The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

lunes, 29 de abril de 2013

Face to face 12: Artis Gilmore & Kareem Abdul-Jabbar... Y el % en tiros de campo en posiciones interiores

Por lo general, la mayoría de jugadores que acostumbran a liderar la clasificación de porcentaje de tiros de campo suelen ser pívots (o ala-pívots), pues es evidente que, salvando curiosas excepciones, sus tiros acostumbran a ser más próximos al aro que en el caso de los jugadores exteriores. Por ello, jugadores interiores tan dispares como Shaquille O'Neal, Kevin McHale, Wilt Chamberlain, Buck Williams, Dwight Howard o Larry Nance, por citar solo algunos, siempre han ocupado lugares destacados en dicha especialidad... Aunque en el caso que nos ocupa vamos a centrarnos en dos en particular: Artis Gilmore y Kareem Abdul-Jabbar.

Wilt Chamberlain y Shaquille O'Neal llegaron a liderar la NBA en porcentaje de tiros de campo en más ocasiones que nadie (9 y 10 respectivamente), pero también es cierto que su juego, inevitablemente ligado a su avasalladora superioridad física, era especialmente cercano al aro y muy centrado en mates y finger rolls por encima de sus oponentes; un estilo de juego en una línea parecida a jugadores como Buck Williams, Darryl Dawkins o Tyson Chandler, aunque evidentemente a un nivel infinitamente más estelar... Precisamemte por eso mis elecciones han sido Gilmore y Jabbar... Y ahora veremos exactamente el porqué.





Los motivos de la elección de Artis Gilmore podrían resumirse de forma muy breve y concisa: es el líder absoluto en % de tiros de campo de la historia de la NBA y además el segundo de la historia de la ABA, únicamente por detrás de un Bobby Jones que no anotaba demasiado y que además seleccionaba muchísimo sus tiros... Para mi, la imagen de The A-Train siempre representará la selección perfecta en el tiro, pues Artis era un pívot enorme (2,18 m.), con unas grandes condiciones atléticas, que jamás realizaba un lanzamiento alocado ni arriesgaba más de lo necesario. Sus movimientos transmitían precisión, buscando siempre la mejor posición, sacando ventaja siempre que podía de su gran corpulencia y envergadura, para terminar en muchas ocasiones con un letal gancho de zurda que era muy, pero que muy difícil de parar por cualquiera que lo defendiera.

Los motivos de la elección de Kareem Abdul-Jabbar (anteriormente Ferdinand Lewis Alcindor Jr.), creo que también son bastante obvios: es el máximo anotador de la historia de la NBA y a diferencia de otros pívots que hemos nombrado, su juego no fue tan estrictamente cercano al aro, pues incluso su letal y elegante sky-hook era a menudo disparado desde 4 o 5 metros de la canasta... Es cierto que no lideró la liga en % de tiros de campo tantas veces como Chamberlain, pero la verdad es que los grandes números de Wilt en ese aspecto pertenecen a sus años en Sixers y especialmente Lakers, donde anotaba mucho menos y solo tiraba desde posiciones muy seguras y cercanas a la cantasta. Si comparamos los % de los años de mayor anotación de Wilt y Kareem, gana claramente el segundo... Con lo cual me parece que queda todo perfectamente claro.

Las similitudes físicas entre Gilmore y Jabbar son evidentes, 2,18 m., gran envergadura, físicos atléticamente privilegiados y un gran talento natural para el baloncesto. Durante los 70, ambos incluso lucieron sendos afros que formaron parte importante de la estética y la cultura baloncestística de la época. No obstante, existe una diferencia sustancial entre ambos desde el punto de vista que nos ocupa (los porcentajes de tiros de campo); Gilmore fue un gran pívot, anotó y dio clases de como se debe jugar en el poste bajo, pero Jabbar fue algo más... Significó un antes y un después en el baloncesto, nos brindó el tiro más elegante e imparable de la historia de nuestro deporte, lideró la NBA en anotación con porcentajes de cerca del 58 % en tiros de campo y es el máximo anotador de todos los tiempos con un porcentaje global de carrera del 56 %.

