The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

domingo, 29 de junio de 2008

El All-Star Game de 1987

Este artículo no está centrado en ningún jugador ni en ningún equipo histórico, es un homenaje que me permito al partido de baloncesto que más me ha marcado a lo largo de toda mi vida, un partido que hizo que desde aquel momento empezara a amar este deporte.

Fue en Seattle, donde se estaba celebrando el fin de semana de las estrellas de la NBA de la temporada 1986-87. Ya el día anterior (Sábado) se habían celebrado los típicos concursos de triples y mates ganados por Larry Bird y Michael Jordan respectivamente (¡Ahh!... que tiempos aquellos) y el Domingo se disputaba un partido All-Star muy especial que entre otras cosas contaba con alicientes como el de ser el último All-Star de Julius Erving (en la temporada de su adiós a las canchas), el de poder ver a un jovencito Michael Jordan en la temporada en que tuvo la media de puntos más alta de toda su carrera y que no había podido disputar el del año anterior por lesión, el de poder disfrutar de un Magic Johnson en el momento cumbre de su carrera (de hecho ese año fue el MVP de la temporada y de las finales) o de ver a un joven Tom Chambers que entró en el último momento en la selección del Oeste debido a la lesión de Ralph Sampson y que al ser el único jugador local, Magic se "encariñó" con él y le abasteció de sus increíbles asistencias ayudándolo a ser el MVP del partido (como había hecho con Sampson dos años antes).

Eran todos los que estaban y estaban todos los que eran, con solo nombrar unos cuantos jugadores uno se da cuenta de porqué era la edad dorada del baloncesto: Magic Johnson, Michael Jordan, Larry Bird, Julius Erving, Kareem Abdul-Jabbar, Moses Malone, Isiah Thomas, James Worthy, Dominique Wilkins, Charles Barkley, Kevin McHale, Alex English, Akeem Olajuwon o Robert Parish, son todos auténticos mitos del baloncesto, forjaron juntos la época clave que hizo crecer la NBA hasta las cotas de popularidad mundial que tiene actualmente.
Además, en aquella época los All-Stars eran mucho mas competidos, pese a que lo principal era el espectáculo y jugadores como Magic o el Dr. J se encargaban de ello, los equipos ponían más énfasis en ganar, y no era imposible ver incluso algun pequeño roce entre por ejemplo Moses y Kareem después de un encontronazo. Nada que ver con el ...machácala que yo me aparto, después te apartas tu que la machacaré yo... que se ha visto demasiadas veces en los últimos años en partidos de las estrellas.

El partido tuvo prórroga, forzada por dos tiros libres de Rolando Blackman cuando ya parecía que el Este se iba a hacer con la victoria (después también de un imposible palmeo de Moses Malone a falta de tres segundos, que de haber ganado el Este hubiera sido el MVP del partido ) y tras el periodo extra donde el Oeste fue superior y Magic Johnson lo capitaneó a la victoria, el resultado terminó siendo Oeste 154 - Este 149. Los mejores del partido fueron el MVP Tom Chambers con 34 p. y 4 reb., Moses Malone (el verdadero MVP) con 27 p. 18 reb. y 4 tap., Rolando Blackman con 29 p. y 4 reb., James Worthy con 22 p. y 8 reb., Magic Johnson con 9 p. 13 as. y 7 reb., Larry Bird con 18 p. 6 reb. y 5 as. y un maravilloso Dr. J que en su última temporada profesional firmó unos increíbles 22 p. y 5 as. adornados con alguna que otra jugada de las suyas, imposibles de imitar por el resto de los mortales.

sábado, 21 de junio de 2008

Arvydas Sabonis: el más grande de Europa

¿Que habría pasado de no haber sufrido Sabonis las lesiones que lo lastraron físicamente a lo largo de su carrera?, eso no lo sabremos nunca pero seguramente estaría allí arriba en el Olimpo de los más grandes pivots de la historia de la NBA (con Jabbar, Chamberlain, Malone o Russell). Hay quien cree que sería el mejor pivot de la historia del baloncesto, eso yo no me atrevo a decirlo pero es cierto que con todo lo dominante que llegó a ser limitado como estaba físicamente (sobretodo tendón de aquiles y rodillas); de haber estado sano la mayor parte de su carrera, el cielo podría haber sido el límite.

