The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

lunes, 13 de mayo de 2013

Olympiacos el Pireo... O la grandeza del baloncesto

11 de Mayo del 2012: cuatro grandes equipos llegaban a la Final Four de la Euroliga dispuestos a ser coronados como el mejor equipo de Europa... La primera semifinal enfrentaba al todopoderoso CSKA de Moscú de Kirilenko, Teodosic y cia. con el Panathinaikos de Atenas entrenado por el legendario Zeljko Obradovic... El propio Zeljko, entrenador laureado donde los haya y vigente campeón en aquellos momentos, destacaba en unas declaraciones, el enorme nivel de los cuatro equipos y señalaba lo dificilísimo que veía poder revalidar el título... Finalmente su Panathinaikos perdía frente al CSKA, favorito del torneo por excelencia, por 66 a 64.

En la otra semifinal, el Olympiacos se enfrentaba al, según muchas predicciones, el segundo favorito del torneo: el F.C. Barcelona... En un reportaje previo a la Final Four realizado por TV3, donde se analizaba a los cuatro equipos, haciendo especial hincapié en el rival del Barça en semis, el Olympiacos, se destacaba que la principal baza de los helenos era el bloque, el conjunto, el equipo en sí; señalando también como elementos muy destacados el liderazgo de Vasileios Spanoulis y el hecho de que a pesar de no ser un equipo muy alto, lo suplían a la perfección con una gran entrega de todos los jugadores, tanto en defensa como a la hora de cerrar y pelear por los rebotes... Finalmente, el conjunto heleno, el menos favorito de los cuatro según todas las previas, eliminaba al Barça por 68 a 64.

13 de Mayo del 2012: Según muchas predicciones, la final tenía que ser un simple trámite para el CSKA; algo por lo que había que pasar antes de hacerse con el trofeo de campeón de Europa 2012... Y eso mismo pareció durante buena parte del partido, con grandes diferencias a favor de los rusos... Hasta que los helenos fueron recortando, poco a poco, hasta devolver la igualdad al marcador... Al final, en el último segundo, 62 a 61 a favor del Olympiacos.

Pocos fueron justos con el conjunto del Pireo; la mayoría justificaron los resultados, tanto de las semis como de la gran final, más por deméritos del Barça y del CSKA respectivamente que por méritos del Olympiacos, al que como mucho definían como un equipo muy serio que supo jugar sus bazas y que fue todo corazón, como dejando claro que seguía siendo el más flojo de los cuatro, solo que ganó un poco por mérito suyo, un poco por demérito de sus rivales y un poco por suerte.

10 de Mayo del 2013: Tres de los equipos participantes en la Final Four del pasado año repetían entre los cuatro mejores de Europa: CSKA de Moscú, F.C. Barcelona y el vigente campeón, el Olympiacos del Pireo, mientras que el Panathinaikos, ya sin Obradovic en el banquillo, cedía su sitio en la final a cuatro a un pujante Real Madrid.

En esta ocasión el papel de máximo favorito no parecía tan claro como en el año anterior; aún así la gran mayoría se lo otorgaba al CSKA, mientras que el segundo favorito de muchas quinielas era el Real Madrid, especialmente tras la baja para el resto de la temporada de Pete Mickeal en el Barça, acompañada de problemas físicos en varios jugadores de la plantilla... De nuevo el que menos sonaba como favorito era el conjunto heleno... ¡Ya tuvo mucha suerte el año pasado, no va a sonar la flauta otra vez!

En la primera semifinal, el Olympiacos volvía a humillar al gran favorito, el CSKA, solo que esta vez no era tras remontada y con una canasta en el último segundo, sino de forma aplastante: 69 a 52. En la segunda semifinal, el Real Madrid no decepcionaba y ganaba al Barça por 74 a 67... La final estaba servida y el favorito era el equipo madrileño... De nuevo se citaban en mayor medida los deméritos del CSKA que los méritos del Olympiacos.

12 de Mayo del 2013: De nuevo se repetía la historia, con un Real Madrid que salía en tromba y que dejaba bien claro que la final no se le podía escapar... Como hizo el año anterior el CSKA durante prácticamente todo el partido... Pero de nuevo apareció el carácter del Olympiacos, con una defensa brutal, una entrega total y un liderazgo tremendo por parte de Spanoulis, que tras no anotar ni un solo punto en los primero dos cuartos, irrumpió en el tercero anotando tres triples de forma consecutiva... Y otro, más cerca del medio campo que de la línea de tres, en los últimos compases del cuarto, que sentenció por completo el partido. Al final, 100 a 88 para los helenos.

¿Continuaremos destacando en mayor medida los deméritos del CSKA en la semi o del Real Madrid en la final que los méritos del Olympiacos?... Mejor sería no hacerlo, pues hasta ahora no se ha hecho suficiente justicia con un equipo que representa muchos de los valores más grandes del baloncesto: la lucha, la entrega, el sacrificio, el compromiso, el equipo por encima de las individualidades... Y un mensaje del que deberían tomar buena nota muchos equipos y entrenadores y que representa como ninguna otra cosa la grandeza de nuestro querido deporte: el baloncesto no es como las matemáticas y la suma de una mayor cantidad de individualidades en un equipo, no siempre da un resultado superior al de otros equipos con menor cantidad de ellas.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Maverik says,

Q grande eres Mo. Menudo post. Crack de cracks.

