The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

sábado, 15 de noviembre de 2014

Una noche cualquiera en la vida de Isiah Thomas (13 de Febrero de 1985)

Temporada 1984-85, 13 de Febrero, los Detroit Pistons (31-20) recibían a los Dallas Mavericks (28-24). Isiah Thomas, en aquellos primeros tiempos apodado "Pocket Magic", fue el mejor sobre la cancha en la victoria de su equipo (124-119). Por parte de los Pistons también brillaron Terry Tyler (25 puntos y 13 rebotes) y John Long (18 puntos) y por parte de los Mavericks, Mark Aguirre (40 puntos), Rolando Blackman (24 puntos y 6 asistencias) y Jay Vincent (20 puntos y 17 rebotes).


Isiah Thomas dió todo un clínic de baloncesto sobre el parqué, terminando con 23 puntos (en una serie de 10 de 18 en tiros de campo) y, nada más y nada menos que, 25 asistencias.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Adrian
Era un jugón isiah thomas. El asesino con cara de niño. Muchas veces (o casi siempre ) no hace falta medir dos metros para demostrar que eres un jugón, que el basket lo llevas en la sangre

Mo Sweat dijo...

Saludos, Adrian.

Ya que haces este comentario, añadir que Chuck Daly llegó a decir una vez que si Isiah hubiese llegado a medir dos metros sería el mejor jugador de baloncesto del mundo.

Maverik dijo...

Menudo animal. 25 asistencias! Ídolo.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Mav.

Sabía que te iba a gustar... ;¬)

Nique_is_better dijo...

grandísimo jugador....¡pero mejor no encontrártelo en un ascensor! ;p

Saludos

Fat Lever dijo...

Vaya pedazo de jugador, qué carácter, qué completo y qué grandes eran aquellos Pistons bicampeones con Isiah al frente. Pero también qué mala persona era, qué envidioso resultó y qué desastre ha sido su vida en los despachos. Hasta se atrevió a cuestionar la calidad de "jugadorcitos" como un tal Jordan y un tal Bird. Eso sí, en la cancha tremendo crack, que la calidad y la bondad no siempre van unidos.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Nique.

Imagínatelo en un ascensor escoltado por Bill Laimbeer y Ricky Mahorn...

Mo Sweat dijo...

Saludos, Fat.

Tremenda frase... Y muy cierta: La calidad y la bondad no siempre van unidas; Zeke es un ejemplo perfecto de ello.

Mo Sweat dijo...

Recordando la faceta musical de Wayman Tisdale en mi otro blog:

http://anightatnatalies.blogspot.com.es/2014/11/17-wayman-tisdale-su-magia-continua.html