En la NBA debutó ya veterano y después de haberlo ganado absolutamente todo en el viejo continente (solo con el Real Madrid ganó 2 ligas ACB, 1 Copa del Rey y una Copa de Europa en solo 3 temporadas) y después de haberse cargado a la selección olímpica USA en la semifinal de los Juegos de Seul 1988, lo que fue la puntilla que obligó a los americanos a llevar a las estrellas de la NBA a Barcelona '92 en los siguientes juegos olímpicos. Debido a sus problemas físicos cada vez más delicados, a pasar ya de los 30 años y a no poder aguantar el ritmo de partidos semanales de la NBA, en los Blazers de Portland tuvo que dosificarse y no solía jugar mucho mas de 20 minutos por partido, aportaba veteranía, clase y aunque otros jugadores del equipo jugaran más minutos, en los momentos importantes siempre estaba en la cancha. Impresionante que después de retirarse de la NBA y con 37 años de edad, volvió al club de toda su vida (el Zalgiris Kaunas de su ciudad natal) en el 2003 y fue elegido el mejor jugador de la Euroliga antes de retirarse definitivamente, ejerciendo un dominio que ningún otro jugador de Europa ha ejercido jamas.

Gran jugador en defensa y en ataque, gran reboteador y taponador, en sus primeros años (antes de ser maltratado por las lesiones) corría al contraataque de forma increíble para un jugador de 2,21 y había roto algún que otro tablero (como Darryl Dawkins en la NBA), pero con los años fue mejorando su tiro exterior hasta el punto de ser un buen triplista (tiraba de 3 frecuentemente) y sobretodo llegó a tener una visión de juego que le convertía a menudo en el mejor pasador de su equipo (famosos eran sus pases por la espalda o sin mirar desde el poste bajo), sin duda ha sido el mejor pivot pasador de todos los tiempos; y lo dicho anteriormente, si las lesiones le hubieran respetado solo Dios sabe donde hubiera podido llegar.

jueves, 19 de junio de 2008

Los Boston Celtics campeones de la NBA

Y llegó el dulce 17º anillo, 22 años después los Celtics de Boston vuelven a ser campeones de la NBA en una temporada histórica, en la que tras fichar a Kevin Garnett y a Ray Allen han pasado de ser uno de los peores equipos de la liga los últimos años a conseguir una marca de 66 victorias y 16 derrotas en la temporada regular (la mejor de toda la liga); y en los playoffs, tras unas duras eliminatorias en la conferencia Este se han plantado en la final y han vencido con contundencia a unos Lakers que a priori parecía que les iban a poner las cosas mas difíciles a los orgullosos verdes.

Resaltar a Paul Pierce que ha sido elegido MVP de las finales con unas estadísticas de 23 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes por partido, heroicidad de película en el primer partido incluida y con unos Garnett y Allen a gran nivel (lo cierto es que cualquiera de los tres podría haber sido el MVP) y muy buena aportación del banquillo que a principios de temporada era señalado como el punto débil del equipo y que a la hora de la verdad ha sido mucho mas determinante que el de los Lakers.

Por el equipo de Los Angeles, destacar el bajo nivel de Kobe Bryant en comparacion al resto de los playoffs (aunque teniendo en cuenta los problemas físicos que ha ido acumulando, se puede considerar como normal; bastante ha hecho), a un Pau Gasol que ha tenido que bailar con la más fea (Garnett) y que tal vez por eso se ha visto resentida también su aportación en ataque (realmente se le veía fatigado) y a un Phil Jackson que por primera vez en la historia de las finales se ha visto superado claramente desde el banquillo por su rival, un Glenn Rivers que ha demostrado con creces por qué es el entrenador de este gran equipo y por qué fue elegido entrenador del año en la NBA en el 2000.

