The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

sábado, 2 de junio de 2012

Fo' years of Fo Fo Fo - Big M's corner special: That championship feeling

Cuatro años de Fo Fo Fo... (Moses take us to the promised land), cuatro años compartiendo este humilde, aunque maravilloso (al menos para mi), espacio en la red con todos vosotros. Y hago especial hincapié en lo de "todos vosotros" por un motivo. En varias ocasiones me han comentado, distintas personas, que si hay algo por lo que destaca este blog es por el nivel de los comentarios... Y eso es algo de lo que me siento muy orgulloso, puesto que, a pesar de lo que pueda parecer a primera vista, no es precisamente fácil encontrar un sitio de estas características donde el nivel general de los comentarios sea tan bueno. Basta con darse una vuelta por ahí para ver como en algunos sitios sobre baloncesto en la red, proliferan los comentarios despectivos y se acostumbra a leer opiniones extremadamente críticas, e incluso de mal gusto, de gente que no tienen ni idea de baloncesto (o al menos lo parece...). Tras todo esto solo puedo deciros una cosa: GRACIAS.

Y no voy a nombrar a nadie, porque en este tipo de cosas siempre te acabas olvidando a alguien, sea de los más habituales o de los que en su día fueron comentaristas asiduos del blog y actualmente han desaparecido un poco de este mundillo que es la blogosfera... Gracias a todos por hacer crecer este blog con vuestras siempre interesantes y enriquecedoras opiniones y aportaciones, de todo corazón.

En cuanto al tema del post, basta con decir que a lo largo de estos ya cuatro años de andadura del blog, todavía no había publicado ninguna entrada centrada en el motivo que da nombre al sitio, el "Fo, fo, fo" y los famosos playoffs de los Sixers de 1983... Pues bien, el destino ha querido que todo esto convergiera en el Fo' (cuarto) aniversario de Fo Fo Fo, quedando la celebración en un todo redondo... ¡¡Va por ustedes!!:

Moses Malone llegó a los Philadelphia 76ers en verano de 1982, en un gran esfuerzo del equipo del estado de Pennsylvania por lograr el ansiado anillo de campeón de la NBA en una época en la que Lakers y Celtics ya comenzaban a imponer su implacable dominio baloncestístico que duró toda la década de los 80 entera (Los Lakers fueron campeones en 1980 y 1982 y los Celtics en 1981).

Las trayectorias de Moses y de los Sixers anteriores a ese momento podrían considerarse ciertamente paralelas. Desde la llegada de Julius Erving al equipo, los Sixers llegaron a disputar tres finales de la NBA entre 1977 y 1982, pero perdiéndolas todas (una contra los Blazers y dos contra los Lakers) y daba la sensación de que se les estaba comenzando a pasar un poco el arroz, puesto que su máxima estrella, el Dr. J, ya superaba claramente la treintena y ya no le valía de mucho mirar al futuro, solo le quedaba luchar al máximo por el presente...

Moses Malone, por su parte, pasó sus primeras seis temporadas en la liga integrando las filas de los Houston Rockets, donde no paró de crecer como jugador, hasta el punto de ser nombrado dos veces MVP de la NBA, pero el equipo languidecía entre la mediocridad de la plantilla y varios problemas y lesiones de algunos de sus mejores jugadores de finales de los 70. Aun así, el enorme talento de Moses logró, contra todo pronóstico, meter al equipo en una final de la NBA (1981), a pesar de haberse clasificado en última posición para los playoffs... Estaba claro que a Moses, el mejor jugador del mundo en aquellos momentos, solo le faltaba una cosa, tener un equipo más competitivo a su alrededor...

Y el destino los juntó; Julius y sus 76ers lograron esa pieza que les faltaba para tumbar a Lakers y Celtics y Moses logró tener un gran equipo de baloncesto a su alrededor... Y el resto es historia... La historia que vamos a contar hoy aquí:

REGULAR SEASON 1982-83


El año de los Sixers fue de ensueño, de principio a fin, terminando con el mejor record de la liga en temporada regular (65 victorias y 17 derrotas) y maravillando al mundo entero con un estilo de juego al que no le faltaba de nada: el poder reboteador y la anotación interior de Moses Malone, la espectacularidad y la clase de Julius Erving, el tiro exterior y el instinto asesino de Andrew Toney, la defensa y la polivalencia de Bobby Jones y la dirección de juego y el saber estar en la cancha de Mo Cheeks...