Aunq creo fervientemente en todo lo q has dicho, quiero puntualizar dos cosas:

1) la Euroliga siempre me ha parecido tremendamente injusta. No creo q el equipo q gana una Final Four sea el mejor equipo de Europa. Todo el mundo puede tener un mal día. En una Final Four estos errores humanos se pagan, ¡en mi opinión, demasiado caros. Y no estoy quitando méritos al Olimpiakos! Q nadie me malinterprete. Estoy criticando el formato de la Euroliga solamente.

2) en defensa de las matemáticas diré q la suma de magnitudes vectoriales cumple a la perfección lo que quieres decir Mo :-D digamos q los jugadores no son simples números enteros sino vectores multidimensionales. Por consiguiente, uno debe sumar todos los componentes y no únicamente un componente.

Saludos cracks

Chuck dijo...

Merecida victoria! felicidades Olympiacos!!

costalgaraldals dijo...

Maverik: Tienes parte de razón en lo injusta que es una Final Four, pero si miras atras y ves a la Yugoplastica (por poner un ejemplo claro) si que puedes decir que ganó el mejor.
Puedes pensar que no gane el favorito, pero no puedes decir que noo gane el mejor. Olympiacos demostró y mereció ser el Campeón, dos años seguidos no es casualidad, así que en mi humilde opinion, Olympiacos es el rey de Europa.
Envidia de una afición al baloncesto como la Griega, esa entrega y cantidad de gargantas girtando hacen que ganes medio partido.

costalgaraldals dijo...

Maverik: No te tomes al pie de la letra cuando digo: "..no puedes decir ..."
Faltaría más ¡¡¡ Puedes decir lo que quieras, solo es una manera de expresarme, si es errónea pido clemencia.

Nique_is_better dijo...

Muy buen post, Mo. Claro, conciso e imparcial.

Respecto a la Final Four, creo que el formato es muy bueno ya que permite "la sorpresa" o que salte algún "tapado", aunque ¿no será que los árboles no nos han dejado ver el bosque por segundo año consecutivo?.

Saludos

Anónimo dijo...

Maverik says,

jajaja crack Costalgaraldals!!!! Te entiendo perfectamente. Por supuesto q Olimpiakos es el rey de Europa y por supuesto q ganar dos veces seguidas es algo más q "suerte". Pero q quieres q te diga, prefiero las Finales americanas al mejor de 7. Ahí sí q nadie puede alegar nada.

Saludos

Mo Sweat dijo...

Saludos, Mav... Y gracias por tus palabras.

Está clarísimo que si quieres que siempre gane el mejor equipo, o el más poderoso, se debe emplear el sistema NBA: "al mejor de siete partidos". Pero también es cierto que el sistema "final four" es muy atractivo y da mucha más emoción al tema, lo cual ocurre no solo en la Euroliga, sino también en competiciones como la Copa del Rey o la NCAA.

Supongo que al ser la Euroliga una competición que se debe jugar de forma paralela a las ligas de cada país, es mucho más fácil hacerlo así... Más cuando en esta época ya están a punto de comenzar los playoffs de las ligas nacionales.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Chuck.

Merecida sin duda... La flauta no suena dos veces seguidas por que sí.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Costas.

Esa afición griega, tan criticada en muchas ocasiones, pero que todo jugador desearía tener detrás suyo apoyándole... Es la pura verdad.

Mo Sweat dijo...

Gracias, Nique.

Buena frase... creo que algunos árboles han desviado la atención con respeto al verdadero corazón verde del bosque... Bueno, en este caso rojo y blanco.

Saludos.

Pasiego dijo...

El partido lo perdió Laso cuando quita a Begic , que dominaba el aro y hubiera evitado una reacción que se veía venir , cuando un pivot no domina y necesita ayudas pues cualquiera te mete triples . Ningùn jugador de los que jugaron la final serian titulares en equipos que la jugaban hace 20 años , la NBA absorbe todo y el próximo es Begic . Ojalá se vea una final de Liga con mejor baloncesto que este despropósito que hemos visto en Londres .
Saludos

Mo Sweat dijo...

Saludos, Pasiego.

Bueno, yo tampoco sería tan tajante, pero sí que es cierto que Laso volvió a pecar de los suyo; es decir, pasar del juego interior, lo cual fue especialmente sangrante por el hecho de que jugaban contra un equipo sin mucha altura y al que los pívots (Begic, Rafa) podrían haber hecho daño... Pero me parece que esta filosofía no la va a cambiar nunca.

JESÚS DUCE dijo...

Hay que ser sinceros y decir que una final a un solo partido es siempre injusta. Los americanos, que de basket saben un rato, han escogido una fórmula que resulta más adecuada, en la que los equipos pueden cambiar de tácticas y mejorar los errores cometidos.
Quizá 7 partidos son muchos pero al menos podían hacer la Final Four al mejor de 3, tanto en las semis como en la final.

Dicho esto, el Olimpiakos es el justo vencedor, no cabe duda, pero con otros sistema las cosas podrían haber sido diferentes.

Y opino como vosotros, Laso se equivocó dejando a Begic en el banquillo. También creo que debe sacar antes a Carroll, un jugador que necesita minutos para explotar.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jesús.

Laso no es muy amigo de jugar con los pívots y de desarrollar juego desde el poste bajo... Lo cual queda bien claro cuando el mejor jugador que tienen jugando de espaldas al aro, Hettsheimeir, no juega nada... Antes prefiere jugar con "pívots" que en ataque solo van a bloquear a los exteriores y al rebote ofensivo (+ algún que otro alley-oop de Slaughter aprovechando su brutal capacidad de salto)... Pero de juego de espaldas al aro nada de nada...

...Y en eso, como bien sabes, no coincido mucho.