domingo, 15 de junio de 2008

Bernard King: una leyenda cortada por las lesiones

Hoy me apetece hablar sobre Bernard King; quiero rendir tributo al que para mi es el mejor alero anotador de todos los tiempos. Es posible que sólo Michael Jordan y Wilt Chamberlain se pudieran situar a un nivel superior debido a todos sus increíbles récords y sinceramente, si alguien está pensando en Larry Bird lo entiendo, pero ese alguien debería ver vídeos y partidos de King de su época cumbre a mediados de los 80 y se daría cuenta de que tal vez Bird fue más completo, gano más títulos y galardones, incluso fue mejor jugador si me apuras, pero os aseguro que no fue mejor anotador que Nard King el hombre del rostro serio que nunca se permitía ni una sonrisa dentro de una cancha de baloncesto, su máxima era la concentración total y no cambiaba su semblante hasta que el partido había terminado.

La carrera de King empezó con altibajos, ya tuvo serios problemas extradeportivos en la universidad de Tennessee que arrastró hasta sus primeros años como profesional (sobretodo alcoholismo) mas alguna que otra lesión importante que frenó su progresión, fue integrante del quinteto ideal de rookies del 78 (promediando 24 p. y casi 10 reb. con los New Jersey Nets) aunque no pudo ser el rookie del año, galardón que fue para Walter Davis; en sus primeros años además de en los Nets jugó en los Jazz de Utah y en los Golden State Warriors donde por fin fue All-Star, pero su explosión absoluta una vez maduro y habiendo superado sus problemas personales llegó cuando fichó por los New York Knicks en la temporada 1982-83 elevando su nivel a cada temporada que pasaba hasta el fatídico 23 de Marzo de 1985 cuando se rompió el ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha. En su etapa en los Knicks, promedió 22 p. en la 82-83, 26 p. en la 83-84 y 33 p. en la 84-85 siendo el máximo anotador de la liga; durante este periodo hizo proezas como anotar 50 p. dos noches seguidas (contra Houston y Dallas ), anotar 60 puntos contra los Nets el día de Navidad del 84, vencer a los Pistons en primera ronda de playoffs del 84 superando los 40 p. de media en los cinco partidos de la serie incluido el 5º y definitivo en el que jugó con fiebre y con dos dedos dislocados y poner contra las cuerdas a los Celtics de Bird en la siguiente ronda llegando al 7º partido (gracias a mas soberbias actuaciones de King) contra los que días mas tarde serian campeones de la NBA.

Pero la antes mencionada lesión de rodilla truncó el momento álgido de su carrera, evitando que le arrebatara tal vez a Michael jordan alguno de sus primeros títulos de máximo anotador de la liga (yo estoy convencido de que lo hubiera hecho) y perdiéndose dos años enteros de su carrera rehabilitándose para poder volver a jugar al máximo nivel. En el 85 los Knicks se hicieron con los servicios del que sería su jugador franquicia durante los siguientes 15 años, Patrick Ewing y sabiendo que nunca ningún jugador de baloncesto ha podido volver a ser el mismo después de una lesión tan grave se deshicieron de Bernard en una lamentable decision que fue una verdadera falta de respeto hacia su estrella; pues bien, King ficho por los Washington Bullets y fue aumentando su nivel anotador temporada a temporada como había hecho ya antes de su grave lesión, empezando con 17 p. de media en la 87-88 y llegando a unos increíbles 28,4 p. en la 90-91 donde volvió a ser All-Star y jugó a un nivel impresionante para un jugador de 35 años, algo sobrenatural para un jugador tan veterano y que ha sufrido una lesión de ligamento anterior cruzado de rodilla. La mala suerte se volvió a cebar en el y a la siguiente campaña sufrió otra lesión de rodilla que para un jugador de su edad ya fue imposible de superar retirándose tras la temporada 92-93 en la que volvió a sus raíces jugando en los Nets.

