The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

jueves, 21 de abril de 2011

Alfonso Martínez: homenaje a un auténtico mito

Este pasado Domingo nos dejó un mito del baloncesto. Alfonso Martínez Gómez (Zaragoza, 24-1-1937 - Barcelona, 17-4-2011) pasó a mejor vida, dejando atrás muchos momentos históricos para el baloncesto español.

Lo que a mí no deja de sorprenderme es la poca repercusión de esta triste noticia; al menos más allá de las reseñas de rigor en los medios de comunicación mas o menos importantes del país. Desde el pasado Domingo, he estado esperando a ver si llegaban posts sobre él en algunos blogs, especialmente en los más centrados en la actualidad del baloncesto... pero nada. Y digo que no deja de sorprenderme, porque Alfonso (Fonso para los amigos) Martínez, pívot de 1,94 m. de altura, ha sido una de las estrellas más grandes y determinantes que hayan existido jamás en toda la historia de nuestro baloncesto.


Alfonso Martínez debutó junto a la Liga Nacional de baloncesto (posteriormente renombrada como ACB); y digo junto, porque disputó la primera temporada oficial de dicha liga, la 1956-57 (con el Real Madrid) y la siguió disputando hasta la temporada 1975-76 (con el C.B. Breogan), cuando puso punto y final a su carrera. Nada más y nada menos que 19 temporadas (sólo superado por Joan Creus). En total llegó a jugar con el Real Madrid, F.C. Barcelona, Joventut, Picadero, Mataró y Breogán.

La importancia y el dominio de Alfonso en su época fueron abrumadores; basta con decir que sus primeras dos temporadas en la élite del baloncesto español las disputó con el Real Madrid y en ambas temporadas el Real Madrid fue campeón de liga y Alfonso el máximo anotador de la competición. A la siguiente temporada fichó por el F.C. Barcelona y el Barça ganó la liga. Fue nuestro George Mikan particular, nuestra primera gran estrella y el primer gran dominador del baloncesto en nuestro país.


Sí, fue nuestro George Mikan. ¿O sería mejor decir nuestro Wilt Chamberlain?, lo digo porque el dominio que ejerció en su época es comparable a muy pocos jugadores a lo largo de la historia de la Liga Nacional/ACB. Alfonso era una máquina de anotar y de rebotear; fue el máximo anotador de la liga en tres ocasiones (1957, 58 y 67), máximo reboteador del Europeo de Helsinki en 1967 (algo que sólo han conseguido otros dos jugadores españoles, Antonio Martín y Pau Gasol), el único jugador en llegar a ser campeón de la Liga Nacional/ACB con tres equipos distintos (Real Madrid, Barça y Joventut) y campeón de la Copa ¡¡con cuatro equipos distintos!! (los tres antes citados y el Picadero).

Maño de nacimiento, pero catalán de corazón, Alfonso siempre dijo que de todos los clubes con los que jugó, con el que se ha sentido siempre más identificado, por filosofía, trabajo de cantera, etc... es con el Joventut de Badalona. Allí marcó una época junto al gran Nino Buscató (1 Liga y 1 Copa), al cual siempre ha considerado como el mejor jugador de baloncesto de aquella época.


Alfonso fue 146 veces internacional, pero lo cierto es que podría haberlo sido muchas más veces, ya que debido a su peculiar carácter y a la relación que tuvo con algunos seleccionadores, declinó participar en algún que otro torneo internacional o europeo. Al Europeo de 1965, por ejemplo, no fue por que no quiso. El seleccionador nacional en aquella época era Pedro Ferrándiz, quién acostumbraba a organizar concentraciones muy largas y Alfonso simplemente soltó la primera excusa que le pasó por la cabeza y no fue, así de simple; así era él. Sin él, España quedó undécima, lo que le costó el cargo al seleccionador. Y es que Alfonso tiene anécdotas de este tipo como para escribir un libro.

En total disputó cinco Europeos (1959, 61, 63, 67 y 69), un Mundial (1966) y dos JJ.OO. (1960 y 68). Siempre dijo, con su habitual desparpajo, pero totalmente convencido de ello, que no le dejaron disputar más partidos con la selección porque debido a las normas de aquella época, si hubiese llegado a los 150 partidos como internacional, le tendrían que haber regalado un coche y así se lo ahorraron.


Lo cierto es que fue tan grande como jugador de baloncesto dentro de las canchas, como controvertido y rebelde para con los clubes, entrenadores y sistemas disciplinarios. A Alfonso le gustaba la fiesta y era habitual que en plena concentración, fuera con su equipo o con la selección, se largara por la noche para no volver a aparecer hasta las 7 o las 8 de la mañana. Varios de los problemas que tuvo en la selección nacional vinieron a raíz de ello. Sin duda esto es otro ingrediente que lo convierte en mito... ¿Cuantos posts e historias varias han inspirado jugadores controvertidos y contrastados por su calidad y rebeldía a la par como Spencer Haywood, Dennis Rodman o Allen Iverson?. Pues aquí tenemos a nuestro gran mito, dominador como prácticamente nadie más y a la vez rebelde y terco como pocos... y nada, apenas unas cuantas reseñas de que ha fallecido uno de nuestros históricos y punto.