...Todo ello dirigido desde el banquillo por un mito de la historia de la franquicia, The Kangaroo Kid, Billy Cunningham, varias veces All-Star, leyenda de los Sixers y elegido en 1997 como uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA. Cunningham fue el nexo de unión entre los dos grandes triunfos de la historia Sixer, el anillo de la temporada 1966-67, junto a Wilt Chamberlain, y la inolvidable temporada del fo, fo, fo que nos ocupa.

El glamour de aquellos Sixers impregnó por completo la temporada, incluido el All-Star game (disputado en Los Angeles), donde Julius Erving fue elegido MVP del partido (ganado por el Este) tras anotar 25 puntos, capturar 6 rebotes, dar 3 asistencias y poner 2 tapones. Tal fue el nivel de los Sixers aquel año que el equipo tuvo hasta cuatro jugadores seleccionados para el partido de las estrellas, el ya mencionado Dr. J, Moses Malone (10 puntos y 8 rebotes), Andrew Toney (8 puntos y 7 asistencias) y Mo Cheeks (6 puntos).

Los trofeos del final de la temporada regular también se tiñeron con los colores rojo y blanco de los Philadelphia 76ers. Moses Malone fue elegido, por tercera vez en su carrera, MVP de la temporada, aparte de ser elegido en el quinteto ideal del año y en el quinteto defensivo ideal del año y de ser el máximo reboteador de la liga. Julius Erving también fue elegido en el quinteto ideal de la competición, Bobby Jones y Mo Cheeks también integraron el quinteto defensivo ideal y además Jones recibió el trofeo al mejor 6º hombre.

Un equipo que rozó la perfección y cuyo momento de máxima gloria vamos a detallar a continuación, pero que en las siguientes temporadas no pudo revalidar los apabullantes éxitos de ésta. Julius se fue haciendo mayor, Toney terminó deshauciado por las lesiones en la cúspide de su carrera y una combinación de edad y lesiones inoportunas impidió que este equipo lograra asaltar el anillo en más ocasiones y pusiera en peligro la hegemonía de Lakers y Celtics en los años posteriores.

FO FO FO... RADIOGRAFIA DE UNOS PLAYOFFS TREMENDOS

La historia del "Fo, fo, fo" es la siguiente: Justo antes de que dieran comienzo los playoffs, y a tenor del gran año de los Sixers, Moses Malone fue preguntado por un periodista sobre qué pronosticaba que iba a ocurrir a partir de ese momento en la NBA. La respuesta de Moses, siempre tímido, introvertido y parco en palabras, fue tremendamente corta y tajante: Four, four, four. O lo que es lo mismo, que sus Sixers iban a solventar todas sus series de playoffs sin perder un solo partido, por 4-0. La gracia es que el acento sureño de Malone propició que fonéticamente sonara fo, fo, fo, quedando para la posteridad como una de las frases, si se le puede llamar así, más legendarias de la historia de la NBA.

Los Sixers comenzaron su andadura en playoffs directamente en las semi-finales de conferencia, puesto que en aquella época los cuatro campeones de división se ahorraban la primera ronda de playoffs, esperando cómodamente a que sus rivales compitieran entre ellos para un puesto en la siguiente ronda. Su rival fueron los New York Knicks, que vencieron 2-0 a los New Jersey Nets en primera ronda.

SEMI-FINALES DE CONFERENCIA: PHILADELPHIA 76ers - NEW YORK KNICKS


> 1º Partido: Sixers 112 - Knicks 102

Moses Malone comenzó enchufadísimo los playoffs, con una actuación tremenda ante los Knicks y el pobre Bill Cartwright. 38 puntos, 17 rebotes, 4 asistencias y 3 tapones le contemplaron. Fue el amo y señor del partido.