Nunca sabremos hasta donde habría podido llegar sin tantas lesiones importantes a lo largo de su carrera, pero yo estoy convencido de que estaría como mínimo entre los 10 mejores jugadores de todos los tiempos y podeis estar seguros de que no exagero.

sábado, 14 de junio de 2008

Los Boston Celtics cerca del 17º anillo

Los Celtics de Boston están a un partido de ampliar su palmarés de títulos de campeón de la NBA hasta los 17, récord absoluto de la historia. Después de ver el 4º partido las sensaciones que me han quedado son de que los Celtics están haciendo lo que mejor saben hacer y lo están haciendo bien, al contrario que los Lakers, que no están al nivel de las semis o las finales del Oeste donde jugaron a un gran nivel y superaron a dos durísimos rivales como son los Utah Jazz y los San Antonio Spurs por 4-2 y 4-1 respectivamente, por no hablar de la primera ronda (4-0) contra los Nuggets; lo cierto es que yo no me esperaba el 3-1 a estas alturas de las finales viendo como se han desenvuelto los Lakers en el Oeste y sobretodo viendo lo que les ha costado a los Celtics en el Este (teóricamente mas débil que el Oeste), donde ya sufrieron mucho en 1ª ronda para eliminar a los Atlanta Hawks (4-3), después disputaron otros 7 partidos a muerte contra Cleveland y por último vencieron en la final del Este a los Pistons por 4-2.

Viendo todo esto la conclusión que yo he sacado es que ni los Lakers son tan buenos como había parecido hasta llegar a la final ni los Celtics van tan justillos como algunos pueden pensar, los Lakers han estado jugando en un estado de gracia anímico que aun les dura desde que ficharon a Pau, haciendo un juego fácil basado en una buena circulación del balón (apartado donde Pau les ha ayudado mucho), pases rápidos y un Kobe Bryant impresionante que les saca las castañas del fuego a base de genialidades individuales cuando todo lo anterior falla; solo que contra los Celtics todo esto ha empezado a fallar, el estado de gracia ha empezado a desaparecer, la circulación del balón no ha conseguido ser tan fluida contra la defensa de los Celtics y Kobe hasta ahora tampoco ha estado al nivel de las anteriores eliminatorias (posiblemente debido a los varios problemas físicos que arrastra); y los Celtics por su parte están haciendo exactamente lo que tienen que hacer, conscientes de donde son superiores (y donde no) a los Lakers, están consiguiendo llevar los partidos al terreno que les favorece, jugando duro (magnífico P. J. Brown desde el banquillo) y sin perder los nervios en ningún momento, cosa que no se puede decir de los Lakers que cada vez que se les ha puesto el partido cuesta arriba o los Celtics se les han acercado peligrosamente en el marcador han perdido los papeles y han cometido demasiados fallos. Incluso aunque parezca blasfemia, habría que decir que hasta el duelo en los banquillos ha sido ganado claramente por Doc Rivers en varios momentos de la final, donde Phil Jackson ha sufrido sus carencias en el banquillo (especialmente en las rotaciones interiores) donde tiene que jugar con Pau de 5 aunque es un 4, con Lamar Odom de 4 y con Ronny Turiaf como única aportación interior desde el banquillo que todo hay que decirlo, no esta aportando mucho en estos playoffs.

Dicho esto y conscientes de que ningún equipo en la historia de las finales ha conseguido remontar un 3-1 en contra, la conclusión es que estamos a punto de ver de nuevo a los Celtics campeones de la NBA después de 22 años.

domingo, 8 de junio de 2008

Los Boston Celtics de los 80

¡Que gran equipo! y que fundamentos baloncestísticos que tenían Larry Bird y cía., uno de los mejores equipos de todos los tiempos que tal vez quedó un poco eclipsado en ocasiones por su máximo rival de la época (los míticos Lakers del Showtime). Este equipo llegó a 5 finales de la NBA en la década de los 80, ganando 3 y perdiendo las otras 2 con los Lakers, al principio de la década mantuvieron verdaderos duelos a muerte con los Philadelphia 76ers para ser finalistas de la NBA por la conferencia Este y al final de la década los Detroit Pistons tomaron el relevo de los Sixers como encarnizado rival, pero los Celtics estuvieron presentes toda la década jugando verdaderas finales contra Sixers y Pistons para después tener que encontrarse a unos Lakers en la final absoluta que todo hay que decirlo, en varios de esos años tuvieron el camino hacia la final de la NBA bastante mas llano que los Celtics ya que en aquella época (al contrario que en los últimos años) el Este era mucho mas duro que el Oeste.