jueves, 18 de abril de 2013

Pronósticos para los playoffs y principales trofeos de la temporada

Un pequeño inciso para dar mis pronósticos sobre los playoffs de la NBA y los principales galardones individuales que se van a ir otorgando durante los próximos días:

Conferencia Este:

1ª Ronda:

Heat 4 - Bucks 0
Nets 3 - Bulls 4
Pacers 4 - Hawks 3
Knicks 4 - Celtics 2

Semis de Conferencia:

Heat 4 - Bulls 1
Knicks 4 - Pacers 2

Finales de Conferencia:

Heat 4 - Knicks 2

Conferencia Oeste:

1ª Ronda:

Thunder 4 - Rockets 1
Clippers 3 - Grizzlies 4
Nuggets 4 - Warriors 3
Spurs 3 - Lakers 4

Semis de Conferencia:

Thunder 4 - Grizzlies 3
Nuggets 3 - Lakers 4

Finales de Conferencia:

Thunder 4 - Lakers 1

Finales NBA:

Heat 4 - Thunder 3

Principales galardones individuales:

MVP: LeBron James

Jugador Defensivo: Serge Ibaka

Rookie del Año: Damian Lillard

Quintetos ideales:

1º: Chris Paul, Kobe Bryant, LeBron James, Kevin Durant & Dwight Howard

2º: Russell Westbrook, James Harden, Carmelo Anthony, Tim Duncan & David Lee

3º: Tony Parker, Stephen Curry, Blake Griffin, LaMarcus Aldridge & Joakim Noah

* Añadir, ya que alguno de vosotros lo comenta, que mis favoritos para los galardones al mejor Sexto Hombre, Entrenador del Año y Jugador con Mayor Progresión de la Temporada son J.R. Smith, George Karl y James Harden respectivamente... Tras apenas el primer partido disputado de cada una de las eliminatorias de playoffs, las apuestas y los pronósticos están al rojo vivo, como podemos comprobar en Betfair, y personalmente ya estoy empenzando a dudar del resultado favorable a Chicago que he puesto en la eliminatoria Nets-Bulls, aunque evidentemente ahora ya no se puede modificar nada... Por otro lado sigo creyendo en las opciones de los Lakers... Y las de los Grizzlies, que solo con que comiencen a dominar un poco los tableros (solo 6 rebotes entre Zach Randolph y Marc Gasol en el primer partido) cambiarán mucho las cosas en esta eliminatoria.

domingo, 14 de abril de 2013

Legends are made of this...

El destino, en ocasiones, no es justo con los grandes del baloncesto... Igual que no fue justo que jugadores como Patrick Ewing, Charles Barkley, Karl Malone o John Stockton tuvieran que retirarse sin el preciado anillo de campeón de la NBA, lo que ha sucedido este fin de semana con Kobe Bryant tampoco lo ha sido... No puede considerarse justo de ninguna manera...


Si ya es triste de por sí que un jugador de baloncesto sufra una lesión de estas características, todavía lo es mucho más si el jugador supera con creces la treintena, puesto que es una lesión de la cual es muy difícil recuperarse plenamente y volver a ser el mismo, especialmente a partir de los treinta... Isiah Thomas sufrió más o menos la misma lesión a una edad parecida... Y decidió retirarse...


Dominique Wilkins también la sufrió, ligeramente más joven... Consiguió recuperarse, pero físicamente ya no pudo volver a ser tan explosivo... Es, en teoría, imposible que un jugador de cerca de 35 años de edad pueda volver a ser el mismo tras una lesión de estas características... Sería de ciencia-ficción... Pero si existe alguien capaz de afrontar el reto, ese es Kobe Bryant...


Lo que ha sucedido (y sigue sucediendo, claro) este año con los Lakers ha sido de película... Algunos han seguido de forma ansiosa sus devenires... A otros les cayó mal el planteamiento de equipo desde el principio y se posicionaron en su contra... Unos han estado esperando que remontaran el vuelo durante toda la temporada, deseosos de que en playoffs llegaran a ser el equipo que se esperaba que fueran desde los inicios de la temporada... Otros han disfrutado con cada derrota, con cada descalabro, con cada humillación ante equipos en teoría más débiles que ellos...


