The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

martes, 6 de enero de 2015

Una noche cualquiera (o dos) en la vida de Larry Bird (7 y 11 de Noviembre de 1987)

Temporada 1987-88, 7 de Noviembre, los Washington Bullets (0-2) recibían a los Boston Celtics (2-0) recién comenzada la temporada. Larry Bird cuajó un actuación sensacional, brindándole la victoria a su equipo, con buzzer beater en el último segundo incluído, tras dos prórrogas de infarto en uno de los mejores partidos de regular season que se hayan visto jamás en toda la historia de la NBA (139-140). Larry Legend estuvo bien apoyado por los 28 puntos, 12 asistencias y 6 rebotes de Danny Ainge, los 17 puntos y 12 rebotes de Robert Parish y los 10 puntos y 17 asistencias de Dennis Johnson, frente a los 32 puntos, 13 rebotes y 3 robos de balón de Moses Malone, los 25 puntos y 6 asistencias de Bernard King y los 27 puntos de Jeff Malone.


Larry Bird anotó 47 impresionantes puntos (en una serie de 19 de 29 en tiros de campo), aderezados con 8 rebotes, 7 asistencias y 2 robos de balón.

En apenas cuatro días, Larry volvería a cuajar otra actuación excepcional, no sin antes vencer en el Madison a los Knicks en una día tranquilo, en el cual se quedó a un rebote del triple-doble (16, 9 y 10).

Temporada 1987-88, 11 de Noviembre, los Boston Celtics (4-0), ya en casa, recibían a los Indiana Pacers (2-2). Larry Bird volvió a destapar el tarro de las esencias, llevando a su equipo hasta la victoria (120-106), apoyado por los 24 puntos, 12 rebotes y 2 tapones de Robert Parish, los 14 puntos y 8 asistencias de Dennis Johnson y los 13 puntos, 8 asistencias y 3 robos de balón de Danny Ainge, y frente a los 26 puntos, 6 rebotes y 4 robos de balón de John Long, los 24 puntos de Reggie Miller, los 18 puntos de Ron Anderson y los 10 puntos y 12 rebotes de Steve Stipanovich.


Larry Bird volvió a superar la barrera de los 40 puntos, terminando el encuentro con 42 (en una serie de 15 de 24 en tiros de campo), además de unos impresionantes 20 rebotes, 5 asistencias, 3 robos de balón y 2 tapones.

6 comentarios:

JESÚS DUCE dijo...

Yo soy de Magic y de Larry y de aquellas noches extraordinarias con las estrellas, de los Lakers contra los Celtics. Aquellos momentos tan maravillosos que será difícil que se repitan. Un baloncesto de filigrana, de belleza explosiva, de emoción irrefrenable.
Qué grande Larry.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jesús.

Una época irrepetible en todos los aspectos... Probablemente jamás vuelva a haber una rivalidad a la altura de la Magic-Bird.

Fat Lever dijo...

Esos números los repetía Larry un día tras otro, aunque a veces McHale le tomaba el relevo (vaya trío de hombres altos: estos dos y Parish, con Walton a la espera en el banquillo, imaginaros lo que harían con los Dwight Howard actuales). Atención también a los números de un Moses Malone ya treintañero en el primer partido, 32 puntos 13 rebotes, y decían que estaba acabado. Un saludo.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Fat.

Moses hizo un gran partido, aparte de una canasta de jugón que prácticamente le daba la victoria a su equipo al final de la segunda prórroga... Pero Larry se sacó un tiro lejano de la chistera en el último segundo y todo cambió.

costalgaraldals dijo...

9Es el mejor dependiente de la sección de bricolaje, en el Leroy- Merlin

Mo Sweat dijo...

Saludos, Costas.

:¬)