Es cierto que ser un pívot tan dominante y un reboteador tan excelso con apenas 1,94 cm. de altura es increíble, pero también hay que aclarar que en aquellos inicios de nuestra liga, pocos pívots alcanzaban el 1,90. Con la posterior llegada de Clifford Luyk todo cambió... De todos modos Alfonso continuó siendo un jugador dominante, con Clifford o sin Clifford. En el Europeo de 1967, por ejemplo, sí tuvo que lidiar con pívots de mucho más de dos metros de altura y terminó como máximo reboteador del torneo. Alfonso Martínez ha sido nuestra Scoring-Rebounding Machine particular; a él le debemos mucho de lo que vino después.

Sin duda debemos aprender de los errores; en muchísimas ocasiones he leído (e incluso participado en ellos) posts/debates acerca de lo poco que la ACB cuida su historia en comparación a la NBA. Que no aprendemos, que no existen camisetas de Epi, Fernando Martín o Villacampa, mientras que en los USA puedes encontrar sin demasiados problemas las de Magic, Larry Bird o Julius Erving. Lo cierto es que debemos comenzar desde abajo, rindiendo homenaje a nuestros mitos; y mitos del calibre de Alfonso Martínez hemos tenido muy pocos, por no decir prácticamente ninguno.

* Post sobre Alfonso en el blog Sobre la Bocina.

21 comentarios:

Almanzor dijo...

Yo más allá de conocer su nombre y algo leve su trayectoria (ahora mucho más con este post)conocía poco de él. Era consciente de su trascendencia en los 60 en el baloncesto español y sólo recuerdo algunas declaraciones suyas que leí cuando preparé el post del equipo olímpico americano de Roma 60.

Sin duda, un mito del baloncesto español. Y sí, es triste que muchos de los que decimos querer el baloncesto y critiquemos que la ACB no cuide sus leyendas ni siquiera le hagamos un homenaje como se merece. ¿Por qué en España casi todos los aficionados al baloncesto lo sabemos todo de gente como Bob Pettit o George Mikan y casi nada de Alfonso Martínez?

Un Saludo!

Mo Sweat dijo...

Saludos, Almanzor.

Tu pregunta es la clave: ¿Por qué en España casi todos los aficionados al baloncesto lo sabemos todo de gente como Bob Pettit o George Mikan y casi nada de Alfonso Martínez?

Supongo que, entre otras cosas, porque estamos muy lejos de respetar nuestra historia y nuestros pioneros como sí acostumbran a hacer en los USA. Es así... allí serán muy mitómanos y muy amantes de las estadísticas y todo eso, pero el respeto y conocimiento general hacia su historia y sus leyendas es admirable. Aquí, desgraciadamente, no ocurre lo mismo.

Óscar Gaspar dijo...

Muy buen post Mo.

A mi una vez me hablaron de este jugador como uno de los mejores aragoneses junto a los Arcega, Epi, Angulo.

Lógicamente eran otros tiempos y la información fue mue escueta. El otro día me enteré de su muerte y buscando información en wikipedia y ACB (incluido foro) encontré cosas con las que pude realizar un post en mi blog, más escueto de lo que me hubiera gustado pues no conocía al jugador como me hubiera gustado.

Es cierto que en la NBA nos sabemos el nombre de todos los grandes jugadores de los 60 y creo que es por la capacidad que tienen de vendernos el producto. Cosa que en España y la ACB no tiene.

También extrañé que no le dedicaran a Alfonso más atención en medios y en algunos blogs de basket.

Mi tributo fue muy sencillo pero sincero.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Saludos y gracias, Óscar.

Siento que se me pasara tu post. Para remediarlo voy a ponerle un link en el mio. Sin duda Alfonso fue uno de los baloncestistas aragoneses más grandes de la historia, al nivel de los que citas e incluso más que alguno de ellos...

También fue muy importante otro aragonés, Jorge Gillén, que formó pareja de pívots con Alfonso en la selección de aquella época.

Óscar Gaspar dijo...

¿Cómo? ¿Aun no tenías en link de mi blog puesto? Estás perdiendo puntos... XD.

El otro día te mencionamos en el miniencuentro entre basket bloggers maños que hicimos. El amigo Sergio (Sraly) nos estuvo contando alguna anécdota contable en el que hicisteis en Madrid en verano.

Muy buen blog el tuyo como les dije a los locos del basket que nos juntamos. Lástima que no hables más de ACB, pero tu diferenciación de basket y cultura afro mola y mucho. Además de tu eterna lucha por reconocer a algunos grandes jugadores dentro del hall of fame.

Nos seguimos.

Mo Sweat dijo...

Saludos y gracias por tus palabras, Óscar.

Sí que tenía tu blog en mi blogroll, a lo que me refería es que puse un link en este post a tu post también sobre Alfonso.

