lo mejor de sí mismo cada vez que se enfrentaba a Russell, Kareem tuvo que enfrentarse al propio Chamberlain, a Walton y a Moses, en duelos que hacían saltar verdaderas chispas; Ewing, Olajuwon y Robinson protagonizaron multitud de enfrentamientos míticos entre ellos, pero Shaq pudo campar a sus anchas ante pívots como Rik Smits, Jason Collins, Erick Dampier, un ya veterano Vlade Divac o un Dikembe Mutombo que ante Shaq puso más que nunca en evidencia su calidad técnica y su limitada movilidad.

¿Puede haber influido todo esto en que a partir de cierta edad comenzara a descuidar progresivamente su físico, engordando muchos quilos en verano?; Tal vez... Lo cierto es que ya entrada esta pasada década, la competencia que tenía en su puesto dentro de la NBA era prácticamente nula.

V. LOS ULTIMOS AÑOS DE SU CARRERA:

Las últimas temporadas de Shaquille O'Neal podrían situarse a un nivel parecido a las de los otros grandes pívots de la historia. Los problemas físicos, en forma de lesiones varias, lo fueron mermando poco a poco con la edad; así, entre los 35 y los 38 años sus estadísticas no han sido muy distintas a las de centers como Hakeem Olajuwon y Moses Malone, entre 10 y 17 puntos y entre 7 y 9 rebotes dependiendo de la temporada (en el caso de Moses, sus estadísticas a partir de los 37 ya no cuentan mucho, ya que una hernia discal lo fulminó). En el caso de Chamberlain y Russell es imposible de comparar, pues las medias de rebotes en aquella época eran mucho más elevadas y hasta en sus últimos años rondaban los 20 rechaces de media. Y sólo Kareem Abdul-Jabbar puede considerarse claramente superior a esa edad, pero es que lo de Kareem con 36 o 37 años nunca fue normal... ¿O pensáis que alguna vez volverá a existir un MVP de las finales de 38 tacos?, yo no.

VI. ENTRE LOS MAS GRANDES

Para terminar, y sin pretender poner ningún orden entre ellos diez, vamos a situar a Shaquille O'Neal en una lista histórica donde, sin ningún género de dudas, pertenece. Aquí, en Fo Fo Fo, no le vamos a retirar ningún dorsal, pero vamos a grabar su nombre en letras doradas dentro de este selecto Top 10 que incluye a los jugadores más determinantes e imparables de la historia de la NBA; con un único requisito, deben de estar todos retirados.

¡¡¡ Shaquille O'Neal ya es historia, larga vida a Shaquille O´Neal, el último gran pívot !!!

LARRY BIRD
WILT CHAMBERLAIN
MICHAEL JORDAN
KAREEM ABDUL-JABBAR
OSCAR ROBERTSON
MOSES MALONE
MAGIC JOHNSON
SHAQUILLE O'NEAL

BILL RUSSELL
HAKEEM OLAJUWON

PD: ¿Lograrán colarse en esta lista tan selecta de aquí a unos años dos nombres tan ilustres como los de Kobe Bryant y Tim Duncan?

12 comentarios:

PAblo dijo...

El tema de los tiros libres en mi opinión es más dejadez que otra cosa. Entrenando por muy mala muñeca que se tenga en los libres se mejora pero imagino que a Shaq eso no le interesaba demasiado.

Mientras ha tenido físico ha sido imparable, sin duda, y cuando este no le ha respondido ha sabido mantener su imagen carismática gracias a su carácter abierto y su vocación de "showman".

No le voy a quitar ningún mérito pero prefiero mil veces a Olajuwon, por decir uno con los que se enfrentó. Un jugador que sobre todo ha sido un enorme profesional que año a año supo ir mejorando.

Impacientes Saludos.

Anónimo dijo...