Las lesiones no les han respetado, especialmente a Pau Gasol... La gestión del equipo no ha sido la correcta y ni Mike Brown ni Mike D'Antoni han estado a la altura de las circunstancias... D'Antoni ha pretendido jugar a carreras de fórmula 1 con un panzer... O a carreras de galgos con un rottweiler... Y evidentemente no le ha salido bien...


Durante las últimas semanas, y coincidiendo con la recuperación de Pau y la vuelta a su posición natural sobre la cancha, los Lakers han estado viviendo una mejoría en su juego, una auténtica carrera hacia los playoffs, una encarnizada lucha (especialmente con los Jazz) tratando de salvar la situación... Y en todos estos partidos, como es habitual en él, Kobe ha sacado a relucir lo mejor de su repertorio y ha cuajado algunas actuaciones realmente memorables, como los 47 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias, 4 tapones y 3 robos del otro día ante a los Blazers...


Frente a los Warriors, justo antes de la rotura del tendón de aquiles, Kobe había protagonizado la remontada de su equipo gracias a dos triples anotados con pocos segundos de diferencia que devolvían la igualdad al marcador a falta de tres minutos para el final de partido...


La capacidad de sacrificio y disciplina de trabajo de Kobe son ejemplares, tremendas, incomparables... Solo así se pueden entender sus 27,3 puntos, 6 asistencias y 5,6 rebotes de media por partido a sus 34 y llevando una media de minutos jugados absolutamente descomunal e inapropiada para un jugador de su edad que encima disputó los JJ.OO. con su selección durante el pasado verano... Otra negligencia de D'Antoni...


No cabe duda que una de las bases del carácter competitivo de Kobe son los retos... Hace pocos días superó a Wilt Chamberlain como cuarto máximo anotador de la historia de la NBA... En el pasado All-Star game demostró, una vez más, su talante hipercompetitivo colocándole dos tapones decisivos al mejor jugador del mundo actualmente, LeBron James... Son solo simples retazos... Retazos de una carrera repleta de actuaciones memorables y de mil y un logros individuales y colectivos...


En múltiples ocasiones se le ha comparado a Michael Jordan... En realidad es el único jugador que admite la comparación con Jordan, pues son en esencia lo mismo... Aunque siempre se acostumbra a terminar dejando claro que Jordan está un escalón por encima... Probablemente lo esté, en ciertas cosas... Pero en otras tal vez Kobe lo haya superado... Jordan fue idolatrado por el mundo entero; hasta por sus propios rivales... A todo el mundo (o casi) le caía bien y lo adoraba... Kobe ha sido más odiado que adorado, al menos durante buena parte de su carrera... Jordan llegó a tal soberbia que acabó retirándose dos veces, en la cumbre de su carrera, alegando que ya no tenía retos por los que luchar, como dejando claro que estaba por encima del bien y del mal, jugando más por retos personales que por simple amor por el baloncesto... Nadie más ha hecho eso a lo largo de la historia de la NBA siendo el número uno, ni probablemente nadie lo vuelva a hacer jamás... Kobe ha pasado por varias etapas durante su carrera en los Lakers, no le ha hecho ascos a liderar periodos de reconstrucción en la plantilla, a afrontar temporadas inciertas con pocos mimbres a su alrededor para tratar de conseguir algo en playoffs... Y así sigue a sus casi 35 años, sin soberbias (más allá de las necesarias), liderando a los Lakers en las buenas y en las malas, sin dejar ni por un momento de ser competitivo... Incluso tras la rotura del tendón de aquiles... Todos mis respetos y mi máxima admiración hacia Kobe Bryant, un genio irrepetible, un competidor nato...