Aquellos Celtics eran un equipo formado alrededor de Larry Bird y lleno de jugadores de calidad y sobretodo muy entregados defensivamente, eran un equipo al que no le faltaba de nada. En el puesto de base tuvieron al principio de la década a Nate Archibald, una auténtica estrella en los 70 que ya veterano se fue a los Celtics para ganar el anillo y aportar su calidad y veteranía a este equipo, a mediados de la década se hicieron con los servicios de otro veterano base All-Star (Dennis Johnson) que recaló en los de Massachussets para dirigirlos con inteligencia al igual que Archibald al principio de los 80. En otras posiciones tuvieron a varios jugadores caracterizados por su entrega e inteligencia en la cancha como Cedric Maxwell (MVP de la final de 1981), M. L. Carr, Danny Ainge, Scott Wedman o un Bill Walton que ya estaba prácticamente retirado y que se recuperó milagrosamente para ayudar al equipo a ser campeón en 1986 como 6º hombre. Pero por encima de todos destacaron 3 hombres, el mítico Big three de Boston (Larry Bird, Robert Parish y Kevin McHale), de Bird poco se puede decir que no se haya dicho ya, el mejor alero de la historia, uno de los jugadores mas completos de todos los tiempos y probablemente uno de los 4 o 5 mejores jugadores de la historia del baloncesto, mejor dejar mas detalles de Larry para un futuro artículo centrado en el, así que vamos a centrarnos en los otros dos.
Robert Parish el legendario dorsal 00 de los Celtics, elegido en el 97 como uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA, pivot All-Star en 9 ocasiones que se adaptó al equipo como un guante ofreciendo en cada partido lo que su equipo necesitara: puntos, rebotes, intimidación, defensa, veteranía y mucho saber estar sobre la cancha; por cierto, es el jugador mas longevo de la historia de la NBA habiéndose retirado a los 43 años.
Kevin McHale es uno de los grandes ala-pivots de la historia, incluido entre los 50 mejores de todos los tiempos como Bird y Parish, fue 7 veces All-Star y 2 veces elegido mejor 6º hombre de la competición ya que en sus primeros años en Boston salia desde al banquillo, famoso por su defensa y rebote, tiene el privilegio de tener (junto con Hakeem Olajuwon) los mejores movimientos de pies en el poste de toda la historia del baloncesto.
Señalar que los Celtics son el equipo mas laureado de la historia de la NBA con 16 anillos y que los 3 últimos fueron conseguidos por esta generación que en la década de los 80 impartía auténticos clínics sobre los parquets de las canchas de la NBA.

sábado, 7 de junio de 2008

Chris Webber: el 4 más completo de la historia

Ahora que ya se está acabando esta temporada, quiero recordar un hecho que entre otras noticias y momentos de este año tal vez haya pasado un tanto desapercibido para algunos; me refiero a la retirada oficial de Chris Webber. Si ha pasado un tanto desapercibido posiblemente sea por que ya estaba semi-retirado desde el final de la temporada pasada cuando los Pistons no lo renovaron y él, esperando alguna oferta (aunque fuera por el salario mínimo) de algún equipo aspirante al anillo que finalmente no llegó, desestimó una oferta del Olympiakos que lo hubiera convertido en el fichaje más caro de la historia del basket europeo (a eso se le llama amor al baloncesto y no al dinero).