> 2º Partido: Sixers 98 - Knicks 91

Moses siguió campando a sus anchas ante el bueno de Cartwright, que en esta ocasión acabó totalmente fuera de juego, con 0 puntos y 4 rebotes en su casillero. Las estadísticas de Moses fueron: 30 puntos, 17 rebotes y 3 tapones.

Destacar también el gran partido del siempre sobrio Maurice Cheeks: 26 puntos, 6 asistencias y 6 rebotes.


> 3º Partido: Knicks 105 - Sixers 107

Partido disputadísimo en el Madison, pero que de nuevo terminó con la victoria de los Sixers. Moses terminó con 28 puntos, 14 rebotes y 2 asistencias.

Malone estuvo muy bien acompañado por Julius Erving (20 puntos y 11 rebotes) y Mo Cheeks (24 puntos y 7 asistencias). Bill Cartwright aguantó muy dignamente el vendaval con 19 puntos y 9 rebotes.


> 4º Partido: Knicks 102 - Sixers 105

De nuevo los Knicks plantaron cara, pero no pudieron con los Sixers y el devastador juego de Moses Malone, que terminó con 29 puntos, 14 rebotes y 2 tapones. Se consumó el primer "Fo".

Habría que destacar también la gran actuación, por parte de los Knicks, de Bernard King, que terminó el encuentro con 35 puntos y 6 rebotes. Su mejor partido, de largo, de la serie.


FINALES DE CONFERENCIA: PHILADELPHIA 76ers - MILWAUKEE BUCKS


> 1º Partido: Sixers 111 - Bucks 109

Los de Philadelphia se encontraron con unos Bucks muy competitivos (uno de los grandes equipos de la historia que se quedaron sin anillo, e incluso sin finales, debido a la dura época que les tocó vivir), pero finalmente pudieron arrancar una preciada y trabajadísima victoria, con un Moses Malone que se batió el cobre frente a la pareja interior formada por Bob Lanier y Alton Lister, terminando con 14 puntos, 12 rebotes y 2 tapones, pero con 9 pérdidas de balón.

Los mejores de los Sixers fueron, sin ninguna duda, Mo Cheeks (26 puntos y 7 asistencias) y Andrew Toney (22 puntos y 5 asistencias). Por los Bucks brilló de forma especial Marques Johnson, con 30 puntos.


> 2º Partido: Sixers 87 - Bucks 81

Moses, más acertado que en el anterior partido, resurgió con fuerza ante Lanier y Lister, para terminar con 26 puntos y 17 rebotes, en un partido muy defensivo y repleto de fallos por parte de ambos equipos.

Marques Johnson (25) y Sidney Moncrief (21) fueron los mejores de los Bucks.


> 3º Partido: Bucks 96 - Sixers 104

Moses volvió a superar a los pívots rivales con 25 puntos, 14 rebotes y 2 tapones. Y los Sixers cerca de conseguir el segundo "Fo".

Julius Erving secundó muy bien a Moses, con 26 puntos y 8 rebotes. Junior Bridgeman (24) y Sidney Moncrief (19) fueron los mejores de los Bucks.


> 4º Partido: Bucks 100 - Sixers 94

Primera (y última) derrota de Phila en estos playoffs... El "Fo, Fo, Fo" ya no se podía lograr, al menos literalmente. Moses terminó con 17 puntos, 12 rebotes, 2 tapones y 2 asistencias.

Por parte de los Sixers habría que destacar los 24 puntos de Andrew Toney y por parte de los Bucks su gran juego coral, con Johnson (19) y Moncrief, Lanier y Bridgeman (17 cada uno).


> 5º Partido: Sixers 115 - Bucks 103

Los Sixers no quisieron más sorpresas y pusieron todo su empeño en finiquitar la serie en el 5º partido, disputado en su Spectrum. Malone cuajó, de nuevo, una actuación espectacular, con 28 puntos, 17 rebotes y 4 tapones.

Toney y Erving formaron una gran tripleta con Moses. Andrew terminó con 30 puntos y 7 asistencias y Julius con 24 puntos y 10 rebotes.


