The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

sábado, 30 de agosto de 2008

Adrian Dantley: el gran alero olvidado

En la NBA de los 80, hubo una generación de aleros impresionante e irrepetible, en ninguna otra década han llegado a jugar tantos aleros juntos con tanto nivel (cierto que algunos empezaron su carrera profesional a finales de los 70, pero el grueso de su carrera fue en los 80), jugadores como Larry Bird (por supuesto), Alex English, Dominique Wilkins, James Worthy, Bernard King, Mark Aguirre o el gran Dr. J daban auténticas exhibiciones cada noche que jugaban, pero hubo un alero que pese a ser de los mejores anotadores de la NBA durante muchos años, siempre pasó un tanto desapercibido; incluso hoy en día es bastante desconocido por muchos, estoy hablando ni mas ni menos que de Adrian Dantley.

Adrian fue un alero con un increíble talento anotador, no sería descabellado decir que es uno de los mas grandes anotadores de la historia, tenía una facilidad increíble para anotar sin apenas esfuerzo; y no era el típico tirador letal que no hacía mas que lanzar y lanzar desde fuera, tenía un talento innato para jugar cerca del aro y anotar por encima de jugadores mucho más altos que él. Medía apenas 1, 96 m. y aun así, en la universidad de Notre Dame lo ponían a jugar de pívot, debido a sus grandes movimientos jugando al poste, ningún otro compañero del equipo (por mas alto que fuera) lo hacía mejor que él en la pintura. Terminó la universidad promediando alrededor de 30 puntos y 10 rebotes en sus dos últimos años.

Ya en la NBA, fue Rookie del año con los Buffalo Braves tras promediar 20,3 p. y 7,6 reb., pero tuvo unos primeros años un tanto convulsos siendo traspasado dos veces en poco tiempo, entre 1976 y 1979 jugó en los Braves, en los Pacers y en los Lakers. Su época dorada llegó en la temporada 1979-80, al fichar por los Utah Jazz; en las 7 temporadas que estuvo allí, Adrian se convirtió en un anotador implacable (cuatro temporadas seguidas superando los 30 de media), capaz de anotar por dentro y por fuera y de volver locas a las defensas rivales, siempre estuvo entre los mejores anotadores de la liga, siendo el máximo anotador dos veces, en 1981 y 1984.

Después de todos estos grandes años a nivel individual, llegó la mala suerte (si se le puede llamar así), en 1986 y tras varios años de lograr poco mas que clasificarse para los play-offs, los Jazz ponen su futuro en manos de unos jovencitos Karl Malone y John Stockton y deciden traspasar a Dantley a los Pistons a cambio de Kelly Tripucka y Kent Benson. En Detroit, Dantley se une a un equipo mucho mejor y se adapta a la perfección, evidentemente baja su media anotadora y se conforma con 20 por partido, pero jugando al lado de Isiah Thomas, Joe Dumars y compañía llegan lejos en los play-offs, en su primera temporada (1986-87) ponen contra las cuerdas a los míticos Celtics de Larry Bird en las finales de conferencia, pero en la siguiente confirman el cambio de guardia y los eliminan llegando a la final de la NBA y empezando la leyenda de los "Bad Boys" en Detroit, pese a llegar a 7 partidos y ponérselo muy difícil a los Lakers en la final, terminan perdiéndola. La temporada siguiente (1988-89) fue la definitiva para los Pistons, solo un problema (de ahí lo de la mala suerte), tres meses antes de ganar su primer anillo de campeón de la NBA, Detroit decide traspasar a Adrian Dantley a los Dallas Mavericks a cambio de Mark Aguirre, pensando que tal vez Mark se adaptaría mejor al juego de los Bad Boys, después de aquello, Adrian juega tres años mas, repartidos entre Dallas y Milwaukee, pero una grave lesión lo merma de tal manera que al término de la temporada 1990-91 dice adiós a la NBA, finalmente juega un año mas en Italia, pero después cuelga las botas.

Reseñar que Dantley fue oro olímpico con la selección USA en Montreal '76, 6 veces All-Star de la NBA y un gran jugador que no tuvo demasiada fortuna con sus equipos, su calidad bien se merecía un anillo, pero tuvo la mala suerte de coincidir plenamente con la era dorada del baloncesto y con la de los grandes aleros, Dominique Wilkins es mucho mas recordado por su espectacularidad, James Worthy por sus logros colectivos y Mark Aguirre por haber ganado finalmente el anillo con los Pistons, pero Adrian Delano Dantley no tenía nada que envidiarles a ninguno de ellos en cuanto a calidad, lo único que lo diferencia de ellos es la suerte.

6 comentarios:

Bias dijo...

Prolífica carrera. Y muy mala suerte la ke tuvo en el traspaso de Aguirre.
Podría tener dos anillos en su mano....

BigBen dijo...

que grande señor.

la verdad es que conocia bastante poco de este dantley, pero la verdad es que seguro que le afecto mucho cambiar de equipo constantemente, pero aun asi, fue un gran jugador y otro mas, sin premio ni reconomiento.

Gonzalo Campos dijo...

Son 7 equipos habiendo sido rookie del año y dos veces máximo anotador. Es como si un Iverson fuese rifado por los equipos en vez de utilizarlo como franchise player.

Como tu dices... suerte.

costalgaraldals dijo...

parecia lento y encarcarado, pero su lanzamiento a 5 metros era letal, siempre con una pierna hacia adelante y la postura de sus brazos, casi imposible de taponar era su lanzamiento. Muy grande, como muchos olvidados... SANTA RAZON tienes compañero.

Mo Sweat dijo...

Sobre lo de las posturas de Dantley, lo que se me quedó grabado para siempre de Adrian, fueron sus ticks al lanzar tiros libres, me río de los ticks conocidos de algunos jugadores famosos, el empezaba pasándose las manos por la frente (ambas), luego hacía rodar lo justo el balón, para terminar buscando el punto justo donde poner el dedo gordo, luego su relajaba y tiraba, espectacular.

costalgaraldals dijo...

las parafernalias de los tiros libres... se podria hacer una enciclopedia ¡¡¡¡