Pues bien, este señor pasará a la historia como un gran ala-pivot, pero seguramente situado un peldaño por detrás de Karl Malone, Tim Duncan, Charles Barkley o Kevin Garnett que siempre han sido mejor tratados por ciertos sectores de la prensa, que nunca le han perdonado a Webber el famoso tiempo muerto antirreglamentario que le costó el título a su equipo (la universidad de Michigan) en la NCAA. Al igual que tuvo mala fortuna con el fatídico tiempo muerto, siguió teniendo mala suerte en varias ocasiones en su carrera profesional: se fue por la puerta falsa de los Warriors después de haber sido elegido Rookie del año por desavenencias con su entrenador, después en los Washington Bullets tuvo algunas lesiones importantes que cortaron un poco su progresión aún y llegar a jugar el All-Star, ya en Sacramento si que llegó a jugar el mejor baloncesto de su carrera, pero justo en el año en que los Kings eran los máximos favoritos al anillo (2003), él se lesionó de gravedad en la rodilla (en 2ª ronda de play-offs) echando a perder todas las opciones de su equipo de ganar el título y lo que es peor, al volver a jugar después de casi un año de baja, su físico nunca volvió a ser el mismo.

Todo lo que he citado se ha conjuntado para que a lo largo de su carrera, C-Webb fuera en muchas ocasiones menos valorado por la prensa de lo que debiera, incluso estuvo cerca de ser MVP de la liga en el 2002 y 2003 pero finalmente no lo fue, recayendo el galardón en Tim Duncan en ambas ocasiones. Lo que quiero en este artículo es reivindicar al que ha sido el power-forward con más clase y talento que ha existido (y por cierto, el mejor hombre alto pasador de la historia); no voy a entrar en las típicas comparaciones con Karl Malone, Duncan, Garnett, etc., pero una cosa es cierta y es que la suerte (en forma de problemas físicos) les ha sonreído bastante más a lo largo de sus carreras a los anteriormente nombrados que a Chris Webber y seguramente que si Webber no se hubiese lesionado de aquella manera en los play-offs del 2003 y los Kings hubiesen sido campeones de la NBA como todo apuntaba antes de la lesión, probablemente sería mucho más reconocido de lo que és y lo mas importante, se hubiera quitado la injusta etiqueta de perdedor que algunos malintencionados siempre le han colocado.

Por último señalar que estoy convencido de que varios de los anteriormente citados como grandes ala-pivots de todos los tiempos, en las condiciones físicas que estaba Webber en sus últimos años (por ejemplo en Philadelphia) no hubieran sido capaces de promediar 20 p. y 10 reb. como hizo él; ¿o es que alguien se cree que Karl Malone si le hubiese fallado su físico (que era su principal baza) de la misma forma que a Webber y encima jugando sin Stockton al lado, hubiese sido capaz de promediar 20-10 por noche?, pues Webber fue capaz de hacerlo jugando casi andando y habiendo perdido mucha movilidad en sus rodillas y eso es algo que en la NBA sólo puede estar al alcance de alguien con mas talento y clase que nadie más en este mundo.

miércoles, 4 de junio de 2008

Magic Johnson: la quintaesencia del baloncesto

Campeón de la NBA en 5 ocasiones (además de medalla de oro olímpica en Barcelona 92 y campeón de la NCAA), 3 veces MVP de la temporada, 3 veces MVP de las finales, 2 veces MVP del All-Star, 9 veces consecutivas en el equipo ideal del año y una vez en el segundo. Estas son las principales credenciales de este gran jugador que marcó toda una época y engrandeció (junto con Larry Bird) de tal manera la popularidad de la NBA, que pasó de ver retransmitidos en diferido incluso partidos de las finales a ser el negocio más grande del deporte americano.

Se habla siempre de sucesores de los grandes jugadores, incluso al gran Michael Jordan se le podría encontrar un digno sucesor en Kobe Bryant ya que realmente son jugadores que tienen mucho en común, más incluso de lo que muchos quieren admitir; pero si hay alguien a quien por más que lo intentes no se le puede encontrar ningún sucesor ese es Earvin Johnson Jr., un jugador total, realmente único, por más que marcara una época jugando de base con 2,05 y muchos intentaran repetir el experimento, nunca les salió bien. En un instante podríamos recordar a algunos jugadores altos (Jalen Rose o Steve Smith) que en algún momento de sus carreras intentaron jugar de base siguiendo la estela de Magic, pero todos tuvieron que reciclarse y acabar jugando de escoltas o aleros.