FINAL DE LA NBA: PHILADELPHIA 76ers - LOS ANGELES LAKERS


> 1º Partido: Sixers 113 - Lakers 107

En estas finales, Moses Malone tuvo en frente al rival de mayor entidad que podía encontrar en su posición por aquella época, ni más ni menos que a Kareem Abdul-Jabbar, que a pesar de ser ya veterano, todavía se encontraba entre los mejores jugadores del mundo. Moses terminó con 27 puntos, 18 rebotes y 3 tapones, dominando claramente en el rebote a Kareem, que terminó con 20 puntos, 4 rebotes y 3 tapones.

Tanto Julius Erving como Magic Johnson se quedaron a las puertas del triple-doble. Julius terminó con 20 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias. Magic con 19 puntos, 11 asistencias y 9 rebotes.


2º Partido: Sixers 103 - Lakers 93

Jabbar y Malone mantuvieron un duelo muy igualado en anotación (23 para Kareem y 24 para Moses), pero el gran M volvió a superar claramente a Kareem en los rebotes, 12 frente a 4 del Big Fellow.

Cheeks (19 puntos y 8 asistencias) y Toney (19 puntos y 5 asistencias) volvieron a apoyar firmemente a Malone.


> 3º Partido: Lakers 94 - Sixers 111

Moses y los Sixers viajaron hasta el mítico Great Western Forum de Los Angeles con la idea de no relajarse ni por un instante y tratar de que la serie no tuviera que volver a Philadelphia. No cabe duda que Moses se vació, terminando con 28 puntos, 19 rebotes y 6 asistencias, frente a los 23 puntos, 15 rebotes y 3 asistencias de Jabbar.

El Dr. J terminó con 21 puntos y 12 rebotes, Toney con 21 puntos y 5 asistencias y Magic Johnson con 18 puntos, 13 asistencias y 7 rebotes.


> 4º Partido: Lakers 108 - Sixers 115

Y llegó la apoteosis para los aficionados de los Sixers... Campeones de la NBA tras haber perdido tres finales durante los últimos seis años. Moses Malone fue elegido MVP de las finales, tras terminar este cuarto partido con otra actuación absolutamente colosal bajo los aros: 24 puntos, 23 rebotes y 3 tapones. Kareem, tirando de su enorme clase, hizo lo que pudo (28 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias), pero fue insuficiente ante uno de los mejores equipos de la historia del baloncesto, los Philadelphia 76ers de 1983.

Una gran actuación del "Fab Fo'" al completo de los Sixers propició que (casi) se cumpliera el mítico "Fo Fo Fo". A la actuación de Malone habría que añadir los 23 y 9 asistencias de Toney, los 20 y 7 asistencias de Cheeks y muy especialmente los 21 puntos de Julius Erving, que más allá de la simple estadística, propició la victoria de su equipo con una serie de acciones muy importantes, tanto defensivas como ofensivas, en el último cuarto.


CUATRO IMAGENES PARA LA POSTERIDAD

> Este mate en contraataque de Moses Malone selló definitivamente la victoria de los Sixers en la final. Pocas veces se ha visto un rostro tan repleto de felicidad en alguien que esté machacando el aro rival. No era expresión de autoridad, ni de chulería, ni de esfuerzo, ni de autocomplacencia, ni de desahogo, ni de... Era expresión de pura y simple felicidad; era el segundo exacto de la temporada en que se podía dejar de lado la concentración, el trabajo duro, todo... Para dar paso a la pura y simple felicidad por lo logrado, el ansiado anillo de campeón de la NBA.


> Dos leyendas celebrando el triunfo y admirándose mutuamente, conscientes de que todo el trabajo previo acababa de conseguir sus frutos.


> Foto de plantilla de los Philadelphia 76ers, temporada 1982-83.


> Fo Fo Fo... (Moses take us to the promised land).

21 comentarios:

JordanyPippen dijo...

Enhorabuena crack por los 4 años celebrados!!! tarea muy dura la de mantener un blog durante tanto tiempo. Creo que solo sabemos lo que es ese tema los que tenemos uno.
Ahora a por cuatro años más por lo menos!!!
Un abrazo!