Maverik says,

Magnífica reflexión Mo, y menudo top 10. Antes de hablar de Shaq, sólo decir q Elgin Baylor y Rick Barry tb fueron imparables en sus tiempos. Especialmente Baylor, quien ya sabes de sobras q para mi es un gran infravalorado. Pero claro, si tuviera q poner a Baylor y Barry, ¿a quien quito de la lista? ja ja ja

Sobre Shaq, yo creo q un poco como Chamberlain. A pesar de sus increíbles estadísticas (creo q Shaq tiene el record de temporadas con doble-doble en puntos y rebotes) y dominio físico, creo, humildemente, q tanto Shaq como Wilt, muy pocas veces sacaron lo mejor de ellos mismos. Eran tan superiores q no necesitaban sacar lo mejor de sí para triunfar (al menos a nivel individual). Russell, Jordan, Magic, Bird, Olajuwon, Moses eran buenos pero necesitaron sacar lo mejor de sí para triunfar. Kareem podría considerarse un caso parecido a Wilt y Chamberlain en sus años mozos, pero tuvo la suerte de q en la uni le prohibieran hacer mates (desarrollando así el sky-hook).

Saludos

Mo Sweat dijo...

Impacientes saludos, Pablo.

Estoy contigo, yo siempre he preferido a Olajuwon, probablemente el jugador que más veces me ha hecho levantar del sofá viendo partidos de baloncesto (junto a Magic), gracias a sus sublimes movimientos de pies.

Es cierto que a medida que su físico fue menguando, Shaq fue aumentando su faceta de showman proporcionalmente, de forma que seguía estando siempre entre los favoritos de los aficionados.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Mav.

Como tu bien dices, Baylor y Barry también están cerquita de esa lista, pero ¿a cambio de quién?. En mi caso he decidido meter a jugadores como Olajuwon, Malone o Robertson por encima de ellos (o de Jerry West), ya que humildemente pienso que en igual de condiciones serían algo más determinantes.

Tu lo dices, Shaq, Wilt y Kareem son como de una especie aparte, privilegiados que sin necesidad de ir al límite eran los mejores del mundo en su época; los demás son otro tipo de jugadores distintos, mucho más dependientes de su talento y de un carácter y una determinación (y en algunos casos incluso de una inteligencia sobre la cancha) sin igual.

Jorge (alerotirador) dijo...

Cierto es que Shaq no ha tenido en frente grandes pivots que le pusieran en problemas en ataque, pero a la hora de defender si tuvo que hacer frente al nuevo pivot que no es tal, ese que se abre a tirar de fuera.

Pero también a diferencia de Chamberlain y otros pivots de antaño, Shaq tuvo el handicap que supone que el juego actual se basa exclusivamente en el juego abierto y dominado por los exteriores de manera que en mi opinión, sobre todo al final de su carrera, se desaprovecho su todavia superioridad frente al resto de pivots que le defendían, al meterle menos bolas de las que deberían.

Ni que decir tiene que también le coloco entre los más grandes de la historia, y Kobe y Duncan entraran en esa lista una vez que se retiren.

Saludos.

Almanzor dijo...

Y digo yo, ¿y el Dr. J? Obviamente, las listas son personales, pero probablemente, sí, Shaq está entre los más grandes.

La comparación de Wilt y Russell con cualquiera en la actualidad me parece siempre injusta. No podemos saber qué hubiera sido de Wilt si hubiera nacido ahora.

Sabemos qué ha hecho Shaq, y es muchísimo. Le tocó lidiar con los mejores años de Olajuwon, Robinson o Ewing y estuvo a su nivel. Sus últimos años no tuvo rival (tal vez Duncan o Howard muy joven), y siguió siendo determinante con salud.

Gran homenaje a Shaq.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jorge.

Estoy de acuerdo, entre su tremenda corpulencia y la poca cantidad de pívots actuales capaces de aguantarlo, Shaq aun podía hacer mucho daño ahí debajo a pesar de la edad... Yo también pienso que se podría haber jugado mucho más con él en estos últimos años.

Por cierto, Kobe y Tim bien podrían entrar en esa lista, pero eso significaría que saldrían dos de los que están... ¿quienes?.

Saludos, Almanzor.

Conociendo mis gustos personales supongo que te imaginarás que me ha dolido mucho dejar al Dr. J fuera de esos 10; pero he tratado de ser lo más objetivo posible y creo que en ese selecto grupo de los más determinantes e imparables, tipos como Larry Bird, Magic Johnson, Hakeem Olajuwon u Oscar Robertson han estado un poquito por encima... aunque sólo un poquito, por un ínfimo cm. de parquet.

