The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

sábado, 9 de noviembre de 2013

Una noche cualquiera en la vida de Larry Bird (14 de Febrero de 1986)

Temporada 1985-86, 14 de Febrero, los Portland Trail-Blazers (29-27) recibían a los Boston Celtics (40-9) apenas cinco días después de haberse disputado el All-Star Game de la NBA. Larry Bird fue la estrella más rutilante en este encuentro ganado por los Celtics (119-120) tras una prórroga, aunque también brillaron Dennis Johnson (29 puntos, 7 asistencias y 4 rebotes), Robert Parish (20 puntos y 4 rebotes), Kiki Vandeweghe (38 puntos y 6 asistencias), Clyde Drexler (20 puntos, 9 asistencias, 5 rebotes y 3 robos) y Jerome Kersey (21 puntos, 9 rebotes y 3 robos).


Larry Bird fue, sin ninguna duda, el mejor de este gran y competido encuentro, terminando con 47 puntos (en una serie de 21 de 34 en tiros de campo), 14 rebotes, 11 asistencias y 2 tapones.

8 comentarios:

Nique_is_better dijo...

Un auténtico killer.

Si bien en los '80 nunca supe valorar su juego, fué en las series contra Indiana (¿'91?) cuando me dí cuenta de su valor en el equipo y la franquicia, y luego ya como directivo, en la liga.

Saludos

costalgaraldals dijo...

Un "chaval" para todo ... menos mal que no saltaba ni un listin telefonico ...
Esos Blazers tenian buena pinta.

Marcos dijo...

desde la nuca ...un crack !!!

Mo Sweat dijo...

Saludos, Nique.

En aquellas últimas épocas, con lo hecho polvo que estaba ya de la espalda, Larry dio auténticos clínics de baloncesto, como en la serie contra Indiana que comentas...

Mo Sweat dijo...

Saludos, Costas.

Es que si encima llega a saltar, apaga y vámonos...

Mo Sweat dijo...

Saludos, Marcos.

Un auténtico crack.

Anónimo dijo...

"Solo soy un lento jugador blanco que no puede saltar mucho" gran frase de Mr Bird.
En su momento no le aprecié como debía; fue Antonio Díaz-Miguel quien me abrió los ojos con su gran revista MI BALONCESTO. Realmente fue uno de los más grandes. Se echaba el equipo sobre sus hombros y no le tenía miedo a nada. ¿cuantas veces le pasaron el balón en el último segundo...y anotó? Irrepetible.
Jorge de Asturias.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jorge.

Durante mis primeros tiempos como seguidor de la NBA tampoco aprecié a Larry en su justa medida, pues lo que me encandilaba de verdad eras los pases de Magic y los mates de Jordan, pero dicen que el tiempo pone a cada uno en su sitio...