Legends are made of this...

lunes, 8 de abril de 2013

Face to face 11: Earl Monroe & Isiah Thomas... Y el dribling

A lo largo de la historia del baloncesto, y muy especialmente del norteamericano, han habido grandísimos dribladores, jugadores con una capacidad tremenda para poner el balón en el suelo y hacer maravillas con él. Igual que comentábamos en el anterior "Face to face", dedicado al primer paso de arrancada, el dribbling es un aspecto del juego que debido a sus características, y a que está muy ligado a la velocidad, a la explosividad y al propio primer paso de arrancada antes mencionado, aparte del dominio del balón, por supuesto, muchos de los más grandes dribladores que se han visto a lo largo de la historia pertenecen al baloncesto más contemporáneo... Chris Paul, Steve Nash, Derrick Rose, Kobe Bryant... Y por supuesto también grandes e ilustres nombres de los 90 o de la pasada década como Allen Iverson, Michael Jordan, Tim Hardaway, Jason Williams...

De todos modos, a diferencia del post anterior, donde tomaban mayor importancia la explosividad del primer paso y la velocidad más vertiginosa, aquí tendremos en cuenta en mayor medida el dominio del balón puro y duro, el talento y la magia botando el balón por encima de la velocidad y el físico... Y ahí surgen con mucha fuerza nombres como el pionero Bob Cousy, el malabarista Pete Maravich, el vertiginoso Nate Archibald o el inaudito Magic Johnson. Aunque los nombres que, por encima de todos los demás, van a presidir esta entrada, son los de Vernon Earl Monroe y Isiah Lord Thomas III.





Cada uno a su manera, Monroe y Thomas representaron una auténtica revolución para sus respectivas épocas, pues el primero hizo que el estilo de los playgrounds llegara a la NBA, con una forma de driblar repleta de reversos y cambios de ritmo, algo que aunque en la actualidad nos parezca muy corriente, a finales de los 60 no se veía... El segundo, por su parte, significó un paso más en el arte del dominio del balón; fue casi como una versión mejorada, o simplemente modernizada, de lo que había sido el pequeño Nate Archibald en la década de los 70.

En este caso que nos ocupa existen diferencias sustanciales en el estilo de ambos magos del balón, comenzando por el hecho de que Monroe (a.k.a. The Pearl, a.k.a. Black Jesus), de 1,91 m., era un escolta, mientras que Thomas (a.k.a. Zeke, a.k.a. The Magic Pocket), de 1,85 m., jugaba de base. Earl era rápido, pero por encima de todo era talento y magia, y disfrutaba como nadie botando el balón y realizando reversos que una y otra vez burlaban a sus defensores. The Pearl, junto a jugadores como Connie Hawkins y Julius Erving, introdujo el baloncesto de la calle (el más puramente afroamericano) en la NBA, cambiando el devenir del baloncesto profesional americano y revolucionándolo por completo. Isiah, por su lado, era la combinación perfecta de rapidez, dominio, talento puro e instinto competitivo, algo que provocó otra revolución en el baloncesto norteamericano, pues así como él podría decirse que había surgido a partir del "Tiny" Archibald de la década de los 70, a partir del propio Isiah comenzaron a proliferar los bases mucho más anotadores y con una velocidad y un dominio de balón terroríficos... No cabe duda que sin Isiah Thomas no hubieran surgido durante la década de los 90 bases como Tim Hardaway, Kevin Johnson, Kenny Anderson o Nick Van Exel, por no hablar de los posteriores Allen Iverson, Stephon Marbury o Steve Francis.

Monroe y Thomas, dos maneras algo distintas de entender el baloncesto, pero con un denominador común, el talento... El talento de crear magia con un balón en las manos, de mantener a los espectadores en vilo cada vez que ponían el balón en el suelo y de propiciar toda una revolución de estilo en la propia NBA, algo al alcance de muy pocos elegidos.

jueves, 4 de abril de 2013

Monográfico 17: Elgin Baylor

Elgin Gay Baylor - Washington D.C. 16-9-1934 - Alero - 1,96 m. - College of Idaho & Seattle University (NCAA) - Minneapolis Lakers/Los Angeles Lakers (NBA) - Rookie del año de la NBA en la temporada 1958-59 - 10 veces en el equipo ideal del año - Posee el record absoluto de puntos (61) en un partido de las finales de la NBA - Anotó 71 puntos en un partido, convirtiéndose en uno de los cinco únicos jugadores de la historia de la NBA en lograr alcanzar la cifra de los 70 puntos - 11 veces All-Star












Portadas famosas de Sports Illustrated: