The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

lunes, 17 de julio de 2017

Hank Gathers

Si dedicamos la entrada anterior a Len Bias, he creído oportuno dedicarle esta a Hank Gathers, un poco por lo mismo que comentamos en la entrada de Bias, puesto que tras más de 9 años de vida del blog todavía no le habíamos dedicado ninguna ni al uno ni al otro... en esta vida todo tiene un final, todos los círculos terminan cerrándose más tarde o más temprano, y no querría que el de Fo Fo Fo terminara cerrándose sin que se le haya dedicado ninguna entrada a la figura de Gathers, aquel chaval fornido y lleno de talento cuyas imágenes perdiendo el conocimiento y cayendo tendido al suelo, hicieron que se nos helara la sangre a tantos de nosotros que ya seguíamos el baloncesto americano por aquel entonces.

Hank Gathers era un alero/ala-pívot de 2,01 m. cuyo talento y rendimiento sobre la cancha parecían augurarle un futuro realmente brillante en la NBA, pero tras derrumbarse durante un partido los médicos le diagnosticaron taquicardia y le prescribieron un tratamiento que estuvo tomando durante un tiempo... hasta que, sintiendo que afectaba sensiblemente a su rendimiento, decidió dejar de tomarlo. Lamentablemente eso provocó que el fatídico 4 de Marzo de 1990 volviera a desplomarse mientras disputaba un encuentro con su equipo, la Loyola Marymount University, con la única diferencia de que esta vez ya no volvió a levantarse.

En la entrada anterior hablábamos del nivel de Len Bias, de como algunos lo comparaban al propio Michael Jordan, por eso quiero hacer aquí una pequeña comparación estadística entre los números de las dos últimas temporadas universitarias de Bias, Jordan y el que aquí nos ocupa, Hank Gathers.

En su penúltima temporada universitaria Len Bias promedió 18,9 puntos, 6,8 rebotes, 1,8 asistencias y 0,9 robos de balón por partido, y en la última 23,2 puntos, 7,0 rebotes, 1,0 asistencias y 0,8 robos de balón.

Michael Jordan, por su parte, promedió 20,0 puntos, 5,5 rebotes, 1,6 asistencias y 2,2 robos de balón por partido en su penúltima temporada, mientras que en la última sumó 19,6 puntos, 5,3 rebotes, 2,1 asistencias y 1,6 robos de balón.

Hank Gathers promedió durante su penúltima temporada universitaria unos tremendos 32,7 puntos, 13,7 rebotes, 2,1 asistencias y 1,4 robos de balón por partido, mientras que en la última, a pesar de los contratiempos y hasta el día de su fallecimiento, estuvo promediando 29,0 puntos, 10,8 rebotes, 1,5 asistencias y 1,7 robos de balón.

Sí, todos sabemos que los números de un jugador en la liga universitaria no tienen porque tratar de ser proyectados paralelamente a la gran liga profesional americana, pero es que esos números de Gathers son realmente tremendos, apabullantes... como apabullante fue que tras unas pocas semanas de haber sufrido la primera caída y después de haber descansado algunos partidos y haber comenzado a tomar la medicación, anotara 48 puntos y capturara 13 rebotes frente a la LSU de Shaquille O'Neal y, apenas poco después, capturara 30 rebotes en otro encuentro.

Para la opinión pública general parece que la gran leyenda perdida de la historia de la NBA fue Len Bias, por su trágica muerte relacionada con las drogas justo tras la noche del draft que lo había enviado a Boston junto a Larry Bird, además de las eternas comparaciones con Michael Jordan, pero me atrevería a decir que a nivel personal, quién más me hubiera gustado llegar a ver jugar en la NBA, hubiera sido Hank Gathers.

Hank Gathers, el joven león de enorme corazón a quién su gran competitividad, y su propio corazón, le jugaron la mayor mala pasada de su vida.

HANK GATHERS
(1967-1990)













4 comentarios:

Maverik dijo...

Gran post.

En mi humilde opinión, Gathers no es comparable a Bias. El fugaz jugador de los Celtics murió por sobredosis. Gather, en cambio, murió por una tara genética o putada biológica (llámadlo como querais). Q quiero decir con esto? Pues q hablar de Gathers en la NBA es como hablar de Sabonis en la NBA si no se hubiera lesionado (y si la URSS le hubiera dejado ir a USA en los ochenta), o hablar de Bill Walton sin lesiones en los Trailblazers o del gran Bernardo King en los Knicks con Ewing...

Bias era un super jugador sin ninguna tara física (al menos q yo sepa). Por eso creo q hubiera podido luchar de tu a tu con Jordan (o no, quien sabe, con Bird y McHale igual no hubiera podido despegar...) mientras q Gather estaba tarado antes de ir a la NBA. Luego creo q el jugador a seguir hubiera sido Bias y no Gather.

Disculpa si digo una chorrada monumental :-P

Saludos crack

Mo Sweat dijo...

Gracias, Mav.

Bueno, eso de las taras y demás es algo muy difícil de debatir. Es evidente que Gathers tuvo un grave problema de salud mientras que lo de Bias no fue por nada parecido, sino por culpa de un accidente, por decirlo de alguna manera...

Tampoco pretendía ir tan al fondo del tema de la salud y los problemas de corazón, sino que simplemente pretendía establecer una comparación entre el rendimiento de ambos jugadores y la proyección que este rendimiento podría haber tenido en la NBA de haber seguido vivos y haber estado sanos los dos... sin más. Al fin y al cabo es lo único que podemos hacer respecto a ellos, pues el destino nos arrebató la posibilidad de contemplarlo de verdad.

Saludos.

Nique_is_better dijo...

Hola Mo

Impresionantes números, aunque como bien dices quizás poco se habrian parecido a los de la NBA. En la universidad todos juegan para él, en la NBA acostumbras a ser el chico de los recados y puede que no tengas el favor del entrenador etc. etc. Sirva como ejemplo su compañero Bo Kimble, que pasó sin pena ni gloria por la NBA, recordandosele mas por tirar los tiros libres con la izquierda (el era diestro) en recuerdo de su amigo que no otra cosa.

Respecto al caso en cuestión, lo que a mí me quedó fue el cruce de acusaciones que casi inmediatamente se hicieron entre la familia y la universidad, alegando unos que los segundos enmascararon/falsearon informes médicos para que el chico volviera a jugar cuanto antes mientras la Universidad acusaba a la madre/familia de ver peligrar "su inversión" y "convencer" al jugador para que volviera a las canchas y que los ojeadores, franquicias y patrocinadores (posibles) olvidaran cuanto antes lo sucedido. Muchos intereses puestos en un chico y lo mas triste es la sensación que su propia familia lo veía mas como un boleto de loteria ganador que les permitiria vivir a lo grande sin dar un palo al agua.

Saludos

Mo Sweat dijo...

Gran reflexión, Nique. Sin duda en estos casos tendemos a recordar más al jugador por sus logros sobre las canchas y por el momento fatídico que cambió su historia, o mejor dicho, la cercenó, que otros temas más colaterales, pero sin duda en su momento, aunque aquí tal vez no nos llegara ni una cuarte de lo que fue noticia en los USA, todos esos temas que apuntas fueron sangrantes y oscurecieron todavía más unos momentos de por sí ya muy tristes.

Yo lo que recordaré siempre más de Bo Kimble es su papel en Heaven is a Playground, mi película de baloncesto favorita de todos los tiempos.

Saludos.