Ahora mismo me viene a la cabeza como paradigma actual del jugador completo a LeBron James; pues bien, Lebron coge rebotes, da asistencias y anota mucho, pero en la comparacion con Magic la verdad es que pierde muchos enteros, LeBron anota más que Magic pero tira muchas más veces a canasta (a veces parece que juega él sólo), coge bastantes rebotes para jugar de 3, pero si tienes en cuenta que tiene un físico casi de otro planeta y que cada vez que salta su cabeza está a la altura del aro, te das cuenta de que es bastante peor reboteador que Magic ya que Johnson tenía un físico más normalito y encima jugaba de base (mas alejado del aro por naturaleza) y tuvo muchas temporadas que incluso promedió más rebotes de los que promedia LeBron; pero donde ya no hay ningún color es en las asistencias y en la visión de juego, ya que la mayoría de las asistencias que da James son debido a la cantidad de tiempo que posee el balón en el ataque de su equipo y que provoca que le hagan muchos 2 y 3 contra 1 y a partir de ahí él abre balones para sus compañeros, en cambio Magic ¡que se puede decir de el en este aspecto!, es el mejor pasador de la historia de este deporte, no solo hacía pases que no se habían visto antes (como se suele decir) sino que hacía pases que no se han vuelto a ver jamás y no es el líder de asistencias de toda la historia de la NBA solamente por su prematura retirada debido al virus del Sida, desgracia que nos privó de ver jugar más años al mejor base de la historia del baloncesto (y en mi modesta opinión tal vez el mejor jugador).

lunes, 2 de junio de 2008

Enhorabuena a todos los nostálgicos por la final Celtics-Lakers

Bueno, que mejor manera de que empiece a funcionar este blog que con la noticia confirmada de que después de 21 años volverá a haber una final de la NBA que enfrente a los dos equipos más míticos de la historia de la liga. Y no solo por ser los dos equipos más laureados de la historia sino por la gran rivalidad que han mantenido siempre, sobretodo en los años 60 donde los Celtics ganaron 8 anillos consecutivos batiendo en casi todas las finales de aquella época a los Lakers que pese a ser un grandioso equipo (Jerry West, Elgin Baylor, Wilt Chamberlain) siempre terminaban sucumbiendo en las finales ante el orgullo verde de Boston, que en esa época se convirtieron en una verdadera bestia negra para los Lakers. Años después justo al empezar la década de los 80, llegaron a la liga dos rookies que transportando la rivalidad que ya habían empezado a tener en la NCAA a la liga profesional, provocaron a su vez el resurgir de la rivalidad entre Celtics y Lakers ya que uno fue a parar a Boston (Larry Bird) y el otro a Los Angeles (Magic Johnson), provocando que la liga llegara a unas cotas de popularidad que nunca había llegado a tener y marcando una época que ha sido denominada por muchos como la edad dorada del baloncesto americano.

Pues si con esto no fuera suficiente, aun tenemos muchos mas alicientes en esta final: Ver por fin a Kevin Garnett en unas finales (se lo merece), el nuevo Big Three de Boston (al igual que los Celtics de los 80 tenían al tridente Bird, Parish, McHale), Kobe de nuevo en unas finales (pero con un grado de madurez que le lleva a jugar el mejor baloncesto de su carrera) y por supuesto, la participación de un jugador español por primera vez en la historia de la final de la NBA. Y vaya jugador, no estamos hablando de un jugador que deba hacer acto de presencia en las finales ni de conseguir jugar minutos importantes ni nada por el estilo, estamos hablando de una estrella, de un All-Star, de un jugador que no se va a quedar conforme con haber alcanzado las finales, Pau va a intentar dejar su huella en ellas y calidad tiene para hacerlo. Nos esperan unas finales espectaculares, no me cabe duda de que se va a ver muy buen baloncesto y a priori tienen potencial para llegar a ser las mejores de los últimos años.