The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

jueves, 14 de abril de 2016

L.E.Y.E.N.D.A.

Muchos eran los que apuntaban la pasada noche como un momento histórico para la NBA, con el récord absoluto de victorias en una temporada regular en bandeja para los Golden State Warriors (y así ha sido, pues era poco probable que los mermados Grizzlies lo lograran impedir), con el añadido emocional del último partido de la carrera de Kobe Bryant... pero, como en ocasiones la realidad supera la ficción, la auténtica historia se ha fraguado en el Staples Center de Los Angeles, pasando el partido de los Warriors a un inevitable segundo plano... momentos de esos que hacen aflorar emociones a raudales, que provocan nudos en el estómago y que, incluso, pueden impedirte conciliar el sueño con normalidad... gracias por todo, L.E.Y.E.N.D.A.



















10 comentarios:

Jorge (alerotirador) dijo...

No sólo fue el guión perfecto (o casi) sobre la pista sino también alrededor de ella.

En Estados Unidos son únicos para agasajar a sus héroes deportivos y muestra de ello es todo lo que rodeo este partido, el parquet con los números 8 y 24 sobre él, el speech inicial de "Magic" (menudo maestro de ceremonias), el posterior del propio Kobe, algunos de sus excompañeros en la cancha...

No sé si soñado pero Bryant y todos sus seguidores pueden (podemos) estar contentos porque haya tenido una despedida tan bonita alguien que sin duda lo merece por todo lo que hizo por el baloncesto.

Saludos.

Nique_is_better dijo...

Cabe decir que aún no he visto el partido (a ver si esta noche...), por lo cual no puedo opinar sobre ello.

Respecto al resto, a todo lo que rodea el campo, la despedida etc., hace ya tiempo que los americanos vienen demostrando gratitud y parabienes para aquellos que han sobresalido en los deportes por encima de los demás. Como muchas veces lo que mas te impacta es el primer recuerdo, me viene a la mente las ovaciones, honores y regalos que recibió por ejemplo Kareem Abdul-Jabbar en su último año (una mecedora y una Harley hechas a medida sirvan de ejemplo). Sea por "modernización" de la liga, sea porque los siguientes referentes se retirasen casi sin avisar o de forma mas abrupta (Magic, Larry, Jordan, Shaq), ésta parecía una tradición en vías de desaparición.

Pero Kobe es listo, muy listo, y tenía clarísimo que él no se iría sin mas. Ya lo fué anunciando hace un par de temporadas, cuando firmó su último megacontrato (me encuentro bién, ya veremos cuando finalice el contrato...), que si esto, que si lo otro... y vino la lesión (yo casi aseguraría que hizo lo imposible para recuperar un buen nivel y poder disfrutar de la guinda del pastel), pero nada le ha impedido regalarse una última temporada de ovaciones, honores...La liga es buena con aquellos que han ayudado a hacer crecer el negocio.

Se va un competidor nato, no sé si de esos que es peligroso encontrárselos en un ascensor...

Si el partido en sí fué mas parecido a un all-star de los de ahora que a uno de verdad, en cuanto lo vea os lo digo ;¬)

Saludos

Marcos dijo...

Sin ser un fanático de Lakers ni de Kobe tengo que reconocer que con el se marcha uno de los jugadores con mejor capacidad técnica de la historia. Si, al mismo nivel de Jordan, esta vez admito la comparación.

El partido - homenaje, brutal.

Pero, además, un detalle. Momento en el que sale en el video-marcador nuestro PAU ...y pedazo de ovación. Soy yo o fué el más ovacionado junto con Lamar y Phil Jackson?

Maverik dijo...

Jugón, jugoon, jugooooon.

Sin ser Kobe santo de mi devocion, en estos momentos debo arrodillarme ante él. Menuda despedida se ha marcado. 60 puntazos.