The Virus dijo...

Felicidades por ese trabajo y tanto tiempo con ello...

JESÚS DUCE dijo...

¡Muchas felicidades por estos cuatro maravillosos años!

Para mí este blog es sencillamente genial. Agrupa con total armonía el nivel técnico y documental con la pasión irrefrenable por un deporte que encarna la belleza, el talento y el esfuerzo.
He vivido momentos de gran emoción con este blog. Y también he aprendido mucho de la historia de la NBA.
Por decir algo, te pediría que hablarás más del baloncesto español. Para mí será la guinda que coronaría el blog más bonito sobre baloncesto que he visitado jamás (y he visitado muchos).

Muchas gracias por todo.

granjefeindio dijo...

Muchas felicidades por esos 4 años! yo llevo leyéndote algo más de un año y eres uno de mis imprescindibles de Reader, por tu pasión, objetividad y estilo. A seguir haciéndolo así, muchos te lo agradeceremos!

costalgaraldals dijo...

Fourlicidades ¡¡¡¡
Tienes razón en decir que los comentarios estan a un gran nivel y eso es solo, repito... "solo", porque tus posts estan a mucha altura. Solo te pido que sigas como hasta ahora, con tu punto de vista personal hacia este deporte. Se te nota que lo amas y desprendes toda tu pasión en las lineas, fotos y anecdotas que escribes.
Un abrazo hermano.
P.D: Los numeros de Mosese en los Play-Offs son aterradores.

Mo Sweat dijo...

Saludos y muchas gracias, JordanyPippen.

Razón tienes, sin duda, puesto que es algo de lo que no vivimos y encima tenemos que sacrificar mucho tiempo de otras cosas para poderlo ir tirando p'alante...

Abrazos.

Saludos, The Virus.

Muchas gracias, de todo corazón.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jesús.

Muchas gracias por tus palabras. Bueno, en el blog siempre he escrito, principalmente, sobre el baloncesto que a mi me ha apasionado y marcado de por vida (ya sabes, Moses, Kareem, Magic, etc...), no obstante siempre he intentado hacer algunas cosillas, aunque sea de vez en cuando, sobre nuestro baloncesto... Aunque tienes toda la razón en que no ha sido tanto como debería.

Gracias a ti.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Granjefeindio.

Muchas gracias por tus palabras, de todo corazón.

Saludos, Costas.

Muchas gracias, bro.

Dudo que deje de hacer las cosas desde mi punto de vista personal; es lo que me ha empujado a llegar hasta estos cuatro años, de otro modo probablemente ya lo habría dejado...

Y tan aterradores que fueron los números de Moses, especialmente para Bill Cartwright, Alton Lister, etc., que fueron los que lo sufrieron en sus propias carnes.

Jorge (alerotirador) dijo...

Me sumo a las felicitaciones, pues como seguidor habitual, agradezco tu esfuerzo por traernos temas que nos agradan a unos cuantos, y que no siempre son fáciles de encontrar.

Y como bien has dicho referido a los comentarios, sin mala baba y siempre con el respeto por delante.

Mi felicitación también por haber elegido el tema que da nombre al blog como artículo de aniversario. Muchos ya conocíamos la historia, pero cuando las historias son tan interesantes, no importa volver a recordarlas.

Imagino que tendrás el video-resumen de aquella temporada que edito la CBS y que aquí pudimos ver gracias a Trecet y Cerca de las estrellas.

Paz.

Nique_is_better dijo...

Saludos Mo

Llevo días queriendo escribir pero el trabajo me tiene absorbido.

1.- Felicidades. Por estos cuatro años, por no tirar la toalla, por mantener el esfuerzo y la ilusión...

2.- Gracias. Por el sentido común, la opinión sin fanatismos, el trabajo bién hecho, la palabra justa, el vive y deja vivir, por ser tú.

3.- Respecto al nivel de los comentarios, creo que no son mas que un reflejo del bloc: a un trabajo honesto, comentarios en concordancia. Es éste un espacio de relax, de compartir opiniones, de reivindicar a nuestros favoritos manteniendo el respeto por los de los demás.