Sin duda Shaq ha estado al nivel de los más grandes; y no se ha dejado arrollar nunca por nadie...

Gracias.

costalgaraldals dijo...

Shaq es la definición de Pivot por excelencia:
- Dominante en la pintura
- Reboteador
- Intimidador
- Imparable a 2-3 metros del aro
- Pieza clave para el equipo
Uno de los más grandes ? sí ... entre los 3 mejores de la historia, pero no puedo compararlo/juntarlo con Hakeem, creo que no hay un jugador alto, en su misma posición con la clase, el talento, elegancia y definición como "The Dream". (el mejor)
Saludos Mo... y gracias por el apoyo ¡¡¡

Anónimo dijo...

Maverik says,

¡Ostras! Mira q dejarnos al gran Julius Erving... Bueno, yo al menos, ni me he acordado d q faltaba el Doctor J. Mo, ya no somos lo q éramos ja ja ja

Hace tiempo q pienso q NO es posible hacer una lista de los 10 o 12 mejores jugadores. Del mismo modo q ya nos olvidamos de George Mikan, el más dominante seguramente, quizás deberíamos dividir entre "antes de 1976 y despues". En cierto modo el baloncesto moderno nació con la unión de la NBA y la ABA. ¿No? Los tiempos de Russell, Chamberlain y Robertson quedan muy lejos... aunq yo sigo pensando q Chamberlain sería todavía hoy una fuerza de la naturaleza.

En cualquier caso, creo q Julius debería estar en cualquier lista. A no ser q se considere "incluído" dentro del nombre Jordan.

Saludos

Saludos

Mo Sweat dijo...

Saludos, Costas.

...De nada. ;¬)

Bueno, entre los 3 mejores es muy fuerte, pero ¿quién sabe?, cuando llegas a ese nivel ya es cuestión de gustos...

Estoy de acuerdo, no ha habido nadie como Hakeem; ni creo que vuelva a haberlo...

Saludos, Mav.

Como le dije a Almanzor, lo dejé fuera a conciencia (aunque tal vez nunca me lo perdone... ja, ja, ja). Es que en este Top 10 intenté reflejar esos 10 jugadores más, a caballo entre imparables y determinantes.

¿Que Julius podría estar?, seguro que sí, pero he tratado de ser fiel, no a mis gustos, si no a mi punto de vista imparcial sobre el tema y creo que estos 10 han sido los más en ese sentido.

Lo que dices de 1976 tiene mucho sentido, aunque yo quizá tiraría la fecha un poquito más para atrás; más o menos cuando Kareem tomó el relevo de Wilt Chamberlain. Al fin y al cabo, aunque todavía estuvieran en la ABA, ahí ya empezaron a surgir los primeros cambios generacionales, encabezados por el propio Julius Erving.

Anónimo dijo...

Honestamente, creo que desmerecen mucho a Shaq por esas finales contra Hakeem. En primer lugar, era recién el tercer año de O'neal y lideró al equipo a una final. Claramente Shaq no estaba desarrollado completamente, esas dos temporadas fueron las mejoes de Olajuwon, y a pesar de eso Shaq le marcó más de 25 puntos por partido, no sé en qué planeta eso es que te dominen.

Claro, Hakeem promedió 32, pero insisto en que un novato contra un jugador en el máximo de su carrera, era lo mínimo que debía hacer Hakeem. Sin ser un fan de Shaq, creo que en esas finales Hakeem estuvo muy lejos de dominar a O'neal como lo hacen ver.

Mo Sweat dijo...

Saludos, anónimo.

Tienes bastante razón en lo que dices; ya que como bien apuntas era el mejor Olajuwon contra un Shaq en su tercer año como profesional.

De todos modos, más allá de las estadísticas fueron también las sensaciones; esas sensaciones que transmitía aquel Hakeem Olajuwon en su momento más pletórico, sin duda alguna uno de los jugadores más difíciles de parar de todos los tiempos.

Respondiendo a este comentario me está entrando la inspiración de realizar algo relacionado con algunos de los más históricos enfrentamientos entre grandes centers a lo largo de la historia de las finales NBA.