Quizas el partido no ha sido muy intenso pero hoy Kobe ha demostrado dos cosas:

- el mejor de la historia técnica y estéticamente hablando. Nadie ha combinado tanta habilidad para hacer tantas cosas tan bien: driblar, lanzar, pasar, esquivar, saltar, machacar, postear, fintar, etc. Y además de hacerlo bien, con elegancia. Pura clase el señor Kobe. Por mucho que practiquen, ni Durant ni LeBron ni Westbrook ni Curry tendrán jamás esa clase. Puede que sean más fuertes, más finos lanzando, más rápidos, más poderosos... peor ninguno tan sublime y maravilloso a nivel estético.
- el mejor anotador del siglo XXI. Puede que otros acaben anotando más puntos a lo largo de sus carreras (LeBron, Durant?) pero nadie (de momento) ha sido capaz de lograr tantas marcas individuales y singulares anotando compulsivamente una y otra vez. Todos los pabellones de la NBA han visto a Kobe anotar más de 40 puntos al menos una vez (!!!). Más de 35 puntos por partido durante una temporada, 81 puntos en un partido (!!!), 62 puntos en 3 cuartos, 60 puntos en un partido a la edad de 37 años camino de los 38...

Desde un blog tan y tan grande y fantástico quiero agradecer públicamente a Kobe Bryant todos estos años de baloncesto sublime. Nunca fuiste santo de mi devoción. Nunca me gustó ni exagerado individualismo ni la enfermiza obsesión hacia el más grande. Aun menos me gustó tu nula capacidad para hacer mejores a tus compañeros. Por no hablar dle hecho de que nadie o casi nadie quisiera venir a los Lakers a jugar contigo o de que firmaras un mega contrato a los 35 años mientras otras estrellas se bajaban el sueldo...

Pero que me quiten lo bailado. Cuantas veces habré babeado mirando tu juego, holy mother f....r.

Leyenda.

Y nada... ahora a disfrutar de Curry. A ver que nos depara el futuro.

I love this game

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jorge.

En eso son los mejores y siempre lo van a ser, es algo innato y que les sale del alma... aquí hemos intentado copiar cosas en varias ocasiones, pero siempre han terminado quedando un poco cutres o simplemente a medio camino.

Yo destacaría de Magic su carácter siempre sencillo y altruista, incluso fuera de las canchas... ¿Os imagináis a otra estrella de esta envergadura diciendo que Michael Jordan es el mejor de la historia del baloncesto y Kobe el mejor de la historia de los Lakers?

Mo Sweat dijo...

Saludos, Nique.

Supongo que ya habrás visto el partido... no creo que podamos compararlo a una pantomima como son ahora los All-Stars. Los Jazz no se jugaban nada y evidentemente no iban a salir con ese plus extra que puede tener un equipo cuando se juega la clasificación para los playoffs en la última jornada, pero creo que jugaron igual que han jugado muchos otros partidos a la largo de la temporada; tal vez se dejaran influir, inevitablemente, por toda la parafernalia que rodeaba el evento, más propia de un espectáculo de Hollywood que de un partido de baloncesto, pero al final yo creo que ellos salieron a jugar el partido...

Mo Sweat dijo...

Saludos, Marcos.

El tiempo pone las cosas en su lugar y tanto el público como la organización de los Lakers cada vez se están dando más cuenta del error que tuvieron con Pau, de todo lo que le deben y de lo que se han perdido estos dos últimos años viendo lo que ha hecho en Chicago.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Mav.

Totalmente de acuerdo con tus palabras, Kobe ha sido un jugador sublime física, técnica, plástica y competitivamente... no pudimos ver jugar en directo al Dr. J, a Jordan le pudimos pillar sus mejores años, pero Kobe ha sido el que hemos podido disfrutar desde su temporada rookie hasta este último partido antológico... debemos dar gracias por ello.

Jaime Sirvent dijo...

LEYENDA, sí ,totalmente de acuerdo, en todos los sentidos además. Finura estética,clase,talento,elegancia en el tiro,capacidad anotadora.

Hemos podido disfrutar en directo de toda su carrera,de sus 5 anillos y de no entos de pura épica como ese partido de 81 puntos contra los Raptors en el que vi posible durante un par de minutos ver caer el récord de 100 puntos de Wilt Chamberlain.

Con respecto a la ovación a Pau y Phil Jackson yo soy de los que piensa que si en vez de fichar a D,Antoni hubieran apostado por Phil no hubiéramos vivido un declive de los Lakers como el que hemos visto en estos últimos años.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jaime.

Es evidente que aquella oscura época con, primero Mr. Potato y después Mr. Pringles, en el banquillo de los Lakers, fue realmente frustrante para Pau y apocalíptica para Kobe y sus siempre enormes ganas de competir... un ejemplo perfecto de mala planificación y desaprovechamiento total de los recursos.