Y hablando del encuentro de basket-bloggers, ya tengo ganas de repetirlo este año, a ver si somos mas y la fiesta va creciendo... la intención es que el encuentro vaya a mas cada año, poco a poco, pero sin cesar.

Óscar Gaspar dijo...

Ya para acabar. Gracias por el enlace.

Tengo ganas de ir al encuentro este año. El pasado tuve exámenes de Septiempre y me lo perdí. Es lo que tiene ser un mal estudiante XD.

Cuidate crack.

Jorge (alerotirador) dijo...

No sé que habrá pasado en todas las canchas ACB, pero al menos en la del Barça se guardó un minuto de silencio en el primer partido posterior a su fallecimiento.

Gracias Mo por rescatar la figura de Alfonso Martínez.

Como bien dices por aquí no se cuidan este tipo de detalles de reconocer a nuestros históricos.

Saludos.

Jorge (alerotirador) dijo...

Se me olvido añadir que Antonio Martín también fue máximo reboteador del Eurobasket de 1991 con 12,8.

Recordaba que lo había sido, pero tenía alguna duda que he resuelto gracias a internet.

Mo Sweat dijo...

Igualmente, Óscar. Nos vemos en el siguiente encuentro; espero...

Saludos, Jorge. Y por cierto, felicidades.

Lamento haberme dejado a Antonio Martín, desgraciadamente leí una información equivocada y, error por mi parte, no la contrasté. De todos modos ya está corregido. Gracias.

Está bien lo del minuto de silencio por parte del F.C. Barcelona, pero creo que por parte de la ACB habría que hacer algo más...

sraly dijo...

Pena que Alfonso Martínez se declarase catalán y no aragonés, aunque por cuna le pertenece ese privilegio.

Es curioso como esta tierra, con una población polarizada en la capital y sin una estructura económica fuerte, haya sido caudal de tantos buenos deportistas y más en el baloncesto. Hasta en la primera selección en la República (me estoy empollando el tema) había un 'aragonés'

En el miniencuentro maño apareció tu nombre con la admiración que personalmente te tengo y que compartía con los otros bloggers.

Un abrazo

Charlie dijo...

Uno de los grandes del baloncesto español sin duda. Cuentan que la superioridad de Alfonso Martínez bajo los aros era tal, que se podía permitir fallar los tiros intencionadamente para atrapar más rebotes. Un crack!!!

Sobre tu última reflexión...pues totalmente de acuerdo ¿donde está nuestra historia? Ya había baloncesto antes de la ACB!!!

Gran post Mo, enhorabuena.

costalgaraldals dijo...

Interesante y poco conocido, una pena su marcha. Dencanse en paz en el cielo naranja.
Gracias Mo, por el aviso delos comentarios en el blog ... pero no se porque pasa ¿?¿?

Nique is better dijo...

Magnífico post.

Mo Sweat dijo...

Saludos y gracias, Sraly.

Me hubiera gustado estar en ese miniencuentro, aunque no sea maño... ;¬)

Pronto debemos ponernos con el 2º Basket Bloguers, para que no sea tan precipitado como el año pasado y pueda asistir más gente.

Sin duda Aragón ha tenido mucha importancia a lo largo de la historia del baloncesto español.

Muchas gracias, Charlie.

Tiene anécdotas al respecto, si señor; algún que otro tiro fallado para poder atrapar el rebote de nuevo... vaya crack... supongo que le interesaban más las estadísticas de rebotes que las de % de tiros de campo :¬)

Saludos.

Mo Sweat dijo...

De nada, Costas, espero que lo podáis solucionar pronto...

Alfonso debe estar ahí, en el Olimpo naranja, donde pertenece.

Saludos.

Muchas gracias, Nique, celebro que te haya gustado.

Saludos.

Jacobo Rivero dijo...

Con retraso justificado aprovecho para felicitar el post. Si hay un segundo encuentro de bloggers no dejen de avisar ;-). Hay que ponerse con ello.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jacobo y gracias.

Sin duda que tu retraso está justificado... XD

Ciertamente hay que comenzar a tratar el tema del 2º encuentro pronto.

Daniel L. dijo...

Leo tu post sobre Alfonso Martínez con mucho retraso, como ya sabeis. Han pasado cuatro años de la muerte de este histórico jugador. Lo que ocurre, en muchas ocasiones, es que hay mucho desconocimiento de la historia. Es por ello que muchos blogueros ni la conocen ni se enteresan por conocerla. Una pena. Conocerla debería ser obligatorio para todos. Es fundamental para entender el presente e, incluso, mirar al futuro. Además de un deleite para todo el que se acerque al pasado. Lo dicho.

Mo Sweat dijo...

La propia ACB en ocasiones parece que solo se interesa por lo acontecido a partir de mediados de los 80, cuando la liga nacional pasó a ser ACB... Y eso es un error monumental que nos aleja mucho de como se hacen las cosas y se respetan las leyendas en la NBA.

Daniel L. dijo...

Sólo interesa lo que es comercial. Lo que vende o directamente se puede relacionar, de algún modo, con el presente. Cuando la historia es la historia. No empieza ni acaba a capricho de cada uno.