También es cierto que el nucleo del bloc y su concepción se aparta del "punto peloteo",del "y tu más" y demás sandeces y comentarios que no aportan nada al enriquecimiento del conjunto.

Saludos

Por cierto, ¡magnifico post!. Al César lo que es del César.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jorge.

Muchas gracias por tus palabras. Vi ese vídeo-resumen que comentas en su momento y me impactó, pero no lo tengo.

El que es muy mítico es el que se llama como el título que le he puesto al post, That championship feeling, y que se puede ver en YouTube.

Paz.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Nique.

Antes de nada déjame decirte algo... Ya que dices que este blog se aleja de sandeces, de punto peloteo y todo eso, ¿Que te parece si te digo que tengo pendientes unas próximas entradas sobre fashion?, ja, ja, ja, ja, ja, ja... Y no es broma... ;¬)

Ya en serio, muchas gracias por todo. Tu propio comentario es un buen ejemplo de ese reflejo que mencionas...

Jorge (alerotirador) dijo...

A ese mismo me refería. Aquí lo vimos en "Cerca de las Estrellas" con Trecet y Esteban Gómez.

Saludos.

Anónimo dijo...

Te sigo en la sombra, apreciando tu esfuerzo... Gracias por compartir e iluminarnos con tu blog!!!

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jorge.

¿Aquello era sacado del That championship feeling?, la verdad es que ya no me acuerdo...

Lo que sí es cierto es que el tema I'm so excited de las Pointer Sisters para mi ha quedado irremediablemente ligado a los Sixers del 83, como si fuera su banda sonora.

Saludos, anónimo.

Muchas gracias por tus palabras y por tu presencia.

Charlie Jiménez dijo...

Muchas y merecidas felicidades Mo. Lo que más me gusta de este blog es que vas un poco a tu rollo, a tu aire, dejando un poco de lado los temas de actualidad y las modas de de otros espacios. Un abrazo fuerte!!!

Mo Sweat dijo...

Saludos, Charlie.

Muchas gracias. La verdad es que si he llegado a cumplir cuatro años es por esto, de lo contrario probablemente lo habría dejado en algún momento... Hago lo que quiero, cuando quiero y como quiero, como el artículo 34 de la fiebre amarilla, al fin y al cabo nadie me paga por esto, es puro hobby.

Lo cual no quita que en ciertos momentos me haya dado por escribir sobre actualidad, pero no por obligación.

Un fuerte abrazo.

Juan José Nieto dijo...

Enhorabuena Mo. Te sigo de manera más reciente, pero me has enamorado con la serie sobre los mejores pívots de la NBA. Sigue así compañero. Al ritmo que te pida el cuerpo. Preciosos playoffs aquellos del 83 para los Sixers.

Fat Lever dijo...

Qué mejor colofón para tus cuatro años con el blog y para la magnífica serie sobre los pivots que recordarnos el "fo, fo, fo" del 83. Esa expresión que soltó el bueno de Moses ha quedado como sinónimo de barrida cuando un equipo abusa de otro en los play offs. Creo que ningún center ha sido tan determinante para su equipo en la consecución de un anillo Nba como el Mo Malone del 83. Como bien dice Costalgaraldals, sus números de aquellas series son "aterradores", y si no que se lo pregunten a Kareem.
Un saludo y enhorabuena, y gracias por todo.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Juan José.

Muchas gracias por tus palabras. Ideas y temas sobre los que escribir tengo de sobras, lo que me está faltando últimamente es tiempo para poder llevarlo todo a cabo...

...Pero como tu bien dices, hay que ir haciéndolo, al ritmo que buenamente se pueda, pero para alante. :¬)

Mo Sweat dijo...

Saludos, Fat.

Gracias a ti, muchas gracias crack.

Tanto desquició Moses a Kareem que este último se decidió a asistir a un campus veraniego de perfeccionamiento para mejorar sus técnicas de colocación para el rebote. ¡¡Con 36 años de edad!!

Lo cual por otro lado también habla de la gran profesionalidad (y humildad) de Kareem, un fenómeno en todos los sentidos.